CONSULTA, TRANSFERENCIA Y DURACIÓN DE LOS TRATAMIENTOS PSICOLÓGICOS EN EL CONURBANO BONAERENSE

Contenido principal del artículo

Olga Mabel Mater

El presente trabajo aborda la temática de la “consulta o entrevista psicológica” y su relación con el “cumplimiento y adherencia al tratamiento”
El objetivo principal es interrogar el supuesto “cuanto más grave es el cuadro psicológico de los consultantes, mayor será el tiempo del tratamiento”, para lo cual se analiza la singularidad de cada consultante en transferencia, diagnóstico y duración de los tratamientos. Se propone un estudio epidemiológico y su diseño es descriptivo, analítico, retrospectivo, cualitativo y cuantitativo, cuya casuística es de 501 consultantes, su franja etaria entre 16 años y 78 años, acuden a las entrevistas psicológicas entre 2014 y 2017 en el primer cordón del conurbano bonaerense, de manera ambulatoria, individual, e institucional. 
Se sistematizan las variables y atributos (cualitativos y cuantitativos) por medio de tres softwares (Microsoft Excel – IBM SPSS – InfoStat) para evaluar: aspectos  ecológicos, diagnósticos y modalidades de: finalización, reconsulta, interconsulta psiquiátrica e incumplimiento terapéutico. 


Introducción
El presente trabajo aborda la temática de  la “consulta psicológica”, y su relación con el “cumplimiento y adherencia al tratamiento”1. Se propone un estudio epidemiológico y  su diseño es: descriptivo, analítico, retrospectivo, cualitativo y cuantitativo.
Se inicia la investigación debido a dos cuestiones fundamentales. En primer lugar, se parte de los interrogantes que en el devenir de la práctica clínica institucional se presentan, en cuanto que: 1) a la singularidad de cada consultante; y 2) la irrupción de aquello que insiste y se repite en la población asistida. Específicamente en relación al tiempo, duración y modalidad de terminación de los tratamientos cuyo abordaje es institucional.
La segunda cuestión es propiciar datos epidemiológicos en salud mental y, en particular, acerca de la asistencia psicológica ambulatoria e institucional.
Tensión epistemológica entre el método cualitativo y las técnicas de medición cuantitativas, que recorre el estudio, el cual cuenta con una casuística de 501 consultantes2 cuya franja etaria es entre 16 años y 78 años, asistieron a las entrevistas psicológicas entre 2014 y 2017.


Planteo del problema
La inserción de la Psicología en el campo de la Salud Mental, de acuerdo a E. Carpintero y A. Vainer (2018) comprende tres etapas3. Periodos en los cuales los acontecimientos socioeconómicos y políticos incidieron en las prácticas psicológicas, en su difusión, desarrollo y ocaso.
Los autores distinguen en cada momento los virajes en el quehacer profesional institucional, de la apertura de nuevos servicios de Salud Mental, a la prohibición de los psicólogos a realizar psicoterapias, con la consecuente reclusión de los mismos al ámbito exclusivamente privado.
El retorno a la democracia facilitó el diseño de nuevas estrategias públicas, privadas y de seguridad social, que propiciaron la construcción de nuevos espacios terapéuticos, se jerarquizaron los contenidos académicos lo cual permitió la incorporación de profesionales al campo de la Salud Mental. Desde el marco legislativo en 1985 se promulga la Ley del Ejercicio Profesional de Psicología 23.277, la Ley 10.306 de la Prov. de Buenos Aires, los diferentes Códigos de Ética, la Ley 448 de Salud Mental (CABA), entre otras y se sanciona la Ley 26. 657 en 2010, Ley Nacional de Salud Mental.
El Plan Médico Obligatorio de vigencia nacional en la República Argentina, en cuanto a la asistencia en salud mental afirma que en los tres subsectores (público, privado y de seguridad social) de gestión sanitaria, se garantiza, en cuanto a la atención ambulatoria, el derecho a 30 entrevistas psicológicas por año4
La difusión del psicoanálisis individual propició los diversos abordajes posteriores, entre ellos los institucionales en sus variadas modalidades. A pesar de lo cual actualmente, en ciertos sectores, persiste cierta desestimación sobre los tratamientos institucionales, sean conducidos en instituciones de orden público o privado. Se les atribuye a los mismos, en ocasiones, ser impropios a la práctica, reduciendo la misma al ámbito exclusivamente de lo privado, desde un ideal que no condice con la letra freudiana5.


La divulgación de ciertos supuestos sobre las prácticas institucionales sostiene “cuanto más grave es el cuadro psicológico de los consultantes, mayor será el tiempo del tratamiento”, por ende, realizarían tratamientos más prolongados; o “actualmente aumenta la administración de medicación psicofarmacológica en pacientes que realizan tratamiento psicológico”; así mismo, en relación al tiempo de los tratamientos que “las sesiones del PMO no alcanzan para que los pacientes realicen un tratamiento psicológico”; otros sostienen que “los tratamientos por obra social o prepaga no son tratamientos adecuados”.

Es a partir de lo expuesto que surgen diferentes interrogantes: ¿Hay relación entre la estructura psíquica del consultante, el tiempo y la duración de los tratamientos? ¿Hay diferencias en cuanto al género del consultante y la adherencia al tratamiento? ¿Cuáles son las características ecológicas6 más frecuentes de la población que asiste en el primer cordón del conurbano bonaerense? ¿La transferencia, en sentido amplio del concepto, incide en la solicitud de la consulta y en el tiempo de los tratamientos? ¿Cuáles son las modalidades de finalización de tratamientos más frecuentes?
¿Quiénes abandonan con mayor frecuencia el espacio terapéutico? Si los tratamientos han sido abandonados o interrumpidos, ¿los consultantes retornan a la consulta? ¿Cuáles son los motivos de consulta y objetivos manifiestos más frecuentes en la población asistida? ¿Cómo se relaciona el incumplimiento o no adherencia al tratamiento?


Objetivos de la investigación
Objetivo general


Analizar y caracterizar la adherencia y las modalidades de finalizaciones de los tratamientos psicológicos, de los consultantes que han asistido entre 2014 y 2017, por intermedio del subsistema de salud de medicina prepaga en la zona del conurbano bonaerense Provincia de Buenos Aires, Argentina. 


Objetivos específicos
Analizar si la adherencia y cumplimiento del tratamiento se relaciona con dos pilares del quehacer clínico: la singularidad de cada consultante y en transferencia. 
Indagar el supuesto “cuanto más grave es el cuadro psicológico de los consultantes, mayor será la adherencia y cumplimiento al tratamiento”.
Distinguir los aspectos ecológicos (variables de persona y clase social), diagnósticos de los consultantes en el periodo 2014-2017.
Indagar sobre las modalidades de: finalización, reconsulta, interconsulta psiquiátrica e incumplimiento terapéutico de los consultantes.
Realizar aportes para favorecer la atención psicoterapéutica, ante la demanda a los efectores de salud mental, y aumentar el nivel de efectividad de los tratamientos en el campo de la salud mental. 


Metodología
La propuesta de investigación es epidemiológica y su diseño es descriptivo, analítico, cuantitativo, cualitativo y retrospectivo, a partir de la población que de manera aleatoria asistió a tratamiento psicológico. 
Se presenta una estrategia metodológica cuantitativa y cualitativa o proceso de triangulación;  en primer lugar, se basa en el carácter de la medición junto a la posibilidad de generalizar ciertos aspectos, y en segundo lugar, el analizar los hechos como hechos de discurso. De este modo se atribuyen valores a una propiedad, según una escala cualitativa (categorías) o cuantitativa (números).


Descripción del instrumento
Las fichas individuales se trasladaron en una primera etapa a un software de aplicación informática Microsoft Excel y, en una segunda etapa, se ingresaron dichas hojas de cálculo a dos softwares, IBM SPSS, Statistics Standard Edition 25 –un sistema de análisis multivariante–, e InfoStat –un sistema de análisis estadístico de aplicación general–.
Se sistematizaron los datos individuales, considerando las siguientes variables: aspectos ecológicos: variables de persona (género, edad, estado civil, ocupación) y variables de clase social (inserción en la estructura productiva y nivel de instrucción o educativo) al momento del inicio de la consulta por un lado, y por otro, los diagnósticos presuntivos: 
1) estructural psicoanalítico: neurosis (histérica y obsesiva), psicosis y perversión); y 2) descriptivo DSM V. 
Se analizó “Cumplimiento y adherencia al tratamiento” como variable principal, respecto a: 1) cantidad de sesiones a las cuales el consultante asistió; 2) la gravedad del cuadro psicopatológico a partir de los diagnósticos; 3) si asiste o no a interconsulta psiquiátrica y, en caso afirmativo a) si el consultante fue derivado desde el inicio del tratamiento o durante las entrevistas psicológicas al tratamiento psiquiátrico; b) si administra medicación psicofarmacológica, si la indicación corresponde al médico psiquiatra tratante, a un médico de otra especialidad o la administra por otros medios. Así mismo, se indagó caso por caso si han asistido previamente a consultas psicológicas.
Las fichas individuales han facilitado construir atributos de la variable en cuanto a: “Motivos de consulta manifiestos” y “Objetivos de tratamiento manifiestos”, para elaborar posibles generalizaciones en relación al inicio de la consulta, el padecimiento subjetivo por el cual el consultante concurre y el diagnóstico presuntivo.
Las categorías de la variable “Motivos de consulta manifiestos”, denotan la consulta por: derivación de colega tratante de algún familiar o conocimiento del psicólogo; sugerencia de personas del ambiente afectivo; derivación del psiquiatra tratante o profesionales médicos de otras especialidades; debido al malestar o padecimiento subjetivo por lo cual realiza la primera consulta; y otras modalidades en las cuales participan instituciones (judicial, laboral, educativa) u otros factores.
Además se analizó sobre las categorías de la variable “Objetivos de consulta manifiesto”: la consulta por Malestar subjetivo7: afectivocorporal, pareja, familia e hijos, área laboral, social, académico y profesional y otras modalidades en las cuales participan instituciones (judicial, laboral, educativas).
Se operacionalizaron las diversas “Modalidades de Terminación de los tratamientos”, distinguiendo las siguientes categorías: abandono, derivación a otro profesional, interrupción temporaria, reconsulta, alta por objetivos; en tratamiento y sin cobertura prestacional.
Se procedió al análisis de la “Modalidad de Reconsulta”8 en el período seleccionado y las características del mismo (abandono, derivación a otro profesional, interrupción del tratamiento anterior, sin reconsulta, en tratamiento y reconsulta a posteriori de la finalización de una etapa anterior cuya particularidad ha sido de alta por objetivos). Se destaca que la variable Reconsulta, deviene solidaria de las etapas a las cuales cada consultante ha concurrido con el mismo profesional en el lapso de tiempo seleccionado9.
Se registraron la presencia o ausencia de la “Modalidad – Síntomas actuales”10, de acuerdo a la primera entrevista inicial de tratamiento, entre ellos: género, sexualidad, maltrato; toxicomanía11; derivación médica por enfermedad; tratamientos de fertilidad; intervenciones quirúrgicas; modalidades familiares actuales, etc.


Considerando la información obtenida se investigó sobre la “Modalidad de incumplimiento en los tratamientos”, diferenciando las siguientes categorías: abandono con o sin previo aviso en: 1) desde la segunda hasta la tercera entrevista inclusive; 2) a partir de la cuarta a la novena entrevista inclusive; 3) a partir de la décima entrevista en adelante; y adherencia o cumplimiento del tratamiento.
El método de análisis mediante la utilización de los softwares permitió codificar las variables de estudio, ejecutar un análisis descriptivo de las frecuencias (absolutas y relativas) porcentajes, media y medianas. Este análisis facilitó las combinaciones de las variables y sus atributos para obtener mayor información.


Resultados


Se destacan los siguientes resultados en cuanto a los aspectos ecológicos:
Las mujeres han solicitado consulta psicológica en mayor porcentaje (67,9% = 340 casos), que los varones (30,9% = 155 casos). Se advierte el aumento de consultas con perspectiva de género12 (1,2%). La solicitud de consulta psicológica de mujeres es mayor a partir de su juventud y adultez13, lo cual coincide con los perfiles epidemiológicos a nivel nacional y mundial.
El porcentaje mayor de consultantes corresponden a la franja etaria entre 31 a 40 años (183 casos = 36,5% de la muestra). La media de edad que consulta, es de 37 años, la mediana 35 años y la media 36 años. 
Los consultantes que denotan mayor porcentaje de asistencia están conviviendo en pareja, (52,3%=262 casos). Sin embargo, los consultantes solteros representan el 33,3% de la muestra (167 casos) y disminuye la presencia en las consultas en relación a quienes se encuentran separados, divorciados o viudos.
Los consultantes presentan diferentes niveles de escolaridad. Se destaca la presencia de universitarios (con estudios en curso, incompletos o completos) 280 casos que
representan el 56% de la muestra.
Entre las carreras o profesiones elegidas insisten: Docencia (62 casos), Ciencias Económicas (46 casos), Ingeniería (20 casos), Medicina (18 casos), Psicología (15 casos), Abogacía (13 casos) entre otros.
En cuanto a las actividades laborales se observa que el porcentaje mayor indica que prevalecen quienes se desempeñan como empleados14 (38,32% de la población y compuesto por 192 consultantes). En segundo lugar, se destaca la categoría de la variable, “profesional” lo cual indica que la compone un 25,99% de la población y son 130 casos.
De acuerdo a las primeras entrevistas se sostiene que:
Los consultantes han asistido anteriormente15  a entrevistas psicológicas en un porcentaje del 70,9% (355 casos) y quienes acuden por primera vez representan el 29,1%
(146 casos). 
De acuerdo a las fichas individuales, el mayor “Motivo de consulta manifiesto” ha sido el “Malestar subjetivo” (77,8% = 390 casos).
En cambio, 58 consultantes que representan el 11,6% de los mismos, han concurrido por haber sido derivados por profesionales médicos no psiquiatras, en particular: cardiólogos, clínicos y endocrinólogos.
Sin embargo, dichos profesionales son quienes indican y recetan los psicofármacos posteriormente, en un porcentaje del 5% de la muestra lo cual se expresa en 27 casos de la muestra.
Los “Objetivos manifiestos de tratamiento” más periódico es la categoría de la variable “Malestar subjetivo afectivo-corporal” (44,91% = 225 casos). En segundo lugar,
“Malestar subjetivo-pareja”, dan cuenta 121 consultantes que representan el 24,15% de la muestra.

Grafico 1 y 2: Motivos manifiestos de consulta y Objetivos manifiestos de tratamiento (ver página 21)
Del estudio se desprende que las modalidades: cumplimiento y adherencia, finalización, reconsulta, etapas e incumplimiento de los tratamientos indican que:
La asistencia a las entrevistas es superior entre la 1° y la 10° (186 casos = 37,2% de la muestra), así mismo, han acudido entre 11 a 20 entrevistas 137 consultantes, disminuyendo considerablemente a partir de las siguientes. De este modo, es de subrayar que solamente 85 casos que representan el 17% de la población han concurrido a más de 30 sesiones. 
Se destaca que la media de las entrevistas psicológicas a las que asistieron los consultantes es de 18,75 y la mediana de 15 entrevistas.
Grafico 3: Cumplimiento y adherencia al tratamiento de los consultantes (ver pág. 22).
Grafico 4: Tabla - Modalidades de consulta 2014 – 2017 (ver pág. 22).
Grafico 5: Modalidades de Consulta – Reconsulta e Incumplimiento (ver pág. 23).
Gráfico 6: Modalidades de finalización de los tratamientos (ver pág. 23).
El alta por objetivos es la modalidad de finalización más recurrente en la muestra (255 casos = 50,90%) y es solidaria con la modalidad de reconsulta. Debido a que un porcentaje de los casos de alta por objetivos, posteriormente han solicitado una nueva etapa de tratamiento por iguales o diferentes motivos de consulta y objetivos manifiestos.
Gráfico 7: Modalidades de terminación de tratamientos (Frecuencias) (ver pág. 24).
Se subraya que en un amplio porcentaje (393 casos = 78,4%) no se presenta la modalidad de reconsulta. No obstante, reconsultan aquellos consultantes que han finalizado una etapa con la modalidad de alta por objetivos (79 casos = 15,8%).
El 81% de lo consultantes, 408 casos han realizado una etapa de tratamiento psicológico, y solamente el 19%, 93 casos, han concurrido a la segunda y tercera etapa de objetivos de tratamiento.
La deserción del tratamiento se presenta en las primeras sesiones con mayor frecuencia, siendo el 12% de los casos que abandonan y en particular entre la segunda y la
tercera entrevista (56 casos).
Grafico 8: Incumplimiento en los tratamientos 2014-2017 (ver pág. 24)

La franja de la población que acude a la consulta denota una estructura neurótica: 94%, 469 consultantes. Presentándose en un porcentaje de 53% neurosis histérica (267
consultantes) y 41% neurosis obsesiva (202 consultantes). Los consultantes que presentaron una estructura psicótica, han sido 26 casos (5%). Los consultantes con estructura perversa, han sido 6 casos (1%). 
Los consultantes que realizan tratamiento psicológico no requieren en alto porcentaje medicación psicofarmacológica, el 23% acude a la interconsulta psiquiátrica (116 consultantes). No realizan tratamiento psiquiátrico 385 consultantes (77%).
Grafico 9: Tabla cruzada Genero – Diagnóstico psicoanalítico (ver pág. 24).
Se realizó el análisis de las categorías “diagnóstico”, de acuerdo al DSM V, seleccionando las más representativas. Coincidió con los perfiles epidemiológicos nacionales y mundiales, la presencia de trastornos de ansiedad (139 casos = 28%), los trastornos de la conducta alimentaria16 (33 casos = 6%) entre otros, y 244 casos que representan el 49% de la muestra agrupados en “Otros problemas objetos de atención clínica”, en cuanto a problemas biográficos, familiares y de pareja, siendo el diagnóstico más recurrente, acorde a la primera entrevista y las planillas Guías de objetivos.
Gráfico 10: Tabla Diagnósticos: Estructural y Descriptivo (ver pág. 25). 


Discusión y conclusiones
A partir del estudio se afirma que no se relaciona el cuadro psíquico del consultante con el tiempo y la duración del tratamiento.
Los consultantes en tratamiento psicológico no realizan interconsulta psiquiátrica ni administran psicofármacos en un amplio porcentaje. La asistencia a los tratamientos es la media de 18,75 entrevistas y la mediana de 15 entrevistas; el mayor porcentaje de consultantes asiste entre las diez primeras entrevistas. 
En síntesis, en la población asistida prevalecen en mayor porcentaje las consultas de mujeres, la franja etaria entre 31 a 40 años, en pareja (convivientes o casados/as),
con hijos (185 consultantes que representan de la muestra el 36,92%). Han presentado un nivel educativo universitario, se desempeñaban como empleados o realizando tareas profesionales en relación de dependencia. Las estructuras psíquicas en amplio margen son neuróticas con modalidad histérica y confirma la ausencia de tratamientos de consultantes con estructura perversa.
El universo que compone la casuística permite advertir por los aspectos ecológicos indican que los casos pertenecen a un sector social que cuenta con recursos socio económicos y ambientales, lo cual epidemiológicamente desde un enfoque crítico no refleja la demanda de consulta de otros sectores de la población en el campo de la salud mental del primer cordón del conurbano bonaerense.
De la encuesta realizada por muestreo, en 1959 por Floreal Ferrara y Milcíades Peña, descripta por E. Carpintero y A. Vainer (2018), entre las conclusiones subrayan los encuestados en un mayor porcentaje señalaban como causales de los padecimientos psíquicos, causas físicas o biológicas, y en último orden señalaban aspectos psíquicos; desconocían los tratamientos psiquiátricos, en un porcentaje de “45 de cada 100”, y que el 56% de la población opinaba que las enfermedades mentales no podían curarse; al tiempo que “la psicoterapia y el psicoanálisis fueron citados por tan sólo 8 de cada 100 personas”. Actualmente la demanda de asistencia psicológica indudablemente ha aumentado a los diferentes efectores de salud mental a cinco décadas de distancia. 
Es preciso considerar acorde a las investigaciones –E. Leiderman (2009), Saforcada y colaboradores (2011), D. Obando-Posada; J. Romero-Porras; A. Trujillo-Cano & M. Prada-
Mateus (2017) la investigación realizada en 2014 en CABA17 y el estudio epidemiológico en diversas ciudades de Argentina (2015), que son las mujeres quienes más demandan entrevistas psicológicas.
No obstante, se advierte el crecimiento de solicitud de las mismas de hombres jóvenes adultos y adultos en relación a la perspectiva de género. En concordancia con los perfiles epidemiológicos de otros países, como en Colombia (2017) se destaca mayor prevalencia de consultas de mujeres (63%); de igual manera en América y Europa.
En el mundo habitan, de acuerdo a los últimos censos publicados, más hombres que mujeres. Sin embargo, la demanda de tratamiento acorde a diferentes investigaciones la solicitud de entrevista psicológica en la infancia es ampliamente mayoritaria por niños, mientras en el devenir de los años la demanda se revierte. ¿Es una cuestión solamente demográfica? Temática pendiente para elaborar una lectura interpretativa de los datos del estudio para una nueva investigación.
La modalidad de reconsulta, de acuerdo al estudio de H. Kirsch y A. Lardani (2001) indica que aumentan las reconsultas cuanto más sesiones el consultante ha realizado, en tanto es menor la reconsulta al mismo profesional o centro. Estudio que coincide con la muestra en tanto subraya que al finalizar el tratamiento puede advenir la reconsulta habiendo solucionado o no el motivo de consulta. Los consultantes que reconsultan y concurren a más de una etapa de tratamiento no corresponden a estructuras psíquicas vulnerables (psicosis), lo cual contradice el supuesto inicial.
Se sostiene que a partir de la variable principal “cumplimiento y adherencia al tratamiento” y las categorías de las modalidades de terminación y reconsulta de los mismos imprimen cómo opera la transferencia en las consultas psicológicas. Así mismo, la incidencia de las entrevistas psicológicas anteriores con el mismo o diferente efector o profesional, reconoce la necesariedad de otro estudio de investigación acerca de la transferencia y el tiempo o duración de los tratamientos.
La presencia de cuadros psíquicos y vínculos parentales o afectivos patológicos en jóvenes adultos invita a considerar preventivamente situaciones de riesgo en lo real de
la clínica y para un estudio futuro, acorde a la presencia en los síntomas actuales que se han detectado en la muestra.
A su vez se despliega la interrogación acerca de la categoría de finalización de tratamiento por “Interrupción temporaria” sus condiciones y delimitaciones. Entre las limitaciones del presente estudio es de considerar que la casuística pertenece a un profesional – estilo y su formación– lo cual convoca a proseguir el estudio de manera de ratificar o no los resultados de la presente investigación. 
Para concluir, en los tratamientos institucionales o prestacionales, es posible considerar al “tiempo”, en tanto variable, lectura que condice con la letra freudiana, las sesiones que garantiza el PMO, las entrevistas acordadas para un tratamiento adecuado en acotar el sufrimiento de quienes padecen y consultan. 
El psicólogo tratante y la variable “tiempo” funcionan como variables en los tratamientos institucionales públicos o privados, y convoca a continuar la tarea investigativa para mejorar su efectividad para mejorar la salud mental de los consultantes. 


Gráficos y tablas


Gráfico 1 y 2: Motivos manifiestos de consulta y Objetivos manifiestos de tratamiento


  1. 18-10-2019_02-41-32_p-m-.png

18-10-2019_02-42-38_p-m-.png


18-10-2019_02-45-04_p-m-.png


18-10-2019_02-45-38_p-m-.png


18-10-2019_02-47-40_p-m-.png


18-10-2019_02-48-29_p-m-.png


18-10-2019_02-49-03_p-m-.png


18-10-2019_02-49-35_p-m-.png


18-10-2019_02-50-00_p-m-.png


18-10-2019_02-50-28_p-m-.png


Bibliografía


-Kirsch, H. y Lardani, A. (2001) “Resultados en psicoterapia: ¿Qué opinan nuestros consultantes?”. Revista Argentina de Psiquiatría Vertex Salud Mental y Comunidad,
Vol. XII N° 45. Investigación en psicoterapia, septiembre – octubre – noviembre 2001, págs. 221- 225. Buenos Aires, Argentina.
- A. A. V. V. (2009) “Psicoterapia ambulatoria en el Conurbano Bonaerense: tasa de su utilización, costo y características de las psicoterapias y sus usuarios”. Revista Argentina de Psiquiatría Vertex Salud Mental y Comunidad, Vol. XX, N° 86 julio – agosto 2009, págs. 252-259. Buenos Aires, Argentina.
- A. A. V. V. (2011) “Estudio epidemiológico comparativo de sintomatología de salud mental en adultos del Partido de Avellaneda la Ciudad de La Plata”, 2011. Facultad de Psicología – UBA. Anuario de investigaciones. Volumen XIX pág. 141-151.Recuperado en: http://www.scielo.org.ar/scielo.php?script=sci_ abstract&pid=S1851-16862012000100014 
- A. A. V. V. (2014) “Prevalencia de problemas de Salud Mental en la Ciudad de Buenos Aires, factores asociados, utilización de Servicios y Cobertura Sanitaria”.
Resultados preliminares de la encuesta epidemiológica de Salud Mental de la Ciudad de Buenos Aires. 2014 Recuperado en: https://www.buenosaires.
gob.ar/salud/saludmental/programas-especialessalud- mental/programa-de-investigacion-y-vigilancia- epidemiologica-en-salud-mental.
- A. A. V. V. (2017) “Estudio epidemiológico en Salud Mental en población clínica de un centro de atención psicológica”. Universidad de la Sabana, Chía, Colombia.
2016. Psychologia, 11(1), 85-96. Recuperado en: http://www.redalyc.org/ pdf/2972/297251403007.pdf
-A. A. V.V. (2018) “Estudio epidemiológico de salud mental en población general de la República Argentina. Epidemiología en psiquiatría y salud mental”.
Revista Argentina de Psiquiatría Vertex Salud Mental y Comunidad, Vol. XXIX, N°142 noviembre – diciembre 2018, págs. 275-299.
-Carpintero, E. y Vainer, A. (2018) Las huellas de la memoria I Psicoanálisis y Salud Mental en la Argentina de los 60’ y 70’. Tomo I: 1957-1969; Tomo II: 1970-1983. Buenos
Aires, Argentina: Editorial Topia.


Notas


1 Se utiliza la expresión “consulta psicológica” para hacer referencia a la entrevista entre el consultante y el practicante profesional del que se trate. “Cumplimiento y adherencia al tratamiento”. ”.Palabra clave según los descriptores en Ciencias de la Salud (DeCS), acorde a la Organización Mundial de la Salud (OMS). Biblioteca Virtual en Salud Argentina. Link: http://decs.bvs.br/E/ homepagee.htm
2 Entiéndase por “consultante”, en el presente estudio, a la persona que acude a las entrevistas psicológicas.  
3 Los autores distinguen tres etapas: 1) 1957-1969 a la que denominan “El encuentro fundante entre el Psicoanálisis y la Salud Mental”, tiempo próspero en el cual se instalan nuevos dispositivos asistenciales y se difunde los avances de la psicofarmacología; 2) 1970- 1975 nominan “El estallido de las instituciones” describen los avatares en los servicios de salud mental y el quehacer profesional en su florecimiento y crisis y 3) 1976-1983 “La desaparición de la Salud Mental” refieren sobre las incidencias de la dictadura militar en la Argentina en los dispositivos asistenciales y en los profesionales.
4 El Programa Médico Obligatorio en 1996 y el Programa Médico Obligatorio de Emergencia (PMOE), en 2002, establecen cuáles son las prácticas y servicios de cobertura obligatoria para las Obras Sociales, y a partir de la Ley 24.754, para las instituciones de medicina prepagas.
5 S. Freud anuncia la necesariedad y relevancia de los tratamientos institucionales en diferentes momentos de su obra, gratuitos, estatales o privados, entre ellos en: “La iniciación del tratamiento” (1913), “Autobiografía” (1924), “Los caminos de la terapia psicoanalítica” (1918).
6 Las variables de persona y de clase social componen los aspectos ecológicos.
7 Malestar subjetivo, en el presente estudio, es de acuerdo a la definición de la Ley Nacional de Salud Mental 26.657/10, el padecimiento mental como todo tipo de sufrimiento psíquico de las personas, crisis previsibles o imprevistas, trastornos y/o patologías, como procesos complejos determinados por múltiples componentes.  Estar mal del sujeto que deviene en principio consultante debido al sufrimiento o padecimiento que lo interpela y propicia el inicio o no de un tratamiento psicológico.
8 Se utiliza el término “Reconsulta” en cuanto el consultante ha transitado por el espacio psicológico, en más de una oportunidad, debido a los mismos motivos de consulta o diferentes; finalizando el tratamiento anterior con la modalidad de terminación singular al caso por caso (abandono, interrupción temporaria, etc.).
9 Se denomina “Etapa” en el presente estudio al tiempo de consulta de cada caso que compone la población asistida, desde el inicio a la modalidad de finalización singular de cada uno en el tratamiento realizado.  Se instrumentalizó considerando 1) Una etapa, 2) Segunda etapa y 3) Tercera etapa. Cada Etapa implica que el consultante reconsultó, siendo ambos atributos de la variable solidarios.
10 Se ha estudiado, a partir de la primera entrevista, las modalidades de síntomas actuales, considerando el discurso manifiesto, el motivo y objetivo de consulta.
11 Se utiliza el significante “Toxicomanía” de acuerdo a la definición de Éric Laurent (1988) y J.-A. Miller (2005) en cuanto a la nominación que comprende a las adicciones en su conjunto (consumo de sustancias, alimentarias u otras, juegos de azar, internet, o vínculo amoroso, etc.).
12 Consta en la casuística el aumento de consultas con perspectivas de género, en 2012 (1 caso), en 2014 (2 casos), 2015 (1 caso), 2016 (1 caso) y 2017 (1 caso), por lo cual en la muestra suman 6 casos, que representan el 1,2% de la muestra. 
13 Los estudios epidemiológicos de asistencia psicológica en niños varía en esta información demográfica, encontrándose investigaciones en las cuales la población por lo cual los adultos responsables solicitan entrevistas psicológicas es en relación a “niños” y se revierte la consulta a posteriori de la adolescencia.
14 El valor de la variable “empleado” en el presente estudio hace referencia a quienes se desempeñan como docentes, servidores públicos, empleados estatales y privados, etc.
15 No se distingue si el consultante ha asistido a un profesional perteneciente a la misma red prestacional, formación o escuela psicológica del mismo o subsector al que pertenece.
16 El efector en salud mental cuenta con dispositivos en relación a los Trastornos de conducta alimentaria por lo cual los consultantes que presentan dicho motivo de consulta disponen de otros espacios terapéuticos.
17 La investigación del Ministerio de Salud de la Ciudad de Buenos Aires, “Prevalencia de problemas de salud mental en la Ciudad de Buenos Aires, factores asociados, utilización de servicios y cobertura sanitaria” (2014) un estudio transversal mediante la visita a hogares, y la administración de un cuestionario GHQ – 12, por lo cual de una muestra de 2131 personas, dijeron haber atravesado problemas emocionales en el último mes, mujeres 30% 357 casos, y varones 180 casos 18, 6%. Se asistieron de manera privada –ámbito de atención mayoritario ante la oferta de los subsectores en la Ciudad de Buenos Aires– 101 personas, el 52, 6% compuesta por mujeres 75 casos y varones 26 casos. 


 

Detalles del artículo

Sección
Articulos Cientificos
Curriculum del autor/a

Olga Mabel Mater

mater.olga@gmail.com

Lic. en Psicología. Título expedido por la Facultad de Psicología U.B.A. (1990). Psicoanalista.Profesional Auxiliar de la
Justicia. Perito Psicóloga Único de Oficio de la Ciudad Autónoma de Bs. As. y de la Prov. de Bs. As. Departamentos Judiciales
de: La Matanza y Morón. Docente de Primera en la Facultad de Psicología (U.B.A.) y Tutora de Tesis.
Escuela Freudiana de Buenos Aires desde el 2010 como Miembro Adherente.