COMENTARIO SOBRE LA VISITA DE LA DRA. JANET TRESURE A LA ARGENTINA EN EL MARCO DEL X CONGRESO INTERNACIONAL DE ESTRÉS TRAUMÁTICO

Contenido principal del artículo

Adriana Bersi

La Prof. Dra. Janet Tresure es psiquiatra, especializada en el tratamiento de Trastornos de la Conducta Alimentaria desde hace 25 años. Dirige la Unidad de Trastornos Alimentarios de área del sur de Londres y el Hospital del Maudsley del Servicio Nacional de Salud de Inglaterra, que es un centro especializado en el tratamiento, formación e investigación en trastornos alimentarios.


En su conferencia, ofrecida en el X Congreso Internacional de Estrés Traumático realizado en Buenos Aires en junio de 2009, “Etiología y Modelo de Mantenimiento de los Trastornos de la Conducta Alimentaria según el Maudsley Model”, trasmitió los ejes paradigmáticos que orientan su modo de abordar las mencionadas patologías.


Destaca la sobredeterminación de las mismas, considerando el circuito recursivo que se instala en la interacción recíproca entre: la matriz genética, los eventos traumáticos tempranos –incluida la experiencia intrauterina- y el entorno familiar y cultural.
Cuando este dispositivo se constituye se retroalimenta, impactando en el desarrollo y afectando la respuesta al estrés.

La ansiedad, el descuido parental, el abuso sexual, la crítica reiterada, la idealización de la delgadez, la dificultad para procesar los sentimientos negativos, entre otros factores, promueven en estos pacientes la creencia de que el control de la dieta es el modo de resolver el sufrimiento y desencadenan un trastorno de la conducta alimentaria. Cuando el mismo se instala produce paradójicamente el mantenimiento del problema que lo generó. La dificultad en la regulación se perpetúa al generarse mayor ansiedad, conductas obsesivo compulsivas -como dietas altamente restringidas y ejercicios físicos exagerados-, insatisfacción en las relaciones interpersonales, evitación, temor al castigo, rigidez y meticulosidad. Se pierde aun mas el control autorregulativo fallando el poder de razonamiento y la función de autoequilibración.


Los síntomas, fundamentalmente en la anorexia nerviosa por la restricción en el insumo de calorías necesarias, dañan el cerebro y con él aún mas al sistema autorregulativo. Como consecuencia se pierde plasticidad y capacidad de autoregulación en los diferentes planos de subjetividad: el neurofisiológico, el intrapsíquico y el interpersonal, agravándose recursiva y progresivamente el cuadro. Ante esta situación señala la importancia de la intervención temprana para evitar la cronificación.


El estudio de eventos traumáticos y su incidencia en el sufrimiento humano desde el paradigma de la complejidad es un campo fructífero y en pleno desarrollo. En las últimas décadas se ha puesto el acento en investigar, legislar, prevenir y asistir a las víctimas de la violencia tanto doméstica como institucional, entre otras situaciones traumáticas como las guerras, las migraciones, la pobreza extrema, el trabajo y la prostitución infantil, etc.
Las herramientas que se generan posibilitan la intervención eficaz en diferentes planos, las neurociencias con su aporte iluminan los aspectos neurofisiológicos del desarrollodel self, articulándolos a la vez con eventos histórico sociales y mostrando la necesidad de modificar los factores contextuales adversos.

Detalles del artículo

Sección
Articulos Cientificos
Curriculum del autor/a

Adriana Bersi

adrianabersi@hotmail.com

Licenciada en Psicología UBA. 
Docente regular Metodología de la Investigación UBA
Profesora 
Adjunta Teoría y Práctica Sistémica, CAECE.
Terapeuta de familias y parejas, Fundación PROSAM.