REPRESENTACIONES DE LOS PSICOTERAPEUTAS ACERCA DE LA TERAPIA GRUPAL

Contenido principal del artículo

Franca Trevisan
Miriam Lea Teitelman
Claudia Finkelstein
Cecilia Baremboim
Laura Yankillevich
Adriana Gullco

La investigación está centrada en las representaciones sobre las prácticas y los dispositivos grupales que  tienen los profesionales de PROSAM. El equipo de investigación está integrado por miembros del área de Grupos de PROSAM. La tarea se desarrolló desde fines del año del 2006 hasta la fecha. Se trata de un estudio exploratorio descriptivo, en el cual se ha desarrollado un relevamiento de datos a través de un cuestionario anónimo que fue distribuido entre los profesionales.
En esta presentación se incluye un breve panorama del desarrollo de la terapia grupal en Europa (Francia, Inglaterra) y en la Argentina.
El marco conceptual, que guía nuestra investigación se sostiene en los conceptos de “representaciones sociales (Serge Moscovici) e imaginario social (Cornelius Castoriadis) Dividimos el análisis de la encuesta en 3 partes: 
1.Características de la muestra; 2. Estudios y prácticas en actividades grupales; 3. Encuadre, agrupabilidad, obstáculos en la tarea grupal.


Palabras Clave: Representación de grupo - Representaciones - sociales - Imaginario Social - Grupo como dispositivo terapéutico.


INTRODUCCIÓN 


Los terapeutas del área de grupos de PROSAM,que trabajamos desde el año 1998 con dispositivos grupales, nos hemos preguntado sobre diferentes temas de la clínica grupal que dieron lugar a la presente  investigación.
Las preguntas que nos han orientado en esta están fundamentalmente relacionadas a las prácticas grupales ¿Han tenido formación en lo grupal los psicoterapeutas de este país? ¿Cuáles serían las representaciones
que tienen de dichas prácticas?
En una investigación anterior (2005-2006), nos centramos en los ”Factores terapéuticos del dispositivo grupal”. En aquel caso el foco estuvo colocado en la percepción que tenían los pacientes del grupo. En
este nuevo estudio, investigamos la Representación que tienen los profesionales sobre dicha práctica.


OBJETIVOS DE LA INVESTIGACIÓN


1) Indagar sobre las representaciones que los profesionales de PROSAM tienen sobre el grupo.
Relacionar el tipo de formación académica, que incide en la representación que tienen del grupo terapéutico.
Explorar el encuadre del dispositivo grupal y a partir de los criterios de agrupabilidad en que casos indicarían o no una terapia grupal.
Propiciar el uso adecuado de la terapia grupal, en sus diferentes encuadres.



MÉTODO
Se trata de una investigación de carácter exploratorio/descriptiva.
El equipo de investigación sobre la temática “Grupos” de la Fundación PROSAM se reunió con los admisores de la Institución a fin de explicarles las características y los objetivos de esta investigación y solicitarles su colaboración, para que esta información pudiera llegar a los terapeutas y al mismo tiempo entregarles los cuestionarios elaborados para este proceso investigativo. A través de los admisores se entregaron 1000 cuestionarios que debían ser respondidos en forma anónima y a fin de facilitar la entrega y el anonimato se depositaban en una urna dispuesta exclusivamente a este fin.
Esta etapa del proceso investigativo se desarrolló en los meses de noviembre y diciembre del año 2007.
La información de la encuesta fue sistematizada mediante un procesamiento estadístico. 


CONTEXTO CONCEPTUAL


Supuestos que orientan esta investigación:


1- Tomamos en cuenta las representaciones que los terapeutas tienen de la práctica grupal.
2- Estas representaciones son el resultado de un proceso de construcción dinámico y sobredeterminado por:
3- La formación académica de grado y posgrado.
4- Las prácticas profesionales
5- El contexto socio-histórico y político en las diferentes épocas.


 


El concepto de grupo. Un poco de historia


“Las lenguas antiguas no disponen de ningún término para designar una asociación de pocas personas, que persiguen objetivos comunes. Los hombres piensan espontáneamente según la oposición individuo-sociedad;
no piensan naturalmente en función de grupo, aunque su vida y sus actividades se desarrollen casi siempre en el seno de conglomerados restringidos. D. Anzieu considera que el vocablo grupo se introduce tardíamente en la lengua francesa, durante la segunda mitad del siglo XVII de una traducción del italiano al francés en un texto vinculado a la pintura. Recién en el siglo XVIII grupo designa en francés una reunión de personas. En lo que se
refiere al sentido del término Anzieu dice que hay dos líneas: nudo (sentido primero de groppo antes de reunión o conjunto) que en el término grupo connotará el grado de cohesión entre sus miembros; y círculo que designó a gente en ronda connotando la idea de igualdad. Posiblemente la noción de grupo se haya ido formando como  decantación de las prácticas políticas a partir del siglo XVIII. El grupo se fue visualizando como un lugar de pertenencia, de identidad y a la vez como un instrumento de intercambio, de comunicación y de influencia sobre el resto de la comunidad.” (Fernández 1988).
Así el grupo es pensado primero como masa desde el interior de la sociología (E. Durkhein, G.Tarde) y luego entrado el siglo XX adquirirá su estatuto conceptual desde la psicosociología (K. Lewin), el psicodrama (J. L. Moreno) el psicoanálisis (W. R. Bion, S. H. Foulkes, E. Pichon Rivière) y desde la filosofía (J. P. Sartre).


LOS MOMENTOS FUNDADORES


Durante y después de la Segunda Guerra Mundial aparecen estudios sobre grupos, sobre todo desde la sociología.


En 1940 en Londres W. R. Bion y S. H. Foulkes ponen en marcha un dispositivo de grupo al que instituyen según el modelo de la cura.Bion distingue dos modalidades del funcionamiento psíquico en los pequeños grupos: el grupo de trabajo y el grupo de supuesto básico con una oscilación entre ambos. En el estudio sobre los grupos Bion destaca los aspectos más arcaicos del psiquismo del sujeto que se ponen de manifiesto en el grupo.


Foulkes conservó las ideas centrales del gestaltismo. Se apoya en la actitud de escuchar, entender e interpretar al grupo como una totalidad en el aquí y ahora. Foulkes (1975) fue el inventor del Grupo-Análisis.Vio que el psicoanálisis como institución se resiste a esta nueva modalidad de terapias analíticas. Para el autor la resistencia al psicoanálisis grupal es de orden ideológico del sistema al que pertenecen. Por esto el camino está preñado de obstáculos. Éstos son de orden teórico y técnico pero sobre todo de índole personal. Según al grupo profesional al que se pertenezca, se maneja un paradigma científico cuyos principios ideológicos aseguran la supervivencia de ese grupo. Su dedicación al grupo y el atreverse a avanzar  en la teoría le costó verse relegado y aislado dentro de la sociedad científica a la que pertenecía. Fue claro en la formulación teórica de lo que observaba en la clínica.El miedo al cisma, el peligro de crear nuevas escuelas de pensamiento neoanalítico explica en parte el recelo a lo grupal (Campos Avillar, 1977).


También debe mencionarse la contribución de M. Balint a la teoría de los grupos y de su utilidad como método de aprendizaje de nuevas conductas profesionales y como investigación en el campo médico.


Europa participó activamente en la producción de la teoría de los grupos. En Francia R. Käes en 1960 describió los organizadores inconscientes descriptos como grupos internos.


En Italia en 1960 Napolitani, Ancona y Galli organizan comunidades terapéuticas, la experiencia estuvo basada en grupos terapéuticos y de formación.


En Paris en 1963 J. Pontalis restituyó al grupo su valor psíquico de objeto para sus sujetos. El grupo es considerado por este autor como objeto de investiduras pulsionales y de representaciones inconscientes. Anzieu en 1966 propuso al grupo como realización de deseos inconscientes a la manera del sueño, como medio y lugar de la realización imaginaria de los deseos inconscientes infantiles.


En estas teorizaciones se observa la dicotomía individuo-grupo, paradigmática en las ciencias sociales del siglo XX, donde aparece lo social como algo externo al individuo, en una lógica disyuntiva.
Otros autores harán un aporte distinto, considerando a lo social no como contexto sino como texto del grupo.



LOS GRUPOS EN NUESTRO PAÍS
En 1957 tres analistas L. Grinberg, M. Langer y E. Rodrigué publicaron en la Argentina un libro sobre la psicoterapia de grupo. Rodrigué enfatizó la convergencia del psicoanálisis y las ciencias sociales.
En 1954 un grupo de psicoanalistas, de la APA crea la Asociación de Psicología y Psicoterapia de grupo. En ella se destacan los aportes de M. Bernard y J. Puget.
En la Argentina en 1970 hubo diversos aportes entre los cuales se encuentran los de E. Pichon Rivière y de J.Bleger. Sus contribuciones específicas son haber colaborado en la articulación entre el espacio psíquico
del grupo y las instituciones.
Durante la década del 60 y 70 en la carrera de psicología de la Universidad de Buenos Aires se le dio más trascendencia a la Teoría Grupal y a su práctica, sobre todo comunitaria.Dicha práctica comienza a utilizarse
en los servicios hospitalarios y es paradigmatica la experiencia realizada por M. Goldenberg y su equipo en el Hospital Provincial de Lanús. Los profesionales de la salud se implicaron trabajando política y socialmente en los hospitales y en las comunidades. El pensamiento intelectual se manifestaba en las producciones culturales creando nuevos acontecimientos sociales e históricos. Las utopías de esa época tendían a transformar las condiciones de la vida social. El desarrollo del concepto de trabajadores de la Salud Mental generó un movimiento institucionalista al que adhirieron Bleger, Ulloa, Pichon Rivière entre otros. Lo grupal fue uno de los modos de intervención en el terreno de la salud y de la educación. Hubo una innovación que dio respuesta a situaciones inéditas: prevención, grupos, familias, etc.
La introducción de la terapia de grupo tuvo consecuencias importantes. La terapia de grupo tenía menor costo que la analítica tradicional bipersonal y los hospitales públicos se volvieron más receptivos a la aplicación de esta técnica. También se utilizó para el tratamiento de las relaciones laborales y en las escuelas. El dispositivo de grupo permitió a los psicólogos trabajar con los médicos en una situación de casi
igualdad. Este uso ampliado de los conceptos y las técnicas de origen psicoanalítico redefinió el alcance y el status profesional de la disciplina.


A partir de estos movimientos el grupo comienza a ser pensado de otra manera constituyéndose en objeto de conocimiento a ser develado, tanto en su valor sociopolítico como en su valor psicosocial y psicoanalítico.
Pero en los años de la dictadura esta ola grupalista se debilitó considerablemente. Desde 1976 a 1983, se produce un repliegue científico, político y cultural. Estaba prohibido reunirse pues el agruparse era considerado un acto de resistencia a la dictadura. Esto influyó en los planes de estudio de las Universidades y los egresados de las facultades de Psicología, salieron formados en lo que denominamos Teorías del sujeto del yo y con una fuerte impronta en el psicoanálisis lacaniano que se convirtió en la corriente hegemónica.
Las luchas por la hegemonía en el campo intelectual se manifiestan en los juegos de poderes científico-profesionales que intenta imponer tanto las ideas como las formas de trabajo (Fernández).
El lacanismo toma protagonismo en la misma época. La práctica grupal lejos de ser interrogada fue considerada como de menor valor en comparación con los abordajes individuales.
A partir de 1983, se cuestiona tanto el lugar del sujeto, como el del psicoanalista y el coordinador de grupo.M.Percia dirá entonces “que tanto el rechazo como la idealización de los grupos sin más no son pertinentes”.
En esa época la investigación sobre la cultura grupal, por ejemplo, dará cuenta cómo cada sujeto vive un acontecimiento en el grupo y cómo son afectados cada uno de los miembros de manera diferente. Se marca
como fundamental contemplar las diferencias y el recorrido de las singularidades en los grupos para que la síntesis de lo grupal no se manifieste como violencia secundaria. El desafío fue pensar en una situación grupal que no minimice las diferencias, niegue la singularidad o reduzca la diversidad. Se funda, a su vez en un lugar distinto: la articulación de múltiples discursividades, grupales, institucionales, históricas y sociales.
Con la llegada de la democracia, vuelve a implementarse la práctica grupal. Asistimos entonces a la proliferación de grupos homogéneos: de adictos, de encuentro de autoayuda y otros. Algunos de los cuales funcionan por fuera del campo profesional de lo Psi.Desde diversas posturas psicológicas los profesionales de la Salud Mental propusieron dar sentido a las experiencias traumáticas de los años recientes marcadas por el terrorismo de estado y sobre su impacto en la subjetividad.


Representaciones Sociales
Las representaciones sociales desde el punto de vista histórico han sido definidas como matrices de prácticas constructivas del mundo social que rigen, en gran medida los actos.
El concepto de Representación social fue creado por Serge Moscovici. Este autor describe la existencia de una doble faz en las mismas, tanto como estructuras estructuradas, como estructuras estructurantes. "en tanto fenómenos, las representaciones sociales se presentan en forma variadas, más o menos complejas. Imágenes que condensan un conjunto de significados...” “tienen una posición mixta en la encrucijada de
una serie de conceptos sociológicos y psicológicos" (Moscovici 1988).
El concepto de Representación Social ocupa un lugar relevante en las ciencias Lic. Franca Trevisan, Lic.Miriam Lea Teitelman,Dra.Claudia Filkelstein, Lic.Cecilia Baremboin, 28 Lic. Laura Yankillevich Diágnõsis 2008, vol.5
sociales por su contribución al estudio de la constitución de la subjetividad social, según afirma Antonio Castorina "El principal interés del estudio de las representaciones sociales reside en el mecanismo de su formación y modificación en las prácticas sociales. En este sentido, las representaciones colectivas
corresponden a formas de conciencia social cuya transformación es lenta, mientras que las representaciones sociales, que expresan los intercambios cotidianos, se crean y se recrean en estas condiciones, lo que las hace mucho más maleables" (Castorina, 2003).
Es oportuno tomar el concepto de habitus en Bourdieu. En él, las prácticas sociales no son explicables recurriendo simplemente a la conciencia de los actores, ya que suponen un sistema de relaciones que no alcanza a su aprehensión.
"Los habitus se in-corporan, se aprenden con el cuerpo, más allá de la conciencia y suponen la interiorización de los esquemas cognitivos, perceptivos, apreciativos del grupo social en el que el sujeto fue educado. Por ello el sujeto reproduce estos esquemas, estos valores de una manera involuntaria e inconsciente: los sujetos están sujetados por los grupos sociales que los producen, por los esquemas que han incorporado." (Bourdieu 1977).
Desde nuestra perspectiva de investigación resulta particularmente relevante la reproducción inconsciente de las limitaciones que son impuestas desde esa manera de "habitar " las situaciones,que determinan condiciones de vida. 


Representaciones e imaginario social
No obstante nos parece necesario referirnos a algunos conceptos de Cornelius Castoriadis, en relación al imaginario social.Si bien no interpretamos que es posible investigar rigurosamente sobre "el magma de las
significaciones sociales imaginarias", es importante aclarar que estas también son las ideas que inspiran nuestra búsqueda en el momento del diseño de esta investigación.
“Llamo imaginarias a estas significaciones porque no corresponden a elementos "racionales" o " reales" y no se agotan al referirse a esos elementos sino que surgen a partir de la creación. Además las llamo sociales porque solamente existen al ser instituidas y al ser objeto de participación de una entidad impersonal y colectiva." (Castoriadis, 1988).
Es desde este marco teórico en que vamos a investigar las representaciones sobre dispositivos y prácticas grupales. Teniendo en cuenta las significaciones sociales imaginarias, es posible investigar algunas de las construcciones sociales que devienen de ellas, por ejemplo las Representaciones Sociales y parte de los discursos y prácticas observables. Si no las tuviéramos en cuenta como elemento configurante corremos el riesgo de que una descripción (en este caso esta investigación) naturalice lo que describe. Tener en cuenta este nivel de complejidad a la hora de describir las prácticas y los discursos nos hace tomar recaudos en cuanto a su lectura. 
Mabel Grinberg (2003) entiende por representación social a la articulación entre los modos de percibir, categorizar y significar (dar sentido). Estas abarcan el conjunto de nociones, categorizaciones y prescripciones que dan sentido y modelan las características de las prácticas sociales. En estos saberes y prácticas se integran no sin tensiones,componentes teórico-técnicos y normativo-valorativos que en cada momento histórico responden a la normatividad imperante. 

MOMENTOS ACTUALES
La idea de la investigación es la elucidación crítica sobre lo grupal. Elucidar es para Castoriadis es el trabajo por el cual los hombres intentan pensar lo que hacen y saber lo que piensan.
Pensar en el grupo, es también preguntarnos por el sujeto hoy. Para hablar de sujeto, deberíamos reelaborar el concepto y volverlo capaz de designar un lugar a la vez condicionado y creador (García Canclini).
Ya Sigmund Freud se refería a los efectos psíquicos y de debilitamiento de los garantes culturales en “El malestar en la cultura” (1929). Setenta años más tarde este malestar podría ser caracterizado por tres tipos de trastornos según R. Kaës:
-El trastorno en los apuntalamientos de la pulsión y en el pacto de los renunciamientos pulsionales parciales necesarios para la vida en común.
- El trastorno en las identificaciones y en los sistemas vinculares se manifiesta a través de la desorganización de los referentes identificatorios.
- El trastorno en las certezas y en los sistemas de representación compartida es uno de los síntomas más intensos del malestar en el trabajo del sentido y la interpretación.
Frente a estos malestares nos preguntamos 
¿Qué lugar ocuparía el grupo terapeútico?
“Los dispositivos de grupo están indicados cada vez que el abordaje del sufrimiento de los pacientes exige que primero se establezcan o se restablezcan las condiciones de un continente psíquico plurisubjetivo, de modo que el grupo pueda progresivamente internalizarse en una envoltura psíquica; esta podrá entonces recibir las fantasías y los objetos de identificaciones necesarios para la emergencia de un sujeto, a la vez singular y solidario de un conjunto del que participa y procede” (Käes. .2000).
Grupo terapéutico: si bien podemos decir en sentido amplio que todo grupo es potencialmente terapeútico, vamos a referirnos en la investigación al dispositivo grupal terapeútico, cuya finalidad es trabajar sobre los conflictos que traen cada uno de los participantes.  Este dispositivo grupo tiene un encuadre espacio temporal referido a duración de la sesión, frecuencia,honorarios y cantidad de participantes (en general hablamos de un pequeño grupo). El grupo puede ser heterogéneo; o sea integrado por pacientes con diferentes motivos de consulta, u homogéneo: integrado por pacientes con un mismo motivo de consulta,un rasgo, temática o preocupación común a los participantes. La finalización del tratamiento se maneja en forma individual.En los grupos que funcionan en PROSAM hay cierta homogeneidad en cuanto a las edades (Ej. Adolescentes, grupo
de jóvenes,grupos de edad media etc.).
El dispositivo de grupo tiene dos características que diferencian del encuadre de las terapias individuales: una es la espacialidad, otra es la presencia real de los otros donde tiene importancia la mirada y la presencia corpórea.
El dispositivo grupal convoca palabras y cuerpos (un ceño fruncido, un cuerpo que se adelanta,una mano crispada).En situación de grupo los imaginarios producirán escenas que dramatizan la dialéctica alineación-individuación, discriminación-indiscriminación. La escena configurada se vuelve la unidad de análisis privilegiada para la interpretación.
Dadas las especiales características del encuadre se adicionan otras reglas. Estas tienen que ver con la confiabilidad del grupo en cuanto a la información que se genera en las sesiones y otra con la restitución al grupo mismo de los avatares que ocurran con los integrantes por fuera de las sesiones.
Como los pacientes son seleccionados por el profesional de acuerdo a los objetivos del grupo,se genera desde el vamos una posición asimétrica que debe mantenerse a través de las intervenciones.Es muy importante el posicionamiento del terapeuta ya que debe manejar una red de transferencias cruzadas que implican las transferencias laterales además de la central. Finalmente es la teoría que sustenta el profesional la que dará lugar a distintos tipos de dispositivos grupales.



ANÁLISIS DEL CUESTIONARIO
A través de los admisores se entregaron 1000 cuestionarios a los profesionales de PROSAM. El total de protocolos que fueron completados y remitidos a nuestro equipo de investigación sumaron en total 201 cuestionarios. Teniendo en cuenta la cantidad entregada, el porcentaje de cuestionarios respondidos fue del 20,1%.
El cuestionario era de carácter anónimo y contenía en 30 preguntas.
A fin de presentar los resultados obtenidos en base al procesamiento de los datos del cuestionario, los hemos dividido en tres rubros centrales:
1. Características de la muestra;
2. Estudios y práctica en actividades grupales;
3. Encuadre, agrupabilidad, obstáculos en la tarea grupal.



1. Características de la muestra
Edad de los profesionales encuestados
Los profesionales encuestados son de mediana edad, la edad promedio es de 48,52 años, sólo el 21% tiene entre 30 y 39 años. En cuanto al sexo el 76% corresponde al sexo femenino y el 24 % al masculino.
Área de atención en PROSAM
Los profesionales de PROSAM no están adscriptos a una sola área,pueden desempeñarse en una o varias áreas. Una observación relevante surge del análisis que se basa en el porcentaje de profesionales que se desempeñan
en las distintas áreas. Teniendo en cuenta que en esta pregunta respondieron 199 profesionales, los datos obtenidos muestran que la gran mayoría de ellos se desempeña en el área de adultos, el porcentaje alcanza el 77,4%, en cambio en Terapia Grupal el porcentaje sólo es del 7,0%. El Gráfico 1 muestra la distribución de estos
datos (Ver Gráfico 1).


 21-01-2019_02-42-34_p-m-.png


Profesión de los terapeutas
En cuanto a la profesión de los terapeutas que respondieron al cuestionario, encontramos un alto porcentaje de psicólogos. Los datos son los siguientes: el 71,1% son psicólogos/as, el 20,3% psiquiatras y el 2,6 % psicopedagogas. 
Año de graduación de los profesionales
En base a las respuestas obtenidas en relación al año de graduación de los profesionales encuestados, encontramos que: entre los años 1960 y 1969 se graduó sólo el 3,1% de la muestra; en el período comprendido
entre 1970 y 1979 se graduó el 22,3%; en el período 1980 y 1989 se graduó el 37,8%; entre 1990 y 1999 el 32,1% y en período 2000-2003 los graduados encuestados representan sólo el 4,7% de la muestra.
Estos datos permiten observar que la mayoría de los profesionales de PROSAM (el 74,6%) que responden a la encuesta se han graduado a partir del año 1980.
2. Estudio y práctica en actividades grupales
Estudios teóricos sobre grupos realizados por los profesionales
El 41,8% de los profesionales encuestados ha realizado estudios sobre teoría de los grupos y un 58,2% de los profesionales no realizaron ningún tipo de estudios sobre grupos. Interrogados sobre la duración de los estudios sobre grupos realizados, el promedio en años de estudio alcanza los 2,86 años.
Relación entre el año de graduación de los profesionales y los estudios sobre grupos
Haciendo un análisis comparativo entre los años de graduación de los profesionales y el interés por realizar estudios sobre los grupos encontramos los siguientes datos:
Los graduados entre 1960 y 1979 un 51,1% realizó estudios sobre grupos, mientras que no realizaron estudios el 48,9% de los profesionales.
De los graduados entre 1980 y 1989 un 45,8% si realizó estudios, mientras el 54,2% no realizó estudio sobre los grupos. 
Por último, los graduados entre 1990 y 2003 sólo un 32,4 % realizó estudios mientras la mayoría, el 67,6% no realizó ningún estudio sobre grupos.
En estos datos se ve claramente como la realización de estudios sobre grupos va disminuyendo en relación a los más recientemente graduados.
Práctica grupal de los profesionales
Nos interesaba indagar, no sólo si los profesionales habían realizado estudios teóricos sobre los grupos, sino también si habían coordinado algún tipo de práctica grupal. La respuesta a esta indagación muestra que un
alto número de los profesionales encuestados ha estado a cargo de la coordinación de grupos: el 81,9% coordinó grupos y sólo el 18,1 % no coordinó ningún tipo de grupo.
Tipo de grupos coordinados por los profesionales
En base a una pregunta destinada a conocer el tipo de grupos que los profesionales encuestados habían coordinado y teniendo en cuenta que podían marcar varias de las opciones presentadas, se observa que un 63,7% de los profesionales coordinó grupos terapéuticos. Otro de los rubros marcados por los profesionales en los que se ha concentrado un alto porcentaje  es coordinación de grupos de reflexión: un 53,5 % ha coordinado este tipo de grupos.
Siguiendo en orden decreciente los profesionales han coordinado grupos comunitarios (32,5%), de capacitación (25.5%), de autoayuda (22,9%), de estudio (22,3%) y de trabajo (13,4%). En el Gráfico 2 puede visualizarse esta información. 


 21-01-2019_02-56-34_p-m-.png


Como puede observarse por los datos presentados el mayor porcentaje corresponde a la coordinación de grupos terapéuticos y este resultado se puede relacionar con otra información que indica en que área se concentró la tarea, allí el 33,7% refiere que fueron grupos con fines terapéuticos. 


Participación como paciente en terapia grupal
El 40,6% ha participado como paciente en terapia grupal. El 59,4% no tuvo experiencia  como paciente grupal.
Relación entre la participación en una terapia grupal y el año de graduación 
Cuando se analiza la participación de los profesionales como paciente en alguna terapia o análisis grupal en relación al año de graduado se observa que los egresados entre los años 1960 y 1979, el 60,9 % había participado como paciente en alguna terapia o análisis grupal, mientras que el 39,1% no había participado.
Si se tienen en cuenta los graduados en el período 1980-1989, la relación se invierte, en el sentido que encontramos un menor número de profesionales que participaron o participan como pacientes en terapia grupal, el 47,1%, y aumenta el número de aquellos que no participaron, el 52,9%. Esta tendencia se acentúa ampliamente en los graduados más recientes: entre los años 1990 y 2003, el porcentaje de profesionales que si participó es de 19,7% mientras que los que no participaron alcanzan el 80,3%.
Se puede observar que esta tendencia coincide con los resultados sobre la relación entre años de graduación y los estudios realizados sobre los grupos. Es decir,encontramos una disminución de la participación como paciente en las terapias grupales y una disminución en los estudios sobre terapia de grupo en los profesionales más recientemente graduados.
Podemos relacionar estos datos empíricos con lo planteado anteriormente en relación al desarrollo de teórico y práctico de las actividades grupales en nuestro país, el auge de esta temática en la década del 60-
70 y su progresiva declinación. 
Orientación teórica de la terapia
En relación a la orientación teórica de la terapia en la que participaron los terapeutas, teniendo en cuenta que los profesiona-les podían marcar más de una opción encontramos datos que están representados en el Grafico 3 y son los siguientes: 
La orientación psicoanalítica es marcada por el 71,6% de los profesionales, por lo tanto sólo el 28,4% de quienes responden a esta pregunta no había participado en grupos con esta orientación.
La orientación psicodramática es señalada por el 44,2% de los profesionales, quienes no habrían participado en grupos con esta orientación alcanzarían al 55,8% de los profesionales.
La orientación cognitiva es marcada sólo por 14,7% de los profesionales, lo que evidencia el alto porcentaje de profesionales, un 85,3% que no ha participado en grupos con esta orientación.
Relación entre la orientación de la terapia y año de graduación
Una información interesante surge cuando se relaciona la orientación teórica de la terapia o análisis grupal en que han participado los profesionales con los años en los que se han graduado. Teniendo en cuenta
que la orientación teórica se concentra en tres rubros: Psicoanalítica, Psicodramática y Cognitiva, observamos lo siguiente:


 


21-01-2019_03-17-36_p-m-.png


Los profesionales -en total 65 casos- que responden a la orientación psicoanalítica, acorde al periodo de graduación se distribuyen de la siguiente manera: en el periodo 1960- 1979, el porcentaje de profesionales en esta orientación es de 33,8%; en el periodo 1980- 1989, encontramos el porcentaje más alto de profesionales dentro de este rubro,que alcanza al 43,1% y en el periodo 1990-2003 encontramos sólo el 23,1% de los profesionales.


Los profesionales -en total 39 casos- que responden a la orientación psicodramática, en relación al periodo de graduación,presentan la distribución siguiente: en el periodo 1960-1979 encontramos el 43,6% de los profesionales de esta orientación; en el periodo 1980-1989, el porcentaje alcanza el 48,7% y el periodo 1990-2003 el porcentaje es muy bajo,sólo un 7,7% de los profesionales ha elegido en ese periodo esta orientación.
Los profesionales -en total 13 casos- que han participado en una terapia grupal con orientación cognitiva, analizando su distribución acorde al periodo de graduación, se  observa que en el periodo 1960-1979 se encuentra sólo un 23,1% de los profesionales; en los periodos siguientes, 1980-1989 y 1990-2003 los porcentajes de profesionales que participan en terapia con esta orientación son iguales, 38,4% en ambos periodos.
Si relacionamos los datos que acaban de ser descriptos en relación a los distintos periodos, sin dejar de tener presente que el número total de profesionales en cada orientación es distinto, surge claramente que en el último periodo disminuye el porcentaje de profesionales en los rubros de las orientaciones psicoanalítica y psicodramática y aumenta la orientación cognitiva, que ya mostraba esa tendencia en el período anterior.
Diferencias entre la terapia grupal e individual 
Casi la totalidad de los profesionales coincide que hay diferencia entre la terapia individual y grupal. El 95,9% contesta en forma afirmativa .Interrogados acerca de cuales son esas diferencias a nivel cualitativo, responden con una diversidad de respuestas de las que seleccionamos las más significativas.
Terapia individual: Mayor profundidad. Transferencia hacia el terapeuta. Mayor dependencia hacia el terapeuta. Centrado en el sujeto. Confidencialidad. Mayor despliegue subjetivo. El inconsciente es individual. El paciente recibe señalamiento individual. El trabajo es intrapsíquico. Exclusividad. Identificación con el terapeuta. Mayor focalización del conflicto. Profundiza factores históricos. Revisión de lo Edípico. 
Terapia grupal: Interacción. Dinámica. Sociabilidad. Posibilidad de aprender de los otros. Identificación. Transferencias múltiples. Abordaje de los vínculos. Acelera procesos. Aporte y señalamiento de los otros. Apto para
adicciones y trastornos de alimentación. Más adaptativo. Apunta más a la contención. Búsqueda de solidaridad.Aumenta la capacidad de espera. Centrado en la acción. Continuación del trabajo terapéutico individual. Cuesta hacer una lectura de lo que despierta. Discurso más coloquial. Efectos terapéuticos rápidos. El inconsciente a producirse es grupal.  El objeto es el grupo. Es posible vivenciar in situ cuestiones vinculares y roles o clichés que se suelen adoptar. Mejora lo intersubjetivo. Menos profundidad. Restricciones en la comunicación por la vergüenza.
Se aprende vicariamente. Inclusión de la verticalidad individual en la horizontalidad grupal. Inclusión de la experiencia social. Mayor exigencia de trabajo psíquico para el terapeuta.
Las resistencias más frecuentes a la terapia grupal
Las respuestas que se refieren a las resistencias más frecuentes a la terapia grupal han sido agrupadas en tres categorías. Se presentan en orden decreciente acorde a la frecuencia en que han sido formuladas.
Resistencias que señalan los terapeutas:
Del encuadre: Adecuarse a un horario. Atención no personalizada.Dificultad con la transferencia. Compartir al terapeuta. Poco tiempo en la sesión para cada integrante. Falta de confianza. Falta de privacidad.
Del paciente: Desinterés en escuchar a los otros. Dificultad en aceptar las diferencias. Dificultad en la comunicación. Escuchar sin interés lo ajeno. Mayor dificultad en controlar las defensas individuales. Paranoia. Menor contención. Dificultad en escuchar temáticas desbordantes. Temor a perder la atención individual. Miedo a la pérdida de identidad.
De la cultura: Excesivo Individualismo. Poca información. El modelo académico dominante. Miedo a lo desconocido.
Dispositivo considerado de segunda.Miedo al contagio afectivo.


Tomando en cuenta la investigación “Factores terapeúticos en psicoterapia grupal” publicada en la revista Diagnosis.N 3 Año 2006 Fundación PROSAM es posible hacer una relación con lo respondido por los pacientes a una encuesta al iniciar una terapia grupal: -Incertidumbre, miedo, dificultad en abrirse a los otros, prejuicio hacia al terapia grupal;falta de tiempo para trabajar la problemática propia; miedo a ser invadido etc.
Obstáculos en la derivación
Para los profesionales encuestados la mayoría de los obstáculos son clínicos, pero a su vez marcan un alto porcentajes sobre los obstáculos teóricos e institucionales. A continuación se colocan en orden decreciente las respuestas más significativas.
Teóricos: Prejuicios y desconocimiento sobre teoría y práctica de los grupos. Dificultad en establecer criterios de agrupabilidad. Formación centrada en lo individual. Desvalorización de la terapia grupal. Devaluado económicamente. Falta desarrollar criterios teóricos y clínicos que den sustento a lo grupal. Desconocimiento de la efectividad y la metodología. No haber pasado el terapeuta por una terapia grupal. Pensar el aparato psíquico cerrado, estructurado.
Clínicos: Temor a dejar el paciente espacio individual, donde se siente protegido. Grupo acorde al paciente. Momento del paciente. No todos los pacientes son agrupables. Dificultad en pensar al paciente como agrupable.
Institucionales: Dificultad en la derivación. Más tramites.Más entrevistas.Distancia y horario. Falta de comunicación.
Desconfianza.Mayor disponibilidad de terapia individual. Se piensa de segunda. Se interpreta que es para reducir costos. Falta diversidad teórica.
Problemáticas que se benefician con la terapia grupal
De acuerdo a los terapeutas las tres problemáticas que más se benefician con la terapia grupal son: las Problemáticas en los Vínculos, un 83,5% de los profesionales indica este rubro. Luego, el otro rubro que tiene un alto porcentaje es el Atravesamiento de Crisis Vitales, el 67,6% de los profesionales lo señala y también con un alto porcentaje se ubica el rubro Migración e Inmigración marcado por el 66,5% de los profesionales. Le siguen luego Problemas laborales con un 52,2%; Pérdidas con un 40,7% y Separaciones con 31,3%. En el Gráfico 4 pueden observarse estos resultados.


21-01-2019_03-30-59_p-m-.png


 CONCLUSIONES
- En el análisis de los resultados se ha observado que:
- El concepto de representaciones de grupo y grupo terapéutico, aparece ligado al contexto socio-histórico-político y
ha variado sensiblemente a través de las últimas tres décadas. 
- La orientación teórica predominante entre los profesionales graduados en las primeras décadas estudiadas fue psicoanalítica y psicodramática, y en años posteriores se agregó la orientación cognitivista.
- En los encuestados graduados más recientemente, sólo un pequeño porcentaje trabaja en terapia grupal.
- Tomando en cuenta la Investigación realizada en el 2005 sobre “Factores terapeúticos en terapia grupal” (autores F. Trevisan; L. Becco; N. Damiano; O. Menendez. L. Ostrogue), señalan beneficios y resistencias en relación al grupo
como dispositivo terapeútico, similares a las respuestas de los terapeutas obtenidas en esta investigación.
- La mayoría de los profesionales manifiestan  marcadas diferencias entre la terapia individual y grupal. Nuestra hipótesis es que estas diferencias están ligadas a la formación académica y la propia experiencia con grupos.
- En lo referido a los obstáculos para la derivación de pacientes a terapia grupal, los obstáculos se reparten en igual porcentaje entre clínicos, teóricos e institucionales. Entre los obstáculos teóricos con mayor frecuencia aparece “el prejuicio y desconocimiento sobre la teoría y práctica grupal”. Los obstáculos teóricos más destacados son la dificultad de pensar el paciente como agrupable”. Entre los obstáculos institucionales se destacan “la dificultad en derivar”. “Más trámites”“desconfianza”; “Falta de comunicación”; “se interpreta que es para reducir costos”.
- Teniendo en cuenta una revisión de la historia de los grupos en la Argentina,vemos que en la década del 60 y 70 asistimos a la proliferación de las prácticas grupales. Las utopías de esa época tendían a transformar las condiciones de la vida social. Esta época podríamos denominarla grupalista. Observamos que en este nuevo siglo, aparece sin tapujos la mirada centrada en la propia conveniencia, que es el eje en el que gira la lógica del mercado, donde
cada cual atiende su juego en la lucha por la supervivencia. En este sentido es posible que lo grupal sea resistido.
- El paradigma que organiza la asistencia es el espacio individual.
- La mayoría de los encuestados sugieren que es importante promover los dispositivos grupales terapeúticos.  También coinciden que la institución debe fomentar actividades docentes sobre teoría y técnica grupal.
Asesoramiento metodológico para la elaboración de la encuesta y análisis de los datos: Mg.María Teresa Lodieu y Lic.Mariela Nabergoi


BIBLIOGRAFÍA


1. BALAN, JORGE Cuentame tu vida: una biografía colectiva del psicoanálisis en la argentina.Buenos Aires. Planeta, 1991.
2. BERNARD,MARCOS El trabajo psicoanalítico con pequeños grupos. Lugar Editorial.Buenos Aires. Año 2006.
3. BOURDIEU, P. Y PASERON, J.C. La reproducción. Elementos para una teoría del sistema de enseñanza. Laia, Barcelona. Año 1977.
4.CAMPOS AVILLAR, Y OTROS. Psicología Dinámica Grupal, Cap 1 Pag. 11 a 45. Ed-Fundamentos.Madrid 1980.
5.CANCLINI GARCÍA NÉSTOR Diferentes, desiguales y desconectados. Gedisa Editorial. Barcelona 2004.
6.CASTORINA, ANTONIO, COMPILADOR  Representaciones sociales: problemas teóricos y conocimientos infantiles, Ed.Gedisa, Barcelona. Año 2003.
7.CASTORIADIS, C. Lo imaginario: La creación en el dominio histórico-social. -en los Dominios del hombre: las encrucijadas del laberinto. Ed.Gedisa, Barcelona 1988.
8.CASTORIADIS CORNELIUS Hecho y por hacer. Ed.EUDEBA. Bs.As. Año 1998
9.CASTORIADIS. C. La institución imaginaria de la sociedad. Volúmenes I y II Tusquets Editores. Año 1985
10.DAYAN;E.BELIERA;M.P:BERNAL;L.EDELMAN;M.GALBUSERA;E. GONZALEZ;O.SUJOY;R.WILLNER DE DRESDNER
Dispositivos grupales. Revista Asociación Argentina de Psicología y psicoterapia de grupo. Pensamiento vincular.
Un recorrido de medio siglo.Buenos Aires. Año 2004.
11. FERNÁNDEZ, ANA MARÍA El campo grupal. Notas para una genealogía. Ediciones Nueva Visión.Buenos Aires. Edición N°8. Año 2000. 
12. FERNÁNDEZ, ANA MARÍA ¿Legitimar lo grupal? (Hegemonía y contrato público).Lo grupal N 6. Ediciones Busqueda.Bs.As. 1988. 
13. FERRATER MORA Diccionario de Filosofía. TII. Ed. Sudamericana. Bs. As. Año 1976.
14.GRINBERG,MABEL Conferencia VIH/SIDA y proceso.Salud Enfermedad atención: Construcción social y Relaciones de Hegemonía.Año 1994.
15. JODELET, DENISE (1984): La representación social: fenómenos, concepto y teoría en Moscovici S.(comp.):“Psicología social II.Pensamiento y vida social.Psicología social y problemas sociales”Paidós, Barcelona 1985.
16. KAËS, RENÉ Las teorías psicoanalíticas del grupo.Amorrortu Editores. Bs. As. Año 2000.
17.MOSCOVICI, SERGE Notes towards a description of social representations en “European Journal of social Psychology”No. 18. Año 1988.
18.NOAILLES, GERVASIO Representaciones de los psicólogos acerca de su práctica profesional. Un estudio genealógico. Trabajo de tesis para optar por el título de Magister en Psicología social Comunitaria. Fac. de Psicología UBA. Aprobado en
Noviembre 2006.
19. PÉREZ CAMPOS, GILBERTO La representación social y la ontología del mundo social: el aporte de otra significación para el dialogo, en Representaciones sociales, Castorina, José A. compilador, Ed.Gedisa, España, 2003.
20. POCH JOAQUIN, AVILA ESPADA ALEJANDRO Investigación en psicoterapia. La contribución psicoanalítica
.Ed.Paidós. Plotkin, Ben Mariano: Freud en las pampas. Ed. Sudamericana Bs.As. 2003.
21. PERCIA,MARCELO Introducción al pensamiento grupalista en la Argentina y alguno de sus problemas actuales. Lo grupal N° 7.Ediciones Búsqueda.Buenos Aires 1989.
22. PERCIA,MARCELO Notas para pensar lo grupal. Lugar Editorial. Buenos Aires. Año 1991.
23. ROMERO, ROBERTO Grupo,Objeto y Teoría. Lugar Editorial. Buenos Aires. 1987.
24. TREVISAN, F.; BECCO LUIS; DAMIANO NORMA; MENENDEZ OSCAR; OSTROGUE LEONOR Factores Terapeúticos en psicoterapia grupal. Resultados y análisis de una encuesta a pacientes que han finalizado su terapia grupal. Revista Diagnosis. Fundación Prosam. N° 3 Bs.As 2006.
25.TREVISAN, FRANCA El grupo terapeútico: 45 años después. III Jornadas Nacionales FAPCV.Bs.As. Junio Año 2000.

Detalles del artículo

Sección
Articulos Cientificos
Curriculum del autor/a

Franca Trevisan

francatrevisan@hotmail.com

Licenciada en Psicología (UBA).
Coordinadora área grupos PROSAM.
Especialidad en grupos AAPPG.

Miriam Lea Teitelman

lea.teitelman@gamil.com

Licenciada en Psicología (UBA).
Directora de Psicodrama.

Claudia Finkelstein

claudiafinkel@gmail.com

Doctora en Medicina.
Psicoterapeuta especialista en configuraciones vinculares

Cecilia Baremboim

cbaremboim@hotmail.com

Lic. en Psicología.
Especialidad en configuraciones vinculares AAPPG

Laura Yankillevich

lyankillevich@yahoo.com.ar

Licenciada en Psicología.
Psicodramatista.

Artículos más leídos del mismo autor/a