La Prueba Pericial Psicológica en los Tiempos de Pandemia

Contenido principal del artículo

Viviana Mandich
Margarita Olavarría
Florencia Grinspun

La situación de pandemia implica un hecho inédito e inesperado que impacta de manera desfavorable en el quehacer pericial. El objetivo de este trabajo es dar cuenta de cómo y en qué medida se ven afectadas las distintas etapas del proceso de producción de prueba psicológica en el presente contexto. Se realizó una búsqueda bibliográfica en diferentes bases de datos y se participó de distintos encuentros científicos con colegas del país y de Latinoamérica. Al momento, existe una serie de razones por las cuales es apropiado reflexionar si es factible desarrollar pericias psicológicas confiables y válidas en la situación actual. De la reflexión se evidenció que tanto el encuadre del proceso de prueba psicológica como el encuadre del proceso legal resultaron seriamente afectados.


Palabras claves: Pandemia, Pericia psicológica, Encuadre, Proceso legal.


 


El proceso psicodiagnóstico forense es un campo de acción profesional claramente delimitado. Es decir, la puesta en marcha de un proceso de investigación que utilizapara ello entrevistas, técnicas instrumentales de exploración psicológica, y la lectura psicológica forense de autos para dar respuesta a los puntos periciales encomendados. Este proceso se desenvuelve en fases, se trata de un conjunto de etapas sucesivas de un fenómeno, que se afectan mutuamente. Para esto es sumamente importante mantener constantes ciertas variables para lograr datos observacionales objetivos y confrontables, pero al mismo tiempo, proveer un campo abierto para favorecer la interacción con el sujeto a evaluar, su producción y su interacción con la realidad externa.


Siguiendo a Lunazzi, quien apunta a una noción estructuralista y abarcativa, que no excluye del proceso psicodiagnóstico las macrodimensiones siempre activas de la demanda y la derivación, y que además toma en cuenta el contexto más amplio que afecta manifiestamente o no, a posibles aspectos de la evaluación; es necesario en la actual situación no perder de vista cómo el contexto macro de pandemia interviene en el encuadre legal y en el encuadre psicológico,dado que el contexto cualifica y resignifica los componentes implicados, por lo cual se desaconseja la implementación de modelos provisorios u opiniones preliminares en los que “las cosas pueden entenderse aisladamente”, pudiendo arribar a conclusiones erróneas.  (Lunazzi. H., 1992)


La prueba pericial es definida como la opinión fundada de una persona especializada o informada en ramas del conocimiento que el juez no está obligado a dominar, siendo el perito aquella persona dotada de tales conocimientos, especializada o informada en alguna rama del conocimiento, y su opinión fundada es el dictamen. Por lo tanto, el informe pericial es el resultado de la intersección entre dos áreas de conocimiento, el jurídico y en este caso el psicológico. (Travasio, 1997;Ghiso, C., 2018). Es parte de la etapa de prueba dentro del proceso legal, y por tal motivo se encuentra regulada en los códigos procesales que establecen los criterios y requisitos que debe cumplir el perito al momento de producir la prueba y elaborar su dictamen. La pericia presenta los siguientes caracteres: a) Es un acto procesal o un conjunto de actos que se cumplen por encargo judicial. b) La tarea encomendada debe ser realizada en forma personal por el perito designado. c) Se trata de una prueba indirecta, ya que el juez tomará contacto con los hechos por su intermedio. d) Las conclusiones del perito se emiten por medio de un dictamen que se incorpora al expediente. e) El perito es un tercero, extraño al proceso y que reviste el carácter de órgano de prueba. f) La peritación constituye una declaración de ciencia, porque el perito emite su dictamen sobre la base de lo que conoce por percepción, inducción o deducción respecto de los hechos (Ferreyra de la Rúa, A., 2009).


Otro factor a considerar en el informe pericial es que la psicopatología detectada debe ponerse en relación con el asunto jurídico demandado, donde algunos conceptos jurídicos, como el de demencia, emoción violenta, no tienen traslación directa a los sistemas diagnósticos utilizados en la evaluación psicodiagnóstica, siendo el abordaje en el primer caso, descriptivo y funcional antes que categorial. (Ackerman, 2010).


De lo señalado se desprende que el dictamen contiene una declaración de ciencia, se trata de un documento objetivo, que debe estar desprovisto de intencionalidad, ya que no se trata de una simple narración, sino que debe tener un sustento técnico y científico,y debe ser fundamentado. Requiere de una presentación en forma clara y sencilla de los antecedentes de orden técnico que se tuvieron en cuenta para opinar, debe identificar las cosas o personas que haya examinado y señalar el camino lógico para arribar a las conclusiones. Debe responder estrictamente al encargo judicial, no puede omitir responder a algún punto de pericia, pero tampoco puede opinar sobre puntos diferentes a los solicitados. Cuando el órgano de prueba está integrado por varios sujetos es necesaria la deliberación de los mismos. Cabe destacar que el Juez tiene amplia libertad para apartarse del dictamen cuando encuentre que este no está debidamente fundamentado o sea carente de credibilidad (Constitución Nacional. Código Procesal Civil.  Comercial, Código Procesal Penal).


Una de las etapas del proceso de prueba pericial psicológica indispensable es la entrevista diagnóstica que es un procedimiento de observación en condiciones controladas. De esta manera, la entrevista puede ser considerada, en cierta medida, de la misma manera que el tubo de ensayo para el químico (Bleger, 1985). Se espera que a lo largo de la entrevista se pongan en juego o se exteriorice la sistematización de la personalidad que cada ser humano posee. La entrevista funciona como una situación en la que se observa una parte de la vida del entrevistado, que se desarrolla en relación connosotros y frente a nosotros. Ninguna situación puede lograr la emergencia de la totalidad del repertorio de conductas de una persona, y por lo tanto, ninguna entrevista puede agotar la personalidad del entrevistado, sino solo un segmento de esta. La entrevista no puede reemplazar ni excluir otros procedimientos de investigación de la personalidad, pero estos últimos tampoco pueden prescindir de la entrevista.


Para lograr el objetivo que persigue el uso de la entrevista, debemos contar con un encuadre fijo, que consiste en una transformación de cierto conjunto de variables en constantes. En términos generales, el encuadre constituye un conjunto de prescripciones y de prohibiciones que enmarca un límite de espacio-tiempo donde es posible que se desarrolle una tarea. Bleger, postula que: "Ningún proceso puede darse si no hay algo dentro de lo cual pueda transcurrir, y esos carriles por donde se desplaza el proceso son el encuadre” (Bleger, 1964/1985). Así entonces armamos el encuadre en función de las necesidades, en este caso, de los puntos periciales que se deben responder; debe sereste el escenario que ha de ser adecuado a los objetivos propuestos. Los límites del encuadre, como su mantenimiento, han de ser aquellos bajo los cuales el perito puede hacerse responsable de los objetivos a cumplir. Si el encuadre se modifica –por ejemplo, porque la entrevista se realiza en un sitio diferente–dichamodificación tiene que ser considerada como una variable sujeta a la observación tanto como lo es el mismo entrevistado. Cada entrevista tiene un contexto definido –conjunto de constantes y variables–en función del cual se dan los emergentes y estos últimos solo tienen sentido y significación en relación y en función de dicho contexto.


Específicamente en el ámbito forense se suele realizar en dos tiempos la entrevista diagnóstica, en un primer encuentro se efectúa la entrevista tendiente a recabar datos, antecedentes personales, modalidad de relación, etc., y en segundo momento, luego de haber efectuado la lectura psicológica forense del expediente, se profundiza respecto de los datos aportados en la primera entrevista. El entrevistador podrá así detectar las contradicciones y omisiones que se vayan produciendo en la declaración, pediraclaraciones y la provisión de más detalles, lo cual redundará en una mayor cantidad de información. Nadie más que los peritos y el entrevistado deben estar presentes: la presencia de terceras personas significativas y/o con intereses en el caso puede condicionar las respuestas. Debe asegurarse confidencialidad al entrevistado, debe contarse con su consentimiento luego de haberle comunicado que se realizará un dictamen pericial y que este será elevado a la autoridad judicial requirente (Garrido et al., 2006).


Las técnicas instrumentales de exploración psicológica para su implementación requieren también de un encuadre riguroso que deberespetar las “Pautas Internacionales para el uso de los tests y la evaluación en general”, que implica al código de ética, que obviamente no avala la utilización de pruebas diagnósticas no contrastadas, o que no gocen de reconocimiento científico en la comunidad de profesionales, del mismo modo que no avala el elaborar informes/dictámenes carentes de rigor científico o extraer conclusiones sin que existan argumentos científicos que las avalen y en consecuencia, sin que se puedan probar. (Maffioletti Celedón et al., 2005).


El contexto actual de pandemia


La situación actual se caracteriza por ser inédita, inesperada, impredecible y por todo ello alarmante, contexto que es denominado por Benyakar (Benyakar, M., 2006)como “Entorno Disruptivo”, definido por el autor como aquel que tiene el potencial de promover de manera continua y permanente alteraciones profundas en el psiquismo de quienes lo habitan. En este contexto amenazante, donde el temor al contagio, entendido como algo que en cualquier momento puede irrumpir en forma violenta, instantánea e incierta, produce un “estado de ansiedad permanente y generalizada” que atenta contra los recursos subjetivos, lo que conlleva la dificultad de la correcta implementación de estrategias de afrontamiento y mecanismos de defensa.A su vez, el contacto permanente con los distintos medios de comunicación retroalimenta y potencia los sentimientos displacenteros  al incrementar la sensación de  amenaza, ansiedad y confusión.


Este entorno disruptivo es el quese impone hoy al quehacer profesional forense, y es este marco el que fija los alcances y limitaciones que pueden tener los dictámenes periciales producidos en estos tiempos. Es decir que ante la situación de evaluación pericial, que conlleva perse necesariamente sentimientos de incertidumbre y ansiedad, se agrega un entorno disruptivo, que potencia e induce efectos tan ansiógenos que tienen el potencial de producir alteraciones profundas en el psiquismo, lo que obliga por un lado a despejar variables estructurales del sujeto, de aquellas propias de la situación de evaluación, además de las que hacen al contexto de pandemia. Y por otro, tener que analizar qué es lo que ocurre en ese psiquismo, mientras el contexto está actuando y realizando modificaciones. Tarea muy difícil de llevar a cabo en la actualidad, debido a que no se pueden implementar los recursos necesarios que el campo de la evaluación psicológica brinda. Otro elemento a considerar es que justamente este entorno disruptivo es el que puede colocar al perito en el sitio de posible “amenaza de contagio”, lo que va en desmedro del vínculo necesario que se debe entablar para una adecuada evaluación. (Etchevers, M., 2015) 


Debido al contexto de pandemia el Gobierno Nacional dispuso en un primer momento el “Aislamiento social, preventivo y obligatorio” (ASPO) para luego flexibilizar la medida a “Distanciamiento Social” (Decreto N° 297/2020 y sus modificaciones), a fin de poder minimizar los riesgos de posibles contagios no se efectúan entrevistas presenciales –traslado de personas por medios de transporte público, traslado de detenidos, traslado de funcionarios, encuentros en los que por sus características no puede mantenerse la distancia sugerida para evitar la transmisión del virus y que además suelen durar un tiempo que excede el sugerido para minimizar riesgos, etc.–.  A dichosriesgos que implican las entrevistas se agrega la imposibilidad de responder de manera apropiada a los puntos de pericia que solicitan magistrados, fiscales y defensores, que apuntan a deslindar los distintos aspectos o perfiles de personalidad, como lo que hace a la modalidad de la relación, a los mecanismos de defensa que implementan los causantes, el posible daño psicológico, retractación, simulación, etc., ya que para ello es imprescindible la administración de pruebas de personalidad y gráficos los cuales no pueden ser usados sin el riesgo de posible contagio que ello conlleva para los Peritos y para las personas a evaluar (OPS, 2020. MSAL, 2020).


Ante esta dificultad, la Suprema Corte de Justicia de la Provincia de Buenos Aires (SCJBA) dispuso el uso de la Plataforma Teams (PT) para la realización de audiencias y entrevistas dentro del ámbito Judicial. En el marco de esta disposición es que vamos a desarrollar los alcances y limitaciones que representa el uso de este tipo de dispositivos en el ámbito de la prueba pericial psicológica.


Para la realización de este trabajo, se realizó una búsqueda bibliográfica en diferentes bases de datos (Science Direct, PubMed, EBSCOhost, MEDLINE y ELSEVIER) utilizando palabras clave relacionadas con la temática. A la vez que se indagó bibliografía específica del área de evaluación psicológica, del derecho y de la psicología forense. También y desde la Asesoría Técnica se convocó a reuniones a través de dispositivos virtuales en la que participaron las Secciones de Psicología de los distintos distritos de la provincia de Buenos Aires. El objetivo fue efectuar un relevamiento sobre las demandas efectuadas respecto de los pedidos de pericia psicológica y conocer qué respuestas se estaban brindando en función de los recursos con los que se contaba al momento del encuentro. Por otro parte se brindaron las pautas a seguir dentro del marco del ASPO y se puso en conocimiento cuáles son los recursos que la SCJBA dispuso para atravesar esta crisis. A su vez, se participó en distintas disertaciones enlas queintervinieron dependencias judiciales de diferentes provincias y países latinoamericanos, con motivo de conocer cómo se está abordando el trabajo pericial en el actual contexto. (Coloquio, Universidad Diego Portales, Chile. Webinar Alar. Espacio de intercambio, AAPRO).


La Prueba pericial en el Contexto actual de Pandemia


En el contexto actual la SCJBA dispuso el uso de herramientas tecnológicas (PT) para la realización de una Evaluación Psicológica y /o Entrevista en el marco de una prueba pericial. Es necesario mencionar las restricciones que pueden presentar el uso de estos dispositivos, debido a las dificultades que puedan darse en su aplicación, en el funcionamiento de la red, en el acceso que tengan los usuarios, en sucalidad de imagen y sonido, etc. Esta última dificultad interfiere de manera negativa en la posibilidad de realizar el análisis psicosemiológico, que complementa las entrevistas y que requiere una observación detallada/minuciosa del sujeto a evaluar –conducta, postura corporal, gestos, tono de voz, modalidad que establece en el discurso e interacción con el evaluador, etc.–.


A su vez, la implementación de la modalidad remota obliga al experto a tener que tomar conocimiento del caso a través de la lectura previa del expediente, lo cual produce una mirada sesgada generando juicios apriori sobre el hecho que se investiga, además esta lectura suele ser incompleta dado que se remite copias digitalizadas parciales, siendo este recorte efectuado desde un marco jurídico el cual difiere significativamente de los criterios que sigue una lectura psicológica forense de autos. 


Del mismo modo, las condiciones del encuadreantes descriptas, no se respetan con el uso de PT, ya que no cumplen con las normas de resguardo y confidencialidad del secreto profesional, garante imprescindible de la práctica psicodiagnóstica, por ello los resultados obtenidos a partir de esta modalidad de intervención carecen de validez científica e incumplen las normas éticas y de buena praxis. Tampoco podemos asegurar que el sujeto evaluado se encuentre solo, en condiciones cómodas y sin interlocutores que puedan inducir o coaccionar sus respuestas. Lo mismo para el caso de que sean presentados Peritos de Parte, se hace imposible asegurar la confidencialidad de la información y el uso responsable del material por las partes intervinientes, y a su vez, esto puede alentar argumentos que propicien pedidos de nulidad de la prueba pericial. Igualmente es imposible la administración de Técnicas de Evaluación Psicológicas tanto verbales como visuales a través de esta modalidad virtual, ya que ambas requieren pautas de la observación –formales y de contenido–, la precisión en la imagen y el sonido, además de la observación psicosemiológica del entrevistado duranteel desarrollo de la entrevista. Todos elementos que de no contar con ellos, de manera acabada, originarían resultados poco confiables, distorsionados y falaces, carentes de validez metodológica y científica.


Al no poder utilizar en forma válida y confiable las herramientas diagnósticas es imposible determinar cómo impacta el entorno disruptivo en el campo del proceso psicodiagnóstico a fin de poder deslindar aquellas variables correspondientes al estado psíquico del examinado, de aquellas que conforman los rasgos de su personalidad de base. Por ejemplo: determinar si la ansiedad paranoide se debe a la situación propia del examen pericial o al incremento de estímulos amenazantes producto de la pandemia o sí esta ansiedad corresponde a una estructuración de una personalidad paranoide. Asimismo, no es posible descartar factores de simulación por parte del entrevistado, al no poder realizar la administración y el análisis de la totalidad de las variables, como se ha especificado ut supra, lo cual no nos permite garantizar la fidelidad en las conclusiones del dictamen. Las herramientas diagnósticas utilizadas a través de PT no respetan las “Pautas Internacionales para el uso de los tests y la evaluación en general” porque hasta la fecha no se encuentran validadas para ser usadas de manera online.


Con respecto al encuadre legal el uso de PT tampoco respeta los requerimientos que establecen los códigos procesales para la producción de prueba y dictámenes periciales,  lo que puedeser causa de futuras nulidades del proceso. Asimismo, el marco legal de nuestro ejercicio profesional es muy riguroso respecto dela confidencialidad, del consentimiento y delas buenas prácticas de la labor pericial. 


El abordaje de la prueba pericial a través del PT interfiere en un punto esencial y de encuentro entre ambos encuadres; tanto en el marco de la evaluación psicológica como en la prueba pericial se requiere del contacto personal, presencial y directo del profesional con el sujeto a evaluar. 


Discusión


Ante este contexto y mediante la utilización de medios remotos no es posible establecer un encuadre fijo adecuado y necesario para la evaluación psicológica dentro del marco forense. Por esto no se estaría brindando una respuesta efectiva a los magistrados, fiscales y defensores que lo requieran. Tanto la imposibilidad de realizar entrevistas presenciales, como la utilización de PT presentan una limitación en común al momento de dar respuesta de manera apropiada a los puntos periciales con el fin de deslindar distintos aspectos o perfiles de personalidad. Brindar una respuesta adecuada implicaría la administración presencial de herramientas diagnósticas imprescindibles que al requerir intercambio de materiales, incrementaría el riesgo de contagio tanto para peritos como para las personas a peritar, a su vez, la implementación de instrumentos a través de PT aún no han sido validados, lo que descartaría su uso.  A su vez, el someter a un sujeto a un proceso de evaluación y más en el marco judicial, moviliza e incrementa la ansiedad, lo cual produce malestar psíquico, situación potenciada por el contexto de pandemia. En consecuencia, desde una postura ético profesional, producir estos costos subjetivos en los causantes, sin poder dar una adecuada respuesta, contradice estos principios, sería iatrogénico y actuaría en desmedro del proceso judicial. Tanto el producir opiniones preliminares como dictámenes parciales podría anticipar conclusiones erróneas, como exponer a los peritados a múltiples evaluaciones desaconsejables para un adecuado abordaje pericial.


Esta postura es avalada por aquellos teóricos como Bleger, Lunazzi, Ackerman, Casullo, Leibovich de Duarte, Liporace y Garrido que destacan la importancia del encuadre y la relación presencial como marco imprescindible para una adecuada praxis, siendo este requisito indispensable para brindar validez, confiabilidad y respetar los principios éticos de la labor profesional.


A pesar de esto, en distintos órganos jurisdiccionales, tanto en el orden nacional, como en algunos países de Latinoamérica, se están implementando dispositivos remotos y/o entrevistas presenciales sujetas a estrictos protocolos que se desconoce en qué medida y forma interfieren en los resultados obtenidos. Por otra parte, el efectuar entrevistas presenciales, aun siguiendo las rigurosas normas establecidas por los ministerios de salud no ha evitado el contagio de los profesionales intervinientes, desconociéndose en qué medida esta situación puso en riesgo a la población peritada y su entorno cercano.(Jusino  Aldarondo, O., 2020.Angélica Quiroga Garza. A., 2020)


De acuerdo conlo desarrollado, las Ciencias Jurídicas y la Psicología Forensedeberían aceptar las limitaciones del abordaje de la prueba pericial psicológica en el presente contexto, para garantizar un adecuado acceso a la justicia y evitar un accionar iatrogénico.


Conflicto de intereses


Los autores declaran no tener ningún conflicto de intereses.


Agradecimientos: A la Dra. María Gabriela Sánchez Negrete y a la Dra. Jesica Custodio, por los valiosos aportes.


Resultados presentados en el XIII Congreso Argentino de Salud Mental, AASM, 2020 y en el Primer Congreso Virtual de Psiquiatría y Salud Pública. Narrativas en Tiempos de Pandemia, APSA 2020.


 


Referencias Bibliográficas


Acero, P., Cabas, K., Caycedo, C., Figueroa, P., Patrick, G.yRudas, M.M. (2020) Telepsicología: Sugerencias para la Formación y el Desempeño Profesional Responsable. Asociación Colombiana de Facultades de Psicología y Colegio Colombiano de Psicólogos.[Página en línea] Recuperado de: https://www.colpsic.org.co/aym_image/files/GUIA%20TELEPSICOLOGIA%20COLOMBIA%20PRIMER%20DOCUMENTO%20final.pdf


Ackerman, M.J. (2010). Essentials of forensic psychological assessment. Nueva York: John Wiley y Sons.


Decreto 297 de 2020. Aislamiento Social Preventivo y Obligatorio. 20 de marzo de 2020. DECNU-2020-297-APN-PTE – Disposiciones. Recuperado de:


https://www.boletinoficial.gob.ar/detalleAviso/primera/227042/20200320


Benyakar, M. (2006). Lo disruptivo: Amenazas individuales y colectivas: el psiquismo ante guerras, terrorismos y catástrofes sociales. Buenos Aires: Biblos.


Bleger, J. (1964/1985). La entrevista Psicológica (Su empleo en el diagnóstico y la investigación). En: Bleger, J.Temas de Psicología (entrevista y grupos). Buenos Aires: Nueva Visión.


Castro, F. (21 de agosto de 2020). Vicisitudes en la práctica del Psicodiagnósticoen tiempos de cuarentena. Espacio de intercambio. Asociación Argentina de Psicodiagnóstico de Rorschach.


Castro Solano, A. y Fernández Liporace, M. La evaluación de la personalidad normal y sus trastornos. Enfoques clásicos y contemporáneos. Universidad de Buenos Aires. Facultad de Psicología. Ficha de Cátedra.


Casullo, M. M. (1988). Las Técnicas Psicométricas y el Diagnóstico Psicopatológico. Buenos Aires: Lugar Editorial.


Código Procesal Civil y Comercial de la Provincia de Buenos Aires [CPCC]. Ley 11.922 y modificatorias de 2018. Parte Especial, Libro II Procesos De Conocimiento, Título Disposiciones Generales, Capítulo V Prueba, Sección 6 Prueba De Peritos. 2018. (Argentina).


Código Procesal Penal de la Provincia de Buenos Aires. [CPP] Ley 3549 y modificatorias de 2018. Libro I Disposiciones Generales, Título VIII (*) Medios De Prueba, Capítulo VI Peritos. 2019. (Argentina).


Constitución de la Nación Argentina [CN] Art. 18. 1994 (Argentina).


De León de Bernardi, B. (2010). Transferencia, contratransferencia y vínculo: enfoque clínico. Revista Uruguaya de Psicoanálisis, (111) 168-181.


Echeburúa, E., Muñoz, J. M. y Loinaz, I. (2011). La evaluación psicológica forense frente a la evaluación clínica: propuestas y retos de futuro. Revista Internacional de Psicología Clínica y de la Salud, 11 (1), 141-159.


Etchevers, M., Putrino, N., Giusti, S., Helmich, N., Cantaro, M.,Tabullo, E. y Argibay, P. (2015) Relación entre paciente y terapeuta: investigación, práctica y docencia. Ficha de Cátedra: Clínica Psicológica y Psicoterapias: Psicoterapias, Emergencia e Interconsultas I. Facultad de Psicología. Universidad de Buenos Aires.


Ferreyra de la Rúa, A. y Rodríguez Juárez, M. (2009). Manual de Derecho Procesal Civil II. Córdoba: Alveroni.


Frankl, V. (2015). El hombre en busca de sentido. Madrid: Herder.


Garrido, E., Masip, J. y Herrero, C. (2006). Psicología Jurídica. Madrid: Pearson.


Ghiso, C. y De Simone, S. (2018). Introducción a la psicología jurídico-forense. Universidad de Buenos Aires. Facultad de Psicología. Ficha de Cátedra.


González-Peña, P. et al. (2017). Uso de las nuevas tecnologías por parte de los psicólogos españoles y sus necesidades. Clínica y Salud, (28), 81-91. 


Hogan, T. P. (2004). Pruebas psicológicas. Una introducción práctica. México: Manual Moderno.


Inchausti, F., MacBeth, A., Hasson-Ohayon, I. y Dimaggio, G. (2020). Telepsicoterapia en la edad de COVID-19: Un comentario. Revista de integración de psicoterapia, 30 (2), 394-405.


International Test Commission. (2000). Pautas Internacionales para el uso de los Tests. Versión Argentina Traducción y Adaptación Autorizada por la Asociación Argentina de Estudio e Investigación en Psicodiagnóstico (Adeip).


Jiménez Gómez, F. (2013). Evaluación Psicológica Forense. Salamanca: Gráficas Rigel.


Jusino Aldarondo, O. (2020). Evaluación remota: Consideraciones para Puerto Rico durante y después del COVID-19. Revista Caribeña de Psicología, 4(2), 166-175.


Leibovich de Duarte, A. (2000). Más allá de la información dada: Cómo construimos nuestras hipótesis clínicas. Revista de la Sociedad Argentina de Psicoanálisis, (3) 97-114.


Lunazzi de Jubany, H. (1992). ¿Cómo pensamos nuestra práctica? En: Lunazzi de Jubany, H. Lectura del Psicodiagnóstico. Buenos Aires: Fundación Editorial deBelgrano.


___________. (2001). Aportes al Campo Psicodiagnóstico. Buenos Aires: Fundación Editorial de Belgrano.


Maffioletti, F., Gardiner, G. y Galicia, O. (23 de julio de 2020). Peritajes psicológicos por medios virtuales: prácticas y alcances. Coloquio. Magíster en Psicología Jurídica y Forense Universidad Diego Portales. Santiago de Chile.


Maffioletti Celedón, F., Salinas Chaud, M.I. (2005). Manual. Estrategias de evaluación pericial en abuso sexual infantil. Chile: Gobierno de Chile, Servicio Nacional de Menores.  Servicio Nacional de Menores (SENAME) y Universidad Diego Portales.


Ministerio de Salud de la Nación (2020). COVID-19 Limpieza y desinfección [Página en línea]. Recuperado de:


           http://www.msal.gob.ar/images/stories/bes/graficos/0000001899cnt-covid-19-recomenedaciones-limpieza-desinfeccion.pdf       


Molina Valencia, N. (2020) Psicología en contextos de COVID-19, desafíos poscuarentena en Colombia. Asociación Colombiana de Facultades de Psicología. Ascofapsi.


Organización Panamericana de la Salud. (2020) Consideraciones psicosociales y de salud mental durante el brote de COVID-1 [Página en línea] Recuperado de: https://www.paho.org/es/documentos/consideraciones-psicosociales-salud-mental-durante-brote-covid-19


Secretaría General del Consejo Europeo. Unión Europea. (2013). Consilium. Guía sobre videoconferencias en procedimientos judiciales transfronterizos. Luxemburgo: Oficina de Publicaciones de la Unión Europea.


Silberstein, F., Güntert, M., Quiroga Garza, A. y Resende, A.C. (15 de agosto de 2020). Desafíos para el psicodiagnóstico en tiempos de pandemia. Webinar ALAR. Asociación Latinoamericana de Rorschach.


Travasio, M. (1997). Manual de psicología forense. Buenos Aires: Eudeba.


Valverde, C.S. (2005) Estrategias de evaluación psicológica en el ámbito forense. Medicina Legal de Costa Rica, 22 (1)


Veccia, T. A.,Cattaneo, B.H.,Calzada, J. G. e Ibáñez, M.A.(2011). Diagnóstico de la personalidad: desarrollos actuales y estrategias combinadas. Buenos Aires: Lugar Editorial.


 

Detalles del artículo

Sección
Articulos Cientificos
Curriculum del autor/a

Viviana Mandich

vcmandich@yahoo.com.ar

Lic. Psicología (UBA), Profesora de Psicología en Educación Media y Superior (UBA), Especialización en Neuropsicología Clínica (UBA). Especialización en Psicodiagnóstico de Rorschach (Asociación Argentina de Psicodiagnóstico de Rorschach). Perito Oficial de Suprema Corte de Justicia de la Provincia de Buenos Aires. Docente Universitaria Facultad de Psicología UBA y Departamento de Psicología y Psicopedagogía UCAECE. Investigadora UCAECE. Investigadora Universidad de Buenos Aires (Fac. de Psicología: Proyectos UBACyT y Proyectos de Extensión Universitaria). Neuropsicóloga Clínica en Centro Integral de Neurología (CIN).

Margarita Olavarría

margaolavarria@hotmail.com

Lic. Psicología (UB), Especialización en Clínica Infanto Juvenil (Hospital Infanto Juvenil Dra. Carolina Tobar García). Especialización en Psicodiagnóstico de Rorschach (UBA). Perito Oficial de Suprema Corte de Justicia de la Provincia de Buenos Aires. Abogacía (Siglo XXI- en curso). Docente Universitaria Facultad de Psicología UBA, Facultad de Medicina UBA y Universidad de Belgrano.

Florencia Grinspun

florgrinspun@hotmail.com

Lic. Psicología (UBA), Especialización en Psicología Forense (UBA) (pendiente tesis). Especialización en Psicodiagnóstico de Rorschach (UBA). Perito Oficial de Suprema Corte de Justicia de la Provincia de Buenos Aires. Docente Universitaria e Investigadora Facultad de Psicología UBA.