REVISIÓN DE NOVEDADES BIBLIOGRÁFICAS CUESTIÓN DE MÉTODO Aportes para una metodología crítica (tomo 1)

Contenido principal del artículo

Adriana Bersi

TAPA_YNOUB.png


En nuestra habitual sección Comentario de Libros, hoy nos convoca un texto recientemente publicado por  Editorial Cengage  Learning: “Cuestión de Método. Aportes para una metodología crítica”, tomo I.   Su autora, Roxana Ynoub,  es  Dra. en Psicología por UBA.  Profesora Regular Titular de la Cátedra de Metodología de Investigación  Psicológica II de la Facultad de Psicología de la UBA. Profesora Regular Titular de la Cátedra de Introducción de  Investigación de la Facultad de Psicología de la UNMdelP. Ex directora del Doctorado en Ciencias Cognitivas de la Facultad de Humanidades UNNE.  Docente en diversos  cursos de Maestrías y Doctorados.


En el texto se ve plasmada su lúcida y fecunda mirada acerca del proceso de la  ciencia y de la metodología científica,  fruto de una nutrida trayectoria en la práctica y la enseñanza de la investigación. La Dra. Roxana Ynoub recupera y  enriquece el horizonte sembrado por Juan Samaja,  pionero en  nuestro país en la enseñanza de una tradición que incorpora el método dialéctico  a la comprensión del proceso de la  Ciencia y de la Metodología de la Investigación Científica. 


Este primer volumen se compone de dos partes. En la  primera, la autora se detiene a desarrollar aspectos epistemológicos.  Define a la ciencia como una práctica social al sostener que es un conocimiento situado espacio temporalmente y que debe ser analizado en relación con las condiciones de posibilidad en que se produce, tanto histórico-sociales como institucionales. Identifica dos aspectos básicos que definen al conocimiento científico: la coherencia teórica de las hipótesis con el marco de referencia del que se derivan  y la consistencia empírica con respecto a la cual se contrastan. Se trata de explicitar las condiciones bajo las cuales “lo empírico” puede ser derivado de “lo conceptual”  y el modo en que “lo conceptual” se integra con  “lo empírico”.  En este sentido se refiere a la metodología de la ciencia como a una disciplina metacognitiva  y reconstructiva que favorece el dominio consciente de las reglas invariantes que signan su práctica. Al indagar las formas complejas de producción de conocimiento, aporta datos esenciales para las ciencias cognitivas.
Se refiere a la modelización del objeto de la ciencia y a su ligazón con la subjetividad  y la praxis del investigador. Sostiene  que el sujeto cognoscente es un ser histórico al igual que el objeto a conocer, y que los esquemas lógico categoriales del sujeto epistémico  están vinculados con una historia evolutiva adaptativa. “Toda semántica se asocia a una pragmática”expresa.  En sus palabras, “Investigar es interrogar a la experiencia esperando algo de ella, pero lo que se pueda interpretar se derivará de los modelos que se asuman para interrogarla”  y esos modelos a su vez derivarán  de la forma de organización vital y social. Los modelos disponibles nos permiten  vincular experiencias entre sí, formular hipótesis y realizar predicciones.  
Siguiendo las tesis kantianas acerca de las características de sujeto epistémico, plantea que la estructura formal de las hipótesis puede ser entendida como una función de síntesis que enuncia  regularidades sobre la experiencia. A  partir de los tipos de enunciados  descritos por  Kant  plantea  tipos posibles de hipótesis sustantivas y sus respectivos esquemas metodológicos de investigación.
Luego de analizar los límites y los alcances del método hipotético-deductivo, tal como lo plantea el falsacionismo ingenuo de  Popper  y la reformulación del falsacionismo sofisticado que realiza Lakatos, rescata la posición  historicista y reconstructiva de la ciencia, por cuanto  no es posible fijar un criterio demarcatorio entre ciencia y metafísica.  Sosteniendo que  la ciencia no se reduce al mero testeo de hipótesis.
Retoma las tesis de Charles Peirce  y Juan Samaja  al analizar desde una perspectiva lógica la función de las inferencias racionales en la producción del conocimiento científico. Afirma que es imprescindible  utilizar  los cuatro modos inferenciales. La  analogía  y la abducción -excluidas por la  tradición epistemológica clásica-  para producir  conocimiento nuevo y  la deducción y la inducción en el proceso de validación de ese conocimiento.  Las inferencias racionales se entrelazan una con otra formando entre sí  un sistema solidario donde una no puede ser sin la otra.  
Finalizando la primera parte, se detiene en las escalas de desarrollo del  proceso de  investigación científica. Distingue entre niveles que van desde lo macro a lo micro. Finalmente, a nivel micro,  describe la escala de ejecución de planes o proyectos, definiéndola como “un proceso de investigación vinculado a problemas acotados, cuyo tratamiento puede ser planificado en algún grado,  temporalmente circunscripto y con objetivos mensurables y evaluables al final de ese proceso”. 
El proceso de investigación a escala micro es definido por Ynoub como un  movimiento que se realiza en tres fases. 


a) Fase sincrética o de ideación del objeto, en la cual el investigador debe plantear sus problemas e hipótesis enmarcándolos en un entramado conceptual que remite a sus tradiciones disciplinarias. En esta fase plantea sus objetivos de conocimiento, qué tipo de información espera producir con su investigación. De las hipótesis generales se derivan hipótesis de trabajo que permiten realizar predicciones particulares, las cuales tienen  una orientación empírica, las mismas constituyen una interfaz entre la fase sincrética y la que le sigue, la fase analítica.


b) Fase analítica o de disección del objeto, en la misma se realiza una operación de desagregación. Debemos diferenciar los componentes del asunto a investigar: qué sujetos, qué atributos, cuáles son los procedimientos adecuados para dar cuenta del mismo. Deben diseñarse las matrices de datos en cuestión. El investigador  debe proceder a  entificar, clasificar y operacionalizar, lo que implica definir unidades de análisis, dimensiones de análisis, valores e indicadores. Examina rigurosamente la función de los indicadores en la cuestión de la validez y confiabilidad de los datos.  Asimismo, se procede al diseño de instrumentos y las definiciones muestrales. Esta fase se  clausura con la producción de datos.    


c) Fase sintética o de reintegración del objeto, este es el momento en que se  sintetizan y resignifican  los datos a la luz de las hipótesis y los objetivos que nos hemos planteado en función del marco conceptual. En este sentido se habla del tratamiento y  análisis de datoscomo una tarea de “refundición y compactación”. El primero remite a la manipulación, síntesis   e integración de resultados y  el segundo a los procesos de interpretación que incorporan los datos al cuerpo de la teoría.   


En la segunda parte del libro, que consta de desarrollos metodológicos,  profundiza el análisis de la Fase 1 y la Fase 2, realizando un exhaustivo tratamiento de los componentes de las mismas.


Para cerrar este comentario  traigo unas  palabras de la autora "…lo que deseo remarcar, es que el proceso de investigación puede comprenderse como un movimiento que oscila entre un momento creativo y abierto –que conduce al investigador a resolver y decidir en cada paso una estrategia a seguir; y un momento más cerrado y convergente, que lo obliga a justificar la adecuación de esa estrategia elegida por referencia a los saberes ya instituidos y a los modelos y retóricas aceptadas por su comunidad disciplinar”.


El texto es de gran riqueza, muestra el asunto que aborda en la complejidad que lo caracteriza y es  exhaustivo en sus apreciaciones. Se orienta a diversas disciplinas. Está escrito con claridad  y es muy generoso en ejemplos. Cuenta con múltiples recursos icónicos a modo de metáforas para ubicar al lector, lo cual permite la mejor comprensión  de las tesis sostenidas en su desarrollo.  


Es un libro dirigido a lectores con diferentes intereses, tal como sostiene su autora en el prólogo.  Aquel  interesado en cuestiones filosóficas relacionadas con el proceso de producción científica, podrá  acceder a una mirada  atenta e integral de los debates históricos, encontrando propuestas alternativas. Los estudiantes de grado y de posgrado hallarán herramientas de gran utilidad para elaborar sus proyectos y tesis de investigación. Y los que ya tengan un recorrido en el campo de la investigación encontrarán aportes que los orientarán en el momento de tomar decisiones. Si bien advierte que no existen técnicas o procedimientos que resarzan la falta de ideas.

Detalles del artículo

Sección
Comentarios y Novedades
Curriculum del autor/a

Adriana Bersi

adrianabersi@hotmail.com

Lic. en Psicología UBA.
Especialista en Metodología de la Investigación Científica UNER.
Docente Regular de Metodología de la Investigación Científica UBA.
Ex Prof. Adjunta Teoría  y  Práctica Sistémica CAECE.
Terapeuta de familias, parejas y adultos Fundación Prosam.