PERTURBACIONES Y USOS DEL CUERPO EN EL AUTISMO INFANTIL. INDICIOS CLÍNICOS Y TEÓRICOS.

Contenido principal del artículo

Maria Lujan Iuale

Este trabajo tiene como propósito introducir al lector en la problemática del cuerpo en el autismo infantil. Siguiendo el formato de la investigación cualitativa hemos desarrollado un plan de investigación que nos permitirá interrogar los modos de afectación del cuerpo en estos niños. El proyecto se formuló en el contexto de la Maestría en Psicoanálisis de UBA, y constituye en sí mismo una hoja de ruta que nos permitirá avanzar metodológicamente en nuestra investigación.
Partimos del recorte de un problema: ¿qué categorías podemos utilizar para producir una sistematización de lo que acontece en el cuerpo del autista, a los fines de dar cuenta de la complejidad que conlleva una teorización del cuerpo en estos niños? ¿Cómo introducir una formulación que no se limite a lo que no se ha constituido?
Y hemos formulado una hipótesis:
“Es posible distinguir dos categorías centrales para sistematizar los fenómenos clínicos referidos al cuerpo que se presentan en los niños autistas:“las perturbaciones del cuerpo” y “los usos del cuerpo”.
En posteriores publicaciones presentaremos los aportes que la investigación vaya arrojando, a los fines de dar  cuenta de los resultados obtenidos.
Palabras Claves: autismo- cuerpo- psicoanálisis- subjetividad



INTRODUCCIÓN 


El interés por el tema que aquí presentamos surge del entrecruzamiento entre el abordaje clínico realizado durante varios años con niños llamados autistas1; y del intento de encontrar en las lecturas teóricas y en los casos publicados, algunos ejes que permitan sistematizar una teorización en torno a ciertos fenómenos clínicos referidos al cuerpo en los niños llamados autistas.
A quien decida adentrarse en este terreno escabroso, sugerimos se prepare para encontrarse con la polifonía de conjeturas que se producen como intentos de conceptualizar esta clínica tan compleja. En lo que hace al cuerpo, es un elemento presente en toda descripción fenoménica que se realice de un niño autista. Los grandes casos han sido presentados en general por la escuela anglosajona, casos leídos posteriormente por los autores de orientación lacaniana con los conceptos propios de estas teorías. Los desarrollos de Margaret Mahler2, Frances Tustin3 y Bruno Bettelheim4, son una referencia a la cual los analistas suelen dirigirse para interrogar al autismo. Suele valorarse la descripción fenomenológica que han realizado estos autores, pero se les critica los modos de conceptualización, en tanto no producen una lectura de estructura.5 Es por ello que consideramos de interés para el psicoanálisis de orientación lacaniana, precisar un recorrido propio en torno al tema del cuerpo en el autismo infantil, sin desmerecer los aportes de otros campos, y sin desconocer lo que nuestra lectura puede aportar.
Esta investigación se centrará en la lectura de autores que se inscriben dentro de los desarrollos teóricos propuestos por Jacques Lacan, y en el recorte de viñetas clínicas extraídas de mi labor clínica, o publicadas por otros analistas; para intentar sistematizar esta torre de Babel, que reina en la conceptualización del cuerpo en el autismo6, considerando su articulación con lalengua7.
Para situar un ejemplo de la disparidad que existe entre los autores respecto a este tema podemos seguir a los Lefort8 quienes afirman que en el autismo, el significante no recorta el cuerpo del viviente, y por lo tanto los orificios del cuerpo se mantienen como agujeros reales. En cambio Pierre Bruno9 va a hablar de fenómenos de autoerotismo, previos al narcisismo, donde la ausencia de extracción del objeto a, impide el montaje pulsional y produce el retorno de goce sobre el cuerpo. Esta conceptualización es solidaria a ubicar al autismo como “una esquizofrenia  precozmente desencadenada”10; mientras que para los Lefort, el autismo es una “a- estructura”11.
Vemos aquí, ya una primera discordancia porque no es lo mismo hablar de agujeros reales, a hablar de autoerotismo,puesto que este último indica la incidencia del significante en el cuerpo. Tenemos un mismo fenómeno explicado de manera diversa.
Silvia Tendlarz señala que los niños autistas no tienen cuerpo, porque: “Para tener cuerpo y hacer uso de él deben conjugarse las acciones de lo simbólico, lo real y lo imaginario. Pero sin la operación simbólica que permite la constitución de los bordes, del espacio, y del tiempo, el sujeto queda sin cuerpo”12 En este punto, hay más coincidencia entre los autores13, puesto que todos ubican alteraciones importantes en esos cuerpos; y las variaciones pueden hallarse en cómo lo explican. La primera pregunta que surge es: ¿Qué no se constituya el cuerpo a modo de la neurosis, alcanza para decir que no hay ninguna dimensión de cuerpo en estos niños? Y ¿No pueden hacer uso del cuerpo, o hacen un uso diferente?


PLANTEO DEL PROBLEMA
En principio aclararemos que es un problema en sí mismo hablar de cuerpo en el autismo infantil, en los términos en los que nos referimos habitualmente al cuerpo en psicoanálisis. 
Desde los desarrollos freudianos, sabemos que el psicoanálisis no se ocupa del cuerpo biológico sino que hace del cuerpo un efecto, algo a producir. Tenemos como referencias de la obra freudiana la conceptualización del narcisismo que nos permite articular la libidinización del cuerpo y la constitución del yo, como una tríada que bosqueja un modo de aproximarnos al cuerpo en psicoanálisis14.
Otro eje es sin duda el concepto de pulsión, pulsión que en su recorrido y con el fin de alcanzar la satisfacción, recortará ciertas zonas del cuerpo agujereando el narcisismo, y nos aportará la dimensión freudiana de un cuerpo erógeno15.
Con los desarrollos posteriores a 1920, y la consecutiva formulación de la pulsión de muerte, el cuerpo quedará marcado por el masoquismo, es decir que tendremos una satisfacción articulada al padecimiento. El dolor será un modo de satisfacción.16
Si nos remitimos a lo expresado en la introducción, veremos que ya empiezan a aparecer escollos, en tanto dijimos que en los niños autistas no hay constitución del narcisismo, la libidinización del cuerpo está afectada, y el circuito de la pulsión no puede instalarse. Un fenómeno frecuente en los autistas es no acusar recibo del dolor, con lo cual, se nos escapa también la tercera formulación.
En esta misma línea haremos una breve referencia a la teoría de Jacques Lacan. Distinguiremos dos momentos en la conceptualización del cuerpo17:
1- Toda la primera clínica lacaniana se orienta en torno a la prematuración del cachorro humano, sostenida en una fragmentación corporal que se unificará vía la asunción de una imagen como propia. Corresponde a esta época el estadio del espejo como una operatoria que, regulada por el significante, unifica al cuerpo a través del reconocimiento en la ajenidad de una imagen. El cuerpo será un organismo que se pierde en cuanto tal, porque el significante lo enmarca y le ofrece por la vía del Ideal la ilusión de unidad, bajo la forma del yo ideal. Es la época de la prevalencia de lo simbólico como muerte de la cosa18.


2- En la segunda clínica hay un giro fundamental porque Lacan partirá del viviente como unidad, y esta cohesión se perderá por la incidencia del significante en el cuerpo. El significante agujerea el cuerpo y al mismo tiempo le aporta el Uno que lo unifica. Imaginario, simbólico y real se resignifican, ya no se trata de un simbólico que ordena, sino de uno que introduce el goce en el cuerpo, horadando al viviente. El concepto que introduce es el de lalengua, como enjambre significante, puro sinsentido, que opera en tiempos inaugurales, bajo la forma de encuentro imposible de eludir, entre esa lengua desubjetivada y el viviente. Cabe preguntarse si debemos llamar del mismo modo al significante que introduce la desregulación (cara real) y al que aporta el Uno, que brinda la ilusión de un cuerpo unificado y regulado.19
Lo imaginario tampoco se limitará a la imagen del cuerpo, sino que incluirá el recorte de las zonas erógenas y permitirá vía anudamiento, la consistencia del cuerpo. 
Lo real se multiplicará, al punto de transformarse en “pedazos de real”20; recibiendo distintos nombres (lo imposible; el no hay relación sexual, el significante de la falta en el A). 
No nos extenderemos demasiado en este desarrollo, sino que comenzaremos a poner en forma el problema de investigación.
Respecto a la primera clínica lacaniana, no habría demasiadas diferencias con los obstáculos que ya encontramos para pensar el cuerpo en el autismo, en la obra de Freud. Nuevamente aquí podremos decir que estos niños no se ubican en el esquema del espejo, de modo tal que la lógica de la constitución de una imagen como propia pueda producirse. Además no están regidos por este simbólico ordenador del cual Lacan hace su pivote para diferenciar fenómenos especulares, imaginarios, de una dimensión de terceridad articulada por el significante.
Pero la conceptualización de lalengua como enjambre significante, que se distingue del lenguaje, nos abre la posibilidad de pensar que aún cuando el cuerpo del autista no se constituya por la vía del anudamiento de los tres registros, y no se le habilite la dimensión de lo imaginario del cuerpo; tampoco podremos reducir esos cuerpos a meros organismos, en tanto lalengua en lo que de real conlleva, como puro sinsentido incide sobre el viviente. La desregulación se introduce en esos cuerpos, que ya en su presentación fenoménica, ponen en evidencia que nada de lo natural hay en ellos.
Aproximemos una primera definición del modo en que en esta investigación nominaremos al cuerpo, refiriéndonos al cuerpo en el autismo infantil. Llamaremos a este cuerpo, cuerpo- memorial21,porque es un efecto que se opera sobre el viviente, como consecuencia de la incidencia del encuentro con la engua. Encuentro traumático para todo ser hablante, y respecto del cual tendrá que tomar alguna posición, en tanto alguna traza queda como memoria de ese encuentro.
Ahora bien ¿por qué necesitamos construir este soporte, el de una definición especifica de cuerpo? En primer lugar, porque los autores que se han ocupado del tema presentan reiteradamente casos propios o comentarios de casos, donde describen y explican fenómenos clínicos referidos al cuerpo de estos niños; pero al momento de definir el cuerpo lo hacen por la vía de lo que no se ha constituido22. Es decir que soportan su lectura en la referencia a un cuerpo que es propio de la neurosis (un cuerpo como producto de la extracción del objeto a, o del anudamiento entre RSI); toman como referencia operaciones lógicas de constitución del cuerpo no se producen en el caso del autista.
Esto ha dado lugar a que se desarrollara una amplia bibliografía en torno a las perturbaciones que estos niños presentan respecto a la constitución del cuerpo. Pero ¿cómo predicar algo de un cuerpo que no hay? A los fines de sortear este escollo fue preciso incluir en esta tesis una definición de cuerpo que nos permita operar. De allí esta aproximación a un cuerpo memorial23
Dentro de las perturbaciones que los niños autistas presentan, los autores de orientación lacaniana han reconocido alteraciones en la constitución de la imagen especular, trastornos en la libidinización del cuerpo, imposibilidad de constituir el circuito pulsional, ausencia de un cuerpo vaciado de goce24.
Pero hubo una serie de fenómenos clínicos que fueron poco explorados: los usos peculiares que estos niños pueden hacer de sus cuerpos. Esto alude a una dimensión diversa que es preciso considerar.
La preocupación por este punto, surge de la clínica misma, dónde en esos mismos cuerpos perturbados, se producen fenómenos y maniobras de los cuerpos con un cálculo y una precisión que sorprenden.
Pasaremos ahora a la delimitación del problema:
Esta tesis se propone responder la siguiente pregunta: ¿qué categorías podemos utilizar para producir una sistematización de lo que acontece en el cuerpo del autista, a los fines de dar cuenta de la complejidad que conlleva una teorización del cuerpo en estos niños? ¿Cómo introducir una formulación que no se limite a lo que no se ha constituido?


HIPÓTESIS GENERAL
1- Es posible distinguir dos categorías centrales para sistematizar los fenómenos clínicos referidos al cuerpo que se presentan en los niños autistas:“las perturbaciones del cuerpo”25 y “los usos del cuerpo”26.
a) Perturbaciones y usos del cuerpo son dos vías regias de acceso a la problemática de la constitución del cuerpo, la cual nunca es ajena a articulación entre cuerpo e incidencia de lalengua.
b) “Las perturbaciones del cuerpo”, no tienen nada de natural ni instintivo; sino que son el testimonio mismo de la desregulación que lalengua introduce sobre el  viviente; y de lo que acontece cuando el sujeto no utiliza la vía simbólica- imaginaria para velar ese real.
c) los “usos del cuerpo”son modos de tramitación del trauma de la lengua. Implican una respuesta donde el niño puede hacer algo con ese cuerpo que porta.

HIPÓTESIS AUXILIARES
a) Los niños autistas presentan fenómenos de desregulación de goce en el cuerpo.
b) No todo es desregulación en la presentación clínica del autista, sino que hay ciertas vías de acotamiento de goce que no recurren al ciframiento inconsciente.
c) Hay una lógica de trabajo27 en el niño autista que es propia de cada uno. 
d) Esta lógica nos permite ubicar la sujeción a ciertas trazas,28 y nos permite inferir que el niño autista cohabita con lalengua y más aún que está afectado por ella.


OBJETIVOS
Objetivos general
A partir de la nominación del cuerpo del autista como cuerpo memorial donde hay vestigios de la incidencia de lalengua sobre el viviente, esta tesis se propone como objetivo general: distinguir y sistematizar dos ejes de trabajo en lo que hace al cuerpo del autista: uno por la vía de la perturbación; y otro por la vía de los usos del cuerpo.


Objetivos específicos
Respecto de los autores de orientación lacaniana:
• Detectar en los autores de orientación lacaniana qué explicaciones formulan a la hora de aproximar una hipótesis acerca del cuerpo en el autismo.
• Sistematizar cómo explican los fenómenos clínicos que se presentan en estos casos.
• Interrogar si toman en cuenta estas dos categorías aquí propuestas: usos y perturbaciones del cuerpo, o si sólo privilegian una de las dos.
• Establecer si formulan alguna articulación entre cuerpo y lalengua o cuerpo y lenguaje.
Respecto a la obra de Jacques Lacan.
• Recortar en la obra de Lacan:
• Las referencias en torno al autismo.
• Los desarrollos teóricos que articulan al cuerpo con la conceptualización de lalengua, que pudieran resultar pertinentes para esta tesis.
Respecto de la clínica.
• Ubicar en una serie de viñetas clínicas qué perturbaciones pueden encontrarse y qué usos del cuerpo podemos detectar. Las mismas podrán ser tomadas de casos publicados por otros autores, o construidas a partir de recortes clínicos propios.



MARCO TEÓRICO
El marco teórico de referencia es el psicoanálisis de orientación lacaniana. Será desde este marco conceptual desde donde nos proponemos abordar la problemática aquí propuesta. Delimitaré a continuación el modo en que serán utilizados algunos de los conceptos centrales de esta tesis.
• Lalengua: Concepto central en la última enseñanza de Lacan. A partir de “…O Pire” Lacan diferenciará el lenguaje de la lalengua. Esto implicará una transformación de lo simbólico como registro, en tanto la lalengua introduce una vertiente real del significante. El significante ahora introduce la desregulación en el cuerpo,y por la vía del lenguaje se propone una regulación del goce, capturar aquello que escapa, que fuga incesantemente como sinsentido.Lalengua no hace cadena sino que se presenta como enjambre significante.
En el Seminario 2029 dirá: “El lenguaje sin duda está hecho de lalengua. Es una elucubración de saber sobre lalengua. Pero el inconsciente es un saber, una habilidad, un savoir-faire con lalengua. Y lo que se sabe hacer con lalengua rebasa con mucho aquello de que puede darse cuenta en nombre del lenguaje”. Y más adelante señalará: “Lalengua nos afecta primero por todos los efectos que encierra y que son afectos. Si se puede decir que el inconsciente está estructurado como un lenguaje es por el hecho mismo de que los efectos de lalengua, ya allí como saber, van mucho más allá de todo lo que el ser que habla es capaz de enunciar”.
Lalengua implica la afectación irremediable del viviente.
• Trauma: Siguiendo los desarrollos de Jacques Lacan y J. A. Miller consideraremos al “trauma” como encuentro del viviente con lalengua. Podríamos decir que el acontecimiento traumático común a los hombres es el encuentro con lalengua del cual quedan fijaciones, trazas, que podrán o no ser transcriptas a significante.Miller dice que “el verdadero  núcleo traumático es la relación a la lengua”; y que “para el animal humano, tener una relación a la lengua, es para volverse loco”30 Agrega que lalengua desorganiza el cuerpo, y que el sujeto necesita borrar ese goce que se entromete en el viviente.
• Cuerpo: nominaremos cuerpo al efecto que el trauma de lalengua opera sobre el viviente, introduciendo una desregulación inédita para el organismo. El viviente perturbado por lalengua se pierde necesariamente
como organismo, y deviene cuerpo parasitado por las trazas que el encuentro con la lalengua introduce. Es
por tanto una consecuencia del trauma, y podrá o no devenir cuerpo imaginario, por efecto del anudamiento entre imaginario, simbólico, y real. Llamaremos a este primer cuerpo: cuerpo memorial.
• Desregulación de goce: llamaremos así a la desorganización que produce el significante al encontrarse el viviente con lo real que lalengua entraña: sonidos aislados, jirones de palabras, ruido indiscernible, retazos de lalengua, restos de lo visto y lo oído que se asientan en el cuerpo. Se entromete bajo la forma de la voz y la
mirada, haciendo traza que fragmenta el Uno del viviente. Es una desregulación que podrá o no ser acotada. Una de las formas de acotamiento es el goce fálico que como tal queda por fuera del cuerpo, borrado y limitado. Se han ubicado además otras vías de acotamiento por medio de un tratamiento de lo real por lo
imaginario, o de lo real por lo real31.
• Traza: en esta tesis haremos una distinción entre traza, signo y significante, siguiendo la diferenciación que Lacan introduce en la “Clase 20” del Seminario 1632. La traza alude a un momento de indeterminación del sujeto. A diferencia del signo, la traza es suficiente en sí misma,no hay en ella ninguna necesidad de alguien. Lacan aclara que no se trata de una traza natural, sino que esta traza conlleva la esencia del sujeto, “en tanto
no tiene otro soporte que el enforma de A. ¿Qué quiere decir? La traza pasa al enforma de A de ciertos  modos por los cuales ella es borrada. El sujeto; esos son los modos mismos, por los cuales, como impresión, la traza se encuentra borrada”33. Aproximaremos una pregunta en torno al autismo, al interrogar si no es este el punto de fijación, la adherencia a una traza que el niño no se dispone a borrar? ¿No podríamos pensar en el uso peculiar de la mirada que hace el niño autista un nexo que señala algún tropiezo en la borradura de la traza? ¿No nos señala Lacan que a partir de una borradura adviene alguna de las cuatro formas de desaparición del sujeto, siendo una de ellas la mirada? La traza deviene significante, en la borradura que aliena al sujeto a dejarse representar por él. Es en este punto precisamente, en el que el
niño autista mantiene la radicalidad de su posición: no consintiendo a la falta en ser por la vía significante. Tomaremos entonces a la traza como una vertiente real del significante, en tanto no es ajena a lalengua, pero no opera con el carácter diferencial propio del significante. 
• Perturbaciones del cuerpo: Si tomamos el trauma de lalengua como acontecimiento traumático,  debiéramos decir  que todo cuerpo está por definición perturbado. Pero tal como expresamos al inicio de este plan, hemos tomado este término “perturbaciones corporales” de Colette Soler34, quien ubica allí la alteración de las funciones, no por la impronta de lo pulsional que opera en la neurosis, sino en tanto esas funciones no han quedado afectadas por la articulación al Otro. Ubicará allí también los problemas de frontera entre los cuerpos, y el estupor y la maquinización como dos modalidades de alteración corporal.
• Usos del cuerpo: El término “usos del cuerpo” 35, fue tomado del libro La psicosis ordinaria, donde los autores hacen referencia a ciertos ‘síntomas’ en el cuerpo que no pasan por el ciframiento inconsciente. No
le daremos a estas manifestaciones el estatuto de síntoma, pero rescataremos un cierto saber hacer con el cuerpo en estos niños, que elude el ciframiento y el recurso a lo simbólico. Entonces llamaremos “usos del cuerpo” a aquellos fenómenos de cuerpo, donde el niño no queda capturado por lo intrusivo del goce, sino
dónde produce un cálculo, una maniobra con su cuerpo que da cuenta de una parasitación diferente. No son azarosos, articulan una lógica de trabajo por parte del niño; y pueden leerse como respuesta.
Ubicaremos en esta serie el cálculo en el movimiento, la mirada y la voz, para no encontrarse con el otro; la utilización de ciertos objetos como condensadores de goce, que en tanto el niño los tiene, pacifican el cuerpo; la construcción de aparejos externos que hagan de soporte a la animación del cuerpo (aquí distinguiré la automatización como perturbación de la maquinización como respuesta).
• Autismo Infantil: Si bien resulta difícil establecer una delimitación entre autismo y psicosis infantil coincidiré con Colette Soler36 en distinguir a los niños autistas de los delirantes. Por tanto no entraremos aquí en las discusiones propias del campo lacaniano de si los autistas son psicóticos37, o si están por fuera de la estructura. Siguiendo la enseñanza de Jacques Lacan diremos que se encuentran dentro del lenguaje, de allí la posibilidad de sentirse perseguidos por la voz. Tomaremos en cuenta que es una patología de inicio temprano, tal cómo Leo Kanner lo describió en 194338. Este basó la descripción del síndrome a partir del aislamiento y tendencia a la invariancia. Kanner ubicó también perturbaciones del lenguaje tanto en el uso de las palabras (el uso quedaba independizado del contexto) como en el uso de los pronombres personales (se trata de niños que no utilizan el pronombre personal de la primera persona del singular, sino que se nombran en tercera persona).
Los desarrollos del psicoanálisis nos han permitido ubicar que el aislamiento no es tal, y que se trata de niños demasiado atentos a lo que los rodea39.
Colette Soler, en el libro antes citado, ubicará cuatro referencias estructurales en el niño autista:
1 Están perseguidos por la presencia del Otro, especialmente por la vía de la voz y la mirada.
2 Producen una anulación del Otro, por ejemplo desviando su mirada. 
3 Rechazan la intimación del Otro por la vía de la palabra. Esto trae aparejado la imposibilidad de estructuración de la demanda.
4 Son niños que tiene problemas de separación.



ESTADO DE ARTE
Partiremos de dos referencias en la obra de Lacan, donde este autor alude al autismo infantil.
En el año 196740, en el “Discurso de clausura a las Jornadas sobre psicosis infantil”, Lacan le responde a Sami Ali quien en su articulo “Génesis de la palabra en un niño autista”, afirmaba que este niño se encontraba en una fase pre-verbal41. Al mismo tiempo el autor describe que el niño “…huye tanto de los ruidos como de las voces;  con frecuencia se tapa los oídos con los pulgares, como para suprimir un estímulo demasiado brutal que no puede aguantar”.42 Es a este punto que Lacan le contesta, diciendo que el niño se protege precisamente de lo que viene del verbo, y que por ende no está en modo alguno, en lo pre-verbal.43
Consideramos importante recortar esta apreciación porque podemos leer en ella que el cuerpo se perturba, se altera, en función de aquello que viene del verbo, tornándose intrusivo para el niño.
Una segunda referencia la hallaremos en la “Conferencia de Ginebra sobre el síntoma” 44; texto de 1975, donde Lacan responde algunas preguntas en torno al lenguaje en los autistas. 
Nuevamente Lacan no dejará de ligar cuerpo y lenguaje, situando que “los autistas se escuchan ellos mismos”; frase que nos introduce en la problemática del armado del circuito pulsional, que en el niño autista no se articula al Otro.Pero además de escucharse a sí mismos escuchan otras cosas, dice Lacan, que habría que ubicar de dónde provienen. Señala además, que los autistas no nos llegan a escuchar, en tanto uno se ocupa de ellos; es decir en tanto capturan la direccionalidad del mensaje. Y los define como “personajes más bien verbosos”.45 La relación entre la voz y el cuerpo, nos orienta hacia la particularidad que tiene el oído para el ser hablante, la de ser el único orificio del cuerpo que no puede cerrarse46; no opera con la pulsación del mismo modo que los demás orificios.
A partir de aquí retomaremos que han dicho los autores cuya teorización del autismo se sostuvo en la enseñanza de Jacques Lacan, respecto al cuerpo del autista.
Comenzaremos señalando que los desarrollos en torno al cuerpo del autista versan, en general, en torno a la alteración, la perturbación; entendida en términos de ausencia de operaciones o de falta de constitución.
Ya en los años 80, los Lefort habían dedicado gran parte del libro Nacimiento del Otro47, para dar cuenta de las perturbaciones que presentaba a nivel del cuerpo Marie Françoise, una niña de 30 meses, diagnosticada
como autista. En la descripción que realiza Rosine Lefort destaca que:
1 Lo que le llama la atención es su mirada que vaga en el vacío. Es una mirada muerta, y da la impresión de un muro. Tiene dos ojos, pero no tiene mirada.
2 No posee ningún contacto con los demás, tanto niños como adultos. Presenta perturbaciones en la prensión de objetos, que sólo puede tocar con el dedo, índice o con la nariz; se sirve de ésta como sustituto de la boca.
3 No habla en absoluto. 
4 No camina, sino que se desplaza sobre su trasero.
5 A menudo se encuentra animada de un balanceo que afecta a todo su cuerpo, o solamente a la cabeza o los brazos. 
6 Sobre ese fondo de repliegue, es capaz de manifestar explosiones de cólera violenta, durante las cuales se golpea la cabeza contra el suelo, al tiempo que grita estridentemente.
7 Sufre también de crisis nocturnas, en las que rechina los dientes,grita,babea y pone los ojos en blanco.Pero el EEG es normal.
8 Es bulímica y antes fue anoréxica.48
Podemos recortar en esta viñeta una serie de perturbaciones en la voz, la mirada, el tratamiento de los objetos y del cuerpo mismo, que estos autores explicarán por la vía de la imposibilidad de esta niña para articular la constitución especular, en tanto no hay incidencia significante: no hay mutación de lo real al significante. Es por ello que para esta niña no se constituye ni ‘a ni A’.


Rosine Lefort plantea que en el autista el cuerpo del Otro no está agujereado, y que por esta razón el cuerpo del niño queda agujereado en lo real. Considera que en un primer tiempo de la constitución subjetiva, el cuerpo del niño no tiene que aparecer agujereado, sino que es el cuerpo del Otro el que debe estarlo49.
Si el agujero no está en el cuerpo del Otro, retorna como agujero real en el cuerpo del niño.
Recurrirán a la topología para pensar el estatuto del cuerpo, y hallarán en la estructura de la banda de Moebius, la figura topológica que les permitirá dar cuenta de una superficie no agujereada y no orientada.
Dicen:“Cómo podríamos entonces no referirnos a la topología, y no definir a qué tipo de superficie pertenece el cuerpo del niño, ni reformular las relaciones corporales entre el pequeño sujeto y el Otro en términos de
superficie y correlativamente de agujeros?”50
“Topológicamente, la estructura del cuerpo (…), la del pequeño sujeto en el alba de la vida, parece ser una banda de Moebius, banda retorcida sobre sí misma, superficie de un solo lado, sin exterior ni interior, y además superficie topológicamente no agujereada”.51
La crítica que podemos esbozar a estos autores, es que toman sólo la dimensión simbólica del significante, y que es por ello que piensan el autismo como una a- estructura.52
Por otra parte, Eric Laurent retomará en más de una oportunidad a estos autores, y situará también el problema del autismo, como “…problemas de superficie”53 En un articulo del libro Hay un fin de análisis para los niños, coincidirá con los Lefort, en torno a que el problema del cuerpo del autista, responde en términos de superficie a la banda de Moebius. Pero esto no lo hace decir que los autista estén por fuera de la estructura, por el contrario, dirá que son seres planos, bidimensionales, pero en el sentido lacaniano. Es decir que estos niños tienen la dimensión normal del sujeto lacaniano. Porque para este autor los autistas “son seres tejidos por el lenguaje”54.
La estructura de la banda de Moebius le permite hablar de una superficie sin agujero a diferencia del toro, que como figura topológica, posee un adentro y un afuera, un agujereamiento producto de los circuitos de la demanda. Estos recorridos de la demanda en torno al agujero central, constituiría el volumen del cuerpo, que en estos niños estaría afectado.
Este autor afirma que, el psicoanálisis de orientación lacaniana es una práctica del agujero y que en estos niños, cuando el agujero aparece, se producen fenómenos de alocamiento, recorridos sobre superficies no orientadas. “…están fundamentalmente en un mundo no orientado.Esto los lleva a toda una serie de desgracias que son los de los fenómenos de pulsación que tanto los agitan, como puede verse en esta práctica de la que tenemos dificultad de hablar.”55 
Por otra parte Eric Laurent hará una lectura minuciosa del estadio del espejo, para situar en las perturbaciones que se producen en la constitución de lo imaginario del cuerpo. Describirá ciertos fenómenos de superficie56, de pegado de la imagen virtual y la imagen real, como fenómenos referidos al espejo que pueden aparecer en el autismo, la psicosis infantil, y también al final de los análisis. Hay allí una basculación del espejo plano hasta la posición horizontal, las dos imágenes se confunden. Explica de este modo ciertos fenómenos ecolálicos, y de superposición de los cuerpos. 
Por último, señalará que los autistas son seres de lenguaje, porque “ellos perciben efectivamente esa pesadilla verdaderamente analítica que Lacan llama la laminilla”57
En el libro El inconsciente a cielo abierto de la psicosis58 Colette Soler, a propósito de esto último, dirá que “el autismo es una enfermedad de la libido”59, y articulará así, lenguaje y cuerpo. Situará que la perturbación
del cuerpo en el autismo, es solidaria de la perturbación de la relación al Otro, y distinguirá tres modos de verificar dichas alteraciones del cuerpo.
1 Los niños autistas presentan ‘trastornos funcionales’60. Colette Soler se refiere aquí a que los niños no se ajustan a la norma, presentando ‘deficit especiales: la incoordinación del movimiento, de la marcha, de los ojos’. En esta categoría incluye los trastornos de la pulsión,por la perturbación que se produce a nivel de
la demanda. Aquí localizará también las funciones que caen por fuera de la norma pero en tanto excepcionales: por ejemplo memorias prodigiosas, la capacidad de calcular, etc.
2 Distingue dos formas de comportamiento: el estupor y la animación del autómata61.
3 Presentan ‘un problema de fronteras’,hay en estos niños ‘un defecto en la marcación de las fronteras entre su cuerpo y el cuerpo del Otro.


Nos preguntamos si la animación del autómata es sólo perturbación, o si ya allí no podríamos leer un uso del cuerpo. ¿No podría pensarse la maquinización como un modo de hacerse un aparejo, que a falta del recurso a lo simbólico, le permita hacer algo con el cuerpo que porta?
Esthela Solano señalará respecto al cuerpo en los niños con patologías graves, a los que llamará “los niños del uno sólo”; que en esos casos se trata de “un sujeto anterior al estadio del espejo, es un sujeto que no ha llegado a constituirse en tanto ego,en el sentido que no ha adquirido la conciencia de sí mismo como cuerpo. Es por esto que podríamos decir que ese sujeto es un sujeto sin alte-ridad imaginaria, sin alteridad especular, lo cual evidentemente los emparenta con los planetas; tienen la compacidad de un ser- ahí, como una estrella”(…) Estos niños no subjetivan la dimensión de la pasión, del pathos; están fuera de las pasiones que nos agitan permanentemente a todos los neuróticos”62
Formulemos una pregunta en relación a una afirmación tan radical: ¿por qué si no tiene ninguna conciencia de si mismo como cuerpo, el niño autista no actúa del mismo modo si se le presta atención, que si no se lo mira? ¿Por qué antes de ejecutar una acción que daría cuenta del interés por algún objeto, o de la posibilidad de producir algún movimiento específico, calcula con su mirada si el otro está allí para confirmarlo en su acto, desviando entonces el movimiento o dejando desvanecer el gesto? 
En esta misma línea ubicamos al principio de este plan, la posición que toma Silvia Tendlarz quien afirma que los niños autistas no tienen cuerpo.“Para tener cuerpo y hacer uso de él deben conjugarse las acciones de lo  simbólico, lo real y lo imaginario. Pero sin la operación simbólica que permite la constitución de los bordes, del espacio del tiempo, el sujeto queda sin cuerpo”63 La pregunta que insiste es: ¿Qué no se constituya el cuerpo a modo de la neurosis, alcanza para decir que no hay ninguna dimensión de cuerpo en estos niños? Y ¿No pueden hacer uso del cuerpo, o hacen un uso diferente? 
Coincido con Marita Manzotti, quien en el artículo “El cuerpo del autista y el dispositivo soporte”64 señala que “las particularidades del tratamiento del cuerpo que estos niños presentan nos permiten ubicarlos en una clara posición de respuesta”. Por otra parte afirma siguiendo a Miller65, que habría en ellos “una alteración en la función de corporización”. ¿A qué llama Miller corporización? A la entrada del significante en el cuerpo, al modo en que el significante lo afecta. La afectación del cuerpo es solidaria del vaciamiento de goce, de hacer a un cuerpo, un cuerpo desierto de goce. En esta aproximación ya se da por sentado que el significante cumplirá las dos funciones: desregular y ofertar el aparejo para la regulación. Miller agrega que los efectos de goce, reunidos bajo el término ‘afectos’, alteran las funciones del cuerpo viviente66.
Si pensamos esto en términos de lo que no se produce, es cierto que no hay la afectación del cuerpo tal como acontece en la neurosis,pero si decimos que el tratamiento del cuerpo que estos niños presentan es respuesta ¿podemos excluir la dimensión del trauma de lalengua? ¿Podemos decir que estos niños no están parasitados por ese mal que es lalengua para el viviente? 
Tal como fuimos viendo en este primer  relevo del estado del arte, el acento en torno al cuerpo del autista, está puesto sobre la perturbación; y no así sobre los usos del cuerpo. Este último campo ha quedado vacante en la conceptualización probablemente, por la magnitud que tiene la alteración que presenta fenoménicamente, el cuerpo del autista. Esto constituye una aproximación que no agota los diversos niveles de análisis que pueden establecerse, ni es indicador de exclusión de otros autores que todavía están siendo relevados.


METODOLOGÍA
Esta tesis se fundamentará a partir de tres pilares centrales:
1) La lectura minuciosa de aquellos autores más representativos que, siguiendo la enseñanza de Jacques Lacan, teorizaron en torno al autismo infantil (Colette Soler, Eric Laurent, Marc Strauss, Pierre Bruno, Rosine y Robert Lefort,Esthela Solano,Marita Manzotti, Silvia Tendlarz,Marie C. Laznik- Penot, Hector Yankelevich, Rodolfo Iuorno)67
2) Por otro lado tomaremos como referencia la obra de Jacques Lacan, recortando aquellas citas que nos permitan articular constitución del cuerpo e incidencia de la lalengua. Para ello revisaremos los últimos Seminarios de Jacques Lacan, a partir del Seminario 1968; y otros textos tales como “La tercera”; “La Conferencia de Ginebra sobre el síntoma”, “Radiofonía y Televisión”; “El atolondradicho” (estas referencias no son excluyentes). 
3) La utilización de viñetas propias o de otros autores, que permitan dar cuenta de ciertos fenómenos, interrogar supuestos teóricos o introducir una novedad en el tema a investigar.Constituirán un material orientativo.  Serán breves recortes clínicos que se utilizarán para señalar diferencias significativas en la presentación de estos niños. 
A los fines de poder cernir el cuerpo del autista en las dos vertientes ya enunciadas: perturbaciones y usos del cuerpo, esta investigación planteará como forma de abordaje de los textos, una lectura minuciosa orientada por la búsqueda de los siguientes conceptos en su articulación con el autismo infantil:
a) cuerpo
b) lalengua
c) goce.
Estos tres conceptos en sus articulaciones, disyunciones o exclusiones nos permitirán aproximar respuestas a los objetivos que nos hemos propuesto.
Algunas de las preguntas que orientarán la lectura pueden formularse del siguiente modo:
1 ¿Definen de un modo específico el cuerpo del autista?
2 ¿Toman en cuenta estas dos vertientes aquí propuestas, o sólo consideran o privilegian una de ellas?
3 Cuándo hablan de goce en estos niños, ¿en qué términos lo formulan? 
4 ¿Articulan cuerpo y lenguaje o cuerpo y lalengua? ¿Cómo lo formulan?
Por otra parte desarrollaremos dentro de cada una de las categorías aquí propuestaslas siguientes  dimensiones, con el fin de lograr una sistematización del tema:
A) Las perturbaciones del cuerpo.
A.1 Las alteraciones en lo especular.
A.2 Los tropiezos del montaje pulsional.
A.3 Los problemas del goce: Un cuerpo que se presenta como inanimadoagitado.
A.4 La automatización.
B) Los usos del cuerpo
B.1 El cálculo en el movimiento, la voz y la mirada, para desencontrarse con el otro.
B.2 La construcción de aparejos externos que hagan de soporte a la animación del cuerpo. Diferenciación
entre automatización y maquinización como respuesta subjetiva.
B.3 El recurso a los objetos condensadores de goce.
B.4 El tratamiento del cuerpo del otro para desentenderse de su propia presencia. (Es lo que Marc Strauss
llama “el otro ‘en manos’del autista”69)
4) Propondremos un recorrido posible, a modo de hoja de ruta. 
a Introducción
b ¿Qué es un cuerpo en psicoanálisis?
c ¿Qué ha dicho Lacan acerca de los autistas?
d ¿Qué acontece en el cuerpo del autista?
Teorización de los distintos autores y su problematización.
e Presentación y desarrollo de los dos ejes que ordenan y sistematizan la presentación fenoménica: las  perturbaciones y los usos del cuerpo.



CONCLUSIONES.
Para terminar introduciremos un esquema orientativo de relaciones entre los principales términos que utilizaré en esta tesis, él cual podrá ser reformulado a medida que avance el trabajo.


 21-01-2019_05-05-09_p-m-.png


1 Entre los años 1997 y 2005 formé parte del equipo terapéutico de la Fundación hacer Lugar, institución dedicada a la asistencia , investigación y docencia en autismo y psicosis infantil.
2 Mahler, Margaret: Estudios 1. Psicosis Infantiles y otros trabajos. Paidós. Bs. As. 1990 ISBN 950-12-4095-9
2 Tustin, Frances: Autismo y psicosis infantiles. Paidos. Bs. As. 1977
3 Bettelheim, Bruno: La fortaleza vacía. Autismo infantil y el nacimiento del yo. Paidós. Barcelona 2001 ISNB 84-493-1064-4
4 Pueden leerse algunas referencias a este tema en: Rosine y Robert Lefort: “El autismo, especificidad” Pág. 28 y 29 En El síntoma charlatán .
Paidos. Barcelona. 1998 ISBN 84-493-0593-4 ; y en Colette Soler: El inconsciente a cielo abierto de la psicosis. JVE. Bs.As. 2004 ISBN 987- 9203-42-9; entre otros.
5 Con los autores de orientación psicoanalítica correspondientes a otras escuelas, se hará referencia en la medida, en que sean retomados por los autores a trabajar.
6 Lacan, Jacques: El saber del psicoanalista. Charlas en Sainte Anne 1971-1972. Enapsi.Editor. Carlos Gutierez. (Circulación interna). Y Seminario 19 “…Ou pire”. Inédito.
7 Lefort, Rosine- Lefort, Robert: “Parte II, punto 1:La locura: ni ‘a’ ni ‘A’ Pág. 245- 255. En: Nacimiento del Otro. Paidos. Barcelona. 1995. ISBN 84-7509-174-1
8 Bruno, Pierre: “Autismo y psicosis infantil” En Analítica del Litoral Nº 7. Dossier: Autismo. Ediciones Apeiron . Santa Fe. 1997. ISSN 0327- 8069. RNPI 293846 Pág. 49
9 Bruno, Pierre: Op. Cit.
10 Lefort, R-Lefort, R: Pág. Op. Cit. 381
11 Tendlarz, Silvia E: ¿De qué sufren los niños? La psicosis en la infancia. Ed. Lugar. Bs. As. 1996. ISBN 950-892-030-0 Pág. 31. Y también puede consultarse de la misma autora “Por que los niños autistas no tienen cuerpo”En Centro Pequeño Hans ICF. Psicoanálisis con niños. Ed. Atuel. CPH. .ICF 1995 Pág. 133-138
12 Puede consultarse Esthela Solano: “Los niños del uno solo” En El analiticón. Psicoanálisis con niños. Corre-Paradiso. 1987. ISBN 84-86331-04-4. Soler, Colette: El inconsciente a cielo abierto de la psicosis. JVE. Bs. As. 2004. Lefort, Rosine- Lefort, Robert: En: Nacimiento del Otro. Paidos. Barcelona. 1995. ISBN 84- 7509-174-1 , entre otros
13 Freud, Sigmund: “Introducción del narcisismo” (1914) T XIV O.C. A. E Bs. As 1990
14 “Pulsiones y destinos de pulsión” (1915) T XIV O C. .A .E ; “Conferencias de introducción al psicoanálisis” Parte III. Doctrina general de las neurosis. (1917[1916-17)] T XVI. O .C . A .E ., entre otros.
15 Freud, Sigmund: “ Mas allá del principio de placer” (1920) T XVIII. O.C. A.E. “El problema económico del masoquismo”T. XIX. O.C. A.E. “Inhibición, síntoma y angustia” (1926[1925]) T XX. O.C. A.E. “Análisis terminable e interminable” (1937) T XXIII. O.C. A.E., entre otros.
16 Así divide Colette Soler las referencias al cuerpo en la obra de Lacan. Puede consultarse: “El cuerpo en la enseñanza de Jacques Lacan” En Estudios de psicosomática. Vera Gorali comp. Atuel- CAP. Bs. As. ISBN 950-987-99219-1-9.
17 Citaré algunas referencias en la obra misma de Lacan donde pueden ubicarse estos desarrollos: “El hombre de los lobos”. (1952)Textos escogidos (1952-1978) Inédito. Pág. 18; Seminario 1. Cáp. VII. Pág. 128 Cáp. X 192; Cáp. XIV 262 . Paidós. Bs.
As.; Seminario 4. Cáp. XI Pág. 192; Paidos. Bs. As. ; Seminario 7. Cáp. XXII 355. Paidos. Bs. As. Seminario 10 Clase 3 del 23/11/62 20-21 Inédito.
18 Citaré nuevamente algunas referencias de Jacques Lacan: Seminario 20. Cáp. I, II, VI, .X; XI. Paidós. Bs. As.ISBN 950-12-39-70 Seminario 21. Clase 15 del 11/06/74 Inédito. Seminario 22. Clase 1 del 10 /12/74; Clase 8 del 18/03/ 75. Inédito. “Discurso de clausura en las Jornadas sobre la infancia alienada” En Psicosis Infantil. Nueva Visión. Bs. As. 1971. “Conferencia en Ginebra sobre el síntoma” En Intervenciones y textos 2. Manantial. Bs.As.1991. ISBN 950- 9515-21-3
19 Lacan, Jacques: Seminario 23. El sinthome. Inédito. Clase del 16-3-76
20 Miller, J y Otros: La psicosis ordinaria.” IC- Paidós. Bs. As. 2005. ISBN 950-12-8804-8 Pág. 272. Retomaré este punto en el marco teórico.
21 Pueden verse como ejemplo los tres autores presentados en la introducción. No son los únicos. Desarrollaremos este punto más ampliamente en el estado del arte.
22 Este punto será desarrollado en el marco conceptual.
23 Este punto será desarrollado ampliamente en el estado del arte.
24 Colette Soler en el libro El inconsciente a cielo abierto de la psicosis. habla de perturbaciones corporales; de allí extraje el término aunque ampliaré los niveles de análisis a tener en cuenta. JVE. Bs. As. 2004 Pág. 72
25 Tomaré la acepción ‘usos del cuerpo’ entendiéndola en el sentido de ‘poder hacer algo con ese cuerpo’. Esta referencia es solidaria de lo que Lacan plantea “ Joyce el Síntoma II”, cuando dice que el hombre tienen un cuerpo, y afirma que “tener es poder hacer, con lo que se tiene…” Pág. 10 (Uno por Uno Nº 45 Bs. As. 1997. ISSN 1133-8121). Esta vertiente de investigación se cierne sobre la propuesta que surge en el libro La psicosis ordinaria; dónde hay un apartado que se dedica específicamente a trabajar fenómenos corporales, que permiten al sujeto algún tratamiento del cuerpo, que no apela al ciframiento inconsciente, a diferencia de lo que sería un síntoma conversivo. Ver: Miller, J- y otros: La psicosis ordinaria. Cáp. “La neoconversión” Pág. 83- 128. IC- Paidós. Bs. As. 2005 ISBN 950-12-8804-8
26 Manzotti, Marita, comp.: “Clínica del autismo infantil. El analista en la sorpresa” En Clínica del autismo infantil. El dispositivo soporte. Grama. Bs. As. 2005 ISBN 987-1199-15-5 En el artículo aquí mencionado, la autora propone que hay un valor de trabajo en lo que el niño realiza, y que por ende se lee allí un modo particular de arreglárselas con el goce. (32)
27 Aquí tomaremos la noción de traza como la cara más real del significante.
28 Lacan, Jacques: Seminario 20. Aún. Paidos. Buenos. Aires. 2001. Pág. 167-168
29 Miller, J-A: “Joyce con Lacan”. En Uno por Uno Nº 45 Bs. As. 1997. ISSN 1133-8121 Pág. 21 y 32.
30 Soler, Colette: Estudios sobre las psicosis. Manantial. Bs. As. 1993
31 Lacan, Jacques: Seminario 16. Clase 20 del 14 de mayo de 1969. Inédito
32 Lacan, Jacques: Seminario 16. Clase 20 del 14 de mayo de 1969 Pág. 140-141
33 Soler, Colette: El inconsciente a cielo abierto de la psicosis. JVE. Bs. As. 2004
34 Miller, J y Otros: La psicosis ordinaria Op. Cit Pág. 85
35 Soler, Colette: El inconsciente a cielo abierto de la psicosis. JVE. Bs. As. 2004 Pág. 67
36 Pueden consultarse las notas 7,8,9 y10, entre otras referencias.
37 Kanner, Leo: “Cap. LII La esquizofrenia” en Psiquiatría Infantil. V Edición. Ediciones Siglo XX. Bs. As.
38 Manzotti, M y colab: Autismo Infantil: Limites y posibilidades. Inédito. Publicación en cuadernillos. Fundación hacer Lugar.
39 Ambos textos se hallan en Mannoni,M. Comp.: En Psicosis Infantil. Nueva Visión. Bs. As. 1971
40 Pág. 88. Op. Cit
41 Pág. 86-87- Op. Cit.
42 Pág. 157. Op. Cit
43 Lacan, Jacques: “Conferencia en Ginebra sobre el síntoma” . En Intervenciones y textos 2. Manantial. Bs.As.1991. ISBN 950- 9515-21-3
44 Op. Cit. 134-135.
45 “Los oídos son el único orificio, en el campo del inconsciente, que no puede cerrarse”. Cáp. XV Pág. 202 Lacan, Jacques: Seminario 11 Paidos.
Bs. As. 1997 ISBN 950-12 3981-0
46 Lefort Rosine- Lefort, Robert: Nacimiento del Otro. Paidos. Barcelona. 1995. ISBN 84- 7509-174-1 Pág. 272.
47 Op. Cit: Esta descripción esta tomada casi textual. Pág. 242-243
48 Op. Cit. 303


49 Lefort, R- Lefort R: Nacimiento del Otro. Pág. 361
50 Op. Cit. 362
51 Esta posición extrema no es compartida por los demás autores de orientación lacaniana, quienes en general incluyen al autismo en el campo de la psicosis.
52 Laurent, Eric: “Sobre algunos problemas de superficie en la psicosis y el autismo”. En Hay un fin de análisis para los niños. C. Diva. Bs. As 2003.
ISBN 987- 97565-1-7 Pág. 83
53 Laurent, Eric: Op. Cit 116
54 Op. Cit 112.
55 Op. Cit: Pág. 93
56 Op. Cit: Pág. 116
57 Soler, C: Op. Cit. Estos temas ya los había trabajado en 1997 en el texto “Fuera de discurso. Autismo y paranoia” En Analítica del Litoral Nº 7.
Junio de 1997. Dossier: Autismo. Ediciones Apeiron . Santa Fe. 1997. ISSN 0327- 8069. RNPI 293846
58 Soler, C: Op. Cit. Pág. 74
59 Trabajaré siguiendo el texto de la autora Pág. 72-74 del libro citado.
60 La maquinización del cuerpo es un término que Margaret Mahler diferenció muy tempranamente, en el abordaje de estos niños. Es el ejemplo de Stanley y del caso Joey presentado por B. Bettelheim.(Ambos en las obras ya citadas- Pág 1 de este plan)
61 Solano, Esthela: “Los niños del uno sólo” En El analiticón. Psicoanálisis con niños. Corre-Paradiso. 1987. ISBN 84-86331-04-4 Pág. 46
62 Tendlarz, Silvia E: ¿De qué sufren los niños? La psicosis en la infancia. Ed. Lugar. Bs. As. 1996. ISBN 950-892-030-0 Pág. 31. Y también puede
consultarse de la misma autora “Por que los niños autistas no tienen cuerpo”En Centro Pequeño Hans ICF. Psicoanálisis con niños. Ed. Atuel. CPH.
.ICF 1995 Pág. 133-138
63 Manzotti, Marita: “EL cuerpo del autista en el dispositivo soporte” En Clínica del autismo infantil. El dispositivo soporte. Grama. Bs. As. 2005
ISBN 987-1199-15-5. 63-64
64 Miller, J. A: Biología lacaniana y acontecimiento del cuerpo. C. Diva. Bs. As. 2002. ISBN 987-97565-4-1
65 Op. Cit.100
66 Esta lista es orientativa, pero no es excluyente.


67 Lacan, J: El Seminario 19. Inédito.
68 Strauss, Marc: “El autismo respecto de la Esquizofrenia y la Paranoia”. En Revista Argentina de Psiquiatría. Vertex . Vol. III. Nº 9. Sep-Oct.- Nov.
Bs. As. 1992 .ISSN 0327-6139 Pág.197


 


BIBLIOGRAFÍA


 
1-BETTELHEIM, BRUNO La fortaleza vacía. Autismo infantil y el nacimiento del yo. Paidós.Barcelona 2001 ISNB 84-493-1064-4
2-BRUNO, PIERRE Autismo y Psicosis Infantil En Revista Analitica del Litoral Nº 7. 1997. Dossier: Autismo. Ediciones Apeiron. Santa Fe. Junio 1997. ISSN 0327- 8069. RNPI 293846 Autismo y esquizofrenia. En Analectas. Ed. ACF. Colombia. Agosto. 1995
3-CAZENAVE, LILIANA Autismo- autoerotismo En Lo real en psicoanálisis: incidencias en la clínica y en la dirección de la cura. Manantial. Bs. As. 1987 “Del autismo al Otro” En Revista Argentina de Psicología. Año 20. Nº40.Clínica con niños y adolescentes. 1989
4-CORDIÉ, ANNY Del autismo a la psicosis En Revista Confluencias.Vol.V. Nº1. Año 1991
5- DI VITA Y OTROS Interrogar el autismo. Hacer espacio del lenguaje. Ediciones del Cifrado. Bs.As. 2005. ISBN 987-21465-1-9
6- FREUD, SIGMUND Introducción  del narcisismo (1914) T XIV O.C.A.E.Bs.As.1990 Pulsiones y destinos de pulsión (1915) T XIV OC. .A.E Bs. As. 1990 Conferencias de introducción al psicoanálisis Parte III. Doctrina general de las neurosis. (1917[1916-17)] T XVI. O.C. A.E. Bs.As. 1990 Mas allá del principio de placer (1920) T XVIII.O.C. A.E.Bs.As.
1990 El problema económico del masoquismo T. XIX.O.C. A.E. Inhibición,síntoma y angustia (1926[1925]) T XX.O.C.A.E.Bs.As. 1990 Análisis terminable e interminable (1937) T XXIII.O.C. A .E.Bs. As. 1990
7- IUORNO, RODOLFO La animación de lo viviente. Seis conferencias sobre autismo. Catalogos. Bs.As. 1993. ISBN 950-895-028-5
8- JERUSALINSKY, A Y COL. Psicoanálisis en problemas del desarrollo infantil. Una clínica transdiciplinaria. Nueva Visión. Bs. As. 2000. ISBN 950-602- 408-1
9- KANNER, LEO  Psiquiatría Infantil. Quinta edición. Ediciones Siglo XX. Bs. As. ISBN 950-016-321-6
10- KLEIN,MELANIE La importancia de la formación del símbolo en el desarrollo del yo. En Amor, culpa y  reparación.O. C.Tomo I.Piados.Bs.As.
11- LACAN, JACQUES*:
Seminario 1. Los escritos técnicos de Freud. Periods. Bs.As.1992. ISBN 950-12-3971-3
Seminario 2. El yo en la teoría psicoanalítica. Paidos. Bs. As. ISBN 950-12-3972-1
Seminario 4. La relación de objeto. Paidós. Bs.As. 1999. ISBN 950-12-3970- 5
Seminario 7. La Ética del Psicoanálisis.Paidós. Bs.As.2000. ISBN 950-12-3977-2
Seminario 10. La angustia. Inédito
Seminario 11. Los Cuatro Conceptos Fundamentales del Psicoanálisis.Paidós.1997. ISBN 950-12-3981-0
Seminario 16.De otro al otro. Inédito
Seminario 19.…Ou pire. Inédito
Seminario 20.Aún. Paidós. Bs.As. ISBN 950-12-39-70
Seminario 21. Los no- incautos yerran. Inédito.
Seminario 22.R.S.I Inédito.
Seminario 23. Joyce, el sinthome . Inédito.
Seminario 24. L’insu que sait de l’une-bévue s’aile à mourre
Inédito.
*Se tomarán clases seleccionadas. Joyce el síntoma II En Uno por Uno Nº 45 Bs.As. 1997. ISSN 1133-8121
Discurso de clausura en las Jornadas sobre la infancia alienada En Psicosis Infantil.Nueva Visión.Bs.As. 1971.
Conferencia en Ginebra sobre el síntoma En Intervenciones y textos 2.Manantial. Bs.As.1991. ISBN 950- 9515-21-3
El atolondradicho En Textos Escogidos. Inédito Radiofonía & Televisión.Anagrama.Barcelona. 1996. ISBN. 84-
339-0045-5
12- LAURENT, ERIC Hay un fin de análisis para los niños. Colección Diva. Bs. As. 2003.ISBN 987-97565-1-7
Síntoma y Nominación . Colección Diva. Bs. As. 2002. ISBN 987-97-565-5-X
13- LAZNIK- PENOT,MARIE Hacia el habla. Tres niños autistas en psicoanálisis. Nueva Visión. Bs.As. 1997.ISBN 950-602-369-7
14- LEFORT, ROSINE-LEFORT, ROBERT Nacimiento del Otro. Paidos.Barcelona.1995.ISBN 84-7509-174-1
El autismo, especificida En El síntoma charlatán . Paidós. Barcelona. 1998 ISBN 84-493-0593-4
15- MAHLER,MARGARET Estudios 1. Psicosis Infantiles y otros trabajos. Paidós. Bs. As. 1990 ISBN 950-12-4095-9
16- MANNONI,MAUD De un imposible al otro. Paidós. Biblioteca Freudiana. España. 1985. (El capitulo IV de este libro fue publicado en la revista Psicoanálisis y Hospital Año 6 Vol. 11. Junio 1997.
17- MANZOTTI,M (COMP.) Clínica del autismo infantil. El dispositivo soporte.Grama. Bs. As. 2005. ISBN. 987-1199-15-5
18- MILLER, J-A: Biología lacaniana y acontecimiento del cuerpo. C. Diva. Bs. As. 2002. ISBN 987-97565-4-1
El lenguaje aparato del goce.C.Diva. Bs. As. 2000. ISBN 987- 97565-2-5 Joyce con Lacan.En Uno por Uno Nº 45 Bs.As.1997.ISSN 1133-8121
19- MILLER J-A Y OTROS La psicosis ordinaria IC- Paidós. Bs. As. 2005. ISBN 950-12- 8804-8
20- SOLANO; ESTHELA Los niños del uno sólo En El analiticón. Psicoanálisis con niños.Corre-Paradiso. 1987. ISBN 84-86331-04-4 
21- SOLER, COLETTE El cuerpo en la enseñanza de Jacques Lacan En Estudios de psicosomática. Vera Gorali comp. Atuel- CAP. Bs. As. ISBN 950-987-99219-1-9 El inconsciente a cielo abierto de la psicosis. JVE. Bs.As.2004. ISBN 987-9203-42-9 Fuera de discurso: autismo y paranoia. En Revista Analitica del Litoral Nº 7. Junio 1997. Dossier: Autismo. Ediciones Apeiron. Santa Fe. Junio 1997. ISSN 0327- 8069. RNPI 293846
Clínica borromiana (Conferencia) En Satisfacciones del síntoma EOL-Paidos. Bs.As.1997. ISBN 950-12-7801-8
Estudios sobre las psicosis.Manantial. Bs.As.1993. ISBN 950-9515-54-X
22- STRAUSS,MARC El autismo respecto de la Esquizofrenia y la Paranoia. En Revista Argentina de Psiquiatría. Vertex. Vol. III. Nº 9. Sep- Oct.- Nov. Bs.As. 1992 .ISSN 0327-6139 Para una especificidad del autismo En Temas Cruciales. Las Psicosis en la Infancia. Fund. Descartes. Fund. Infancias. Atuel. Bs.As. 1998 ISBN 9879006-55-0
La salida del autismo En Niños en psicoanálisis J Aramburu y otros..Manantial. 1989.Bs.As.
23- TENDLARZ, SILVIA E ¿De qué sufren los niños? La psicosis en la infancia. Lugar Editorial. Bs.As. 1996. ISBN 950-892-030-0 “Por que los niños autistas no tienen cuerpo” En Centro Pequeño Hans ICF. Psicoanálisis con niños. Ed. Atuel. CPH..ICF 1995
24- TUSTIN, FRANCES Autismo y psicosis infantiles.Paidós. Bs.As. 1977
25- YANKELEVICH, HECTOR Ensayos sobre autismo y psicosisKliné.Bs.As.1998.ISBN 987-9154-08-8 Pág. 120

Detalles del artículo

Sección
Articulos Cientificos
Curriculum del autor/a

Maria Lujan Iuale

lujaniuale@yahoo.com.ar

Lic. En Psicología UBA.
Becaria de Investigación UBACyT.
Docente de la UBA; UCES; UB y USAL.
Prestadora de PROSAM.
Ex jefe de Residentes de Salud Mental del Gobierno de la Ciudad.
Ex -terapeuta de la Fundación hacer Lugar.