LA INFERTILIDAD Singularidades del vínculo que opera en la pareja obstaculizando la fertilidad y /o el sostén del embarazo

##plugins.themes.bootstrap3.article.main##

Resumen

El interés surgió a partir de la observación clínica de los autores, en pacientes que desde hacía varios años buscaban un embarazo sin lograrlo y que luego del tratamiento psicológico quedaban embarazadas.


Estos casos muestran claramente que los problemas en la fertilidad y/ o sostén del embarazo están determinados no sólo por situaciones biológicas tanto del hombre como de la mujer, sino que también se pueden presentar obstáculos en el plano psicológico. Entonces surge la pregunta ¿qué es lo que hace síntoma?


¿qué se debe escuchar?


Se decidió crear una línea de investigación sobre infertilidad El trabajo se dividió en tres etapas:


1) La primer etapa, que es la que se presenta, consistió en un estudio exploratorio donde se fijaron los objetivos, la metodología de trabajo, la elaboración de los instrumentos, de las categorizaciones y como se iban a encuadrar los resultados, así como los primeros hallazgos de la muestra.


2) La segunda etapa consiste en un análisis del vínculo de pareja.


3) La tercer etapa será un análisis de la relación con las figuras parentales.


El trabajo que se presenta es un estudio exploratorio, que pertenece a la primer etapa, en donde se tomó una muestra de once casos con el objetivo de investigar la singularidad de los vínculos. En él se describe la elaboración de los instrumentos, así como los primeros hallazgos. Se realizaron cinco entrevistas en donde se les administró: entrevista, el test de frases incompletas y el test de la pareja de Juri.


Se considera una investigación abierta con permanente crecimiento en el caudal de protocolos.


Palabras clave: infertilidad - vinculos - pareja - hijos


Introducción

El interés surgió a partir de la observación clínica de los autores, de pacientes que desde hacía varios años buscaban un embarazo sin lograrlo y que luego del tratamiento psicológico quedaban embarazadas.


Otra cuestión llamativa eran los casos en que luego de la adopción de un bebé, la mujer quedaba embarazada. Estos casos muestran claramente que los problemas en la fertilidad y/ o sostén del embarazo están determinados no sólo por situaciones biológicas tanto del hombre como de la mujer, sino que también se pueden presentar obstáculos en el plano psicológico. Entonces surge la pregunta ¿Que es lo que hace síntoma? ¿Qué se debe escuchar?


Se consideró como dice Silvia Tubert que: "Es evidente que existen deseos inconscientes que pueden ser responsables tanto de una concepción imprevista, como de la imposibilidad de concebir". (1) 


Esto opera tanto en la mujer como en el hombre, pues no puede obviarse que los problemas de infertilidad no son sólo por causa de la mujer, sino que también hay causas masculinas. 


Una cuestión que también se tuvo en cuenta es ¿cómo operan los factores sociales?


La separación de la sexualidad de la reproducción, así como los nuevos ideales sociales, como por ejemplo el valor del desarrollo profesional para la mujer, dió lugar a que muchas parejas retardaran o sintieran la llegada del hijo como un obstáculo o una limitación.


Por otro lado, existen otros fenómenos como las enormes presiones laborales, el temor al desempleo las nuevas configuraciones vinculares, el escaso tiempo que se tiene para la sexualidad, la postergación de la maternidad, y luego la urgencia , que interfieren negativamente en la fertilidad. Se sabe que el stress puede intervenir más directamente y modificar o alterar la calidad de los espermatozoides o ser el responsable de casos de abortos espontáneos.


Pero se pensó que estos factores no operan solos, sino que están íntimamente ligados con las singularidades psicológicas de cada pareja, sus deseos y ambivalencias.


Surge entonces el primer interrogante: ¿Qué particularidades se juegan en el vínculo de una pareja que opera obstaculizando la maternidad o el sostén del embarazo?


Por otra parte, si se considera que la función paterna y la función materna es un proceso complejo y ambivalente que se va construyendo a lo largo del tiempo no se puede desconocer la impronta dejada por los primeros vínculos infantiles.


El deseo de hijo que tiene cada uno de los integrantes de una pareja es propio de una posición a la que se llega después de una larga y compleja historia, de acuerdo a las relaciones que la mujer haya tenido en su infancia con su padres.


"La historia infantil de la mujer en cuestión, configura, enriquece o perturba la relación con la maternidad".(2)


Se pensó que esto opera también para el hombre en la constitución de su paternidad.


El segundo interrogante es, pues, ¿Que singularidad se jugó en el seno de estas familias de origen, en el vínculo con las figuras parentales que continúa operando obstaculizando la maternidad?


El objetivo de este trabajo es un intento por conocer aquello que desde la clínica nos interroga.


Se decidió pues investigar qué sucede con estas parejas, que hace que el cuerpo haga síntoma y no responda al deseo consciente.


Interesó saber cómo se eligieron, qué tipo de vínculo construyeron, qué fantasías tienen sobre el hijo, cómo fue la historia infantil, si hay deseo o no, cómo es vivida la llegada de un hijo, cómo juegan las identificaciones con las figuras parentales, el narcisismo, las situaciones traumáticas, etc.


Para el marco teórico se partió del concepto de vínculo tal como lo plantean Isidoro Berenstein y Janine Puget.


"El vínculo se estructura sobre la base de acuerdos y pactos inconscientes en los que se apoyan los intercambios sexuales, emocionales y económicos".


Definen la pertenencia al mismo en relación a cuatro parámetros:


1) cotidianeidad,
2) relaciones sexuales
3) tendencia monogámica y
4) Proyecto vital compartido.(3)


"La pareja se constituye en el entrecruzamiento de dos sujetos sexuados. Su encuentro cristaliza en acuerdos y pactos conscientes e inconscientes, constitutivos del vínculo" .(4)  


Para ver como se construye en la mujer el deseo de hijo se tomaron los trabajos de Freud de Introducción del narcisismo, La organización genital infantil, Sobre sexualidad femenina y La feminidad.


Tomamos de Silvia Tubert su rastreo sobre la infertilidad femenina en "Mujeres sin sombra" y en los trabajos de "Figuras de la madre", recopilados por la misma autora.


"Psicología de las masas y análisis del yo" de Freud, para la parte de mandatos familiares y de la cultura.


Para los temas de género se tomaron los artículos de Eva Giberti y Burin/ Bleichmar en "Género, psicoanálisis y subjetividad", La infertilidad en la pareja: Cincunegui, Kleiner y Woscoboinik.


El test de la pareja en interacción de Juri.


 


Definición de Fertilidad 

Fertilidad: Virtud que tiene la tierra para producir copiosos frutos. Sinónimo: fecundidad.
Antónimo: Esterilidad


Estéril: que no da fruto: adj. Que no da fruto, en sentido recto o figurado: mujer, trabajo, tierra, ingenio. Antónimo: fecundo
Espasa Calpe S.A., Madrid l985(5)
Se decidió crear una línea de investigación sobre infertilidad
El trabajo está dividido en tres etapas:


1) La primer etapa consistió en un estudio exploratorio donde se fijaron los objetivos, la metodología de trabajo, la elaboración de los instrumentos, de las categorizaciones, y como se iba a encuadrar los resultados así como los primeros hallazgos de la muestra.
2) La segunda etapa es un análisis del vínculo de pareja
3) La tercer etapa un análisis de la relación con las figuras parentales
Se considera una investigación abierta con permanente crecimiento en el caudal de protocolos. 


Metodología Introductoria 

Se comenzó a trabajar en el mes de Mayo del año 2002. Inicialmente, el grupo estaba integrado por nueve psicólogas y una médica psiquiatra. Dentro de él había profesionales de diferentes orientaciones y especialidades: adultos, niños, pareja y familia, etc., pero convocados por el mismo interés sobre el tema.


Una de las tareas iniciales realizadas por el grupo fue la de recopilar bibliografía sobre el tema, a partir de la cual se comenzó a trabajar sobre los textos que permitieron ir unificando criterios. El recorrido teórico, el estado de algunas investigaciones en curso, la selección de las herramientas, llevó muchas reuniones previas hasta poder comenzar con las primeras entrevistas.


Pero, ¿cómo empezar?, ¿por dónde?. ¿debía ser a partir de una hipótesis?, ¿o se arribaría a ella como resultado de lo investigado?.


Se decidió partir de la clínica, pero enseguida se planteó un segundo tema: ¿se trabajaría sólo con mujeres?, ¿cuáles serían los sujeto sobjetos de estudio?. Luego de debatir el problema, se llegó a la conclusión de que se trabajaría con parejas. Aunque la o él consultante lo hiciera por una inquietud personal e individual, se tomarían algunas entrevistas en la pareja, en cuyo transcurso se le administrarían los tests a convenir, luego de lo cual se seguiría trabajando terapéuticamente con quien o quienes habían solicitado el tratamiento.


¿Por qué la pareja?, porque a pesar de las discusiones, una idea se imponía en el debate y estaba relacionada con el vínculo: ¿Se podría pensar que algo particular del vínculo se juega obstaculizando el embarazo o el sostén del mismo?


Se partió entonces del vínculo, en búsqueda de una primera respuesta.


Los instrumentos, entonces, tuvieron que ser pensados para abordar aquella cuestión que interesaba desentrañar, es decir, cómo interrogar al vínculo. Surge allí el test de Juri, utilizado ampliamente por dos de los miembros del equipo, las frases incompletas adaptadas específicamente para este tema por otras integrantes y, finalmente, la elaboración de una entrevista a modo de anamnesis que las psicólogas completaríamos a partir de lo expuesto por los pacientes.


Quedó claramente establecido que esto se haría de la siguiente manera: las primeras entrevistas se transcribirían textualmente, (todo el equipo preguntaría lo mismo), luego se administraría el test de frases incompletas a cada integrante de la pareja, que sería llenado por cada uno y entregado al terapeuta, luego el test de Juri con su consigna completa, todo esto entre la primera y quinta sesión, después de lo cual se seguiría trabajando individualmente o en pareja de acuerdo a la demanda terapéutica inicial.


Surgieron muchas dudas en un punto: decir o no el motivo de las pruebas, explicar lo que estábamos investigando, etc. Finalmente se decidió plantearle a los pacientes una serie de entrevistas previas de investigación sobre su problemática en las que se incluirían algunas técnicas de abordaje. Dichos resultados serían incluidos en el trabajo terapéutico. En reali- dad, era una incógnita para nosotros saber si podríamos continuar con el tratamiento y con la investigación sin que ambas cuestiones plantearan interferencias recíprocas. Hoy podemos dar cuenta de ello, afirmando que en todos los casos pudimos continuar con la terapia y lo analizado en la primera etapa pudo ser incluido como material de análisis, ayudando en muchos casos a visualizar más nítidamente el nudo del problema.


Entre las dificultades con las que se tropezó, sobre todo al comienzo de la investigación, fue decidir con qué tipo de pacientes se trabajaría, es decir, los criterios de exclusión y de inclusión. La consigna a los admisores para la derivación (forma en la que nos llegaban los consultantes) fue re-hecha muchas veces, ya que se dudaba sobre si limitar o no el número de pacientes. Por eso, en definitiva, la muestra fue amplia y sólo se excluyeron los pacientes con patologías psiquiátricas graves o con problemas físicos no solucionables.


 


Material y Método 

En cuanto al material, se diseño una entrevista cuyos ítems fueron seleccionados a partir de la lectura de bibliografía sobre el tema.


La misma era planteada en conjunto y luego al finalizar la profesional completaba los datos correspondientes a cada uno de los integrantes.


Se utilizó el Test de frases incompletas de Rotter. A dicho Test se lo modificó a la luz de las problemáticas que se quería investigar. Este test consiste en una serie de frases que el sujeto debe completar. Comienzan con el enunciado de una generalidad y la persona lo completa con su particularidad. Para esto se confeccionó grupos de frases incompletas que chequeaban la problemática que nos interesaba investigar..Es decir se pensó en las temáticas de interés y en base a ello se diseñaron las frases. En el caso de esta muestra estas frases fueron diseñadas para investigar problemáticas de tipo "fantasías sobre el hijo", "sobre dificultades en el embarazo", "fantasías acerca del rol de padre", "acerca del rol de madre", etc.


Luego de esto se les proponía la administración del Test de la pareja de Juri. Modificación del Test de Berestein.


 


Método 

¿Como se implementó el material?


Se le proponía si el consultante era individual la integración del otro componente al proceso de Investigación. Se consideraba entre 3 a 5 entrevistas de recopilación de datos. Entre la primera y la tercera se administraba la entrevista, en la cuarta el test de frases incompletas. Dicho Test era administrado por separado y luego se les preguntaba por ocurrencias y comentarios, En la última el test de Juri.


Al paciente la consigna que se le daba era que todo este material iba a ser integrado y utilizado en la compresión del caso e incluido en su tratamiento. Finalizado este período se continuaba con el tratamiento del paciente.


 


Tratamiento del material obtenido

Finalizada la recopilación de los datos se realizó primero una categorización de las variables.


Se releyeron las entrevistas y se agruparon sobre la base de diferentes problemáticas, indicadores u observables. Dicho indicadores considerados como variables fueron tipificadas en diferentes posibilidades.


Con el test de frases incompletas se confeccionaron indicadores y diferentes posibilidades de aparición de acuerdo a las problemáticas para las que había sido diseñado el test.


En el Test de la pareja se utilizaron los indicadores tanto en la parte gráfica como verbal sugerida por Juri.


Con los indicadores de cada prueba se confeccionó un cuadro de doble entrada. Sobre la línea vertical se ubicaron los casos y sobre la línea horizontal los indicadores. Así cuadro por cuadro. Cada cuadro evidenciaba los resultados en cada prueba.


Una vez volcados los datos se produjo al cuenteo prueba por prueba marcando como significativo los de más frecuente aparición.


 


Resultados y Primeros Hallazgos 

Resultados preeliminares de 11 parejas


En cuanto a los gráficos se encontró que 9 de los los 11 dibujos ubican a la derecha a la mujer y a la izquierda al hombre. Esto podría significar coincidiendo con la línea propuesta por Hammer, que en esta parejas parecería que lo masculino está ubicado en un lugar más regresivo y lo femenino en un lugar más prospectivo.


En los gráficos realizados por los entrevistados las figuras son próximas entre sí pero en lugares asimétricos es decir no en la misma línea. Arriba u abajo alternadamente. Esto podría evidenciar una forma de funcionamiento desigual donde no pareciera haber paridad en el vínculo sino asimetría.


Llama la atención que en 8 de los 11 casos la mujer tiene un tamaño de más de 14 cm; siendo esto considerado por Juri como tamaño grande u exagerado. El hombre por su parte es dibujado con tamaño menor de 14 cm. ¿esto hablaría de cierta grandiosidad, omnipotenci de lo femenino en este funcionamiento de pareja? ¿ podría tomarse como algo defensivo?


En la mayoría de los gráficos femeninos se observa que estos son plásticos (no rígidos), no siendo así los masculinos. Pero a pesar de la plasticidad 8 de los gráficos tanto masculinos como femeninos tienen expresión estereotipada o vacía.


7 de los gráficos femeninos son dibujados como niñas. No así los varones.
El 100 por 100 no presenta interacción en la parte gráfica.


En la parte verbal de los gráficos el 50 por ciento de las parejas relata una historia de encuentro y la otra mitad de desencuentro. Pero llama la atención el tema en común de dicha historia. El tema latente. En 6 de los 11 casos son historias excesivamente idealizadas de encuentro y amor los restantes temas relacionados con la trasgresión o manejos psicopáticos.


Todas las historias integran los tres tiempos (pasado, presente y futuro). Sin embargo en la mayoría de los casos el final es de características ideales. Solamente tres parejas pudieron realizar un final alternativo.


Cuando se comenzó la tabulación de las frases incompletas lo primero que llamó la atención fue la acumulación de respuestas cliché. Siendo la mayoría de las veces de características idealizadas, sobre todo en los hombres.


Si se observa más en detalle se puede encontrar que con respecto a fantasías sobre infertilidad, la mayoría de los casos adjudica sus dificultades a elementos orgánicos o "del destino". Con frecuencia los hombres tienden a responsabilizar al otro sobre sus dificultades para tener un hijo. Con respecto a elementos emocionales es la mujer la que los señala.


Cuando se les pide que digan como ven al otro, la mayoría de las mujeres refiere únicamente los aspectos positivos sin hacer referencia (aunque se lo preguntamos explícitamente) de los aspectos negativos. Por el contrario los hombres remiten más los negativos que positivos. Hablan de los positivos pero lo que no les gusta está cargado de un tinte de descalificación. 


Llamativamente el 100 por ciento de los casos manifestó que su sexualidad era de muy buena a buena.


Con respecto a los motivos o deseos de un hijo, las razones fueron tan disparejas que fue difícil encontrar una media común. "Por realización personal", "Por deseo de trascendencia" "Para molestar a mi suegra" "Por imposición cultural o familiar" "Por completud de sí mismo o de la pareja".


Los temores están centrados alrededor de perder la individualidad, perder el lugar de hijo, incapacidad del otro cónyuge.


En las entrevistas se los observa muy angustiados, ansiosos, muy presionados, pero con una gran incapacidad para hablar o referir alguna dificultad entre ellos.


Sin embargo, cuando intentábamos investigar las razones por las cuáles desean un hijo, llama la atención que no aparece claramente el deseo y en otros se vuelve a reiterar el hijo como estandarte de poder.


También resultó llamativo que si bien no refieren dificultades en el vínculo, las mismas aparecen claramente: reclamos afectivos de la mujer al hombre, sentimientos de desvalorización o denigración del hombre hacia la mujer, fastidio del hombre hacia la mujer porque no puede darle hijos, dificultades en la sexualidad, la mujer haciéndose cargo de las dificultades orgánicas del marido, etc.


Si bien ellos no pueden dar cuenta claramente desde lo conciente de sus dificultades, se puede observar las mismas a través del material.


Se hace muchas referencias a pérdidas, situaciones traumáticas, culpas, duelos no resueltos.


 


Conclusiones 

El objetivo de este estudio exploratorio fue intentar establecer si había dificultades en el vínculo de las parejas que consultan por problemas para concebir un hijo.


Sorprendió la diferencia entre como ellos se presentan y lo que muestra el material: la mayoría se presenta como teniendo un vínculo satisfactorio y que lo único que les falta para sellar esa completud es un hijo. Sin embargo, a través del material observamos que esto no es tan así. Se observan importantes situaciones conflictivas. También se encontró, que muchas veces el hijo aparece como una emblema de poder o como el reemplazo de una pérdida.


Otro elemento que llama la atención en estas parejas es el lugar que ocupa lo femenino en la dinámica vincular.


Asimismo se debe señalar que en esta experiencia la investigación colaboró con el trabajo terapéutico, ya que habiéndolo incluido como material de abordaje en los tratamientos, resultó útil y colaboró con el desarrollo del mismo. De los once casos, seis quedaron embarazados y llegaron a buen término, en otros tres mejoró notablemente la relación de pareja, y continúan la búsqueda. Los otros dos casos se separaron.


Queda como interrogante si estos hallazgos son los que generaron la dificultad para concebir un hijo o son reactivos a la búsqueda.


Esto es solo una muestra de once casos de una muestra abierta, que permite abrir una línea de trabajo para poder seguir investigando sobre el tema.


1- 2 -Tubert Silvia: Figuras de la madre. Ediciones Cátedra. 1996- Introducción
3 - Berenstein Isidoro, Puget Janine: Lo vincular.- Paidos 1997
4- Cincunetti, Kleiner y Woscoboinik: La infertilidad en la pareja. Buenos Aires, Editorial Lugar, 2004
5 - Espasa Calpe, Diccionario. S. A. Madrid l985


 


Bibliografía 

Berenstein Isidoro, Puget Janine Lo vincular. Paidos. 1997 


Bohoslavsky, Rodolfo Orientación Vocacional. Buenos Aires. Editorial Galerna. 1971 


Burin/ Bleichmar Género, psicoanalisis y subjetividad. Buenos Aires. Editorial Paidos 1966.


Cincunetti, Kleiner y Woscoboinik La infertilidad en la pareja. Buenos Aires. Editorial Lugar. 2004


Espasa Calpe Diccionario. S. A. Madrid. l985 


Freud, Sigmund Introducción del narcisismo. Buenos Aires. Amorrortu Editores. 1984


Freud, Sigmund Sobre sexualidad femenina. Buenos Aires. Amorrotu Editores. 1994


Freud, Sigmund La organización genital infantil. Buenos Aires. Amorrortu Editores. 1984


Freud, Sigmund Psico de las masas y analisis del Yo. Amorrortu Editores. 1984


Giberti, Eva Trabajos sobre género.2002  


Hammer Test proyectivos gráficos. Paidos. Buenos Aires. 1997


Juri, Jose Luis 
Test de la pareja en interacción. Ediciones Nueva Vision


Tort, Michel El deseo frío. Ediciones Nueva Visión. 1994  


Tubert, Silvia Mujeres sin sombra. Siglo Veintiuno Editores. 1991  


Tubert, Silvia Figuras de la madre. Ediciones Cátedra. 1996  


Varela, Ogando Psicología de la mujer embarazada

##plugins.themes.bootstrap3.article.details##

Sección
Articulos Cientificos
Biografía del autor

slevantini@ciudad.com.ar

Psicóloga de niños y adolescentes. Especialista en psicodiagnóstico 

amelombardich@yahoo.com

Psiquiatra Infantil 

gperrier@infovia.com.ar

Psicóloga. Terapeuta de Adultos 

vivianapirizdiaz@hotmail.com

Psicóloga. Terapeuta de Adultos, Familia y Pareja 

mstescovich@yahoo.com.ar

Psicóloga. Terapeuta de Adultos 

eserfaty@intramed.net.ar

Asesora de investigación