RESILIENCIA Y VULNERABILIDAD EN ADOLESCENTES DETECCIÓN Y EVALUACIÓN DE RECURSOS. INDICADORES DE VULNERABILIDAD. AVANCES DE UNA INVESTIGACIÓN EN CURSO

##plugins.themes.bootstrap3.article.main##

Nora Soraci
María Cristina Estebanez
Juan Eduardo La Cava
Nora Lang
Graciela Malfettani

Resumen

A partir del interés por abordar un problema cada vez más frecuente en nuestra clínica diaria, que en principio llamaremos riesgo en la adolescencia, surgió la necesidad de evaluar, precisar y transmitir observaciones acerca del grado de vulnerabilidad en los adolescentes y poder dar cuenta de las diferencias en la capacidad de afrontamiento. Con este fin estamos trabajando en el diseño de un instrumento de medición (cuantitativa y cualitativa) que denominamos IRP Inventario de Recursos Personales, para poder conocer las conductas, pensamientos y sentimientos más frecuentes de los adolescentes frente a situaciones habituales, como así también la consistencia de las redes sociales con las que cuenta. 


Por otra parte adaptamos un instrumento ya existente: La Escala de Sucesos de Vida (Casullo, M., 1991), cuya finalidad es medir el grado de afectación frente a diversas situaciones de adversidad. 
El objetivo de nuestra investigación es poder correlacionar los puntajes de ambos instrumentos y analizar estadísticamente la conexión entre variables de riesgo y factores protectores que puedan compensar o proteger los efectos de riesgo.
La población a estudiar está compuesta por adolescentes de ambos sexos entre 15 y 18 años.
Por el momento sólo realizamos estudios piloto para poder ajustar aspectos lingüísticos y del formato de ambos instrumentos.
Próximamente tomaremos una muestra de adolescentes de Capital Federal y Conurbano Bonaerense en escuelas públicas y privadas. Expondremos el estado actual de nuestro trabajo. 


Introducción

Esta publicación tiene como finalidad difundir los avances de una investigación en curso, que está sujeta a posibles cambios que consideremos convenientes en su transcurso.


El punto de partida de esta investigación surgió en reuniones de intercambio entre profesionales de distintas especialidades de la Fundación Prosam.


Más allá de las diferencias personales y de formación todos compartíamos inquietudes similares. Los que trabajamos en esta profesión desde hace unos años vemos que la complejidad de los casos ha ido cambiando notoriamente, sobre todo en estos últimos tiempos; y que los motivos de consulta aparecen cada vez más teñidos de una problemática social. Esta situación hace necesario ejercitar nuestra flexibilidad, y tener en cuenta otros recursos para poder dar respuestas terapéuticas eficaces.  


Entre los terapeutas de adolescentes un tema en común era la inquietud por un problema cada vez más frecuente en nuestra clínica diaria: los adolescentes de riesgo, los riesgos en la adolescencia.


Es muy importante recordar que el momento en el que decidimos iniciar este trabajo coincidió con una grave crisis social, económica y política de nuestro país.  


Todo el tiempo se hablaba de riesgo: riesgo país, riesgo de perder el trabajo, riesgo de perder la casa. Riesgo. Riesgos frente a los cuales no todas las personas reaccionaban del mismo modo. 
Nos unió el deseo de investigar sobre riesgo en la adolescencia para poder entender y calificar las diferencias en las conductas y capacidad para desplegar los recursos personales con los que cuentan. Inicialmente encontramos distintas opiniones que nos desalentaron. Algunos planteaban que no era posible investigar riesgo en sentido amplio, que era necesario aislar alguna variable. 


A partir de algunas publicaciones y un curso con la Dra. M. Martina Casullo, empezamos a pensar que era posible hacerlo. En un primer rastreo bibliográfico nos pareció interesante el concepto de resiliencia. Fue así que pasamos a pensar en factores protectores, recursos y estrategias de afrontamiento como contracara de riesgo y vulnerabilidad.  


Teniendo en cuenta nuestra experiencia clínica, y siguiendo la línea de aquellos que como Ojeda y Melillo proponen la posibilidad de hacer una estimación de vulnerabilidad y resiliencia como una resultante de la combinatoria de experiencias disruptivas y recursos tanto personales como del entorno, decidimos: En primer lugar diseñar un instrumento de medición que permitiera precisar los recursos con los que cuenta cada individuo. Necesitábamos conocer las conductas, pensamientos y sentimientos más frecuentes de los adolescentes frente a situaciones habituales, como así también la consistencia de las redes sociales


En segundo lugar adaptamos un instrumento ya existente: la Escala de Sucesos de Vida (M. Casullo. 1991), cuya finalidad es medir el grado de afectación frente a diversas situaciones de adversidad. 


Objetivo

Ponderar las diferencias del proceso de resiliencia a partir de cuestionarios que evalúan la percepción subjetiva, por un lado del impacto emocional frente a variables de riesgo o adversidad, y por otro de recursos personales (cognitivos y afectivos) y sociales (interacción con pares, familia, escuela) para evaluar fortaleza yoica, factores protectores y redes de apoyo. Se analizará estadísticamente la conexión entre variables de riesgo y factores protectores que puedan compensar o proteger los efectos del riesgo.


Desarrollo

La comprensión de las conductas de riesgo de los adolescentes requiere ir más allá del estudio psicológico individual, incluyendo las condiciones del contexto y la trama simbólica y social en la que se nutren. El concepto de riesgo aparece como pivote en la aplicación de las ciencias sociales al campo de la salud. (Ana García Mendes Diz. 2001). 
Entendemos por riesgo la probabilidad de que ocurra algún hecho indeseable. Es importante diferenciar entre factores, situaciones y conductas de riesgo.  


1) Factores de riesgo: situaciones estresantes, que resultan de la interacción del individuo con el ambiente y que afectan la vulnerabilidad de la persona, es decir su predisposición al desequilibrio.


2) Situaciones de riesgo: aquellas circunstancias que ofrecen un riesgo a toda la comunidad o grupo social. (por ejemplo permisividad en el uso de drogas, exigencias que se imponen en la práctica de determinados deportes, etc.) 


3) Conductas de riesgo: actuaciones repetidas y fuera de determinados límites, que pueden desviar o comprometer el desarrollo psicosocial normal durante la infancia o adolescencia, con repercusiones perjudiciales para la vida actual o futura. (E. Serfaty. 1996) Comenzamos pensando en riesgo, vulnerabilidad, y llegamos más tarde a interesarnos en el concepto de resiliencia, entendiéndolo como una capacidad universal dinámica. "La resiliencia no es un catálogo de las cualidades que pueda poseer un individuo. Es un proceso que, desde el nacimiento hasta la muerte, nos teje sin cesar, uniéndonos a nuestro entorno" (B. Cyrulnik. 2002).


La Resiliencia es la capacidad humana para enfrentar, superar e incluso salir fortalecido o transformado por experiencias de adversidad, se promueve por factores proporcionados al niño YO TENGO, factores promovidos y desarrollados en el niño YO SOY, y factores adquiridos por el niño YO PUEDO (Edith Grotberg. 2001).
Los métodos de investigación se preocupan por definir los tres conceptos que forman parte del modelo de resiliencia: como medir la adversidad, como medir la adaptación positiva, y como medir el proceso de desarrollo que permite superar la adversidad y adaptarse positivamente (F. Infante. 2001).


Adversidad: designa una constelación de factores de riesgo o un hecho puntual de la vida. La adaptación puede ser considerada positiva cuando el individuo ha alcanzado las expectativas sociales asociadas a una etapa de desarrollo o cuando existe ausencia de conductas disruptivas. 


El concepto de proceso de desarrollo incorpora la idea de que la adaptación positiva no es sólo tarea del niño, sino que la familia, escuela, la comunidad y la sociedad deben proveer recursos para que el niño pueda desarrollarse más plenamente (F. Infante. 2001).


En relación al concepto de adaptación positiva nos pareció importante pensar las diferencias entre una persona resiliente y una sobreadaptada. En el resiliente hay un registro subjetivo del malestar y una cierta idea de que podrá modificarlo en el futuro. En cambio el sobreadaptado ni siquiera se plantea el malestar, responde de manera complaciente. En éste último puede haber logros sociales adecuados pero su vida emocional está empobrecida, y tiene fallas en la capacidad de simbolización. (Mc. Dougall). 
Contrasta la flexibilidad del resiliente, que se adapta activamente; con la rigidez de la adaptación pasiva del sobreadaptado. 


1) IRP (Inventario de Recursos Personales). En que consiste. La construcción del test. 
El IRP es un instrumento de medición cuantitativa y cualitativa de recursos para la población adolescente, la muestra que tomaremos comprende adolescentes escolarizados entre 15 y 18 años. 
Es un cuestionario auto administrable que consta de 40 ítems, puede tomarse en forma individual o colectiva. El tiempo de aplicación es de 15 minutos aproximadamente. La finalidad es poder identificar riesgo potencial, teniendo en cuenta los recursos del sujeto y sus aspectos de vulnerabilidad. Con respecto al formato, es una escala tipo Likert que ofrece 5 opciones de respuesta. El puntaje es de 4 a 0 en los ítems positivos y a la inversa en los negativos (Martínez Arias. 1996).


Las instrucciones están impresas y se leen en voz alta por el administrador. La consigna es la siguiente: A continuación te presentamos una serie de preguntas sobre distintos temas como la familia, la escuela, los amigos, etc. El objetivo de estas preguntas es conocer si pasaste por alguna de estas situaciones y como actuás o pensas habitualmente. No hay respuestas correctas ni incorrectas, es importante que respondas lo más sinceramente posible a todas las preguntas y que no dejes ninguna sin responder. No dediques mucho tiempo a cada respuesta, trata de poner lo primero que se te ocurra. Deberás marcar con una cruz en cada pregunta la opción que elijas entre SIEMPRE, CASI SIEMPRE, A VECES, CASI NUNCA, NUNCA y luego marcar la o las alternativas con la o las que te sientas identificado/ a o te veas reflejado. 


Contiene ítems positivos y negativos, dentro de los que estacamos algunos señalándolos como críticos, ya que la evaluación de los mismos y su relación con el puntaje total será fundamental para precisar el diagnóstico.


En cada ítem agregamos respuestas adicionales no puntuables cuantitativamente, con el fin de obtener información válida para un análisis cualitativo. Por ejemplo:   


1) Sé distinguir si hay peligro
a) Lo aprendí de mis padres
b) Me enseñaron en la escuela
c) A mi edad ya puedo darme cuenta.


Desde la concepción teórica, hemos hecho hincapié en lo que ha sido identificado en distintas investigaciones y publicaciones como factores de resiliencia, que han sido agrupados del siguiente modo:   


1) SOPORTE SOCIAL 

Yo tengo (redes de apoyo):


  • Personas del entorno en quienes confío y me quieren incondicionalmente.

  • Personas que me ponen límites para que aprenda a evitar los peligros y problemas.

  • Personas que me muestran por medio de su conducta la manera correcta de proceder.

  • Personas que quieren que aprenda a desenvolverme solo.

  • Personas que me ayudan cuando estoy enfermo o en peligro.


2) FORTALEZA INTERNA 


Yo soy    


Una persona por la que los otros sienten aprecio y cariño 
Feliz cuando hago algo bueno para los demás y les demuestro mi afecto 
Respetuoso de mí mismo y del prójimo


Yo estoy


Dispuesto a responsabilizarme de mis actos. Seguro de que todo saldrá bien. 


3) HABILIDADES


Yo puedo


Hablar sobre las cosas que me asustan o inquietan. Buscar la manera de resolver los problemas.


  • Controlarme cuando tengo ganas de hacer algo peligroso o que no esta bien.

  • Buscar el momento apropiado para hablar con alguien o actuar.

  • Encontrar alguien que me ayude cuando lo necesito (E. Grotberg. 2001).

En cuanto a las características psicológicas individuales que se han destacado en la bibliografía consultada, podemos señalar las siguientes:


1. Introspección: poder preguntarse a si mismo y darse una respuesta honesta.
2. Independencia: saber fijar limites entre uno mismo y el medio con problemas; capacidad de mantener distancia emocional y física sin caer en el aislamiento.
3. Capacidad de relacionarse: capacidad de establecer lazos e intimidad con otra gente, para equilibrar la propia necesidad de afecto con la actitud de brindarse a otros.
4. Iniciativa: gusto de exigirse y ponerse a prueba en tareas progresivamente mas exigentes 
5. Humor: encontrar lo cómico en la propia desgracia.
6. Creatividad: capacidad para generar orden, belleza y finalidad a partir del caos y el desorden.
7. Ideología personal: sistema de valores propio. 
8. Autoestima consistente (Melillo, Suárez Ojeda. Comp. 2001)


A partir de estos elementos hemos construido ítems que intentan operacionalizar/evaluar la existencia de estos factores a partir de la auto percepción de los individuos. Además, hemos incluido ítems que no son puntuables, sino que aportan información cualitativa:  


Ejemplos de ítems


Cuando siento una emoción fuerte me descontrolo
(habilidades, autocontrol)


No puedo pensar
Trato que no me afecte
Pienso que puedo hacer
Paso a la acción sin medir las consecuencias 


En la escuela me ponen limites (redes)


Me cuidan
Son exagerados
No confían en mí


Escala de sucesos de vida


La Escala de Sucesos de Vida es un instrumento basado en dos cuestionarios: la S.R.E Schedule of Recent Events (de Colmes y Rahe 1967) y el R.L.C.D. Recent Life Change Questionnaire (de Rahe 1975).


Consta de 50 items, cuyo objetivo es evaluar la percepción subjetiva del impacto de los sucesos o acontecimientos del ciclo vital. 


Un suceso o acontecimiento vital es todo hechoo circunstancia de la vida de una persona capaz de alterar o modificar sus condiciones de salud psicofísica. En términos globales puede afirmarse que todo acontecimiento vital es en sí mismo una experiencia social, posee significación psicológica, ocurre en un momento o etapa determinada, es percibido con cierta intensidad por el sujeto, y tiene una duración limitada en el tiempo.(M. Casullo. 1991). 


Nosotros modificamos la cantidad de ítems de esta escala, pasando a un total de 42. La adaptamos teniendo en cuenta la edad de la población que vamos a estudiar. Eliminamos las preguntas relacionadas con situaciones laborales, ya que corresponden a la etapa adulta, agrupamos ítems referidos a enfermedad física o psíquica de hermano, padre, madre o amigo. Agregamos preguntas referidas a problemas con la alimentación, peleas graves con amigos, y situaciones legales y/o sociales actuales de nuestro país como por ejemplo: pérdida de la vivienda, proyectos de radicarse en el exterior, robo o secuestro, y problemas por participación (directa o indirecta) en piquetes o manifestaciones por conflictos sociales. 


También modificamos el formato original que pasó de ser vertical a horizontal; dividiendo para su puntuación en subescalas I, II y III. El objetivo fue facilitar las respuestas y poder diferenciar si el suceso ocurrió o no, cuanto le afectó y si aún le sigue afectando; agregando la posibilidad de que los adolescentes marquen situaciones que no necesariamente les ocurrieron en el último año, y que siguen siendo significativas para ellos.    


Para la evaluación diferenciamos entre suceso y evento, entendiendo éste último como una situación en la que el individuo interviene más activamente. El suceso en cambio ocurre independientemente de la voluntad del sujeto. 


Consideramos 6 ítems críticos, de los cuales 2 son hipercríticos: 10) embarazo no deseado, 11) aborto, 17) problemas personales en relación al alcohol o drogas, 29) problemas que hicieron necesaria la participación de la policía, 33) intentar quitarme la vida y 42) haber pensado en quitarme la vida. 


Estudios de Validación
ACS (Escala de Afrontamiento para adolescentes)


El objetivo de incorporarlo a nuestra investigación es para validar el IRP. Lo tomaremos sólo en el período de prueba, para evaluar si es necesario realizar modificaciones a nuestro inventario.


La escala de afrontamiento para adolescentes es un instrumento de investigación y de orientación que les permite a los jóvenes examinar sus propias conductas de afrontamiento. 


Es un inventario de auto informe compuesto de 80 elementos. 79 de tipo cerrado y uno abierto que permite evaluar con fiabilidad 18 estrategias de afrontamiento diferentes que se han identificado conceptual y empíricamente. Estas 18 estrategias pueden agruparse en tres estilos básicos de afrontamiento: dirigidos a la resolución del problema, afrontamiento en relación con los demás y afrontamientos improductivos. El mayor objetivo al desarrollar una medida de afrontamiento en adolescentes es contribuir al desarrollo de sus capacidades psicosociales (E. Frylenberg - R. Lewis. 1990). 


Estudios piloto


Inicialmente hicimos una prueba piloto tomando ambos instrumentos a 10 adolescentes de capital y 10 de provincia, a fin de realizar la validación lingüística. Les pedimos que nos dieran su opinión sobre el cuestionario, si sacarían o agregarían alguna pregunta, si el lenguaje usado era claro y si propondrían cambiar alguna palabra o preguntar lo mismo de otro modo. A partir de sus comentarios modificamos el texto de algunos ítems y nos dimos cuenta que debíamos invertir el orden de los cuestionarios, tomando primero el IRP, ya que la Escala de Sucesos de Vida les generaba un impacto emocional similar al test desiderativo, los angustiaba; el IRP los conectaba con situaciones más cotidianas.


Todos los ítems están formulados de manera afirmativa, en un primer momento había dos opciones de respuesta: SI - NO, los adolescentes pedían tener otras alternativas. Decidimos ampliar las opciones a 5: SIEMPRE, CASI SIEMPRE, A VECES, CASI NUNCA Y NUNCA, ya que además dar sólo dos opciones sesgaba las respuestas excesivamente.


En un segundo momento tomamos ambos instrumentos a 25 adolescentes que estaban en proceso de evaluación o tratamiento con nosotros con el fin de evaluar la consistencia entre ambos instrumentos y poder correlacionar los resultados con las hipótesis diagnósticas. Los puntajes obtenidos confirmaron la observación clínica, existiendo diferencias entre los pacientes que estaban en diagnóstico con aquellos que estaban en un momento avanzado de tratamiento o próximos a finalizar.


En algunos casos esta toma nos aportó datos que no habían surgido espontáneamente en pacientes que ya llevaban un cierto tiempo de tratamiento. Por ejemplo una paciente que hacía unos años se autoagredía cortándose o quemándose en distintas zonas del cuerpo.


Otro dato interesante fue que previamente a la toma del cuestionario de Sucesos de Vida, suponíamos que la negación se evidenciaría en las respuestas sobre el grado de afectación de las distintas situaciones; sin embargo los pacientes más negadores directamente negaban que el hecho hubiera sucedido, a pesar de que nosotros sabíamos por su historia que si les había ocurrido.  


Conclusiones


Por el momento no estamos en condiciones de exponer conclusiones definitivas, ya que se trata de una investigación en curso. Sin embargo las pruebas piloto realizadas nos alientan a pensar que es posible cuantificar las diferencias referidas a la posibilidad de desplegar recursos personales frente a situaciones adversas, como así también inferir la tendencia a exponerse o no a conductas de riesgo.


Consideramos que ambos cuestionarios pueden ser útiles como herramientas de diagnóstico para la detección de riesgo potencial facilitando intervenciones terapéuticas eficaces y posibilitando tareas de prevención en relación al comportamiento futuro de los adolescentes. Destacamos que son instrumentos de fácil aplicación teniendo en cuenta que pueden tomarse en un lapso corto de tiempo, y ser usados tanto en un contexto terapéutico como escolar, brindando información valiosa que a veces es difícil obtener de otra forma.


Recientemente diseñamos además un cuestionario dirigido a padres y/o docentes a fin de contrastar con el cuestionario administrado a los adolescentes y evaluar la consistencia en las respuestas.


En este momento estamos analizando los ítems para evaluar la capacidad de discriminación como así también los porcentajes de dispersión de las respuestas. 


Proyectamos realizar una toma de aproximadamente 400 adolescentes de 4* y 5* año de escuelas (públicas y privadas) de Capital Federal y Avellaneda, incluyendo retest para evaluar confiabilidad.


Al finalizar la evaluación de dicha toma, expondremos los resultados, análisis estadísticos y conclusiones definitivas. 


IRP (Inventario de Recursos Personales)
Lic. Nora Soraci; Lic. María Cristina Estebanez; Lic. Eduardo La Cava; Lic. Nora Lang; Lic. Graciela Malfettani. Año 2003


A continuación te presentamos una serie de preguntas sobre distintos temas, como la familia, la escuela, los amigos, etc. El objetivo de estas preguntas es conocer si pasaste por algunas de estas situaciones, y como actuás o pensás habitualmente. No hay respuestas correctas ni incorrectas; es importante que respondas lo más sinceramente posible a todas las preguntas y no dejes ninguna sin responder. No dediques mucho tiempo a cada respuesta, tratá de poner lo primero que se te ocurra. Deberás marcar con una cruz en cada pregunta, la opción que elijas entre "SIEMPRE; CASI SIEMPRE, A VECES; CASI NUNCA O NUNCA", y luego marcar la o las alternativas con la o las que te sientas identificado/a o te veas reflejado/a.  


09-01-2019_02-37-18_p-m-.png


09-01-2019_02-38-27_p-m-2.png


09-01-2019_02-39-00_p-m-1.png


09-01-2019_02-39-16_p-m-1.png


Bibliografía 
Aldo Melillo y Elbio Suárez Ojeda (comp.). 
Resiliencia, descubriendo las propias fortalezas.. Ed. Paidos. 2001. Buenos Aires. 

María M. CasulloAdolescentes en riesgo, identificación y orientación psicológica. Ed. Paidos. 1998. Buenos Aires. OPS - OMS. Dr. Solun Donas Burak. Resiliencia y desarrollo humano: aportes para una discusión. Informe San José, Costa Rica. 1995
 Ingram R. E. y Price
Vulnerability to psicopathology. New Cork. The Gilford Press 2001. USA.
 María M. Casullo - Pablo D. Bonaldi - Mercedes  Fernández Liporace
Comportamientos suicidas en la adolescencia, morir antes de la muerte. Ed. Lugar. 2000. Buenos Aires.
 Ana María Mendes Diz
El riesgo en los jóvenes, una alternativa de vida. Aportes a la comprensión de las conductas de riesgo en los jóvenes. Ed. Corregidor. 2001. Buenos Aires.

Boris Cyrulnik
Los patitos feos, la resiliencia: una infancia infeliz no determina la vida. Ed. Gedisa. 2002. Barcelona

Boris Cyrulnik 
La maravilla del dolor, el sentido de la resiliencia. Ed. Granica. 2001. Buenos Aires.

Nan Henderson - Mike M. Milstein Resiliencia en la escuela. Ed. Paidós. 2003. Buenos Aires.  

Martínez Arias 
Psicometría. Teoría de los test psicológicos y educativos. Madrid. Síntesis Psicológica. 1996. Rosario. 

Darío Páez - María M. Casullo (comp.). 
Cultura y Alexitimia.  Ed. Paidós. 2000. Buenos Aires.
Molina - Fernández - Pandolfi Price - Celis y Diaz 
Resiliencia: La esencia humana de la transformación frente a la adversidad. Informe. 2000. Concepción.
Edith Serfaty Factores de riesgo en la adolescencia. Alcmeon Vol. V. 1996. Buenos Aires.

##plugins.themes.bootstrap3.article.details##

Sección
Articulos Cientificos
Biografía del autor

Nora Soraci

cedante@speedy.com.ar

Psicóloga. Terapeuta de niños y adolescentes. Trastornos alimentarios.

María Cristina Estebanez

mcestebanez@hotmail.com

Psicóloga. Terapeuta de niños y adolescentes

Juan Eduardo La Cava

eduardolacava@yahoo.com.ar

Psicólogo. Terapeuta de niños y adolescentes.

Nora Lang

Lang_nora@hotmail.com

Psicóloga. Terapeuta de niños y adolescentes

Graciela Malfettani

olive@house.com.ar

Psicóloga. Terapeuta de niños y adolescentes

Artículos más leídos del mismo autor/a