Quejas Cognitivas: ¿Otra manifestación de Ansiedad y Depresión? (1)

Contenido principal del artículo

María Gabriela Sánchez Negrete
Viviana Mandich

Muchos pacientes consultan a neurólogos, psiquiatras y psicólogos, por fallas cognitivas que pueden afectar sus actividades diarias. Asimismo, suelen referir alteraciones en su estado de ánimo y sintomatología relacionada con la ansiedad. Algunas de estas consultas quedan desestimadas, en otros casos los pacientes son derivados a evaluaciones neurocognitivas. Objetivo: determinar relaciones entre variables psicoafectivas (ansiedad y depresión) y variables neurocognitivas, en pacientes con quejas cognitivas subjetivas y que refieren síntomas psicoafectivos. Tipo de investigación: descriptivo exploratorio. Se evaluaron 50 pacientes, de una obra social, edad: 50.58±13.74 años, escolaridad 11.57±. Se utilizó: entrevista, batería neuropsicológica completa, Inventario de Ansiedad Estado-Rasgo, Inventario para la Valoración de la Depresión (Beck). Se encontró: alta incidencia de ansiedad y depresión; las alteraciones cognitivas relevadas fueron mínimas. El presente trabajo permite dar cuenta que la ansiedad y depresión son variables relevantes en este grupo, y que la singularidad del paciente se manifiesta en las quejas cognitivas y en la sintomatología presentada.


Palabras Clave: Quejas Cognitivas- – Ansiedad – Depresión – Alteraciones Mnésicas – Estrés 


Fecha de recepción: 27/4/20


Fecha de aceptación: 10/6/20


 


Introducción


La ansiedad y la depresión han sido relacionadas con el estrés crónico. Además, se ha relacionado al estrés con numerosas manifestaciones somáticas y también con disfunciones cognitivas (Mychasiuk, Muhammad y Kolb, 2016; Márquez, 2004).


En la actualidad, son muchos los avances en el estudio de los mecanismos biológicos que subyacen a la ansiedad. Las respuestas ansiosas, involucran numerosas manifestaciones y posiblemente cumplan en un primer momento una función adaptativa. Estas respuestas ansiosas pueden llegar, incluso, a producir sensación de pánico o terror, y a generar cuadros psicopatológicos de mucha repercusión clínica (trastornos de ansiedad) (Langarita-Llorente y Gracia-García, 2019).


La ansiedad tiene componentes cognitivos y comportamentales. Sus bases neurobiológicas involucran redes funcionales muy amplias que incluyen estructuras corticales y subcorticales. En situaciones de estrés crónico, estos procesos devienen disfuncionales, haciéndose evidente dicha disfunción, por los síntomas cognitivos, emocionales, motores y autonómicos que presentan las personas (Pacheco-Unguetti, Lupiáñez-Castillo y Acosta, 2008; Molina-Rodríguez, Pellicer-Porcar, Mirete-Fructuoso y Martínez-Amorós, 2016).


Asimismo, numerosas investigaciones han probado la relación entre el estrés crónico, depresión y rendimiento mnésico, involucrando diferentes estructuras tanto córtico como subcorticales (Bazán,  et al., 2018; Montejoet al., 2019).


Por otra parte, muchos pacientes consultan a diferentes especialistas por olvidos que afectan sus actividades diarias, como así también por fallas de atención y concentración. También, suelen referir alteraciones en su estado de ánimo y sintomatología relacionada con la ansiedad y la depresión. Algunas de estas consultas quedan desestimadas, en otros casos los pacientes son derivados a evaluaciones neurocognitivas y/o a estudios complementarios (Garcia-Ptacek, Eriksdotter, Jelic, Porta-Etessam, Kåreholt, Manzano Palomo, 2016, ; Pedrero-Pérez y Ruiz-Sánchez de León, 2013; Ruiz-Sánchez de León, Llanero-Luque, Lozoya-Delgado, Fernández-Blázque y Pedrero-Pérez, 2010).


Objetivo


Determinar relaciones entre las variables psicoafectivas (ansiedad y depresión) y las variables neurocognitivas, en pacientes con quejas cognitivas subjetivas y que refieren síntomas psicoafectivos. 


Metodología


El tipo de investigación que se realizó fue de carácter descriptivo y correlacional. El diseño metodológico elegido, corresponde a un diseño de caso único. El tipo de estudio realizado fue transversal.


Sujetos: 50 pacientes (41 mujeres; 9 hombres) derivados por neurólogos, psiquiatras o psicólogos de una Obra Social, para la realización de una evaluación neuropsicológica por presentar síntomas cognitivos y psicoafectivos. Fueron criterios de exclusión: enfermedades neurológicas y psiquiátricas, abuso de sustancias y/o alcohol y uso de psicofármacos. La selección de sujetos fue intencional, constituyeron el caso único estudiado, y cada persona estudiada fue considerada como unidad de análisis. En tanto es un diseño de caso único no se requirió estudio control (Roussos, 2007).


  • Batería Empleada: 1- Entrevistas Semidirigidas; 2- Inventario de Ansiedad Estado y Rasgo (Stai), Spielberg, Ch. (1983), adaptado por Leboivich de Figueroa, 1991 (Leibovich de Figueroa, 1991); 3- Inventario para la Valoración de la Depresión abreviado Beck (BDI) ,(Beck y Ward,  1961); 4-Test de Aprendizaje Auditivo Verbal de Rey (Lezak, 1983), para evaluar Memoria Episódica Verbal; 5- Test Figura Compleja de Rey (Lezak, 1983), para evaluar Capacidad Visoconstructiva y Memoria Visual (Rey, 1997); 6- Test del Trazo (TMT A y B) (Partington y Leiter, 1949), para evaluar  Rastreo Visual y Flexibilización Mental; 7- Test de Vocabulario de Boston, (Goodglass y Kaplan, 1986) para evaluar Denominación por Confrontación Visual; 8- Test de Palabras y Colores, Stroop Test (Golden, 2001) para evaluar la Inhibición de Respuestas Automáticas; 9- Prueba de Dígito Símbolo para evaluar Velocidad de Procesamiento de la Información (Weschler, 2006); 10- Prueba de Dígitos hacia adelante y hacia atrás, para evaluar Atención Selectiva, Amplitud Atencional y Memoria de Trabajo (Weschler, 2006) y 11- Test de Fluencia Verbal para evaluar Fluencia Fonológica y Semántica (Butman, Allegri, Harris y  Drake, 2000; Burín, Drake, Harris, 2007). 

Se consideró alteración o compromiso en la función cognitiva, a los puntajes z que se alejan, a partir de 1,5 desvíos por debajo de la media (Burín, et al, 2007). Los datos se cargaron en una base informatizada con medidas de seguridad y se analizaron con el paquete estadístico SPSS (2011). En la sección descriptiva del estudio se calcularon proporciones y medidas de tendencia central y dispersión. Para calcular las correlaciones, se realizaron pruebas de normalidad y se seleccionó como estadístico el R de Pearson.  


En todos los casos se siguieron, en forma estricta, las recomendaciones de Cioms (2002); para la investigación en humanos y se solicitó la firma del consentimiento informado.


Resultados 


La edad promedio de los sujetos estudiados fue de 50.58 años (DT 13.74) y los años de escolaridad 11.57 (DT 2.93). Las quejas más frecuentes referidas por los pacientes fueron: fallas atencionales, 50 sujetos (100%); fallas mnésicas, 48 sujetos (96%), y ansiedad, 43 pacientes (86%), (Ver Tabla 1). En la tabla 2 se mencionan los antecedentes médicos o síntomas referidos por los mismos. 2**


Tabla 1


Tabla1_SN-.png


Tabla 2


Tabla_2SN.png


No se encontró déficit a nivel del almacenamiento de la información episódica verbal, a pesar de que los pacientes referían quejas de memoria.


Solo un 14% presentó déficit en la evocación de información verbal (Ver Figura 1). 


Figura 1


25-06-2020_02-50-34_p-m-.png


Con relación a la memoria visual, el 70% no presentó alteraciones, el 12% presentó déficit leve, el 14% déficit moderado y el 2 % déficit en evocación. El desempeño en visuoconstrucción se distribuyó en el 62% sin alteraciones, el 8% déficit leve, el 30% déficit moderado a severo. El desempeño en lenguaje se encontró un 92% sin déficit y el 8% con déficit leve a moderado.


A nivel desempeño atencional, el 86% no presentó ningún déficit, el 8% déficit leve y el 6% déficit moderado a severo. En el desempeño ejecutivo el 50% no presentó alteraciones, el 34% dificultades, el 10% déficit leve y el 6% déficit moderado. 


En relación con el rendimiento cognitivo general, el 32% de los sujetos no presentó ningún tipo de déficit, el 38% presentó incipientes dificultades, el 14% presentó alteraciones atencionales/ejecutivas significativas, un 14% déficit subcortical. 3 ***y un 2% déficit a nivel del lenguaje (Ver Figura 2).


Figura 2


25-06-2020_02-51-35_p-m-.png


Resultó significativa la ansiedad encontrada en estos sujetos. Un 88% presentó ansiedad rasgo alta y muy alta, y un 60% presentó ansiedad estado alta y muy alta. (Ver Figura 3 y 4.) 4****


Figura 3


25-06-2020_02-52-20_p-m-.png


Figura 4


25-06-2020_02-52-56_p-m-.png


En el caso de la presencia de depresión, un 72% presentó algún grado de depresión manifiesta (ver Figura 5).  5***


Figura 5


25-06-2020_02-54-54_p-m-.png


Además, el 86% de los sujetos refirieron estar atravesando una situación de estrés: familiar (60%) y laboral (26%). Todos los pacientes referían síntomas o enfermedades que han sido vinculadas al estrés (dolores de cabeza, contracturas musculares, alteraciones tiroideas, trastornos de sueño, etc.) (ver Tabla 2).


Se calculó un R de Pearson entre las variables cognitivas y psicoafectivas para conocer si existe correlación estadísticamente significativa entre las distintas variables, y se verificaron diversas asociaciones, tanto positivas como negativas, entre los niveles de ansiedad estado y el rendimiento en fluencia fonológica, memoria visual inmediata, atención sostenida y denominación verbal. Y entre los niveles de depresión y la performance en memoria de trabajo y visuoconstrucción (ver tablas 3 y 4). 


Tabla 3


TABLA3_SN-.png


Tabla 4


Tabla4SN.png


Discusión


Resultó significativa la prevalencia de la variable Ansiedad, especialmente de la Ansiedad Rasgo. Existe evidencia científica que demuestra que las disfunciones en la red de la ansiedad, se correlacionan con fallas en el filtro talámico y una recepción sesgada de los estímulos sensoriales, que son interpretados como amenazantes o peligrosos (Mychasiuk, Muhammad y Kolb, 2016; Márquez, 2004). En estos cuadros, se verifican alteraciones atencionales, en las funciones ejecutivas, como toma de decisiones, planificación y resolución de problemas, tal como se evidenció en este trabajo (Molina-Rodríguez, et al., 2016; Pedrero-Pérez y Ruiz-Sánchez de León, 2013, Pellicer-Porcar, Mirete-Fructuoso, Molina-Rodríguez y Soto-Amaya, 2014, Ruiz-Sánchez de León, et al., 2010).


Por otra parte, ningún paciente presentó compromiso a nivel del almacenamiento de la información episódica verbal. Si bien 22 sujetos (44%) presentaron indicadores de depresión moderada y severa, la mayoría (19 sujetos) presentaban depresión moderada, solo tres pacientes (6%) presentaron un cuadro de depresión de características severas. Los datos encontrados, permitieron inferir adecuado funcionamiento a nivel de los mecanismos hipocámpicos de integración de la memoria en este grupo de pacientes (Montenegro, Montejo, Claver-Martín, Reinoso, De Andrés- Montes, García Marín, Llanero-Luque, Huertas, 2013; Allegri, Taragano y Tamaroff, 2006; Rohling, Green, Allen e Iverson, 2002; Antikainen, Honkalampi, Hänninen, Koivumaa-Honkanen, Tanskanen, Haatainen, Hintikka, Viinamäki, 2004).


Además, todos los pacientes presentaban alguna enfermedad claramente diagnosticada, cuyos inicios y/o evoluciones, han sido relacionados con situaciones de estrés y remiten a la historia singular de cada paciente (Montejo, et al., 2019, López, Mesa-Gresa, Redolat, 2016; López-Mato, 2000).


En síntesis, todas las alteraciones psicoafectivas, neurocognitivas, como las enfermedades médicas referidas por los pacientes, han sido relacionadas con la desregulación de los ejes del estrés, y están mediadas por la activación simpático-periférica y noradrenérgica central y también por el eje Córtico-Hipocampo- Hipotálamo-Hipofiso-Adrenal (Molina-Rodríguez, Pellicer-Porcar, Mirete-Fructuoso, 2018, Sandi, 2012, Cano-Vindel, 2011, Zhier, 2000). Dada la alta prevalencia de ansiedad rasgo y las alteraciones cognitivas encontradas, el eje simpático periférico y noradrénergico central parece ser el más prevalente. Por lo tanto, una disfunción, principalmente, a nivel de la red de la ansiedad subyace a las quejas cognitivas. Un adecuado tratamiento psicoterapéutico y/o psiquiátrico resultará beneficioso para este grupo de pacientes.


El carácter exploratorio de esta investigación permitió describir en profundidad los perfiles neurocognitivos y psicoafectivos de los pacientes estudiados, sin embargo, no permitió extrapolaciones de las citadas conclusiones. Es por ello, que se considera pertinente profundizar esta línea de investigación utilizando un grupo control y ampliando la muestra. 


Conflicto de intereses


Los autores declaran no tener ningún conflicto de intereses.


 


Buenos Aires, 2018


Agradecimientos: Universidad CAECE, por financiar la presente investigación. También a la Dra. María Lascar y al Lic. Pablo Igol, por las derivaciones y los valiosos aportes.


Resultados presentados en el XXXI Congreso Argentino de Psiquiatría, APSA, 2016.


Referencias bibliográficas


Allegri, R. F, Taragano, F. y Tamaroff, L. (2006). Diferentes perfiles de pérdida de memoria en pacientes con enfermedades de Alzheimer y de Parkinson. Alcmeon, 13(4)1, 54-62. 


Antikainen R, Honkalampi K, Hänninen T, Koivumaa-Honkanen H, Tanskanen A, Haatainen K, Hintikka J. y Viinamäki H. (2004). Una disminución de las quejas de memoria se asocia con mejoría en el estado de ánimo: un estudio de seguimiento a los doce meses en pacientes deprimidos   Eur. J. Psychiat, 18(3), 142-151.


Bazán, I., Beraudo, A., Fernández, C., Muñoz, M., Rosina, M., Bastida y M. Mias, C. (2018). Quejas subjetivas de memoria, olvidos diferenciales y su relación con la depresión en adultos mayores normales, con deterioro cognitivo leve y demencia. Anuario de Investigaciones de la Facultad de Psicología, 3(3), 188-196.


Beck, A. T, Ward, C. H y Mendelson, M. (1961) Beck depression inventory (BDI). Arch Gen Psychiatry, 4, 561-571.


Boston Kaplan, E. F., Goodglass, H. y Weintraub, S. (1983) The Boston naming test (2ª ed.). Philadelphia: Lea & Febiger.       


Burín, D. I, Drake, M. A. y Harris, P. (2007) Evaluación neuropsicológica en adultos (1ª ed.) Buenos Aires: Paidós.


Butman. J., Allegri, R., Harris, P. y Drake, M. (2000) Fluencia verbal en español. Datos normativos en Argentina. Medicina, 60, 561-564.  


Cano-Vindel, A. (2011). Los Desórdenes Emocionales en Atención Primaria. Ansiedad y Estrés, 17(1), 75-97.


Consejo de Organizaciones Internacionales de las Ciencias Médicas (CIOMS) en colaboración con la Organización Mundial de la Salud. (2002). Pautas éticas internacionales para la investigación biomédica en seres humanos. Recuperado de:


          http://www.cioms.ch/publications/guidelines/pautas_eticas_internacionales


Garcia-Ptacek, S., Eriksdotter, M., Jelic, V., Porta-Etessam J., Kåreholt, I. y Manzano Palomo, S. (2016) Quejas cognitivas subjetivas: hacia una identificación precoz de la enfermedad de Alzheimer. Neurología, 31 (8), 562-571.


Golden, C. J. (2001). Test de palabras y colores. Madrid: TEA.


IBM Corp. Released 2011. IBM SPSS Statistics for Windows Base 20.0. Chicago: IBM Corp.


Langarita-Llorente, R. y Gracia-García, P. (2019) Neuropsicología del trastorno de ansiedad generalizada: revisión sistemática. Rev. Neuro.l, 69 (2), 59-67.


Leibovich de Figueroa, N. (1991) Ansiedad. Algunas Concepciones Teóricas y su Evaluación. En: Casullo M. M., de Figueroa Leboivich, N. y Aszkenazi, M. Teoría y Técnicas de Evaluación Psicológicas. Buenos Aires: Psicotecal.


Lezak, M. (1983-1995) Neuropsychological Assessment (2ª y 3ª ed). New York: Oxford University Press.


López, M., Mesa-Gresa, P. y Redolat, R. (2016) Calidad de sueño y quejas subjetivas de memoria: Relación con consumo de cafeína en sujetos de edad avanzada. Calidad de Vida y Salud, 9 (1), 33-49.


Pacheco-Unguetti, A. P., Lupiáñez-Castillo, J. y Acosta, A. (2008). Modulación de la ansiedad sobre las redes atencionales de control, alerta y orientación. Emoción y Motivación Contribuciones Actuales, 1(6), 85-96.


Partington, J., Leiter, R. (1949) Partington’s Pathways Test. Psychological Service Center Bulletin, 1, 11-20.


Pedrero-Pérez, E. y Ruiz-Sánchez de León, J.M. (2013) Quejas subjetivas de memoria, personalidad y sintomatología prefrontal en adultos jóvenes. Rev. Neurol., 57 (7), 289-296.


Pellicer-Porcar, O., Mirete-Fructuoso, M., Molina-Rodríguez, S. y Soto-Amaya, J. (2014). Quejas subjetivas de memoria en adultos jóvenes: influencia del estado emocional. Rev. Neurol., 59 (12), 543-550.


Rey A. (1997). Test de copia y reproducción de memoria de figuras geométricas complejas. Manual (6ª ed.). Madrid: TEA.


Rohling, M. L., Green, P., Allen, L. M. y Iverson, G. L. (2002) Depressive symptoms and neurocognitive test scores in patients passing symptom validity test. Archives of Clinical Neuropsychology, 17, 205-222.


Roussos, A. (2007). El Diseño de Caso Único en Investigación en Psicología clínica. Un vínculo entre la Investigación y la Práctica Clínica. Rev. Arg. de Psicología, XVI, 261-269.


Ruiz-Sánchez de León J.M, Llanero-Luque M, Lozoya-Delgado P, Fernández-Blázquez M. A, Pedrero-Pérez, E. (2010) Estudio neuropsicológico en adultos jóvenes con quejas subjetivas de memoria: Implicación de las funciones ejecutivas y otra sintomatología frontal asociada.  Rev. Neurol, 51 (11), 650-660.


Sandi, C. (2012) Influencia del estrés sobre las capacidades cognitivas. Participación Educativa, nº extraordinario, 11(1), 39-46.


Wechsler, D. (2006) Test de Inteligencia para Adultos. Madrid: Paidós. 


 Zieher, L. M. (2000) La atrofia del hipocampo en relación con el eje HPA y el procesamiento del estrés. Psicofarmacología 2: 4-7. 




 1 Resultados presentados en el XXXI Congreso Argentino de Psiquiatría, APSA, 2016.
2 ** Por otra parte, dos pacientes (4%) refirieron haber padecido un accidente automovilístico significativo y una paciente refirió episodio de abuso sexual (2%).

3*** Perfil subcortical (Allegri et al., 2006) se refiere a la performance que los sujetos tienen en las pruebas de memoria episódica, en el contexto de una evaluación neuropsicológica. En este perfil los individuos presentan alteraciones en el aprendizaje y el recuerdo de una lista de palabras, pero al utilizar facilitaciones llegan a resultados similares a los controles. A su vez también presentan una performance deficitaria en pruebas de atención y funciones ejecutivas.


4 **** Interpretación clínica de los valores percentilares de ansiedad: De 0-8: Muy bajo; 9-24 Bajo; 25-75 Promedio; 76-89 Alto y 90-100 Muy alto.


5 *** Interpretación clínica de los puntajes brutos de depresión manifiesta: De 0-4 Sin depresión; 5-7 Depresión leve; 8-11 Depresión moderada; 12-15 Depresión de moderada a severa y ≥ 16 Depresión severa.


 







 


 

Detalles del artículo

Sección
Articulos Cientificos
Curriculum del autor/a

María Gabriela Sánchez Negrete

mgsn@caece.edu.ar

Dra. por la Universidad de Buenos Aires (Psicología), Magister en Psiconeuroinmunoendocrinología PNIE (UFavaloro), Lic. en Psicología (UBA), Lic en Biología (orientación fisiológica-molecular, UCAECE), Vicepresidente Capítulo PNIE (Sociedad Argentina de Salud Mental), directora de la Carrera de Psicología, UCAECE, Docente de grado y posgrado, Facultad de Psicología, UBA. Profesora titular UCAECE. Investigadora UCAECE. Investigadora Universidad de Buenos Aires (Fac. de Psicología: Proyectos UBACyT). Ex becaria CONICET. Psicóloga consultorio particular.

Viviana Mandich

vcmandich@yahoo.com.ar

Lic. Psicología (UBA), profesora de Psicología en Educación Media y Superior (UBA), Especialización en Neuropsicología Clínica (UBA). Especialización en Psicodiagnóstico de Rorschach (Asociación Argentina de Psicodiagnóstico de Rorschach). Docente Universitaria Facultad de Psicología, UBA, y Departamento de Psicología y Psicopedagogía, UCAECE. Investigadora UCAECE. Investigadora Universidad de Buenos Aires (Fac. de Psicología: Proyectos UBACyT). Neuropsicóloga clínica.

Artículos más leídos del mismo autor/a