http://revistadiagnosis.org.ar/index.php/diagnosis/issue/feed Diagnosis 2019-08-15T16:53:03-03:00 Fundacion PROSAM revistadiagnosis@fundacionprosam.org.ar Open Journal Systems <p><img src="/public/site/images/fp24957936/Portada_Diagnosis_Web_(1).jpg"></p> <p><em>Diagnosis</em> es una revista argentina, editada en Buenos Aires, Argentina, por la Fundación PROSAM dedicada al&nbsp;área de la Salud Mental.</p> <p>Editada desde el año 2004 e indizada en el acopio bibliográfico del Catálogo Latindex y del portal español Dialnet, <em>Diagnosis</em> ha tenido hsta la fecha una aparición ininterrumpida. Desde el año 2013 se edita dos veces por año los meses de julio y noviembre. Este número incluye la 1° publicación online del primer semestre del año 2019.</p> <p>&nbsp;&nbsp;&nbsp;</p> http://revistadiagnosis.org.ar/index.php/diagnosis/article/view/241 EL AUTISMO Y LOS AUTISTAS, DEL LABORARTORIO A LA CLÍNICA Y DE LA CLÍNICA AL LABORATORIO 2019-08-12T16:17:36-03:00 Marcela Menasse marcelamenasse@yahoo.com.ar <p style="text-align: justify;"><strong>Resumen</strong></p> <p style="text-align: justify;">“El autismo y los autistas” hace referencia a la necesaria diferenciación entre &nbsp;el diagnóstico &nbsp;de &nbsp;trastorno del espectro autista y &nbsp;cada sujeto en particular que cumple con los criterios para recibir dicho diagnóstico. Por otro lado “Del laboratorio a clínica y de la clínica al laboratorio” intenta reflexionar sobre la &nbsp;a veces cuestionada utilidad de la investigación en neurociencias y la práctica clínica, en este caso específicamente en relación al tratamiento de los niños con diagnóstico de autismo.</p> <p style="text-align: justify;"><strong>Palabras clave:&nbsp;Autismo, diagnóstico, sujeto, neurociencias, clínica</strong></p> <p style="text-align: justify;">Fecha de recepción: 5/7/19</p> <p style="text-align: justify;">Fecha de aceptación: 30/7/19</p> <p style="text-align: justify;">&nbsp;</p> <p style="text-align: justify;"><em>El Autismo y los autistas y Del laboratorio a la clínica y de la clínica al laboratorio </em>fue el título que encontré para la charla que, en octubre de 2018, me invitaron a dar en el Hospital Zonal &nbsp;Bariloche en el marco de las Jornadas de Concientización sobre Autismo.</p> <p style="text-align: justify;">Fueron tres hechos sucedidos en nuestra ciudad (Bariloche, Provincia de Rio Negro) en los últimos años, los que nos motivaron a plantear así la cuestión, cuestión que aún hoy nos preocupa. Dos&nbsp; de ellos, se refieren a la –llamémosla por ahora así-<em> tensión</em> entre el diagnóstico y el sujeto, el tercero está vinculado a otra tensiónque se plantea entre la investigación en neurociencias&nbsp; y el cuestionamiento por algunos autores de sus implicancias y utilidad tanto en el ámbito de la salud mental , como&nbsp; en el de la educación.</p> <p style="text-align: justify;">El primer&nbsp; suceso tiene que ver con una propuesta realizada a la Supervisión de los jardines de infantes de la Provincia–hace dos años-,&nbsp; una evaluación de neurodesarrollo a todos los niños de 3 años. Iba a enmarcarse en una investigación a nivel nacional de validación de un cuestionario para el diagnóstico de autismo. Nuestra propuesta trascendía este objetivo &nbsp;ya que realizaríamos una evaluación&nbsp; precoz de signos de alarma relacionados no solo con el diagnóstico de autismo sino con&nbsp; otros trastornos del neurodesarrollo que se manifiestan a esa edad<a href="#_ftn1" name="_ftnref1">[1]</a>.&nbsp;Esta propuesta no pudo concretarse. Nos preguntábamos las razones, hasta que otros profesionales que se dedican a la investigación en autismo a nivel nacional, nos comentaron que probablemente no saliera porque <em>no había interés en que diagnostiquemos</em>. Ingenuamente no habíamos pensado en esa posibilidad: diagnosticar estaba&nbsp; mal visto por un amplio sector con el que parecían identificarse.&nbsp; Fue entonces que nos pareció necesario detenerse en la relación entre sujeto y diagnóstico ya que si ésta era la traba para nuestra propuesta, había algo que se estaba entendiendo mal.&nbsp;Una cosa es el diagnóstico de autismo, por ejemplo, y más precisamente el diagnóstico de Trastorno del Espectro Autista (TEA), y otra cosa cada sujeto, cada persona, que en la evaluación clínica que realizamos cumple con los criterios para recibir dicho diagnóstico como diagnóstico principal. Por eso el título “El Autismo y los autistas”, y dicho así “los autistas” porque si leemos qué dicen los sujetos&nbsp; adultos diagnosticados con TEA sobre sí mismos, en general prefieren identificarse como “autistas”&nbsp; porque decir personas “con autismo” les parece&nbsp; que así llamado se considera al&nbsp; autismo como una enfermedad. Se definen desde la perspectiva de la “neurodiversidad”, para ellos “ser autista” es una identidad. Varios investigadores consideran al autismo desde esa perspectiva:</p> <p style="text-align: justify;">Por ejemplo, Laurent Mottron, que trabaja en el Centro&nbsp; de&nbsp; Excelencia&nbsp; en&nbsp; Autismo&nbsp; de&nbsp; la&nbsp; Universidad&nbsp; de&nbsp; Montreal&nbsp; Hopital Rivière&nbsp; des&nbsp; Praries,&nbsp; Canadá, en el artículo<strong><em>“ </em></strong>El autismo: una diferencia más que una enfermedad<strong><em>” </em></strong>(Mottron2012) comenta: “El cerebro autista se adapta al mundo a su manera, procesa la información, siente las emociones, aprende, pero de una manera diferente a lo normotípico.&nbsp; Se trata de una organización cerebral diferente y no de una enfermedad,&nbsp; esta diferencia según el contexto puede tener efectos desfavorables pero también favorables” (pp21-24).</p> <p style="text-align: justify;">Por su parte Christopher Gillberg&nbsp; (GillbergNeuropsychiatry Center, University of&nbsp; Gothenburg, Suecia) en la conferencia que dictó en el Encuentro Internacional de Investigación en Autismo <em>(IMFAR 2013)</em> que tituló<strong><em>“ </em></strong><em>¿</em>Cuán severo es el autismo realmente?”nos dice: “El autismo en sí probablemente no sea un trastorno muy grave, sino que hace a las personas <em>“diferentes”.</em> No hay límites claros entre los TEA y los rasgos autistas ni entre los rasgos autistas y la “<em>normalidad</em>”. Nose puede salir del autismo pero la discapacidad puede aumentar o disminuir y habitualmente es&nbsp; <strong>“</strong><em>efecto”</em>de las co-morbilidades”<em>. </em></p> <p style="text-align: justify;">Por último, Simon Baron Cohen (Profesor en Psicopatología del Desarrollo en la Universidad de Cambrige y Director de AutismResearch Centre) opina que es beneficioso tratar de ayudar a las personas con condiciones del espectro autista en las áreas de dificultad como es el reconocimiento de las emociones, pero hablar de <em>la cura del autismo </em>puede tener un efecto arrollador: se corre el riesgo que en el proceso de aliviar las áreas de dificultad, las cualidades que son especiales, como la notable atención al detalle y la capacidad de concentrarse durante largos períodos en un pequeño tema en profundidad, se pierda. El autismo es una discapacidad y una diferencia. Tenemos que encontrar maneras de aliviar la discapacidad dentro del respeto y la valoración de la diferencia. Prefiere hablar de <strong>“</strong>Condiciones del Espectro Autista”.</p> <p style="text-align: justify;">Podríamos entonces definir al autismo por sus condiciones “positivas” y no por sus décit y definirlo así:</p> <p style="text-align: justify;">- Pensamiento&nbsp; predominantemente visual.</p> <p style="text-align: justify;">- Capacidad de hiperfocalización.</p> <p style="text-align: justify;">- Especiales capacidades en los procesos de sistematización que permiten procesar simultáneamente gran cantidad de información perceptual y recuperarla instantánea y correctamente.</p> <p style="text-align: justify;">- Particularidades en los procesos de categorización.</p> <p style="text-align: justify;">- Hiperlexia, sinestesia, oído absoluto&nbsp; ya que varios trabajos reportan que estas particularidades sensoriales &nbsp;se encuentran presentes en los autistas con una frecuencia bastante mayor que en la población en general.</p> <p style="text-align: justify;">Por ejemplo,&nbsp; S. Baron Cohen en <em>Issynaesthesia more common in autism</em>(Cohen 2013)<em>,</em> publicado en Molecular Autism, sostiene que la sinestesia, que es el fenómeno por el cual la estimulación de un sentido despierta irreprimiblemente&nbsp; la percepción de un sentido que no fue estimulado (grafema-color, número-color; color-gusto, etc), es tres veces más frecuente en los autistas. La hiperlexia es un fenómeno que se observa en algunos niños que se sienten fuertemente atraídos por las letras y los números a una edad muy temprana, antes de los 2 años. Se caracteriza&nbsp; por una temprana adquisición de las habilidades lectoras sin una enseñanza explícita y por una ventaja de las habilidades lectoras en comparación con las habililidades de comprensión o en comparación con el nivel general de inteligencia. La prevalencia de hiperlexia en autismo de acuerdo a diferentes autores oscila entre un 6% a un 21%, pero es de destacar que, de los hiperléxicos, el 84% cumple con crtiterios diagnósticos para TEA (OstrolenkAlexia, 2017). El oído absoluto, que es la habilidad de nombrar y reconocer estímulos auditivos aislados sobre la base de la nota misma sin ninguna referencia externa, también se reporta más frecuente en autismo, como se comenta en <em>Do Musicians with Perfect Pitch Have More AutismTraitstha nMusicians without Perfect Pitch? </em><em>An Empirical Study </em>(Anders Dohn, Eduardo A. Garza-Villarreal, Pamela Heaton, Peter Vuust) (2012)y en <em>Absolute Pitch in Autism: A Case Study </em>(L. Mottron, Peretz, S. Belleville and N. Rouleau,1999).</p> <p style="text-align: justify;">Pero ¿podríamos usar esta caracterización de las particularidades cognitivas de los autistas como un constructo diagnóstico? Yo creo que no. Aquí se enlaza el segundo hecho que nos llevó a hablar de la tensión sujeto- diagnóstico. Cuando en 2018 nos consultaron en relación a la reglamentación de la Ley Provincial de autismo, &nbsp;nos quedamos muy sorprendidos por la letra de esta ley que pone en evidencia esta tensión. Sin duda intentando rescatar al sujeto del peso del diagnóstico, propone una definición de Trastorno del Espectro Autista “sui generis”, propia. Tratandode salvar al sujeto, se enredan y como si viviéramos en Francia (porque en 2012 la Autoridad de Salud Francesa, HAS, &nbsp;desaconsejó al psicoanálisis como terapia para el autismo), contraataca explicitando al psicoanálisis&nbsp; y a las psicoterapias como prácticas apropiadas para el tratamiento de los TEA. En este rescate se olvida de todas las prácticas que estos niños habitualmente reciben como musicoterapia, terapia ocupacional, fonoaudiología, equinoterapia, por nombrar solo algunas .</p> <p style="text-align: justify;">Así figura en el Articulo 10 de la Ley 5124</p> <p style="text-align: justify;"><strong>Artículo 10.- CREACION. OBJETO. </strong></p> <p style="text-align: justify;">Se crea en el ámbito de la Provincia de Río Negro, el Sistema de Protección Integral de personas afectadas por el Trastorno de Espectro Autista (TEA), Síndrome de Asperger o todas aquellas personas con características compatibles con el Espectro Autista con el objetivo de procurarles asistencia médica, psicoterapéutica, psicoanalítica, en todas sus orientaciones, protección social, educación y capacitación para su eventual formación profesional e inserción laboral y social.</p> <p style="text-align: justify;">Por otro lado,intentando ser supuestamente también <em>muy </em>inclusivos,enumera diecisiete criterios para la definición del cuadro,que vuelven al mismo muy impreciso ya que son también signos - sintomatologías presentes en muchos otros cuadros de alteraciones del neurodesarrllo. Así se muestra en el artículo 9</p> <p style="text-align: justify;"><strong>Artículo 9°.- DEFINICIONES. </strong></p> <p style="text-align: justify;">Se entiende por Trastorno del Espectro Autista y Síndrome de Asperger lo siguiente:</p> <p style="text-align: justify;">1. El espectro autista es un estado psiconeurobiológico que, asociado o no a causas orgánicas, es reconocible por los síntomas que impiden o dificultan el proceso de entrada de un niño en el lenguaje, la comunicación y el vínculo social. Siendo los principales síntomas los siguientes:</p> <p style="text-align: justify;">1.1 Aislamiento del mundo exterior y rechazo del contacto con los otros. (Tanto al nivel de</p> <p style="text-align: justify;">la voz como de la mirada).</p> <p style="text-align: justify;">1.2.&nbsp;&nbsp; &nbsp;Detención en la entrada en el lenguaje verbal y no verbal.</p> <p style="text-align: justify;">1.3. &nbsp;&nbsp; Alteraciones de lenguaje.</p> <p style="text-align: justify;">1.4. &nbsp;&nbsp; Ausencia de juego simbólico.</p> <p style="text-align: justify;">1.5. &nbsp;&nbsp; Estereotipias.</p> <p style="text-align: justify;">1.6. &nbsp;&nbsp; Rituales.</p> <p style="text-align: justify;">1.7.&nbsp;&nbsp; &nbsp;Temor a los cambios e insistencia en mantener una inmovilidad de lo que le rodea.</p> <p style="text-align: justify;">1.8. &nbsp;&nbsp; Ausencia de sonrisa.</p> <p style="text-align: justify;">1.9. &nbsp;&nbsp; Ausencia de demandas.</p> <p style="text-align: justify;">1.10. &nbsp;Aparición de la angustia en situaciones aparentemente normales.</p> <p style="text-align: justify;">1.11. &nbsp;Dificultad en aceptar los cambios y el no.</p> <p style="text-align: justify;">1.12.&nbsp; Manipulación estereotipada de los objetos y fijación exclusiva a algunos en concreto.</p> <p style="text-align: justify;">1.13. &nbsp;Poca expresión del dolor.</p> <p style="text-align: justify;">1.14. &nbsp;Agresión a sí mismo o a otros.</p> <p style="text-align: justify;">1.15. &nbsp;Problemas gastrointestinales.</p> <p style="text-align: justify;">1.16. &nbsp;Nutricionales.</p> <p style="text-align: justify;">1.17. &nbsp;Toxicológicos.</p> <p style="text-align: justify;">Si queremos participar en la letra de una ley para las personas dentro del Espectro del Autismo, deberíamos recurrir a <em>la mejor definición consensuada que se tenga hasta el presente</em>. Esta definición, desde nuestro punto de vista, y hasta nuevo aviso, es la que está en los Manuales Diagnósticos DSM 5 y el próximo a publicarse CIE 11 que establecen dos criterios imprescindibles para el diagnóstico de TEA: Deficiencias persistentes en la comunicación social y en la interacción social en múltiples contextos ypatrones restringidos, repetitivos de comportamiento, intereses o actividades&nbsp;(dentro de los que se incluye hiper o hiporeactividad a estímulos sensoriales o interés inusual sobre aspectos sensoriales del ambiente).</p> <p style="text-align: justify;">En la introducción de los DSM, los autores&nbsp; aclaran cuestiones importantes: los Manuales Diagnósticos y estadísticos de los trastornos mentales, no tienen la pretensión de explicar las diversas patologías, no quieren proponer líneas de tratamiento farmacológico o psicoterapéutico, no se adscriben a una teoría o corriente específica dentro de la psicología o de la psiquiatríayno clasifican a las personas.Es probable que en la definición de TEA del CIE 11 no estén entre los criterios diagnóstico el criterio de hipo-hipersensibilidad que se&nbsp; incluyó en el DSM 5.</p> <p style="text-align: justify;">Resulta que los criterios van cambiando con el tiempo, con lo que se va conociendo, descubriendo. Por ejemplo, si tomamos el caso del autismo y como se lo considera en los DSM desde la primera a la última edición vemos que :En elDSM I, en&nbsp; 1952 el autismo no existe.&nbsp;</p> <p style="text-align: justify;">En relación con los niños “raros” encontramos:<strong> “</strong>Reacción esquizofrénica de tipo infantil”. En el DSM II&nbsp; de 1968, elautismo aparece como un síntoma de la esquizofrenia infantil, en el DSM III de 1980 por primera vez aparece el autismo con nombre propio <strong>“</strong>Autismo infantil”, y como “Trastorno Autista”en la revisión de 1987.&nbsp;</p> <p style="text-align: justify;">En el DSM IV publicado en 1994 se llamará con el confuso nombre de Trastorno Generalizado del Desarrollo,TGD. Dentro del que se distinguían:El trastorno autista, el trastorno de Rett, el Trastorno desintegrativo infantil, elSíndrome de Asperger y el Trastorno Generalizado del Desarrollo no especificado.</p> <p style="text-align: justify;">Finalmente en el DSM 5, publicado en2013 se lo nombra: Trastorno del Espectro Autista ,TEA. Espectro muestra que se ha priorizado un criterio dimensional más que categorial. Las razones para el cambio de nombre en la última edición son más que justificadas. El autismo no es un trastorno “generalizado” del desarrollo, ya que en un autismo típico el desarrollo motor, por ejemplo, generalmente se presenta en los tiempos esperables y a veces algunas adquisiciones como la lectura se producen más tempranamente que en el desarrollo normotípico, como más arriba vimos con la hiperlexia. En el tiempo que transcurrió entre una edición y otra, se descubrió que el trastorno de Rett se debe a una mutación específica en determinado gen (Mecp2), que los síntomas autistas que presentan las niñas (se presenta prevalentemente en niñas) son sólo algunos signos de la enfermedad que tiene una evolución particular. Para las otras categorías no se encontraron marcadores genéticos específicos: la entidad del trastorno desintegrativo infantil está en duda y aunque haya traído muchas polémicas tampoco los editores consideraron que el Síndrome de Aspeger presentase la suficiente especificidad como para mantener una categoría diferente.</p> <p style="text-align: justify;">En <em>Unstrangeminds, remaping the World of autism</em>, Richard Grinker que es antropólogo y padre de una niña autista, desarrolla específicamente la intersección entre cultura y enfermedad, cómo la cultura afecta la manera en que definimos y clasificamos las enfermedades y en particular cómo la cultura afecta los modos de ver el autismo. (Grinker 2007) Dice:</p> <p style="text-align: justify;">El autismo parece haber existido entre los humanos al menos desde hace cientos de años, pero hasta hace no mucho a nadie se le había ocurrido crear una categoría especial porque nuestra cultura, nuestra sociedad no estaba preparada para eso. Fue definido en 1940, pero necesitó 40 años más para que la Asociación Americana de Psiquiatras lo reconociese como algo distinto que una psicosis infantil. Y recién en 2004 la psiquiatría francesa lo reconoció como un trastorno distinto de una clase de esquizofrenia. La ciencia no cambió nuestra cultura tanto como nuestra cultura cambió a la ciencia. (pp13-14)</p> <p style="text-align: justify;">En la simpleza de las polarizaciones, en un polo el &nbsp;sujeto sucumbe bajo el peso del&nbsp; diagnóstico que cosifica (para todos igual), en fin, que anula al sujeto y en el otro polo se lo atiborra de tests y cuestionarios , intentando cuantificarlo,&nbsp; clasificarlo,&nbsp; ubicarlo &nbsp;dentro de una categoría diagnóstica determinada,&nbsp; incluso a edades muy tempranas, simplificación necesaria tal vez para la investigación pero también necesariamente imprecisa y diversa en nuestra clínica diaria.</p> <p style="text-align: justify;">Christopher Gillberg psiquiatra sueco citado más arriba, sostiene que en los trastornos del neurodesarrollo la co-morbilidad es la regla y no la excepción y uno no pude más que acordar con él cuando en el trabajo de coordinación de equipos interdisciplinarios&nbsp; terapéuticos nos encontramos continuamente re-pensando los diagnósticos, descubriendo en cada niño la particular manera en que, ya sea el déficit atencional,&nbsp; el autismo, la dislexia,&nbsp; el trastorno de la coordinación motora, o el trastornos del lenguaje,&nbsp; en conjunto o no, se manifiestan en cada uno. Y también aclara Gillberg, producto de sus largos años de experiencia, que es muy difícil realizar un diagnóstico preciso antes de los 5 años.Pero entonces, ¿no diagnosticamos? Al revés, nuestros diagnósticos deberían tender, a pesar de todo y justamente por su complejidad, a ser cada vez más precisos, porque es &nbsp;eso lo que nos va a permitir&nbsp; elegir las estrategias terapéuticas adecuadas y cambiarlas si es necesario.</p> <p style="text-align: justify;">Podremos acompañar mejor a cada niño&nbsp; si establecemos entre el sujeto y el diagnóstico una relación dinámica, expectante, abierta. No debemos tener miedo de confundir diagnóstico con sujeto. Esta relación , que debe siempre mantener&nbsp; una adecuada distancia,es también un diálogo con la ciencia dura.</p> <p style="text-align: justify;">Nos adentramos ahora en esta otra tensión, la que llamamos “Del laboratorio a la clínica y de la clínica al laboratorio”. El punto de partida para abordarlaes el posicionamiento de algunos autores como José Antonio Castorina (2016)“La relación problemática entre neurociencias y educación. Condiciones y análisis crítico<em>”</em>,o Bowers, J. S. (2016) “The Practical and Principled Problems With Educational Neuroscienc<em>e”</em>, donde&nbsp; se cuestiona la utilidad de la investigación en neurociencias para la práctica clínica.Tuvimos la oportunidad de escuchar a Castorina el año pasado en nuestra ciudad donde brindó una charla abierta que tituló: “Las Neurociencias y su impacto en educación y salud mental” (5 de julio 2018 UNCo, Bariloche).</p> <p style="text-align: justify;">Podemos entender y acordar con que es necesario ser cuidadosos en aplicar en la práctica clínica directamente conclusiones de investigaciones realizadas en laboratorios, porque sabemos que los resultados de estos minuciosos trabajos son siempre parciales y provisorios, pero al mismo tiempo no podemos dejar de encontrar en muchos de ellos interesantes lineamientos que nos permiten entender mejor el complejo campo que nos ocupa y nos ayudan así a precisar orientaciones terapéuticas adecuadas y a comprender la heterogeneidad en la evolución de cada sujeto.</p> <p style="text-align: justify;">Por ejemplo, y sólo por nombrar algunas de&nbsp; estas investigaciones por cuestión de espacio,Patricia Khul que trabaja en el Institute for Learning&amp;Brain Sciences, University of Washington, Seattle<em>,</em>publica en 2013, <em>Brain Responses toWords in 2-Year-Olds with Autism Predict Developmental Outcomes at Age 6</em>(Khul2103)<em>. </em>En este trabajo se muestra que una medida cerebral ERPs (potenciales relacionados con eventos), que permite medir el procesamiento de las palabras a los 2 años, es un buen predictor del lenguaje receptivo, de las habilidades cognitivas y de las conductas adapativas a los 4 y a los 6 años de edad, mas allá de la intensidad de las intervenciones recibidas durante los primeros años.</p> <p style="text-align: justify;">Este trabajo nos resulta especialmente interesante porque nos aproxima una respuesta a un interrogante que muchas veces enfrentamos en la clínica con niños pequeños: ¿por qué algunos niños que diagnosticamos tempranamente con TEA desarrollan tardía pero adecuadamente el lenguaje hablado y otros no a pesar de recibir las mismas intervenciones? Khul y colaboradores nos muestran que el trazado electroencefalográfico de aquellos niños autistas que tardiamente logran el lenguaje, ya a los 2 años es muy parecido al de los niños normotípicos mientras que el trazado de los que permanecerán no verbales o mínimamente verbales es bien diferente.&nbsp;</p> <p style="text-align: justify;">Otro trabajo publicado en 2016 por el mismo equipo también nos resultainteresante :“Musical interventionenhancesinfants’ neural processing of temporal structure in music and speech<em>”</em>(T. Christina Zhao, Patricia K. Kuhl, 2016)&nbsp; porque nos orienta en relación a quéintervenciones terapéuticas sugerir .</p> <p style="text-align: justify;">Los resultados -concluyen las autoras- muestran que con un mes de intervención musical focalizándose en el aprendizaje de un ritmo, mejoran los procesos neurales en bebés de 9 meses no sólo para la música sino también para el lenguaje. Si bien este trabajo se realizó en bebés normotípicos y no en niños autistas, los resultados sugieren que las experiencias de enriquecimiento auditivo en niños pequeños mejoran el procesamiento auditivo en general, mostrando la habilidad de detección de patrones y la sensibilidad a la información fonética. Es decir que la exposición en niños pequeños a una segunda lengua, pero también al estímulo musical (en este caso se utiliza un ritmo de vals), mejora la detección de patrones por lo tanto la detección de la diferenciación fonemática imprescindible para el aprendizaje del lenguaje.</p> <p style="text-align: justify;">Sabemos que el procesamiento de diferenciación fonemática está complicado en los niños con diagnóstico de autismo pero muy especialmente en los que presentan también trastornos específicos del lenguaje. Otro trabajo anterior a éste , realizado por otro equipo<em> “</em>Neural systemforspeech and song in autism<em>”</em> (Grace Lai, Spiro P. Pantazatos, Harry Schneider and JoyHirsh, 2012) apoya también la pertinencia de la intervención de musicoterapia.</p> <p style="text-align: justify;">Estos investigadores nos muestran con técnicas de Resonancia Magnética Funcional y de anisotropía fraccional - que permite visualizar las conectividades neuronales - que aunque en el autismo las dificultades del lenguaje estén presentes (trabajan con niños autistas no verbales), las habilidades musicales están frecuentemente preservadas. La activación en el giro frontal inferior izquierdo se encuentra reducida en los niños autistas en relación con los niños control durante la estimulación del lenguaje, pero es mayor que los controles durante la estimulación musical. La conectividad funcional de la música en relación con la conectividad funcional en el lenguaje se encuentra también aumentada entre el giro frontal inferior izquierdo y el giro temporal superior en autismo y se observa una gran conectividad entre las conexiones fronto-posteriores.Concluyen que estos resultados muestran que en autismo, los sistemas fucionales que procesan música y lenguaje están mucho más activos para la música que para el lenguaje,&nbsp; pero que los caminos estructurales asociados con estas funciones no se distinguen de los controles.</p> <p style="text-align: justify;">No es que no supiésemos del gusto de los niños autistas por la música pero estas investigaciones nos dan fundamentos importantes para el trazado de estrategias de intervención.Son muchos los trabajos que nos gustaría comentar pero solo tomaremos uno más por cuestiones de espacio: “Subcortical Brain and BehaviorPhenotypesDifferentiateInfantsWithAutism Versus LanguageDelay<em>”</em> (Meghan R. Swanson,2017), sus resultados sugieren que existen diferentes mecanismos cerebrales que influencian en el desarrollo del lenguaje en niños con TEA y en niños con Trastorno específico del lenguaje (TEL), mostrando que estos dos grupos posiblemente presenten diferentes factores de riesgo tanto genéticos como ambientales. Estos investigadores analizan el volumen de diferentes estructuras subcorticales (tálamo, amígdala y núcleo caudado) y los fenotipos conductuales de niños con TEA y con TEL, encontrando que ambos grupos presentan a los 12 meses un retraso en la adquisición del lenguaje pero con perfiles distintos. Los niños con TEA presentan un desarrollo atípico tanto en el lenguaje receptivo como en el expresivo, &nbsp;pero con mayores dificultades en la comprensión, mientras que los niños con TEL presentan un perfil más parecido al desarrollo típico exhibiendo mayores dificultades en el lenguaje expresivo que en el receptivo.Este trabajo resulta muy interesante porque es una diferencia claramente observable en la clínica.</p> <p style="text-align: justify;">Por último y para concluir quisiéramos &nbsp;hacerlo con las palabras de Alexander Luria (1902-1977), neuropsicólogo ruso que reflexiona así sobre el trabajo clínico en comparación con&nbsp; la ciencia dura (Luria1979):</p> <p style="text-align: justify;">(…) En el trabajo experimental se empieza por elegir un problema específico, se construye&nbsp; una&nbsp; hipótesis y luego se eligen los métodos paratestear esa hipótesis.(…) En el trabajo clínico en cambio, el comienzo no es un problema claramente definido sino un desconocido conjunto de problemas y recursos: el paciente. (…) El investigador clínico comienza por hacer una cuidadosa observación del paciente en un esfuerzo por descubrir los problemas cruciales(…) Los procesos y los razonamientos para esta investigación se parecen más a los usados por los detectives para resolver un caso que los que usan frecuentemente los psicólogos y fisiólogos (pp132-133 ) (…) Tratamiento y diagnóstico no están tan separados como parece. En el curso de intentar tratar una particular perturbación a menudo modificamos nuestro diagnóstico (pp143) (…) La observación científica no es la mera descripción de hechos separados. Su objetivo principal es el de analizar un evento desde todas las perspectivas posibles(pp177).</p> <p><a href="#_ftnref1" name="_ftn1">[1]</a>Se calcula que un 10% de la población en edad escolar presenta algún trastorno delneurodesarrollo. En mayo de 2019 pudimos comenzar&nbsp; la investigación en los Centros de Desarrollo infantil(CDI) que dependen de la Municpalidad de S.C. de Bariloche y no de la Provincia de Río Negro.</p> <p>&nbsp;</p> <p><strong>Bibliografía</strong></p> <p>Baron-Cohen, S. (2013) “Is synaesthesia more common in autism?”.<em>Molecular Autism</em>, Publicado online 20 de noviembre 2013:<a href="https://molecularautism.biomedcentral.com/">https://molecularautism.biomedcentral.com/</a></p> <p>Bower, J.S. (2016, March 3). “The Practical and Principled Problems With Educational Neuroscience”. <em>PsychologicalReview</em>. Advance online publication. http://dx.doi.org/10.1037/ rev0000025</p> <p>Castorina, José Antonio (2016)Dossier“La relación problemática entre neurociencias y educación. Condiciones y análisis crítico”, por <em>Propuesta Educativa</em> Número 46 – Año 25 – Nov. 2016 – Vol2 – Págs. 26 a 41</p> <p>Dohn Anders , Eduardo A. Garza-Villarreal, Pamela Heaton, Peter Vuust (2012) “Do Musicians with Perfect Pitch Have More Autism Traits than Musicians without Perfect Pitch? An Empirical Study”PLos ONE,7 (5) e 37961</p> <p>Gillberg, Christopher (2013) Conferenciaimfar. “Cuán severo es el autismo realmente”. San Sebastián, España.</p> <p>Grinker, Roy Richard (2007) <em>Unstrange Minds, Remapping the World of Autism</em>. Nueva York. Basic Books.</p> <p>Kuhl PK, et al. (2013) “Brain Responses to Words in 2-Year-Olds with Autism Predict Developmental Outcomes at Age 6”. PLoS ONE 8(5): e64967. doi:10.1371/journal.pone.0064967</p> <p>Grace Lai,Spiro P. Pantazatos,Harry Schneiderand Joy Hirsch(2012)“Neural systems for speech and song in autism”Brain, a <em>Journal of Neurology</em>, Brain2012:135;961-975</p> <p>Luria, Alexander Romanovich (1979[2010]) “The Autobiography of Alexander Luria, A Dialogue with The Making of Mind Michael Cole, Karl Levitin and Alexander Luria”. <em>Psychology Press</em>.NuevaYork-London (publicación original en 1979 como<em>The Making of Mind)</em>.</p> <p>Mottron, Laurent (2012) “L’autisme: unedifférence plus qu’unemaladie”. <em>Cerveau&amp; Psycho,</em> N° 51.</p> <p>mottron, laurent,Peretz, S. Belleville and N. Rouleau (1999). “Absolute Pitch in Autism: A Case Study<em>” </em>neurocas , november 1999.</p> <p>Ostrolenkalexia, BaudouinForgeotd’arc, Patricia Jelenic, Fabienne Samson, Laurent Mottron(2017) “Hyperlexia: Systematic review, neurocognitive modelling, and outcome” <em>Neuroscience and Biobehavioral Reviews</em>79 (2017) 134-149.</p> <p>Swanson Meghan R., et al (2017) “Subcortical Brain and Behavior Phenotypes Differentiate Infants With Autism Versus Language Delay” 2017 Society of Biological Psychiatry. Published by <em>Elsevier Inc</em>. All rights reserved. 1 ISSN: 2451-9022 Biological Psychiatry: Cognitive Neuroscience and Neuroimaging</p> <p>Zhao T. Christina, Patricia K. Kuhl (2017) “Effects of enriched auditory experience on infants’ speech perception during the first year of life” Published online: 3 April 2017 , Springer 235-247</p> <p>&nbsp;</p> 2019-08-12T16:17:32-03:00 Derechos de autor 2019 Diagnosis http://revistadiagnosis.org.ar/index.php/diagnosis/article/view/227 DETERIORO COGNITIVO 2019-08-14T12:10:57-03:00 Leonardo Carlos Bartoloni lc.bartoloni@yahoo.com.ar <p style="text-align: justify;"><strong>Resumen</strong></p> <p style="text-align: justify;">La población mundial está envejeciendo cada vez a mayor velocidad y en forma exponencial, afectando la independencia funcional de los adultos mayores. En el proceso de envejecimiento pueden aparecer síntomas cognitivos (olvidos) que puede ser “olvidos benignos propios del envejecimiento”, u “olvidos malignos” que son el punto de partida de un proceso patológico. En nuestro país la prevalencia estimada para el “deterioro cognitivo” oscila de 16,9% a 18,3%, y para demencia sin causa definida un 4,7% aproximadamente, siendo la causa más frecuente de demencia la enfermedad de Alzheimer (60 a 70%). Los avances tecnológicos han evolucionado (RM, PET-TAU), permitiendo tener mayor certeza diagnóstica, no siendo posible a la fecha poder tratar y detener en forma efectiva los procesos fisiopatológicos de las demencia neurodegenerativas.</p> <p style="text-align: justify;"><strong>Palabras clave:&nbsp;</strong>Deterioro, cognitivo, demencia, envejecimiento</p> <p style="text-align: justify;">_____________________________________________________________________________________________</p> <p style="text-align: justify;">Fecha de recepción: 30/4/19</p> <p style="text-align: justify;">Fecha de aceptación: 4/6/19</p> <p style="text-align: justify;">&nbsp;</p> <p style="text-align: justify;"><strong>Envejecimiento poblacional</strong></p> <p style="text-align: justify;">Entre el año 2000 y 2050, la proporción de adultos mayores (60 o más años de edad) pasará del 11% al 22% (605 millones a 2000 millones de personas)de la población global, mostrando una duplicación de este segmento etario. Estos datos indican que la población mundial está envejeciendo a cada vez mayor velocidad y en forma exponencial, afectando la independencia funcional de los adultos mayores en forma proporcional (OMS, 2015).La situación en nuestro país no escapa a la realidad global, ya que según Censo Nacional 2010 la población de adultos mayores de 60 años suma 5.725.838, convirtiéndose en el 14.27% de la población, cifra que ubica a la República Argentina dentro del grupo de países con mayor porcentaje de población envejecida de toda la región (INDEC., 2010). (Ver fig. 01).</p> <p style="text-align: justify;"><img style="display: block; margin-left: auto; margin-right: auto;" src="/public/site/images/fp24957936/12-08-2019_02-35-32_p-m-1.png" width="525" height="314"></p> <p style="text-align: center;"><img src="/public/site/images/fp24957936/12-08-2019_02-35-58_p-m-1.png" width="489" height="275"></p> <p>&nbsp;</p> <p style="text-align: justify;">Figura 01: La distribución geográfica (2015-2050) del envejecimiento poblacional respeta principalmente los países nórdicos y en su defecto los de mayor de nivel de desarrollo socio-económico (OMS., 2015).</p> <p style="text-align: justify;"><strong>Declinación cognitiva y deterioro cognitivo</strong></p> <p style="text-align: justify;">En el proceso de envejecimiento normal es frecuente que aparezcan síntomas cognitivos (olvidos, nombres que no se recuerdan, etc.), que pueden deberse a lo que se ha denominado “olvidos/trastornos mnésicos benignos de la senescencia”, que son parte del envejecimiento normal o, en cambio, están los denominados “olvidos malignos” que son el punto de partida de un proceso patológico (Allegri F., 2017; Cummings JL., 1991; Helander J., 1983; Khachaturian ZS., 1985; Parks RW., 1993; Crook T., 1986; Reisberg B., 1986; APA., 1987; Reisberg B., 1985).</p> <p style="text-align: justify;">En la actualidad estos “olvidos benignos” que luego de un estudio cognitivo demuestran que están dentro de los puntos de corte esperados para su edad e instrucción, suelen denominarse “declinación cognitiva”, ya que en caso que la afectación de las funciones cognitivas superen lo estipulado podremos utilizar el nombre “deterioro cognitivo”, que a su vez tendrá múltiples etiologías a definir.</p> <p style="text-align: justify;">Para tener un parámetro concreto de cómo identificar a los olvidos benignos tenemos los siguientes parámetros de referencia: a) olvidar/confundir nombre o citas que se recuerdan con posterioridad, b) errores matemáticos ocasionales, c) ayuda para tareas complejas, d) trastornos visuales por cataratas o presbicia, e) dificultad para encontrar palabras y recordarlas luego, f) perder objetos en forma ocasional, g) decisiones equivocadas en forma ocasional, h) no tener interés en cumplir tareas sociales en forma ocasional, i) irritabilidad al no hacerse algo a su manera (Allegri F., 2017).</p> <p style="text-align: justify;"><strong>Epidemiología del deterioro cognitivo</strong></p> <p style="text-align: justify;">El incremento de la expectativa de vida en gran parte del mundo determinará un aumento importante en la cantidad de casos de deterioro cognitivo, siendo la edad uno de los factores de riesgo más importantes de esta patología. Se estima que el 25% al 30% de las personas con 85 años o más padecen cierto grado de deterioro cognitivo (OMS, 2015). Los indicadores epidemiológicos de demencia en nuestro país (prevalencia, incidencia y mortalidad) gozan de una variabilidad y metodología heterogénea, &nbsp;en los últimos veinticincoaños hay múltiples estudios que arribaron a valores similares.</p> <p style="text-align: justify;">En lo que respecta a la prevalencia, según los diferentes estudios epidemiológicos argentinos que se iniciaron en el año 1998 y continúan en la actualidad, la prevalencia estimada para “deterioro cognitivo” oscila de 16,9% a 18,3%, siendo para demencia sin causa definida 4,7% aproximadamente (GEDEM., 1998; Pagés Larraya G., 2004; Arizaga R., 2005; Arizaga R., 2014; Mías CD., 2007; Melcon CM., 2012; Bartoloni L., et al., 2014). Independientemente de los resultados la metodología de los diferentes estudios detalla que se han utilizado múltiples herramientas que reflejan la variabilidad técnica del proceso, siendo los criterios CIE-10 (OMS., 1992), DSM-III-R (APA., 1980; APA., 1987), DSM-IV TR (APA., 1994), MMSE-Mini Mental StateExamination (Folstein MF., 1975; Allegri RF., 1999; Butman J., 2001), ACE-Addenbrooke’s Cognitivo Examination (Mioishi E., 2006), de Memoria Verbal de Signoret (Signoret JL., 1979).</p> <p style="text-align: justify;">En lo que refiere a la “incidencia de demencia” el Hospital Privado de Comunidad de Mar del Plata, ha estableciendo una tasa de incidencia de 11/100.000 personas/año. (Sánchez Abraham M., 2015).</p> <p style="text-align: justify;">En referencia a la mortalidad, las demencias constituyen una de las causas de mortalidad que más han aumentado en los últimos años en países desarrollados. El único estudio detectado en Argentina se ha realizado la ciudad de Junín, el cual se ha basado en el certificado de defunción de los individuos mayores de 55 años, determinando una tasa bruta de mortalidad estandarizada por demencias de 110/100.000 habitantes. (Melcon MO., 1996)</p> <p style="text-align: justify;"><strong>Síndrome demencial</strong></p> <p style="text-align: justify;">El concepto de demencia ha variado a lo largo de los años, el cual se ha unido a la evolución de las tecnologías, junto a la continua actualización de los procesos y criterios diagnósticos. Su definición refiere a un “síndrome” caracterizado por un “deterioro” adquirido de las “funciones cognitivas” con respecto a un “estado anterior”, el cual impacta en “funcionalidad” de las actividades básicas y/o instrumentales de la vida diaria, siendo “dependiente” de ayuda y/o supervisión para su cumplimiento (Bergener M., 1989; Mangone CA., 1991; Mangone CA., 1995). En los últimos años el término “demencia”&nbsp;continúa utilizándose, pero &nbsp;en determinados manuales ha sido reemplazado por el término “deterioro cognitivo mayor”, como es el caso del <em>Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders-DSM</em>, que en su versión más actualizada (DSM–5) tiene características definidas para establecer este concepto desde el punto de vista clínica (APA., 2013).</p> <p style="text-align: justify;">Los criterios son los siguientes: a) evidencia de un declive cognitivo sustancial desde un nivel previo de mayor desempeño en 1o más de los dominios cognitivos referidos (1-preocupación del individuo, de un tercero informado o del facultativo respecto de un declive sustancial en las funciones cognitivas, 2-Declive en el desempeño neuropsicológico, implicando un desempeño en los tests del rango de 2 o 2o más desviaciones estándares por debajo de lo esperado en la evaluación neuropsicológica reglada o ante una evaluación clínica equivalente). b) los déficits cognitivos son suficientes para interferir con la independencia (por ejemplo, requieren asistencia para las actividades instrumentales de la vida diaria, tareas complejas como manejo de medicación o dinero). c) los déficits cognitivos no ocurren exclusivamente en el contexto de un <em>delirium.</em> d) los déficits cognitivos no son atribuibles de forma primaria a la presencia de otros trastornos mentales (por ejemplo, trastorno depresivo mayor, esquizofrenia) (APA., 2013).</p> <p style="text-align: justify;"><strong>Clasificación de demencia</strong></p> <p style="text-align: justify;">Clasificar todas las formas de presentación de las demencias implica cierta heterogeneidad en relación con el parámetro que se tome como referencia, siendo los más comunes (etiología, histopatología) y que en su defecto nos brinda una mayor comprensión al momento de referirse a ellas. La clasificación más utilizada es por su etiología: a) demencias degenerativas/primarias (enfermedad de Alzheimer, demencia frontotemporal, demencia por cuerpos de Lewy, etc.). b) demencias secundarias (vasculares, traumáticas, toxicas, nutricionales, endócrinas, infecciosas, neoplásicas, alteraciones estructurales del sistema nervioso, etc.). Existe otra clasificación muy utilizada, que tiene como principal variable la histopatología de la misma: a) corticales (enfermedad de Alzheimer, demencia frontotemporal, demencia por cuerpos de Lewy, etc.). b) subcorticales (enfermedad de Parkinson, enfermedad de Wilson, hidrocefalia). c) cortico-subcortciales (demencia vascular, toxicas, etc.). De esta forma podremos tener clara la conjunción de las diferentes causas y la forma de agruparlas &nbsp;en base la fisiopatología y presentación clínica.</p> <p style="text-align: justify;">De acuerdo con esta propuesta tenemos a) clasificación histopatológica: 1-demencia corticales (enfermedad de Alzheimer, demencia frontotemporal, enfermedad de Lewybody), 2- Desde el punto de vista histopatológico (Mangone CA., 1995; Cummings JL., 1991; Helander J., 1983; Khachaturian ZS. 1985). En base a la frecuencia es importante destacar que la&nbsp; enfermedad de Alzheimer es la causa más común (60% a 70%), seguida de la demencia vascular, la demencia frontotemporal, la demencia por cuerpos de Lewy y, por último, demencias asociadas a otras patologías, como ser infecciones, tumores, otras patologías (OMS, 2015).</p> <p style="text-align: justify;"><strong>Estudios complementarios</strong></p> <p style="text-align: justify;">Los estudios complementarios en el proceso diagnóstico, son una herramienta clave para arribar la probable etiología que posee el síndrome demencial o en su defecto el deterioro cognitivo que afronta el paciente. Inicialmente frente al signo/síntoma (queja cognitiva) es importante un correcto interrogatorio y examen físico&nbsp; del paciente como punto de partida antes de cualquier requerimiento complementario.</p> <p style="text-align: center;"><img src="/public/site/images/fp24957936/12-08-2019_03-21-14_p-m-.png"></p> <p>Fig. 02: Nivel de evaluación y manejo para el deterioro cognitivo. (Fuente: realización propia Bartoloni L., 2019)</p> <p style="text-align: justify;">Las herramientas técnicas y/o tecnológicas pueden ser las siguientes: a) test de <em>screening</em>: permite una detección breve y rápida de un probable deterioro cognitivo, siendo el MMSE-Mini Mental State Examination (Folstein MF., 1975; Allegri RF., 1999; Butman J., 2001) el más utilizado históricamente, aunque en la actualidad hay múltiples técnicas con finalidad similar. b) laboratorio: nos permite descartar diferentes alteraciones metabólicas, toxicas y nutricionales que pueden acompañar o ser la causa de un deterioro cognitivo. c) neuroimagenes estructurales: siendo la TAC (tomografía axial computada) y la RM (resonancia magnética) las dos utilizadas, nos brindan información sobre las características lesionales (forma, ubicación, tamaño) en el sistema nervioso. d) neuroimagenes funcionales: a diferencia de las imágenes estructurales no da información sobre el funcionamiento de áreas específicas del sistema nervioso, las cuales refieren a su vez a funciones específicas, como ser el lenguaje, la memoria, etc. Las principales son el PET (tomografía por emisión de positrones), SPECT (tomografía por emisión de fotón único) y RMF (resonancia magnética funcional). e) neuroimagenes moleculares: Las mismas detetcar ligandos específicos en regiones específicas del sistema nervioso, como ser la sustancia amiloide en relación a la enfermedad de Alzheimer. Sus principales exponente son el PET-Amiloide (tomografía por emisión de positrones para la detección de amiloide) y PET-TAU (tomografía por emisión de positrones para la detección de proteína TAU). f) marcadores biológicos en líquido cefalorraquídeo: nos brinda información sobre el dosaje de determinadas sustancias (beta amiloide) que puede darnos información, en contexto clínico sobre un eventual diagnostico etiológico. (Allegri F., 2017).</p> <p style="text-align: justify;"><strong>Principios terapéuticos</strong></p> <p style="text-align: justify;">El tratamiento del deterioro cognitivo persigue las siguientes premisas al momento de establecer una estrategia terapéutica: a) criterio de curación (al día de hoy los procesos terapéuticos disponibles no ofrecen con efectividad detener la evolución de las demencias neurodegenerativas, solo contrarrestar los diferentes síntomas cognitivos y conductuales). b) criterio del equipo de salud (la atención de un paciente con demencia demanda la interacción constante de diferentes profesionales, conformando un equipo en red para lograr la mejor calidad de atención). c) enfoque terapéutico (el tratamiento farmacológico de los síntomas cognitivos y/o conductuales nos lleva a un esquema de polifarmacia, que se conjuga a su vez con estrategias no farmacológicas). d) criterio familiar (el proceso evolutivo crónico de las demencias neurodegenerativas implica el soporte permanente de la familia, a la cual se asiste por medio de profesionales del mismo equipo).(Ver fig. 03).</p> <p style="text-align: center;"><img src="/public/site/images/fp24957936/12-08-2019_03-19-55_p-m-.png"></p> <p>Fig. 03: Estrategias terapéuticas para el deterioro cognitivo. (Fuente: realización propia Bartoloni L., 2019)</p> <p style="text-align: justify;">En relación con el tratamiento de los síntomas cognitivos podemos mencionar dos grupos de fármacos: a) agentes colinérgicos (donepecilo, galantamina y rivastigmina), los cuales tiene como punto final el incremento de acetilcolina en el procesos sináptico, siendo este último un neurotransmisor clave en las funciones cognitivas. b) agentes glutamatergicos (Memantine), que es un antagonista del receptor NMDA de glutamato regulando suactividad. Los agentes colinérgicos suelen utilizarse en estadios iniciales de deterioro cognitivos, mientras que la Memantine se utiliza en estadios moderados a severos y en muchos casos suelen indicarse en forma conjuntan (Allegri F., 2017).</p> <p style="text-align: justify;"><strong>Demencia y discapacidad</strong></p> <p style="text-align: justify;">La demencia es una de las principales causas de dependencia y discapacidad en los adultos mayores, impacta a nivel físico, psicológico, social y económico, tanto a nivel del adulto como de su entorno familiar y de sus cuidadores (OMS, 2015).</p> <p style="text-align: justify;">Se estima que en el mundo hay más de 1000 millones de personas con alguna discapacidad posible de ser atenuada o eliminada, y que en los países en vías de desarrollo recae el 85% de la discapacidad global (Somoza ML., 2015).</p> <p style="text-align: justify;">La discapacidad provocada por trastornos neurológicos es considerada como una “nueva y oculta epidemia”. El número de personas afectadas está en continua expansión debido al aumento y envejecimiento de la población, ubicando a los trastornos neurológicos entre las causas más importantes de años vividos con discapacidad.&nbsp; La discapacidad por trastornos neurológicos alcanza al 5.5% de toda la población. La carga de enfermedad (AVAD/DALY-Años de vida ajustados por discapacidad), al que contribuyen la mortalidad (AVP-Años de vida perdidos por muerte prematura) y la discapacidad (AVPD-Años de vida perdidos por discapacidad), ofrece la posibilidad de asignar con equidad recursos físicos y humanos destinados a la recuperación de la salud. (Somoza ML., 2015)</p> <p style="text-align: justify;">Las demencias en particular fueron responsables del 43,4% de la discapacidad neurológica (6.3% de la total), esto significa casi la mitad de la carga por discapacidad neurológica. En el mismo sentido, las demencias constituyen la enfermedad neurológica que tiene la mayor proporción de discapacidad, ya que representa el 91,2%, superando a otras importantes enfermedades neurológicas como la epilepsia, esclerosis múltiple, meningitis, enfermedad de Parkinson y tumores del SNC. (Murray CL., 1994; Borruel MA., 2010; Somoza ML., 2015).</p> <p style="text-align: justify;"><strong>Impacto en el sistema de salud</strong></p> <p style="text-align: justify;">La creciente cantidad de personas mayores (60 o más años) afecta en forma directamente proporcional a los recursos financieros que son cada vez menores, y proporcionados por la población laboralmente activa. En base a esto es vital tener una nueva concepción del envejecimiento, tratando de prolongar la vida en su tramo medio, no solo al final, lo que implica mantener a las personas sanas durante el mayor tiempo posible.</p> <p style="text-align: justify;">La curva ascendente de expectativa de vida genera un incremento potencial de adultos mayores con deterioro cognitivo, que demanda una mayor capacidad de financiación de la atención de estos pacientes. En todo el mundo se calculan unos 47,5 millones de personas con demencia, de los cuales el 58% viven en países con ingresos medios/bajos, registrándose 7,7 millones de nuevos casos por año. Se estimó que en el año 2010 el costo social total de la demencia a nivel mundial fue de US$ 604000 millones, que equivale al 1% del Producto Interior Bruto (PIB) mundial.(OMS, 2015).</p> <p style="text-align: justify;"><strong>Bibliografía</strong></p> <p style="text-align: justify;">Acumar-Autoridad de la Cuenca Matanza Riachuelo. Dirección general de Salud Ambiental. (2012)<em>Informe de la Evaluación Integral de Salud en Áreas de Riesgo de Villa Inflamable</em>, Polo Petroquímico de Dock Sud, Partido de Avellaneda, Provincia de Buenos Aires. CAPITULO 7: “Deterioro cognitivo en Adultos Mayores. Resultados. Año 2012”.</p> <p style="text-align: justify;">Allegri RF. Ollari JA. Mangone CA, et al. (1999)“El Mini-Mental StateExamination en la Argentina: Instrucciones para su administración”. <em>Revista Neurológica Argentina</em>. 24:31-35.</p> <p style="text-align: justify;">Allegri F.,&nbsp; Vázquez S., Sevlever G. (2017)<em>Enfermedad de Alzheimer. </em><em>Nuevosparadigmas</em>.Polemos.Sección II. Cap. 7 (97:114).</p> <p style="text-align: justify;">American Psychiatric Association.(1987)<em>Diagnostic and statistical manual of mental disorders</em>.Revised 3rd. Edition.American Psychiatric Press, Washington, D.C.</p> <p style="text-align: justify;">American Psychiatric Association.APA (1980<em>), Diagnostic and statistical manual of mental disorders</em> (3ªed.)(DSM-III), Washington, D.C., (traduccióncastellano. En Barcelona, Masson, 1984).</p> <p style="text-align: justify;">American Psychiatric Association.APA (1987), <span style="font-style: normal !msorm;"><em>Diagnostic and statistical manual of mental disorders</em></span> (3ªed.revisada) (DSM-III-R), Washington, D.C., (traduccióncastellano En Barcelona, Masson, 1988).</p> <p style="text-align: justify;">American Psychiatric Association.APA (1994), <span style="font-style: normal !msorm;"><em>Diagnostic and statistical manual of mental disorders</em></span> (4ªed.)(DSM-IV), Washington, D.C.</p> <p style="text-align: justify;">American Psychiatric Association.APA (2013), <span style="font-style: normal !msorm;"><em>Diagnostic and statistical manual of mental disorders.</em></span>(1raed.) DSM-V.The&nbsp;Desk Reference to the Diagnostic Criteria From DSM-5. Washington, D.C.</p> <p style="text-align: justify;">Arizaga R, Allegri R. y col. (2005)“Deterioro cognitivo en mayores de 60 años en Cañuelas (Argentina)”. Resultados del piloto del estudio CEIBO. <span style="font-style: normal !msorm;"><em>Revista Neurológica Argentina</em></span>; 30: 83-90.</p> <p style="text-align: justify;">Arizaga Raúl L., Gogorza Roxana E., Allegri Ricardo F., et al. (2014)“Cognitive impairment and risk factor prevalence in a population over 60 in Argentina”<span style="font-style: normal !msorm;"><em> Dement Neuropsychology</em></span> December;8(4):364-370.</p> <p style="text-align: justify;">Bartoloni L., Blatt G., Insua I., Furman M., González MA., Hermann B., Kesselman M., Massautis A., Reinado A., Senas P., Yavitz C., Lejarraga H., Nunes F., Arizaga RL., Allegri R. (2014)“A population-based study of cognitive impairment in socially vulnerable adults in Argentina. The MatanzaRiachuelo Study”. Preliminary Results <span style="font-style: normal !msorm;"><em>Dement Neuropsychology</em></span> December; 8(4):339-344.</p> <p style="text-align: justify;">Bergener M. (1989)“Future of Psychogeriatrics: A Mutidisciplinary approach with applications for clinical practice” In: Bergener M., Reisberg B. (eds): <span style="font-style: normal !msorm;"><em>Diagnosis and Treatment of Senile Dementia</em></span>. SpringerVerlag, :3-13.</p> <p style="text-align: justify;">Borruel MA, Mas IP, Borruel GD. (2010) <span style="font-style: normal !msorm;"><em>Estudio de carga de enfermedad.</em></span>1. ed. Buenos Aires: Ministerio de Salud de la Nación.</p> <p style="text-align: justify;">Butman J, Arizaga RL, Harris P, et al. (2001)“El Mini Mental StateExamination en español. Normaspara Buenos Aires”.<span style="font-style: normal !msorm;"><em>RevistaNeurológica </em></span><span style="font-style: normal !msorm;"><em>Argentina</em></span>;;26:11-15.</p> <p style="text-align: justify;">Crook T, Bartus RT, Ferris SH, Whitehouse P, Cohen GD, Gerson S. (1986)“Age associated memory impairment: proposed diagnostic criteria and measure of clinical change – report of NIMH work group”. <span style="font-style: normal !msorm;"><em>Development. Neuropsychology</em></span> 2: 261-276.</p> <p style="text-align: justify;">Cummings JL, and Benson DF: (1991) <span style="font-style: normal !msorm;"><em>Dementia: A Clinical Approach</em></span> (2nd. ed.)--Butterworth-Heineman.</p> <p style="text-align: justify;">Folstein MF, Folstein SE, McHugh PR. (1975) “Mini-mental state”.A practical method for grading the cognitive state of patients for the clinician”.<span style="font-style: normal !msorm;"><em>Journal Psychiatric Research</em></span>12:189-198.</p> <p style="text-align: justify;">Helander J. (1983)“Mutidimensional aspects of aging: Psychology”. In: Bergener M (ed): <span style="font-style: normal !msorm;"><em>Geropsychiatric diagnosis and treatment</em></span>. Springer Publishing, New York,: 12-13.</p> <p style="text-align: justify;">GEDEM, Grupo de Estudio sobre Demencia. Sociedad Neurológica Argentina. (1988) <span style="font-style: normal !msorm;"><em>Estudio de la Prevalencia de declinación cognitiva en la Capital Federal y el área suburban</em></span>a. XXVIII Congreso Argentino de Neurología. Mendoza Argentina.</p> <p style="text-align: justify;">INDEC. Instituto Nacional de Estadísticas y Censos. (2010) <span style="font-style: normal !msorm;"><em>Censo Nacional de Población, Hogares y Viviendas.</em></span></p> <p style="text-align: justify;">Khachaturian ZS.(1985)<span style="font-style: normal !msorm;"><em>Diagnosis of Alzheimer´s Disease</em></span>.Archives of. Neurology, ; Vol. 42: 1097-1105.</p> <p style="text-align: justify;">Lobo A, Ezquerra J, Gómez Burgada F, Sala JM, Seva Díaz A. (1979)“El “Mini-Examen Cognoscitivo”: un test sencillo, práctico, para detectar alteraciones intelectivas en pacientes médicos”. <span style="font-style: normal !msorm;"><em>Actas Luso Españolas de Neurología, Psiquiatría y CienciasAfines</em></span>;7:189-202.</p> <p style="text-align: justify;">Mangone CA. (1991)“Metodología diagnóstica de la Demencia tipo Alzheimer”. <span style="font-style: normal !msorm;"><em>Alcmeon</em></span>; a: 446-465.</p> <p style="text-align: justify;">Mangone CA., Allegri RF., Arizaga R., y cols. (1995)<span style="font-style: normal !msorm;"><em>Enfermedad</em></span><span style="font-style: normal !msorm;"><em> de Alzheimer. Enfoque actual</em></span>. Ediciones libros de la cuadriga.&nbsp; Cap. 2 (26:61).</p> <p style="text-align: justify;">Melcon Carlos Mario, Melcon Mario Oscar, Nicolini Laura, Riquelme Jaqueline, Porte Mariel, Sarasola Diego, González Claudio, Allegri Ricardo Francisco.(2012)"Survey Cross-Sectional Prevalence Study of Dementia and Mild Cognitive Impairment. Pilot Study (Phase 1)”. 64 thAnual Meeting American Academy of Neurology. New Orleans, 21 al 28 de Abril de 2012.</p> <p style="text-align: justify;">Melcon Carlos M., Bartoloni Leonardo, Katz Marcelo, Del Mónaco Rodrigo, Mangone Carlos A., Melcon Mario O., Allegri Ricardo F. (2010) “Propuesta de un Registro centralizado de casos con Deterioro Cognitivo en Argentina (ReDeCAr) basado en el Sistema Nacional de Vigilancia Epidemiológica”.<span style="font-style: normal !msorm;"><em>Neurología Argentina</em></span>, Volume 2, Issue 3, Pages 161-166.</p> <p style="text-align: justify;">Melcon M.O., Mucci A.A., Rizzardi P.D. (1996) “Demencia en Junín (Provincia de Bs As) desde los certificados de defunción”. <span style="font-style: normal !msorm;"><em>Revista. Neurológica &nbsp;Argentina</em></span> 21:1-5.</p> <p style="text-align: justify;">Mías CD, Sassi M, Masih ME, Querejeta A, Krawchik R. (2007)“Deterioro cognitivo leve: estudio de prevalencia y factores sociodemográficos en la ciudad de Córdoba, Argentina”. <em>Revista. Neurológica&nbsp; Argentina</em> 44 (12): 733-738</p> <p style="text-align: justify;">Mioshi E,&nbsp;Dawson K,&nbsp;Mitchell J,&nbsp;et al. (2006).”&nbsp;The Addenbrooke's Cognitive Examination Revised (ACE-R): a brief cognitive test battery for dementia screening”.<span style="font-style: normal !msorm;"><em>InternationalJournal Geriatric Psychiatry</em></span>,&nbsp;,&nbsp;vol.&nbsp;21 (pg. 1078-85)</p> <p style="text-align: justify;"><a href="http://refhub.elsevier.com/S1853-0028(15)00082-8/sbref0150">Murra</a><a href="http://refhub.elsevier.com/S1853-0028(15)00082-8/sbref0150">y</a><a href="http://refhub.elsevier.com/S1853-0028(15)00082-8/sbref0150">CL.</a><a href="http://refhub.elsevier.com/S1853-0028(15)00082-8/sbref0150">Quantifying</a><a href="http://refhub.elsevier.com/S1853-0028(15)00082-8/sbref0150">http://refhub.elsevier.com/S1853-0028(15)00082-8/sbref0150</a><a href="http://refhub.elsevier.com/S1853-0028(15)00082-8/sbref0150">the</a><a href="http://refhub.elsevier.com/S1853-0028(15)00082-8/sbref0150">burd</a><a href="http://refhub.elsevier.com/S1853-0028(15)00082-8/sbref0150">en</a><a href="http://refhub.elsevier.com/S1853-0028(15)00082-8/sbref0150">of</a><a href="http://refhub.elsevier.com/S1853-0028(15)00082-8/sbref0150">http://refhub.elsevier.com/S1853-0028(15)00082-8/sbref0150</a><a href="http://refhub.elsevier.com/S1853-0028(15)00082-8/sbref0150">disease:</a><a href="http://refhub.elsevier.com/S1853-0028(15)00082-8/sbref0150">the</a><a href="http://refhub.elsevier.com/S1853-0028(15)00082-8/sbref0150">tec</a><a href="http://refhub.elsevier.com/S1853-0028(15)00082-8/sbref0150">hnical </a><a href="http://refhub.elsevier.com/S1853-0028(15)00082-8/sbref0150">basis</a><a href="http://refhub.elsevier.com/S1853-0028(15)00082-8/sbref0150">for</a><a href="http://refhub.elsevier.com/S1853-0028(15)00082-8/sbref0150">http://refhub.elsevier.com/S1853-0028(15)00082-8/sbref0150</a><a href="http://refhub.elsevier.com/S1853-0028(15)00082-8/sbref0150">disa</a><a href="http://refhub.elsevier.com/S1853-0028(15)00082-8/sbref0150">bility-adjusted</a><a href="http://refhub.elsevier.com/S1853-0028(15)00082-8/sbref0150">life</a><a href="http://refhub.elsevier.com/S1853-0028(15)00082-8/sbref0150">ye</a><a href="http://refhub.elsevier.com/S1853-0028(15)00082-8/sbref0150">ars.</a><a href="http://refhub.elsevier.com/S1853-0028(15)00082-8/sbref0150">Bulletin</a><a href="http://refhub.elsevier.com/S1853-0028(15)00082-8/sbref0150">of</a><a href="http://refhub.elsevier.com/S1853-0028(15)00082-8/sbref0150">http://refhub.elsevier.com/S1853-0028(15)00082-8/sbref0150</a><a href="http://refhub.elsevier.com/S1853-0028(15)00082-8/sbref0150">the</a><a href="http://refhub.elsevier.com/S1853-0028(15)00082-8/sbref0150">WHO</a>. <a href="http://refhub.elsevier.com/S1853-0028(15)00082-8/sbref0150">1994;72:429</a>–<a href="http://refhub.elsevier.com/S1853-0028(15)00082-8/sbref0150">45.</a></p> <p style="text-align: justify;">&nbsp;</p> <p style="text-align: justify;">OMS-Organización Mundial de la Salud. <span style="font-style: normal !msorm;"><em>Primera Conferencia Ministerial sobre la Acción Mundial contra la Demencia.</em></span> Consultado el 5 de Abril de 2015 a la URL oficial de la OMS, www.who.int.</p> <p style="text-align: justify;">OMS-Organización Mundial de la Salud. <span style="font-style: normal !msorm;"><em>Envejecimiento y Ciclo de vida. Datos interesantes acerca del envejecimiento.</em></span> Consultado el 10 de Abril de 2015 a la URL oficial de la OMS, www.who.int.</p> <p style="text-align: justify;">OMS-Organización Mundial de la Salud. “Desafíos sanitarios planteados por el envejecimiento de la población”. <span style="font-style: normal !msorm;"><em>Boletín de la Organización Mundial de la Salud</em></span>. Consultado el 11 de Abril de 2015 a la URL oficial de la OMS, www.who.int.</p> <p style="text-align: justify;">OMS-Organización Mundial de la Salud. Demencia. “Nota descriptiva N°362”. <span style="font-style: normal !msorm;"><em>Centro de prensa de la OMS.</em></span> Consultado el 12 de Abril de 2015 a la URL oficial de la OMS, www.who.int.</p> <p style="text-align: justify;">&nbsp;O.M.S.: CIE-10. (1992) “Trastornos Mentales y del Comportamiento. Décima Revisión de la Clasificación Internacional de las Enfermedades. Descripciones Clínicas y pautas para el diagnóstico”. Organización Mundial de la Salud, Ginebra.</p> <p style="text-align: justify;">Pagés Larraya G. (2004)“Prevalencia de las demencias del tipo Alzheimer, demencias vasculares y otras demencias del DSM IV y ICD-10 en la República Argentina”. <span style="font-style: normal !msorm;"><em>RevistaNeurológicaArgentina</em></span>, 29 148-153.</p> <p style="text-align: justify;">Parks RW, Zec RF, Wilson RS. (1993) <span style="font-style: normal !msorm;"><em>Neuropsychology of Alzheimer´s Disease and Other </em></span><span style="font-style: normal !msorm;"><em>Dementias.</em></span>Oxford University Press . Part I Chapt. 1 &amp; 2: 3-111.</p> <p style="text-align: justify;">Reisberg Barry, MD. (1986)“Dementia: A systematic approach to identifying reversible causes”. <span style="font-style: normal !msorm;"><em>Geriatrics</em></span> April; Vol. 42: 30-460.</p> <p style="text-align: justify;">Reisberg B, Ferris SH, and Crook T. (1985) “Guidelines for Drugs Trials in the Treatment Age AsoociatedCognitive&nbsp; Decline and Alzheimer´s Disease”. <span style="font-style: normal !msorm;"><em>DruginformationJournal</em></span> Vol. 19; 405-420.</p> <p style="text-align: justify;">Sanchez Abraham M., Scharovsky D., Romano LM., Ayala M., Aleman A., Sottano E., Etchepareborda I., Colla Machado I., García MI., Gonorazky SE..(2015)“Incidencia de demencia de inicio precoz en Mar de Plata”. <span style="font-style: normal !msorm;"><em>Neurología</em></span>; Vol. 30, Issue 2, 2015:77–82</p> <p style="text-align: justify;">Signoret JL., y Whiteley A (1979): "Memory battery scale", <span style="font-style: normal !msorm;"><em>InternationalNeuropsychal. </em></span><span style="font-style: normal !msorm;"><em>Society. Bull,</em></span> 9: 2-26.</p> <p style="text-align: justify;">Somoza MJ., Melcon MO. (2015) “Discapacidad por enfermados neurológicas. Carga, población y recursos humanos en Argentina”.<span style="font-style: normal !msorm;"><em>Rev</em></span><span style="font-style: normal !msorm;"><em> Neurológica Argentina</em></span>. ;7(2):89-94</p> <p style="text-align: justify;">&nbsp;</p> <p style="text-align: justify;">&nbsp;</p> 2019-07-22T14:42:03-03:00 Derechos de autor 2019 Diagnosis http://revistadiagnosis.org.ar/index.php/diagnosis/article/view/234 CONVERSANDO CON GRACIELA FILIPPI 2019-08-12T16:21:41-03:00 Adriana Bersi adrianabersi@hotmail.com Ruth Graciela Melnistzky ruthmel@gmail.com <p style="text-align: justify;">Mayo 2019</p> <p style="text-align: justify;"><strong>Entrevistadora</strong>: <strong>¿Cuáles considera que son las transformaciones en el campo laboral actual?</strong></p> <p style="text-align: justify;">Graciela Filippi: Las transformaciones tienen que ver, en este momento, con la digitalización del mundo. Hay una falta de legalidad en estas cuestiones con lo cual aparecen aplicaciones como Uber como Glovo que aún no están alcanzadas por las leyes. Todos estos emprendimientos que tienen que ver con el uso de la tecnología que están como al margen de lo que es la legislación laboral, hacen acuerdos muy particulares y&nbsp; la gente, precisamente por la vulnerabilidad que hay y la precarización laboral, acepta porque necesita trabajar. Por ejemplo,&nbsp; Glovo,&nbsp; escuché en el programa de Lanata, un reportaje a un venezolano que trabajaba&nbsp; en esa empresa, contaba que ponen su bicicleta, ponen su celular y la gente acepta porque necesita trabajar. Y además es una tendencia: se va hacia ahí, hacia ese tipo de emprendimientos. Uber está en la mayoría de los países. Se necesita legislar&nbsp;&nbsp; estos tipos de trabajos.</p> <p style="text-align: justify;">Nosotros tenemos un mercado laboral que tiene mucha gente de bajo nivel cultural, baja escolaridad, y después hay gente valiosa desde la formación y las competencias. En general hay mucha gente que no terminó el secundario o termina secundarios con bajo nivel.</p> <p style="text-align: justify;">Se cree que se les hace un favor regalándoles el titulo o haciéndoselos muy fácil, pero en realidad lo que se hace es desfavorecerlos mucho más porque el mundo después es ancho y ajeno y&nbsp; pega golpes en la nariz. ‘Le puedo regalar el título de perito mercantil pero después si no sabe hacer una cuenta… ¡no la sabes hacer!’ y no importa si le dieron el título o quién se lo dio. Hay que acreditar que se lo concedieron adecuadamente &nbsp;Se le hace un daño terrible a la gente bajando el nivel de exigencia en la escolarización. Fíjese todo lo que es Mercado Libre, que es un unicornio, no existiría sin el soporte tecnológico. Los unicornios empiezan en un garaje y comienzan a crecer&nbsp; y rápidamente cotizan en bolsa; ha traspasado las fronteras y triunfa a nivel global. Mercado Libre tiene 16.000 empleados y van a tomar mil y pico más, no sé si todos en Argentina o contando los que tienen en otros países. Estos no son empleados de Glovo que andan en bicicleta repartiendo paquetes, son empleados calificados, con conocimientos de tecnología y capacidad de agregar valor en su trabajo. Si nosotros no formamos a la juventud ¿quién va a ocupar esos puestos? De hecho fíjese cómo están metiendo la robótica, incluso en las escuelas del Estado. Campanella tiene un programa con “La Juanita” para enseñar robótica a los chicos de menores recursos porque si no se les enseña eso se quedan fuera del mundo. Es la población con más en riesgo de quedarse fuera del sistema.</p> <p style="text-align: justify;">Hace bastante tiempo escribí un artículo para la revista<em> Encrucijadas</em> sobre la relación de la tecnología con los trabajadores y pivoteaba alrededor de una investigación que se hizo en varios países sobre el tema de la discapacidad en relación con la tecnología, cómo la tecnología le permite a la gente que tiene dificultades para trasladarse o para salir de su casa o para trabajar, por alguna razón física. Porque la tecnología genera un espacio virtual &nbsp;totalmente nuevo donde usted incluso no aparece y puede construir una identidad secundaria que le permite relacionarse con el otro. Y la llegada es inmediata, entonces, puede tener montones de relaciones, puede crearse una identidad, si es gordo o&nbsp; flaco, si es petiso o alto, el otro no lo va a conocer nunca en la vida, si no quiere, o puede mostrar lo que&nbsp; quiera. Puede crearse una identidad para relacionarse con otros y además, permite que la gente trabaje, con lo cual de pasar a ser una carga familiar, pasa a ser uno de los que mantienen el hogar. Cómo la tecnología genera inclusión laboral en el discapacitado, pero se abre una nueva discapacidad funcional para los que no tienen acceso al manejo de la tecnología. Es una discapacidad funcional.&nbsp;</p> <p style="text-align: justify;"><strong>Entrevistadora: En esa discapacidad funcional ¿entra también un sector etario que queda afuera?</strong></p> <p style="text-align: justify;">GF: No es tan etario, es una cuestión de actitud, uno encuentra jóvenes que no saben manejar un celular. Es actitudinal, pero es más actitudinal para la gente mayor. Para &nbsp;la gente joven que nació con las computadoras y tocando y haciendo <em>touch screem</em>, es su mundo. Ahora, que manejen ese mundo no quiere decir que manejen toda la tecnología de diez. Usted puede usar la tecnología pero de ahí a que pueda trabajar en Mercado Libre y pueda aplicar a una búsqueda que tenga que ver con&nbsp; este desarrollo de la tecnología hay una distancia muy grande.&nbsp;</p> <p style="text-align: justify;">Si bien yo puedo acceder al teléfono, que va a terminar reemplazando a las computadoras, ya que para lo que menos se usa es para hablar, llamarlo teléfono es solo una metáfora. El teléfono es un conector porque es WhatsApp que desplaza y reemplaza al <em>mail</em> y a los encuentros personales. De hecho la Laptop todavía existe pues &nbsp;para muchos aun es más fácil para escribir informes, porque tiene un teclado, una pantalla más grande, un monitor y ofrece otra comodidad. Pero ya debe haber jóvenes que escriben en el teléfono porque les resulta más fácil.&nbsp; Todo va mutando. Es una cosa fugaz.</p> <p style="text-align: justify;"><strong>Entrevistadora</strong>. <strong>¿Cómo se acomoda la Psicología Laboral en esto?</strong></p> <p style="text-align: justify;">GF: La Psicología Laboral tiene mucho que ver porque da cuenta del sujeto trabajando en su medio, donde él se relaciona con ese medio, el inmediato que es su mundo de trabajo y el mediato que es el contexto que determina las condiciones laborales a las que él puede acceder. Y con su mundo interno en relación con los recursos que cada uno tiene y tiene que poner en marcha, activarlos..&nbsp;</p> <p style="text-align: justify;">A ver, en un modelo burocrático se apelaba a la neurosis obsesiva, a los rasgos obsesivos de una persona para el trabajo. No necesitaba que tomara decisiones porque las decisiones las tomaba otro, como me dijo una vez una jefa que tenía: “Yo no te pago para pensar, hacé lo que te digo y listo” porque yo cambié el escritorio de lugar pues me parecía que molestaba donde estaba, y me dijo: “¿Quién hizo esto?” Y yo estaba chocha de la vida porque me parecía que había hecho algo bárbaro, tenia 21 años, estaba estudiando y me dijo: “¿quién hizo esto?, yo no te pago &nbsp;para pensar, volvé a poner las cosas a su lugar”. Ése era el mundo donde estábamos, ese mundo no necesitaba gente que pensara, ni tomara decisiones, ni que tuviera iniciativa ni creatividad, tenía que llevar adelante procesos y procedimientos rutinarios. Y obedecer.</p> <p style="text-align: justify;">El nuevo mundo despertó otros comportamientos, relevó a estos porque lo pasó a ocupar la computadora, todo lo rutinario pasó a manos de la tecnología &nbsp;y eso achicó el mercado, un sector quedó afuera, toda esa gente que su única capacidad era repetir cosas, se quedó afuera.&nbsp;</p> <p style="text-align: justify;">Por eso para mí el acoso, es mi teoría, tiene que ver con el achicamiento del mercado, en el sentido de que la mujer salió a trabajar y hubo más oferta que demanda de puestos, más manos para los mismos puestos, después se achicaron los puestos por las tecnologías, menos puestos y más manos. Lo que hace esto es que ya no sea un deber trabajar, sino un derecho. Antes, para el hombre era un deber, el varón era &nbsp;la mano de obra en la sociedad. Ahora todos tenemos derecho a trabajar. Pero en qué.</p> <p style="text-align: justify;"><strong>Entrevistadora</strong>: <strong>Estaba formado para lo público, para ser el sostén.</strong>&nbsp;</p> <p style="text-align: justify;">GF: La mujer se quedaba adentro cuidando a los niños, el hombre estaba condenado a ser el sostén de familia.&nbsp;El ingreso al mundo del trabajo fue el primer paso en la liberación femenina.</p> <p style="text-align: justify;">Cuando el trabajo pasa a ser un derecho, el Estado es quien tiene que garantizar trabajo para todos. Pero esto requiere una educación acorde con las demandas laborales futuras.</p> <p style="text-align: justify;">Cuando la mujer empieza a ir a la Universidad, se achican los bancos en las universidades, tenemos las masividades. &nbsp;Hay facultades que tienen muchísimas más mujeres que hombres, Psicología. Éramos gran mayoría. No sólo en Psicología, en Medicina, hasta en Ingeniería también, en todas las carreras la mujer avanzó y en muchas hay más mujeres que hombres.</p> <p style="text-align: justify;">Otro factor es la aparición de la meritocracia, ya que ya no se asciende por antigüedad sino por mérito y eso pone en peligro los cargos.</p> <p style="text-align: justify;"><strong>Entrevistadora</strong>: <strong>Hay una teoría que dice que a medida que las carreras se van pauperizando, los ingresos se van pauperizando, son más tomados por las mujeres. Esto me quedó rebotando, no sé si es cierto o no. Van ocupando lugares en espacios, en nichos de la medicina que antes eran muy masculinos. A medida que se han ido pauperizando lo que tiene que ver el pago con los servicios….&nbsp;</strong></p> <p style="text-align: justify;">GF: En realidad,&nbsp; tendría que decir que la medicina se pauperizó con los prepagos. Hija&nbsp; de &nbsp;padre médico , me crié en un pueblo donde había diez médicos más o menos, y cuando empecé el secundario éramos cien, cincuenta en cada división y yo era la única hija de profesional entre los cien y la única hija de médico. Al año siguiente había otra hija de un ingeniero. Esto&nbsp; mostraba una realidad socio cultural. Ahora, en ese mismo lugar, la cantidad de profesionales es abrumadora, además, funciona una Universidad en la zona.</p> <p style="text-align: justify;">Cuando aparecen los sistemas prepagos y empiezan a pagar por prestación y por dos pesos la medicina se transformó y dejó de ser un espacio para hacerse rico, porque antes los médicos tenían un lugar de mucho prestigio. &nbsp;</p> <p style="text-align: justify;">La masividad, el exceso de oferta de mano de obra, precarizó el mundo profesional. El aumento de las universidades generó una mayor graduación por año, muchas más personas graduadas y todas ellas necesitan trabajar. El problema, además, es que la gran mayoría se concentra en las grandes ciudades. Y ahí la competencia es mayor. Debería haber una planificación que distribuya a los profesionales por necesidades en las distintas zonas geográficas.</p> <p style="text-align: justify;"><strong>Entrevistadora</strong>: <strong>¿Qué es la Psicología Laboral? ¿Cómo interviene el avance del género, de lo femenino en cuanto a las problemáticas laborales?</strong></p> <p style="text-align: justify;">GF: La Psicología Laboral se ocupa de todo lo que le pasa al hombre y a la mujer trabajando. Han ido apareciendo nuevos fenómenos. Por ejemplo, el acoso laboral. En un principio se tenía la teoría de que las acosadas eran las mujeres, porque los lugares de poder eran de los hombres, a medida que las mujeres accedieron a los distintos trabajos y más a los lugares de poder, el acoso también era femenino y las mujeres acosando somos sumamente difíciles. Somos más complicadas que los hombres, a veces hasta más cínicas podemos llegar a ser.</p> <p style="text-align: justify;">El acceso de las mujeres a los lugares de poder ha sido y sigue siendo un proceso, de a poquito hemos ido ganando lugares, pero todavía falta. Hemos avanzado muchísimo, hemos ido pegando codazos. En los directorios no había baños para mujeres, eran baños masculinos. No estaba pensado. Esto pasa en todos lados, pero poco a podo fuimos demostrando que podemos hacer lo mismo que los hombres pero de otra manera. Ahora, han cambiado tanto las cosas que se tienden a que haya un solo baños para todos. &nbsp;</p> <p style="text-align: justify;">Yo creo, desde mi perspectiva, que estamos exagerando el tema de lo femenino en contra de lo masculino, como si el otro fuera un enemigo, como una venganza histórica, una reivindicación filogenética de todo lo que los hombres le han hecho a las mujeres, al menos en nuestra sociedad.. Pero estamos aquí y ahora con estos hombres que no saben dónde meterse, que tienen miedo que por cualquier cosa se los acuse de acoso. Se está metiendo la figura del acoso como una venganza. Además que es un estigma terrible, es una cruz, es una calumnia grave que uno no puede decir de otro alegremente, por trascendidos, &nbsp;porque se hace un daño muy grande a la familia y a todos. Hay que tener mucho cuidado y tener pruebas.&nbsp;</p> <p style="text-align: justify;"><strong>Entrevistadora</strong>: <strong>¿Esa es una problemática que se les presenta a ustedes en la práctica, no?</strong></p> <p style="text-align: justify;">GF: Uno de los problemas que tenemos con el acoso laboral es que hay que determinar primero si es real o se trata de acosar acusando de acoso. Entonces, hay que poder despejar si el acosado dice la verdad o no. Tiene sus dificultades, ¿por qué? Porque es un delito de guante blanco. Es un delito cualitativo, porque la violencia laboral es que te peguen, que te lastimen, la psicológica es sutil. &nbsp;Pienso que cuando el mundo era de hombres podía haber violencia laboral, más violencia física pero nunca el acoso como violencia psicológica.&nbsp;</p> <p style="text-align: justify;">La violencia psicológica para mí empieza a ser una herramienta que se usa contra las mujeres, descalificándolas: ”qué vas a hacer vos, ¡vos no servís para nada!”</p> <p style="text-align: justify;">De hecho salvando todas las distancias posibles, yo empecé a trabajar porque un día le pedí a mi padre que me comprara un par de zapatos. Y él &nbsp;me hizo poner todos los zapatos en fila y me dijo: ”tenés muchos, (yo tenia 18 años), cuando uses todo esto te voy a comprar uno nuevo”, yo lo desafié y le dije: ”ja ja yo voy a ir a trabajar y me voy a comprar todos los que quiera”, y él se me río en la cara, como diciendo, qué vas a hacer vos, &nbsp;y para mí fue una ofensa tan grande que salí a buscar trabajo y empecé a trabajar. Y me compré de todo lo que el sueldo me alcanzaba.</p> <p style="text-align: justify;">Pero fue terrible, esa descalificación… fue una actitud de un hombre hacia una mujer que si esto era una escena hogareña ni le cuento en una escena laboral.</p> <p style="text-align: justify;">La película <em>Tierra fría</em> que es un caso en una mina de carbón en Minnesota, que parece que es un caso real, es un juicio. Hay una escena donde las mujeres entran a trabajar en la mina y les hacen de todo, acoso laboral, acoso sexual, tienen ganas de hacer pis y no las dejan ir, o sea una serie de cosas horribles. Y hay una escena donde la protagonista está llorando por lo que le hicieron y el jefe le dice: ”Y bueno, &nbsp;ustedes nos quitan puestos de trabajo”. Esa frase me pareció de una significación grandísima porque es la razón por la cual estaban haciendo todo eso. Para que se fueran y les dejaran los puestos de trabajo. Esto fue muy esclarecedor ya que me mostró una de las razones importantes para que el hombre corriera a la mujer de los puestos de trabajo y cómo las corrían haciéndoles estas cosas en defensa de sus puestos de trabajo.</p> <p style="text-align: justify;"><strong>Entrevistadora: Porque hay una idea de que en los momentos de crisis se da una alianza más que intra clase, intra genero. Y tiene que ver con esto que usted dice.</strong></p> <p style="text-align: justify;">GF: Exactamente, esa alianza intra género hace que se junten para ver cómo hacen para que las mujeres renuncien. Se ve claro en ese pasaje de la película.</p> <p style="text-align: justify;"><strong>ENTREVISTADORA: ¿Y cómo funciona el acoso psicológico?</strong></p> <p style="text-align: justify;">GF: Reemplazan la violencia física por la psicológica. El gran tema es poder establecer el acoso en un juicio, es poder determinar que el acosado dice la verdad. Si el acosador todo lo que hace, lo hace sin pruebas, &nbsp;sin testigos, si no hay pruebas, no hay nada, es ”vos y yo solos”. (Haceme este trabajo lo necesito urgente para mañana…Lo entrega en tiempo y forma y a la semana el acosado pregunta: &nbsp;y¿ lo viste? No tuve tiempo) &nbsp;eso es entre usted y yo.</p> <p style="text-align: justify;">El &nbsp;gran tema que hay en relación con este fenómeno son los testigos mudos, que son los compañeros, que por temor a que les pase lo mismo se callan, si no se callaran podría haber una acción en contra del acosado y así de esa manera es más fácil que no dañe y que resuelva, porque usted siente que tiene razón, porque sus compañeros lo están defendiendo, con lo cual habilitan su defensa. Lo contrario, es cuando usted tiene un compañero que es el padrino de su hijo, que lo quería de toda la vida, que es su mejor amigo, &nbsp;además de &nbsp;todas las relaciones interpersonales que se arman en una relación de trabajo ya que es el lugar donde la gente se socializa y esos amigos le dan vuelta la cara y lo dejan solo, avalando con su silencio al acosador. La soledad es absoluta.</p> <p style="text-align: justify;">Voy a aclarar las funciones básicas del trabajo</p> <p style="text-align: justify;">La económica que tiene que ver con el modo de producción capitalista donde se necesita trabajar para vivir pero no es una función en sí, es un medio de la misma manera que el trabajo, &nbsp;que también &nbsp;es un medio para: conseguir plata&nbsp; ¿ para qué? Primero y principal para la función social, mantener a mi familia, el bienestar de mi familia, mi bienestar propio, para hacer algo útil para la sociedad, para un otro y para relacionarme socialmente.</p> <p style="text-align: justify;">La otra es la psicológica, en este nuevo modo de gestión, donde prevalece la meritocracia, donde usted puede crecer en su trabajo por talento y por resultados, y no por edad cronológica, hay un desarrollo. En el modelo anterior no, porque era por antigüedad, por lo tanto hiciera bien o mal su trabajo, no iba a llegar a ser jefe sino hasta el día en que se jubilaba, se iba o se moría el último antes que usted en edad &nbsp;y ahí pasaba a ser jefe. Con lo cual no necesitaba hacer ningún desarrollo de nada. Uno se desarrollaba si tenía ganas si no, no. Era por antigüedad, por experiencia por tantos años de trabajo. Todavía sigue habiendo resabios en la cabeza de aquellos que son de la generación nuestra que somos los <em>baby boomer</em>, tenemos esa noción de la antigüedad como un baluarte. Ahora la antigüedad no es valuarte de nada, a veces hasta viene en contra.&nbsp;</p> <p style="text-align: justify;"><strong>Entrevistadora</strong>: <strong>Ha pasado mucho en las cátedras también, con los doctorados y con los master, hubo gente que tuvo más antigüedad y&nbsp; compitieron otros con más antecedentes.</strong></p> <p style="text-align: justify;">GF: Además, como en toda cosa nueva de a poquito se va socializando el doctorado. Al principio eran unos pocos que eran los únicos y bochaban a la gente. Hacían difícil el acceso al doctorado, para mantener el mínimo que hacía la diferencia y daba el poder del saber de pocos, y entonces “nosotros somos los doctores”; &nbsp;ahora se abrió y se generalizó ya se empieza a relativizar y aparece el post doctorado,.</p> <p style="text-align: justify;">Pero entonces volvemos al tema de ¿qué pasa en el trabajo?&nbsp;</p> <p style="text-align: justify;">Si a usted le están haciendo cosas y alrededor nadie lo mira usted dice: bueno tendrá razón, porque&nbsp; mis compañeros no me acompañan, me dan vuelta la cara y me dejan de lado, entonces siente que el que lo está descalificando tiene razón.</p> <p style="text-align: justify;">Va a su casa a contar “mirá lo que me hizo mi jefe”, todos los días, &nbsp;al final&nbsp; le dicen: “bueno ¿qué haces vos? Algo harás vos”. Va al terapeuta, y el terapeuta le dice “No podemos analizar a su jefe solo podemos&nbsp; analizarla a usted, veamos qué cosas podría estar haciendo usted”. Y usted que no sabe lo que está haciendo porque en el acoso no sabe, entonces se queda sola. Porque está sola, nadie le cree y usted comienza a dudar si está loca o está cuerda... Ahí empieza el gran daño.</p> <p style="text-align: justify;"><strong>Entrevistadora</strong>:<strong> Le da una situación de estigma</strong></p> <p style="text-align: justify;">GF: Además se queda sola.</p> <p style="text-align: justify;"><strong>Entrevistadora: ¿Ahí intervienen? ¿Ustedes son convocados?</strong></p> <p style="text-align: justify;">GF: Nosotros, tenemos un programa de extensión de asistencia a la víctima y viene gente individualmente a consultar. Lo que hacemos es lo siguiente: primero explicar qué significa el acoso. El acoso se construye de esta manera, el que acosa se está defendiendo del acosador por alguna razón que el acosado desconoce. Algo tiene el acosado que lo pone en peligro. Por ejemplo:. Todos roban en un lugar y hay uno que no roba, ése es peligroso. Me lo tengo que sacar de encima, puede hablar.</p> <p style="text-align: justify;">Yo tuve un caso hace muchísimos años, uno de los primeros casos que me llegaron de una persona en una fábrica que entra, un chico joven y al poco tiempo de estar se accidenta una mano. Usted vió lo que hacen los de Seguridad e Higiene, hoy es el día 3952: 5 horas: 3 minutos: 40 segundos que no tenemos accidente. ¿Qué les hacía el chico al accidentarse? Lo dejaba en cero. Entonces la gente de Seguridad e Higiene trató que el chico se fuera, primero le pusieron una curita y le dijeron que no era nada, el chico&nbsp; fue a un traumatólogo, casi pierde la mano si no hubiera sido por él, tenía todas las historias clínicas, todo. Se estaba por casar,&nbsp; llaman a la novia y le dicen que él andaba con una secretaria; él tenía un día de franco para hacer los trámites para casarse, iba a salir para irse a su casa y le dicen que se le había suspendido el franco, que se tenía que quedar, lo volvieron loco. Pero el chico&nbsp; la tenia clarísima, él quería trabajar, había logrado ese trabajo y no se quería ir, era una empresa que tenía muchas sucursales y muy importante en la zona. ”Será en ésta o en otra sede pero de acá no me voy” le escribió una carta al director de Recursos Humanos. El chico vivía en el Interior y me lo mandaron para que yo lo entrevistara para ver si decía la verdad o no. Era cierto lo que le pasaba.</p> <p style="text-align: justify;"><strong>Entrevistadora: Era a través de entrevistas...</strong></p> <p style="text-align: justify;">GF: Yo le tome un Rorschach para ver si había indicadores de psicopatía y además le hice entrevista. Lo tuve un día entero en mi oficina, por ahí me paraba me iba y lo dejaba solo en el medio de la entrevista y a la media hora volvía y le decía “donde estábamos, a ver…no me acuerdo qué me habías dicho”. Y él me repetía exactamente lo mismo. O sea, trataba de hacer jueguitos de ese tipo para ver si cambiaba la historia. Si se pisaba.</p> <p style="text-align: justify;">El chico trajo la historia clínica. Lo revisó un médico también. Había &nbsp;tenido el accidente y se intervino y hubo una intervención en el área de Seguridad e Higiene muy seria, y al chico se lo mantuvo en su lugar de trabajo.</p> <p style="text-align: justify;"><strong>Entrevistadora</strong>: E<strong>sto es un modo de intervención de Psicología del Trabajo. Usted nos había comentado el otro día en la entrevista que habían formado junto con el profesor &nbsp;Varela a partir de un pedido que hubo….</strong>&nbsp;</p> <p style="text-align: justify;">GF: Exacto. Cuando estaba &nbsp;en la gestión como Vice Decana, &nbsp;estaba también Varela que sigue siendo el Secretario del Consejo, Sara Slapak que era la Decana en ese momento, recibe un llamado de la doctora Parga, que era una fiscal que estaba por zona de Once, Fiscalía de Investigaciones Administrativas. Esta señora había tenido un cáncer por una situación de acoso, se había recuperado y le habían dado esta Fiscalía para que investigara justamente sobre el acoso. El primer día hubo una cola de unas 200 personas para presentar denuncias. Se asustó tanto por la masividad que llamó a Sara para que la ayudara y Sara me llamo. “Vení a ayudarme que sos de Psicología del Trabajo”, Sara también dice: “Vení vos Varela también que sos de Forense a ver qué hacemos”.&nbsp;</p> <p style="text-align: justify;">Fue en el 2006, nos sentamos y armamos el programa de Extensión de Asistencia a la Víctima donde nosotros hacíamos toda la asistencia, y lo que hacía Osvaldo y hace es todo el servicio del Gabinete Pericial, todas las pericias que se le hacen al acosador y al acosado. Y así, empezó de a poquito.&nbsp;</p> <p style="text-align: justify;">En realidad con la doctora hicimos bastante poco. Instalamos este tema &nbsp;y nos dieron el primer subsidio para investigar por el Ubacyt, y lo que investigamos más que nada fue violencia laboral. Era “Riesgos psicosociales. Efectos subjetivos e intersubjetivos de la precarización laboral”, fue nuestra primera investigación del 2007.</p> <p style="text-align: justify;">Empezamos con el tema de violencia, la precarización también como una forma de violencia porque la violencia es más amplia, el acoso es una forma de violencia pero después está el estrés, el <em>burn out</em>. Las condiciones y el medio ambiente de trabajo, la violencia física. Hay una serie de subtítulos que hacen a la violencia laboral que es como un gran paraguas dentro del cual aparecen estos subitems. El concepto se transformó actualmente en el &nbsp;de Riesgos Psicosociales en el Trabajo, más integral y&nbsp; abarcativo.</p> <p style="text-align: justify;"><strong>Entrevistadora: Esto que&nbsp; menciona ¿entraría dentro de los psicosociales en el trabajo?</strong></p> <p style="text-align: justify;">GF: El acoso es un riesgo psicosocial en el trabajo. Existen factores psicosociales en todo trabajo, que se transforman en riesgos psicosociales cuando cumplen con determinadas características que ponen en riesgo la salud mental o física de alguien trabajador.</p> <p style="text-align: justify;"><strong>Entrevistadora: ¿Los riesgos psicosociales constituyen una de las miradas que ustedes tienen?&nbsp;</strong></p> <p style="text-align: justify;">GF: Nosotros abordamos los riesgos psicosociales y de hecho hemos desarrollado en algunas investigaciones posteriores herramientas de medición de riesgos. Primero elaboramos una para medir el acoso laboral o <em>moobing</em> después para medir los riesgos psicosociales. Ahora estamos trabajando sobre la cultura, todo el tema de la vulnerabilidad laboral, qué hechos generan el impacto de los &nbsp;riesgos laborales con esta precariedad que hay, &nbsp;cómo colabora la cultura organizacional y qué impacto tiene en el contrato psicológico del sujeto con esa organización. Un poco lo de Glovo.</p> <p style="text-align: justify;">Hay una cultura organizacional y un contrato psicológico que tienen que ver con las expectativas cruzadas entre el trabajador y el contratante donde, además de que me pague, está lo que yo espero de esa nueva vida laboral, &nbsp;de expectativas de ida y de vuelta no solo en términos cuantitativos y objetivos, también en lo cualitativo. ”Va a ser bárbaro, me va a solucionar todos los problemas, si funciona bien lo puedo desarrollar va a ser mi sucesor”. Y el otro dice “éste puede ser mi trabajo, &nbsp;qué bueno, acá estoy más tranquilo porque voy a poder crecer mientras estudio”.</p> <p style="text-align: justify;"><strong>Entrevistadora: ¿Ustedes intervienen tanto en el imaginario del que va a tomar?&nbsp;</strong></p> <p style="text-align: justify;">GF: nosotros intervenimos cuando eso se quiebra. Pero primero interviene cuando hace selección. No hablando del contrato, pero de alguna manera está dando entrada al contrato psicológico, porque usted dice:&nbsp; la empresa es así, vas a poder crecer. Genera las expectativas y sabe que son ciertas...porque le dice “Mirá el horario es de 9 a 18 horas pero nunca te vas a poder ir a las 18”. Yo eso lo blanqueo. Si usted ya sabe puede elegir, aceptar o no, acomodarse.&nbsp; Nunca engañar, tiene corta vida y es riesgoso, genera mucho malestar,</p> <p style="text-align: justify;"><strong>Entrevistadora: De alguna manera, de parte de ustedes se explicitan cuáles son las reglas del juego.</strong></p> <p style="text-align: justify;">GF: El otro lo toma o lo deja.&nbsp; Esa generación de necesidades y deseos y expectativas cruzadas, subjetivas se genera a partir de estas conversaciones. Si usted no tiene &nbsp;la expectativa de ir a trabajar a algún lado con esas características no va; y si el otro no piensa “qué contento estoy que conseguí a alguien que me va a hacer este trabajo” tampoco lo va a recibir bien. Se da en la &nbsp;subjetividad, no está explicitado en palabras pero que aparece cuando se rompe. Cuando alguien se va o es echado, cuando se rompe ese hilo de plata que está ahí, &nbsp;que no sabemos donde está físicamente ni qué palabras tiene, pero hay un espacio ahí que se rompe.</p> <p style="text-align: justify;"><strong>Entrevistadora: ¿Se trabaja con el empleador algo del perfil que está buscando?</strong></p> <p style="text-align: justify;">GF: Siempre, es básico. El empleador es el que&nbsp; dice lo que quiere y lo que no quiere, nosotros lo ayudamos y si pide imposibles se lo mostramos. Uno también puede elegir para qué empresa trabajar como consultor, si hay temas que ponen en tela de juicio nuestros valores podemos rechazar el realizar el servicio.</p> <p style="text-align: justify;"><strong>Entrevistadora: Pero ¿Ustedes intervienen si algo&nbsp; no cierra demasiado en el perfil, si es un perfil contradictorio?</strong></p> <p style="text-align: justify;">GF: Si hay contradicciones sí, ahora si el señor este no quiere que fumen,…Podrá decirme que se puede apelar al &nbsp;Inadi. Pero si usted tiene una empresa y no quiere que ahí se fume, y va a incorporar gente, bueno es uno de los requisitos. Él quiere que en su empresa no haya gordos y bueno, si le mandamos un gordo no lo va a tomar. La gran pregunta es por qué no quiere fumadores o gordos.</p> <p style="text-align: justify;"><strong>Entrevistadora: ¿Puede haber un pedido así?</strong></p> <p style="text-align: justify;">GF: Si se trata de una línea de belleza sí. Salvo que tenga una línea para XL.</p> <p style="text-align: justify;">Me ocurrió una anécdota graciosa. Fue cuando trabajaba por primera vez &nbsp;como consultora en el área laboral. Estaba en una empresa y buscábamos administrativos, y el gerente me pidió que no fueran Testigos de Jehová, no quería que pertenecieran a esa religión. Había que buscar doscientos &nbsp;y no llegábamos con el número y había uno que era Testigo de Jehová. Yo dije “citémoslo, total no le vamos a preguntar la religión”. Como a los cuatro o cinco meses me llama el gerente y me dice “Necesito que me busques varios Marianos, porque es extraordinario, agacha la cabeza, trabaja, no falta nunca es súper respetuoso. Y yo transpiraba. Era el mejor empleado. Entonces le dije: “Te tengo que confesar algo que es terrible, vos hacé lo que quieras, es mi último minuto acá-. Mariano es Testigo de Jehová’.&nbsp;</p> <p style="text-align: justify;">El lo tomó a risa. Y le dije: “Te rompí un prejuicio” y a partir de ahí, charlamos sobre los prejuicios,... pero el chico le demostró que era excelente.&nbsp;</p> <p style="text-align: justify;">Ahora ¿qué pasaba ahí? no había ni gordo, ni cigarrillo, ni apellido que no quisieran tomar por alguna decisión, era religión y el chico no exteriorizaba la religión. Estuvo seis o siete meses y nadie se dio cuenta de que era Testigo de Jehová, él iba y trabajaba. Entonces es algo que pudimos meter. Pero hay cosas que no se pueden disimular.</p> <p style="text-align: justify;">Hay un tema, es una delgada línea porque si yo soy el dueño de una empresa y no quiero que vengan determinados personajes a mi empresa tengo todo el derecho del mundo. Esas cosas no se pueden hacer en un ente publico pero en una entidad privada si.&nbsp;Depende cuál es el prejuicio.</p> <p style="text-align: justify;"><strong>Entrevistadora</strong>: <strong>¿Hace muchos años que está en la cátedra?</strong></p> <p style="text-align: justify;">GF: Veinticinco años.</p> <p style="text-align: justify;"><strong>Entrevistadora: En estos veinticinco años hubo todo un viraje de lo que es el mundo laboral, de lo que es el <em>home office</em> etc. etc. Esto de alguna manera ¿Les hizo modificar los programas? Porque era un mundo y ahora es otro.</strong></p> <p style="text-align: justify;">GF: Sí, los fuimos adaptando. En este momento incluí en el programa nuevo un capítulo del libro <em>Sálvese quien pueda</em>, de Andrés Oppenheimer. No es un libro teórico, es de divulgación pero muestra lo que es la revolución digital, &nbsp;hacia dónde vamos.</p> <p style="text-align: justify;"><strong>Entrevistadora</strong>: <strong>Claro, porque cuando usted comenzó eran unos códigos y ahora son otros.</strong></p> <p style="text-align: justify;">GF: Era otro mundo. Le digo más, la materia nunca fue tratada como Psicología del Trabajo, tuvo sesgos más marxistas, más de cuestionar el sistema, era ese el discurso. Pero es una de las especialidades de la Psicología.</p> <p style="text-align: justify;">Cuando yo ingresé traje el mundo del trabajo en que vivimos, ni para aprobarlo ni para denostarlo, para presentarlo. Estamos trabajando acá, de esto tenemos que dar cuenta, a esta gente, como psicólogos, tenemos que darle una mano y tenemos que entender este mundo para ver cómo lo mejoramos, no podemos negarlo.</p> <p style="text-align: justify;">Me propuse sacar a la Psicología del Trabajo de su ostracismo y discriminación. Entonces me tildaron de todo,&nbsp; tuve serios problemas, el Centro de Estudiantes, de izquierda, me hizo de todo. A mí lo que más me preocupaba era que la gente de mi cátedra se fuera, siempre decía en las reuniones de cátedra “agarrémonos de la mano que podemos”. El comienzo fue duro pero estoy acostumbrada a la adversidad.</p> <p style="text-align: justify;"><strong>Entrevistadora: Estaba Ricardo Malfé en una época.&nbsp;</strong></p> <p style="text-align: justify;">GF: Yo heredé un programa de él &nbsp;ya que hubo que tomar muchos exámenes a los alumnos que quedaron de la cátedra donde una de las unidades era el trabajo del inconsciente. Yo siempre sentí que él se burlaba de la Psicología del Trabajo y alguna vez leí que él dijo que no creía en la Psicología del Trabajo. Se le notaba a la legua, no sé para qué le dieron esa materia.</p> <p style="text-align: justify;"><strong>Entrevistadora</strong>: <strong>Tal vez fue el primero en tenerla.</strong></p> <p style="text-align: justify;">GF: No, no fue el primero, estuvieron dando vueltas Bertoni, Hernández Agramonte, hubo otros. Después él ganó el concurso y &nbsp;y cuando dejó la cátedra, porque&nbsp; renunció, y yo gané el concurso, él con su gente me quisieron destruir, me hizo de todo. Tengo anécdotas:, yo entraba y encontraba en el piso de Independencia&nbsp; un papelito que tengo guardado que decía: ‘Filippi quiere que nos convirtamos en odiosos selectores de personal’, eran tan ignorantes que para ellos Selección y Psicología del Trabajo eran sinónimos.&nbsp;</p> <p style="text-align: justify;">Lo que pasa es que había todo un discurso de descalificación, de denostarnos y ningunearnos, de descalificarnos y decirnos que nosotros hacíamos Selección y sojuzgábamos a los trabajadores; y en realidad la selección es una herramienta de trabajo porque a la gente hay que ingresarla con un criterio. De hecho no todas las consultoras de selección que hay&nbsp; son de psicólogos. Es una herramienta pero la Psicología del Trabajo no es eso, es la problemática del hombre trabajando. Y ver cómo se da respuesta a eso, y una de las intervenciones es seleccionar personas, que es muy difícil. ¿Por qué? porque la búsqueda tiene tres patas, una tiene que ver con las características formales: la edad, los estudios, los conocimientos, la experiencia, que viva cerca, que viva lejos; después está el perfil propiamente dicho que tiene que ver con los comportamientos que se espera que esa persona, en ese modelo de trabajo, despliegue que ahora se llama Competencias Laborales pero que en su momento eran las habilidades, las aptitudes, cómo quiere que sea esta persona: que no me venga a preguntar todo, quiero que sea autónomo, que proponga. Porque un puesto puede tener formas de comportarse para llevarlo a cabo de maneras muy diferentes,</p> <p style="text-align: justify;">Entonces en ese lugar quieren que hagamos así.&nbsp; O sea la cultura de la organización quiere decir: las cosas aquí se hacen de esta manera, porque la cultura son formas de vida de una población, bueno en una organización es lo mismo. ¿Cómo hacen las cosas acá? Bueno acá no se decide nada, todo se pregunta, ”Ojo con esto, ojo con lo otro. O quiero esto quiero lo otro” Eso es la pata que tiene que ver con ser funcional a la cultura, porque la tercera pata es hacer sinergia con la cultura organizacional. Si usted no haces sinergia,&nbsp; choca con expectativas diferentes &nbsp;y entra por una puerta y sale por la otra.</p> <p style="text-align: justify;"><strong>Entrevistadora: ¿Acá ingresaría esta otra vertiente que tienen ustedes que es la capacitación?</strong></p> <p style="text-align: justify;">GF: La capacitación. A ver. Hay un área de lo que es la intervención en psicología que se llama el Desarrollo, que es lo que yo hago. El perfil de mi consultora es de Desarrollo. Para mí esa es una pata importante de la Psicología del Trabajo pero ¿por qué? ahí hago Psicología del Trabajo porque desarrollar tiene que ver con esa persona que trabaja, cómo es, qué habilidades tiene, qué aptitudes tiene, qué necesita, ¿tiene recursos para crecer? Le hago un estudio de potencial y entonces lo tengo que desarrollar. Para desarrollarlo tengo herramientas: una es la capacitación, le enseño cosas <em>hard</em>. Y también le enseño habilidades blandas, hago cursos de liderazgo, esto no se agota porque los cursos son grupales y ahí la gente entra en tema, pero para llegar más lejos hay dos herramientas, una que es el <em>mentoring </em>y otra que es el <em>coaching</em>.&nbsp;</p> <p style="text-align: justify;">El <em>mentoring</em> ¿qué es?, trabajamos en una organización y usted sabe muchísimo de un tema, la tiene clara. Y una persona que necesita crecer, usted es el mentor entonces lo ayuda a que cuando tenga un problema, le llama y usted le explica cómo tiene que resolverlo, como una especie de un tutor. Hay gente que lo hace espontáneamente, cualquier cosa pregúntele a fulano y fulano le explica.</p> <p style="text-align: justify;">El <em>coach</em> es alguien que tiene que ser de afuera de la organización &nbsp;y que destraba aquellas habilidades o aptitudes con las que se tropieza y necesita reformular para poder crecer. Todo eso tiene que ver con desarrollar a la gente, con hacerla crecer, hacer que mejore, trabajar mejor. Por eso&nbsp; digo que es Psicología del Trabajo porque es ocuparse del sujeto, la Psicología del Trabajo se centra en el sujeto. Con la Psicología Organizacional en la organización, ¿qué sucede? El sujeto siempre va a estar, las organizaciones están en evolución, la tradicional está en crisis, está en transformación, &nbsp;va mutando El sujeto también &nbsp;es alguien en desarrollo, en transformación, pero la existencia de la organización depende de la existencia de los trabajadores, no viceversa, De todas maneras, se viene la robótica.</p> <p style="text-align: justify;"><strong>Entrevistadora</strong>: <strong>Con lo cual es muy interesante lo que plantea porque está constantemente atravesado por la subjetividad.</strong></p> <p style="text-align: justify;">GF: Absolutamente. Hasta tal punto que yo planteo, en mi tesis, que hay una subjetividad que es laboral, hay un espacio dentro de la subjetividad que tiene que ver con el trabajo y lo tiene porque en un modelo de producción capitalista como el nuestro, el trabajo ocupa un lugar muy importante, es productor de positividades y de negatividades.&nbsp;</p> <p style="text-align: justify;">Aporta a la identidad. Antes era el que le daba la identidad en modelos anteriores, yo soy lo que hago. Ahora: “yo soy y hago tales cosas”; creo que esta crisis que hubo, de alguna manera, el beneficio secundario que aportó es que&nbsp; rompió esto, de que el ”hacer define al ser”. Ahora el hacer aporta al ser pero no lo define totalmente. Una cosa es ser dador de identidad central, otra, de identidad periférica. &nbsp;</p> <p style="text-align: justify;"><strong>Entrevistadora: A pesar de que en castellano se dice ¿qué es? Soy psicóloga, sigue apelando desde el lenguaje.</strong></p> <p style="text-align: justify;">GF: Ese modelo es el que está en crisis. Usted no es psicóloga, usted es fulana, le gustan estas cosas y además estudió psicología y trabaja como psicóloga. Antes era central. Por eso uno de los aportes de mi tesis es demostrar que la identidad que aporta el trabajo es una identidad relativa no central, cada momento de su no trabajo, de su crisis, o de sus crecimientos&nbsp; suman a su identidad pero no centraliza su identidad.</p> <p style="text-align: justify;"><strong>Entrevistadora: Con lo cual no la hace estática.</strong></p> <p style="text-align: justify;">GF: No, en absoluto. Precisamente lo que no la hace estática también es que antes usted trabajaba desde que empezaba y se jubilaba en el mismo lugar. Y ahora se cambia de trabajo con frecuencia y además de eso hay otro dato, hay una gran pregnancia en ser el propio jefe, de tener lo propio.&nbsp;</p> <p style="text-align: justify;">En el año 98&nbsp; hice una investigación: “Efectos psicológicos de la desocupación en jóvenes”. Lo que más me llamó la atención de esa investigación, que para mí fue el dato más importante, es que en esa época -hace ya veinte años- era significativo que los jóvenes querían tener su propio emprendimiento como expectativa laboral.</p> <p style="text-align: justify;">En general, antes la expectativa era trabajar en determinada empresa, en el Estado, era ir a algún lugar y los cuentapropistas eran muy pocos porque eran en general los que trabajaban en la empresa de su papá y no estaba difundido &nbsp;el proyecto de tener algo propio.</p> <p style="text-align: justify;">A mí ese dato me llamó poderosamente la atención. Uno de los datos más rico que tenía esa investigación era eso. Salía un 11% o 12%, que era alto, de gente que quería algo propio.&nbsp;Era inédito en esa época.</p> <p style="text-align: justify;">En la investigación de mi tesis que se hizo en &nbsp;2006 / 2007 que yo defendí en 2008 donde estudie el significado y el valor del trabajo, usé una herramienta el MOW ,&nbsp; que es una herramienta inglesa que se empezó a usar en la época de la crisis en 1987. Esa herramienta tiene una pregunta final que es la mejor de todas, que dice:</p> <p style="text-align: justify;">Si usted ganara la lotería ¿qué haría? ¿Dejaría de trabajar o seguiría trabajando? Bueno, si dejaría de trabajar ¿por qué? Y si seguiría trabajando ¿en qué condiciones? ¿Qué fue lo que más respondieron?, en todos los grupos: seguiría trabajando. Las &nbsp;condiciones: ser mi propio jefe, manejar mi tiempo, esto último es un error porque cuando usted es su propio jefe pierde libertad, está las veinticuatro horas pensando los pagos al banco, de dónde sacar la plata para pagar los sueldos, lo cual es una fantasía que maneja su tiempo.&nbsp;</p> <p style="text-align: justify;">En realidad el tiempo no se administra más porque la tecnología nos invadió tanto que ya no hay vacaciones de tres meses, las vacaciones son cortas. Lleva la tecnología adonde va con lo cual está cuidando su empresa o &nbsp;su puesto de trabajo para que cuando vuelvas esté todo en orden.</p> <p style="text-align: justify;">Ha estallado&nbsp; todas estas cosas se han modificado y se siguen modificando. La tecnología se metió por todos lados, estalló todo.</p> <p style="text-align: justify;"><strong>Entrevistadora</strong>: <strong>Con la historia&nbsp; académica que usted tiene, ¿estos distintos avatares fueron cambiando los rumbos tanto en el ámbito privado y en el ámbito académico, no?</strong></p> <p style="text-align: justify;">GF: Hay una cosa que&nbsp; me llamó la atención en el año 97. Participé en la búsqueda de un supermercado que se iba a instalar acá. Quería jóvenes profesionales que les iban a pagar un sueldazo, pero los quería de sábado a sábado. Y para el Día de la Madre o el Día del Niño se quedaran a dormir ahí. Y yo dije: ”van a hacer cola”.&nbsp;Los jóvenes profesionales tendrían hasta 27 años&nbsp; me dijeron: ”Fines de semana no, si yo no puedo estar con mi familia o con mi novia no, no quiero”.&nbsp;</p> <p style="text-align: justify;">La fuerte desocupación&nbsp; fue la que quebró esto de “yo soy mi trabajo”, lo que hago y la preocupación, primero el trabajo y después la vida, pasó en limpio que en realidad la familia es lo más importante, revalorizó otros vínculos, las amistades y la vida personal.&nbsp;</p> <p style="text-align: justify;"><strong>Entrevistadora</strong>: Y<strong> acá coincide lo que usted dice: No me defino por mi trabajo, me defino por otras cosas.</strong></p> <p style="text-align: justify;">GF: A mí eso me shockeó. Yo dije ¿qué esta pasando acá? y empezó el gran discurso de: ”yo valoro mi vida personal, si invaden mi vida personal no”. Hoy los jóvenes quieren trabajos donde puedan crecer y aprender aunque ganen menos.&nbsp;</p> <p style="text-align: justify;"><strong>Entrevistadora</strong>: <strong>¿No esto que usted marcaba al principio de entro y me jubilo?</strong></p> <p style="text-align: justify;">GF: No. Y además el liderazgo que buscan no es el liderazgo autocrático centralizado, sino un liderazgo participativo más democrático, el co liderazgo, el liderazgo circular. Por ejemplo, hay un proyecto: ”Yo soy el jefe del equipo, el que coordino pero vos sos la que más sabes, hacete cargo del liderazgo, así que manejalo vos. Yo no dejo de ser el jefe por eso, no pierdo mi lugar, gestiono”.</p> <p style="text-align: justify;">Se necesita gente con&nbsp; mentalidad de hacer eso, pero si hay un sujeto&nbsp; que siente que haciendo esto pierde su poder y sus emblemas, no lo va a hacer por más que sea el año 2048.&nbsp;</p> <p style="text-align: justify;"><strong>Entrevistadora</strong>: <strong>¿Ahí sí entra lo etario? ¿Una persona más joven le tendría menos miedo a esto? ¿O son rasgos de personalidad?</strong></p> <p style="text-align: justify;">GF: No. Para mí tiene que ver con la mediocridad. Hay que leer <em>El hombre mediocre</em> de José Ingenieros. Es la mediocridad. No tiene que ver con lo obsesivo, compulsivo, histérico, tiene que ver con: ”Yo estoy seguro donde estoy, yo sé que voy a crecer. Vos crecé. Yo te abro la puerta total no me vas a alcanzar y si me alcanzas chau te saludo, que bueno”.&nbsp;</p> <p style="text-align: justify;">Eso es entender que uno es finito y que pasa, no se queda. Y pasa aunque lo niegue, pasa. Eso es la vida. Si usted entiende que pasa entonces le tiende la mano al de&nbsp; abajo y lo ayuda.&nbsp;Es otra&nbsp; manera de perdurar.</p> <p style="text-align: justify;">Hay una cosa que yo creo: Nadie llega solo a ningún lado, todos tuvimos alguien que nos dio una mano. Uno tiene que tener la generosidad de devolver eso a las generaciones que vienen. &nbsp;</p> <p style="text-align: justify;"><strong>Entrevistadora: Una pregunta más. ¿Qué pasó con lo de AFIP?</strong></p> <p style="text-align: justify;">GF: Sí, lo de AFIP fue así. Cuando hicimos este programa de asistencia a la víctima, Alberto Abad, que es una pena se haya retirado, es brillante. Me llamó y me pidió&nbsp; un dispositivo, él quería tratar el acoso laboral. Año 2007, piense que &nbsp;el acoso laboral &nbsp;es algo muy nuevo. Se tipifico en 1980 o sea que en términos de años no tiene cuarenta años.&nbsp;</p> <p style="text-align: justify;">En&nbsp; 2007 cuando empezamos a hablar con Abad esto tenía veinte años, o veinticinco. El me dijo: ”Yo quiero trabajar el acoso laboral dentro de la AFIP que acá hay mucho, pero necesito que no aparezca como acoso”. Y apareció como el dispositivo de riesgo psicosocial, lo cual permitió que no se tratara solo acoso, también el <em>burnout</em>, el estrés, pero ¿qué pasó? Contamos con Iván Scocco, -un tipo de mente abierta, porque no cualquier director de RRHH de una institución y menos como la AFIP era capaz de ver esto-. Como decía, contamos con dos pilares Abad y Scocco. &nbsp;Firmamos el convenio y a los &nbsp;quince días lo echaron a Abad, si no hubiera sido por Iván nos íbamos al mes. Él lo vio, lo protegió y lo cuidó y eso hizo que trabajáramos hasta hace muy poco desde la facultad. Ahora quedó como un dispositivo interno que sigue con gente de mi cátedra, pero contratada.</p> <p style="text-align: justify;">Esto era de alguna manera un intercambio y&nbsp; se cortó. Pero trabajamos diez años, de 2007 a 2018 y se hizo muchísimo. Nos costó al comienzo porque era un cheque en blanco que alguien mandara una denuncia a Recursos Humanos diciendo que lo estaban acosando. Decíamos que era confidencial pero había que probarlo. Siempre alguno hace punta.&nbsp;</p> <p style="text-align: justify;">Cuando se dieron cuenta de que lo que hacíamos&nbsp; no era para echar a nadie, para enjuiciar a nadie, sino que realmente estábamos funcionando como un dispositivo que permitía que estas cosas se controlaran de alguna manera, se apropiaron de la posibilidad y entonces empezaron a aparecer las denuncias.</p> <p style="text-align: justify;">Nunca estigmatizamos a nadie: ”vos sos acosador” ni nada. Entonces nos enviaban a hacer encuestas de climas,&nbsp; y cuando llegábamos ya se sabía que llegábamos nosotros. Veníamos a intervenir para sacar información pero la gente sabía, el que era acosado o maltratador, veía el movimiento y se calmaba. Entonces esto permitía que se aliviaran situaciones.</p> <p style="text-align: justify;"><strong>Entrevistadora: La sola presencia condicionaba.</strong></p> <p style="text-align: justify;">GF: Claro,&nbsp; ponía un freno. “Algo huele mal en Dinamarca”, decía Hamlet.</p> <p style="text-align: justify;"><strong>Entrevistadora: Ha sido un lindo proyecto.</strong></p> <p style="text-align: justify;">GF: Si, fue hermoso. En su momento fue &nbsp;rico, generador de grandes aprendizajes.&nbsp;Fuimos protagonistas de una idea muy de avanzada en su momento.</p> <p style="text-align: justify;"><strong>Entrevistadora: ¿Hay algo sobre eso escrito?</strong></p> <p style="text-align: justify;">GF: No, teníamos un acuerdo de confidencialidad.</p> <p style="text-align: justify;"><strong>Entrevistadora: ¿Qué otras investigaciones realizaron?</strong></p> <p style="text-align: justify;">GF: son las &nbsp;siguientes:</p> <p style="text-align: justify;">Proyectos UBACyT:</p> <p style="text-align: justify;">2018-2020: “Hacia un modelo contextual explicativo de los riesgos psicosociales y el acoso laboral: transformaciones de la cultura organizacional y del contrato psicológico en contextos de reforma” FERRARI – FILIPPI.</p> <p style="text-align: justify;">2014-2017 “Hacia un modelo comprensivo de las condiciones de emergencia y de las consecuencias psicosociales del acoso y la violencia en el trabajo. Insumos para intervenciones preventivas y resolutivas orientadas a la salud del trabajador”. FERRARI-FILIPPI.</p> <p style="text-align: justify;">2014-2016 “Poder, afiliación y efectividad en contextos de violencia laboral” FILIPPI.</p> <p style="text-align: justify;">2008-2011 “Riesgos psicosociales de los trabajadores. Efectos subjetivos e intersubjetivos de la precarización laboral”. FILIPPI-FRANCO JORGE</p> <p style="text-align: justify;">2007-2009: “Riesgos psicosociales de los trabajadores. Efectos subjetivos e intersubjetivos de la precarización laboral” FILIPPI-JUAN DE LA POZA.</p> <p style="text-align: justify;"><strong>Entrevistadora: L</strong><strong>e agradecemos este rico intercambio, donde queda reflejada su larga&nbsp;trayectoria y experiencia en el campo de la Psicología Laboral.</strong></p> 2019-07-23T12:11:54-03:00 Derechos de autor 2019 Diagnosis http://revistadiagnosis.org.ar/index.php/diagnosis/article/view/237 CALENDARIO DE CONGRESOS 2019-08-15T16:53:03-03:00 FUNDACION PROSAM prosam@fundacionprosam.org.ar <p><strong>2019<br></strong><strong>Agosto<br></strong><strong>21-24 </strong><span style="font-weight: 400;">19no Congreso Mundial de Psiquiatría de World Psychiatric Association (WPA)., Lisboa, Portugal<br></span><a href="https://2019.wcp-congress.com/"><span style="font-weight: 400;">https://2019.wcp-congress.com/</span></a></p> <p><strong>Septiembre</strong><span style="font-weight: 400;"><br></span><span style="font-weight: 400;">2-4 XXI Congreso Argentino de Neuropsiquiatría (ANA), Buenos Aires, Argentina.</span><span style="font-weight: 400;"><br></span><a href="http://neuropsiquiatria.org.ar/congresos/"><span style="font-weight: 400;">http://neuropsiquiatria.org.ar/congresos/</span></a></p> <p><span style="font-weight: 400;">7-10 &nbsp;32th ECNP Congreso, Copenahague, Dinamarca.</span><span style="font-weight: 400;"><br></span><a href="https://www.ecnp.eu/"><span style="font-weight: 400;">https://www.ecnp.eu/</span></a><span style="font-weight: 400;">&nbsp;</span></p> <p><span style="font-weight: 400;">19-21 VI Congreso Internacional de Psicología del &nbsp;Tucumán, Tucumán, Argentina.</span><span style="font-weight: 400;"><br></span><a href="http://congresopsituc.com.ar/"><span style="font-weight: 400;">http://congresopsituc.com.ar/</span></a></p> <p><strong>Octubre</strong><span style="font-weight: 400;"><br></span><span style="font-weight: 400;">22-24 27° Congreso Internacional de psiquiatría (AAP), Buenos Aires, Argentina.<br></span><a href="http://www.aap.org.ar/content.php?id=239"><span style="font-weight: 400;">http://www.aap.org.ar/content.php?id=239</span></a></p> <p><span style="font-weight: 400;">29-2/11 VIII CONGRESO INTERNACIONAL DE PSICOLOGÍA Y EDUCACIÓN, Santiago de Queretaro, México.</span><span style="font-weight: 400;"><br></span><a href="https://www.congresospi.com/congreso-mexico-2019/"><span style="font-weight: 400;">https://www.congresospi.com/congreso-mexico-2019/</span></a></p> <p><strong>Noviembre</strong><span style="font-weight: 400;"><br></span><span style="font-weight: 400;">5-8&nbsp; Congreso Mundial de Salud Mental, Buenos Aires, Argentina<br></span><a href="https://wfmh2019.com/es"><span style="font-weight: 400;">https://wfmh2019.com/es</span></a></p> <p><span style="font-weight: 400;">27-29 XI Congreso Internacional de Investigación y práctica profesional en Psicología (UBA), Buenos Aires, Argentina.</span><span style="font-weight: 400;"><br></span><a href="http://ji.psi.uba.ar/xxvi/esp/index.php?var=inicio.php"><span style="font-weight: 400;">http://ji.psi.uba.ar/xxvi/esp/index.php?var=inicio.php</span></a><span style="font-weight: 400;">&nbsp;</span></p> <p><strong>Diciembre<br></strong><span style="font-weight: 400;">4-6 7° Congreso Internacional de Investigación (UNLP), La Plata, Buenos Aires, Argentina<br></span><a href="http://www.psico.unlp.edu.ar/secretaria_de_investigacion"><span style="font-weight: 400;">http://www.psico.unlp.edu.ar/secretaria_de_investigacion</span></a></p> <p><span style="font-weight: 400;">&nbsp;</span></p> 2019-07-23T14:58:57-03:00 Derechos de autor 2019 Diagnosis http://revistadiagnosis.org.ar/index.php/diagnosis/article/view/228 REVISIÓN DE NOVEDADES BIBLIOGRÁFICAS 2019-08-13T11:23:16-03:00 Verónica Buchanan verobuchanan@gmail.com <p>Comentario del Libro <strong>&nbsp;<em>Deleuze&amp;Guattari. El deseo y lo social </em></strong>de Manuel Murillo<br>Ed. Brueghel enero 2019</p> <p>Hay libros por donde conviene conocer a un autor. Esta ocasión me permite invitarlos a la lectura de uno de esos libros: <em>Deleuze&amp;Guattari. El deseo y lo social</em>, escrito por Manuel Murillo y editado por Brueghel.</p> <p style="text-align: justify;">Manuel Murillo es Psicoanalista, Lic. en Psicología, Magister en Psicoanálisis y Doctor en Psicología por la Universidad de Buenos Aires, Docente de grado y posgrado de la misma universidad. Realizó su concurrencia en el Centro de Salud Mental Nº3 Dr. Arturo A. Ameghino. Además, es Miembro del Comité Editorial de la revista <em>Huellas. Psicoanálisis y territorio</em> y coordina junto a Juan Pablo Pinto Venegas -quien escribió el prólogo del libro que estamos presentando- el blog <em>Psicoanálisis y no psicoanálisis</em>.</p> <p style="text-align: justify;">Éste es su cuarto libro, luego de <em>¿Qué son los tres registros? Genealogía de una hipótesis de J. Lacan</em> (2017), <em>¿Qué es la época? Psicoanálisis, historia y subjetividad</em> (2018) y <em>¿Qué es el acto analítico? Deseo y técnica en Psicoanálisis</em> (2018).</p> <p style="text-align: justify;">Con <em>Deleuze&amp;Guattari. El deseo y lo social</em>, Manuel Murillo continúa un trabajo que orienta su escritura, recoge de los bordes del campo del psicoanálisis, de las orillas de un campo de saber, aquellos elementos que el movimiento de las olas no define si acerca o aleja, si incorpora o rechaza. Pescador de estos elementos que la marea no termina de traer ni de llevarse, se toma el trabajo de recogerlos, leerlos, escribirlos para señalar su movimiento y para decir, bien-decir, los efectos de estos elementos en la práctica del psicoanálisis.</p> <p style="text-align: justify;">El movimiento de esta escritura señala, cuando no descubre, que aquello que está en esos bordes abiertos participa de la sustancia nuclear de nuestra práctica. Que el psicoanálisis no es un saber que se produzca, necesariamente ni de manera especial, en las instituciones de psicoanálisis. Que ese saber tiene la textura del encuentro clínico, que toma y se teje con los elementos, a veces inesperados, que le van acercando las mareas. Es en este sentido que el libro se orienta en un movimiento que <em>no arma un complejo de Edipo… pero tampoco de anti-edipo</em> (Murillo, M. 2019. p23).</p> <p style="text-align: justify;">Ya desde la introducción, el libro abre las puertas a esos invitados algo inquietantes al psicoanálisis y se propone de modo explícito la tarea de seguir pensando,de poder seguir pensando. Es que no es posible sostener un saber vivo, abierto, si no hay tal apertura a la contingencia de un encuentro. Encuentro en&nbsp; que no se evita la incomodidad ¿entendieron Deleuze y Guattari el psicoanálisis? ¿No lo entendieron? ¿Qué dicen de nuestra práctica, de nuestros puntos ciegos, las críticas que nos dirigen? ¿Las dirigen desde adentro? ¿Desde fuera? ¿Desde dónde? El libro no ahorra esa incomodidad, decide sostener esa tensión para poder seguir pensando. Seguir pensando, con esa conjugación temporal que convoca a la potencia de lo lúdico, como señala Manuel“Esta diferencia es la que permite un juego entre ellas, y el despliegue de una potencia de lecturas” (Murillo, M. 2019. p22).&nbsp;</p> <p style="text-align: justify;">Leo dos preguntas que empujan el libro, en el sentido freudiano del término, <em>drang</em>. Por un lado la pregunta ¿qué relación guardan el deseo y lo social? Y por otro lado, la pregunta que se lee a lo largo del libro ¿es posible escribir un borde<a href="#_ftn1" name="_ftnref1"><sup>[1]</sup></a>, una forma de la castración, al capitalismo?</p> <p style="text-align: justify;">Esta última, que es una pregunta clínica, encuentra respuestas a lo largo libro en, por ejemplo, los epígrafes que acompañan los capítulos: lo comunal impide que el capital se totalice (Tzul), el drama del Edipo encuentra su sentido afuera (Rozitchner), porque el afuera está adentro y no hay adentro más que exterior. Encuentra la potencia de una salida en la esquizofrenia como una mirada diferente (Mamet) y como una abertura (<em>breakthrough</em>). Recupera una ética en las alusiones a la tristeza (Foucault) y a la alegría como otras formas de felicidad (Segato). Encuentra un desarrollo en el capítulo “Capitalismo” en donde trabaja la esclarecedora diferencia, en el recorrido de Deleuze y Guattari, entre la codificación de los flujos que producen y recorren las máquinas deseantes, y la axiomática del capitalismo en donde se postulan reglas de funcionamiento vaciadas de contenido pero que definen relaciones y no pueden ser cuestionadas.</p> <p style="text-align: justify;">Parecen reglas de juego, pero, hay que decir, la dimensión vital de lo lúdico está ahí omitida porque lo único que ahí juega es el funcionamiento de la regla axiomática. La codificación o descodificación de flujos que realizan las máquinas deseantes tiene como soporte al cuerpo sin órganos, no sólo en oposición a organismo sino también a organización (Murillo, M. 2019. p50). La axiomatización del capitalismo, en cambio, promociona en pseudo-libertad, que se soporta en la moneda como cantidad abstracta y en la libertad del hombre para disponer de su fuerza de trabajo. Esta axiomática de la máquina capitalista realiza de una forma extrema la referencia a Lewis Mumford que el autortoma en el capítulo “Genealogía de la máquina”, cuando afirma que los hombres, en tanto reducidos a máquinas, llevan a que los seres humanos se traten con la misma brutalidad que tratan al paisaje (Murillo, M. 2019. p37). “Minimizar los costos para maximizar las ganancias. Cuantos más códigos tenga la máquina, más límites encuentra la minimización de los costos, en términos de derechos y cuidados, no sólo de las personas -que representan una variable de la máquina, el trabajo- sino también de los animales, la naturaleza y el medio ambiente. Pero si no hay códigos, una axiomática puede minimizar los costos a extremos insospechados: reducir la persona a una relación de servidumbre, y tratarla como desechable, envenenar la comida, contaminar el aire, dañar de manera irreparable el medio ambiente, etc.” (Murillo, M. 2019 p58).</p> <p style="text-align: justify;">Señalé que la pregunta es clínica, esto no se hace esperar en la articulación que Murillo lee de la máquina capitalista y su axiomática, con el superyó como empuje a gozar. Pero no sólo en esta articulación con un concepto del psicoanálisis, también se hace presente el sesgo clínico de este abordaje cuando se formula que la axiomática capitalista se produce en instituciones, vínculos y afectos heterogéneos pero que de igual modo están sujetados a este funcionamiento axiomático. En este sentido, ¿cómo escribir el dispositivo analítico? Como montaje de una máquina deseante, como corte y codificación de flujos que, vale la pena destacarlo cada vez, no son los flujos o el deseo de quien consulta, sino de la máquina deseante que se constituye por los elementos que participan de ese encuentro. Manuel, junto con Deleuze y Guattari, escriben en esta dimensión de encuentro, la potencia del acontecimiento como esperanza<a href="#_ftn2" name="_ftnref2"><sup>[2]</sup></a>.</p> <p style="text-align: justify;">La primera pregunta, se soporta de la referencia a Lucrecia Martel “Lo único real es el deseo. Y el deseo es una sopa, un caldo, donde estamos todos metidos”. Por lo demás, encuentra a lo largo del libro múltiples abordajes y recorridos posibles de esta afirmación tan poética como misteriosamente taxativa. Me refiero fundamentalmente al recorrido, al movimiento propio del libro, ya señalado al comienzo de esta reseña. Y es que el libro mismo soporta la pregunta por las máquinas deseantes, se constituye como un elemento que establece conexiones con situaciones clínicas, con preguntas políticas, con campos de saber, con el gusto por la lectura. Este libro no parte del yo, aunque la voz del autor se escuche en la lectura, ni se dirige al yo, aunque la experiencia de la lectura se reencuentre en diversas ocasiones. Es en este sentido, que el libro concluyeque el deseo no es individual ni colectivo, sino que se produce en cuerpos deseantes que en sus conexiones constituyen máquinas deseantes.</p> <p style="text-align: justify;">Por otro lado, un capítulo fundamental del libro es el que aborda las críticas que Deleuze y Guattari hacen al complejo de Edipo del psicoanálisis. En este sentido es central la referencia al pliegue para dar cuenta del recorrido moebiano entre lo familiar y lo social. Se trata de un mismo borde y lado que pasa de “interior a exterior”, pero que en su recorrido produce pliegues, que introducen una geografía de relieves en un recorrido. Manuelseñala “¿Qué es eso que es no-neurótico, no-edípico, pero que tampoco es la psicosis ni la normalidad? El deseo” (Murillo, M. 2019 p.86), y también la posibilidad de la pregunta por los pliegues y refugios del padre. La pregunta y orientación clínica que acá se formula es ¿cómo puede un analista oír y ver otra cosa en eso que está, que es el Edipo? Se trata acá de lo que constituye el carácter revolucionario y rizomático del deseo. “El deseo no sólo es reprimido porque implique relaciones incestuosas, sino porque toma formas revolucionarias. Y no porque acostarse con la madre sea revolucionario, sino precisamente porque no hacerlo lo es” (Murillo, M. 2019 p 104).</p> <p style="text-align: justify;">Estos recorridos suponen preguntas y puntos de abordaje de conceptos fundantes de la práctica del psicoanálisis, como son el inconsciente, la represión, el deseo como falta y la castración. En cada uno de esos puntos, el autorse detiene para abordarlos con una curiosidad que no es avidez de novedades sino disposición a seguir pensando. Acá reside gran parte del valor del recorrido que nos propone el libro, en donde las preguntas que se formulan se disponen para abrir y no para hacer consistir en un cierre prejuicios previos.</p> <p style="text-align: justify;">Para concluir, si Lucrecia Martel dice que el deseo es un caldo, Deleuze y Guattari dicen que es un puchero, o sea, un guiso hecho de cortes de carne, de verduras y otras cosas… pero también el sustento cotidiano de alguien. Los invito entonces a servirse de esta lectura, que sabe bien.</p> <p style="text-align: justify;"><a href="#_ftnref1" name="_ftn1"><sup>[1]</sup></a> Para Deleuze y Guattari, los límites del capitalismo más que señalar una crisis, lo llevan a desplazarse y crecer.</p> <p style="text-align: justify;"><a href="#_ftnref2" name="_ftn2"><sup>[2]</sup></a> En este sentido, el de las máquinas deseantes, resulta oportuno deslizar que el camino abierto en la escritura de Deleuze y Guattari, establece conexiones con la lectura y escritura de Manuel Murillo. Y, entonces, el trabajo “entre los dos” alcanza también a un “entre otros”.</p> 2019-07-22T15:15:12-03:00 Derechos de autor 2019 Diagnosis http://revistadiagnosis.org.ar/index.php/diagnosis/article/view/230 COMENTARIO SOBRE EL XXXIV CONGRESO DE PSIQUIATRÍA 2019-08-09T17:14:46-03:00 Elizabeth Monica Fariña elizabethfar67@gmail.com <p>Nuevamente presente en este medio para hacerles llegar un comentario, ineludiblemente personal, acerca del Congreso Argentino de Psiquiatría celebrado este año y, como siempre, a cargo de APSA, la Asociación de Psiquiatras Argentinos.</p> <p>Su número: el XXXIV.</p> <p>Su sede: Mar del Plata, en la Provincia de Buenos Aires., Argentina.</p> <p>Su fecha: 24 al 27 de abril de 2019.</p> <p>La temática axial marcada desde el título del Congreso fue: "Concepciones sociales de género. Implicancias en Psiquiatría y Salud Mental".</p> <p>Ya aquí es palpable la propuesta fundamental de este encuentro y, de hecho, la mayor parte de las presentaciones se enfocó en esta área, si bien tomada desde múltiples y variadísimos ángulos. Los diferentes tipos de sexualidad, la cuestión identitaria, el fluir de los vínculos, la procreación, la discriminación, etc., ocuparon, en distintas combinaciones, el escenario cuyo cartel luminoso rezaba "Género". El acento estuvo, a mi modo de ver, en lo no-binario y en la necesidad de deconstruir precisamente estructuras o ejes duales forjados de lo habitualmente (re)conocido, estudiado y valorizado. Esta cuestión excede en mucho el plano de los diagnósticos, penetrando en los intersticios de las miradas propias y colectivas, y enfrentándonos a paradigmas que se modifican así como a creencias y a categorías que merecen ser revisadas honestamente. Valientemente.</p> <p>Lo mismo puede decirse, llevado a otro tema específico pero, de alguna manera, en relación con éste, sobrela reflexión acerca del "tener hijos". En mi caso, asistí a un Taller sobre Maternidad subrogada y allí, en ese formato de intercambio y discusión, quedó evidenciado el rol de las creencias, los aprendizajes,&nbsp; las estructuras y de lo naturalizado, y se rozaron temáticas a veces más escolásticas y autoritarias que de apertura y de comprensión aunque, en este caso en particular, al tomarse conciencia de esto y de lo frágil que es la línea de la aceptación y de la posibilidad de renovar epistemes de conocimiento, se pudieron pensar otras lecturas y otras posturas.</p> <p>Sin embargo, si bien lo nuclear de este Congreso se situó en el Género, como siempre sucede en estos espacios, la oferta de presentaciones resultó muy variada y rica a lo largo de los cuatro días de disertaciones.</p> <p>Por supuesto, la elección de cada asistente es guiada en un recorrido personalísimo, parte conciente, parte, no.</p> <p>Quiero compartirles también otros interesantes focos que se desarrollaron acerca de lo digital, de redes y de códigos que se van superponiendo y reemplazando en esta cultura tan cambiante y vertiginosa, y que se despliegan en un espacio que tanto toca el consumo excesivo;también de tecnología, como la aplicación de ésta coadyuvando en lo terapéutico, por ejemplo, en casos del uso de la realidad virtual en el abordaje de fobias.</p> <p>Como era de esperarse, a su vez, tuvo un lugar importante lo vincular en sus múltiples formas, lo saludable y lo contaminante, en algunos casos, de las relaciones humanas, y esto estuvo articulado con el presente tecnológico y mediático de modalidades como aquellas en las que algunas personas buscan encontrar parejas o amigos, o quién sabe qué. (si es que realmente buscan algo que venga desde el exterior).</p> <p>Por supuesto, estuvieron presentes cuestiones biologicistas y farmacológicas, si bien como ya viene felizmente sucediendo, se aspira a su integración con lo psicológico y esto, irremediablemente, inserto activamente en lo social.</p> <p>Por otra parte, tuvieron oportunidad de presentarse diferentes corrientes psicoterapéuticas e incluso filosóficas. Lo líquido de esta Postmodernidad (¿seguimos en ella o ya ni siquiera?), se cuela en el deseo, en la idea y en la voluntad tanto como en la desigualdad, el des-compromiso y el reclamo de mayor humanismo. Esto nos interpela como profesionales de la Salud Mental pero, fundamentalmente, como personas. Así, también tienen gran valor abordajes de <em>Mindfulness</em> y de todo lo que conlleve desafíos de una calidad de vida mayor entendida en su verdadero sentido. Ponencias sobre derechos: a saber, a elegir, al diagnóstico.</p> <p>Otras, sobre Ansiedad, sobre Depresión, sobre Trastornos Cognitivos.Otras, sobre Trastornos Alimentarios.</p> <p>Tantas...&nbsp; De tanto...</p> <p>En niños, adolescentes, adultos y ancianos.</p> <p>Para ir cerrando, más allá de los temas y del bienvenido y nutrido flujo de saberes, afectos y experiencias, considero que este Congreso propuso poner el acento en los devenires, en los caminos del ir siendo, en el renunciamiento a certezas antes poco o nada cuestionadas y en permitir abordajes y acercamientos más lúcidos y, al mismo tiempo, más humildes.</p> 2019-07-22T16:30:58-03:00 Derechos de autor 2019 Diagnosis