Historias de vida - Conversando con Itzhak Levav

##plugins.themes.bootstrap3.article.main##

Resumen

levav.png
JUNIO 2010

Psiquiatra argentino-israelí graduado en 1962 en la Facultad de Medicina de la Universidad de Buenos Aires, Diplomado en Psiquiatría por la Universidad McGill, en Montreal, Canadá y Master of Science en Psiquiatría Social y Comunitaria de la neoyorquina Universidad de Columbia.

Formó parte de Servicio de Psicopatología del Hospital Evita de Lanús, donde estableciera con el legendario Dr. Mauricio Goldenberg el Departamento de Psiquiatría Social. 

Fue durante muchos años el jefe del Programa Regional de Salud Mental de la Organización Panamericana de la Salud/ Organización Mundial de la Salud, OPS/OMS. Actualmente reside en Israel, donde es asesor en investigación del Ministerio de la Salud.


Entrevistador IPensamos en convocarlo a esta entrevista para Diagnosis, dado que intentamos dar lugar a todas las corrientes de la salud mental. Fundamentalmente tratamos de promover la investigación dentro del área y consideramos que Ud. es un fiel representante de este entrecruzamiento.


Dr. Levav: Bueno, pregunte, sobre qué vamos a hablar… prefiero preguntas y respuestas..


Entrevistador IDentro de salud comunitaria, ¿qué es salud comunitaria?, ¿por qué salud mental comunitaria?


Dr. Levav: Porque no puede haber otra, para poder dar respuesta a la necesidad de las poblaciones no puede haber otra. Toda vez que la atención psiquiátrica está basada exclusivamente en la atención hospitalaria, cada vez son más multitudes las que quedan por fuera de la atención que las que reciben atención. El grueso de la población que tiene trastornos psiquiátricos identificables no recibe atención. Advierta Ud.: se estima que el 56% de las personas con trastornos depresivos no reciben atención. Es un promedio anual, pero en todas partes es casi lo mismo.

Se estima que, en relación con la depresión, hasta diez años la persona la sufre y está discapacitada, pero solo entonces concurre a tratarse. Eso ha sido comprobado recientemente en el estudio de los veintiocho países que se llama Word Mental Health Survey, la encuesta mundial en salud mental.

La atención no es asequible porque no está cerca de las poblaciones. Esta brecha del tratamiento tiene mas causas, pero la accesibilidad es una muy importante.

Yo no estoy diciendo que la brecha del tratamiento exclusivamente depende de factores objetivos; hay factores subjetivos, como el estigma. (Hay situaciones en la cuales si se consulta el cónyuge puede interpretarlo como que la consultante es una persona enferma sin esperanza. En determinadas sociedades tradicionales puede afectar la posibilidad de que las hijas puedan tener una buena oferta matrimonial.)

Segundo, toda vez que es el hospital el centro de la atención psiquiátrica, la respuesta que se da a la población es incompleta. 

¿Por qué? Porque no puede haber programas de prevención primaria, porque el hospital no está destinado para eso; no obstante, hay muchas intervenciones posibles.Dado que las necesidades de la población en la promoción de la salud no se puede resolver en medios hospitalarios, se necesita estar en contacto con la comunidad. Porque la rehabilitación, que lleva eventualmente a la reintegración social de la persona que ha tenido un trastorno mental severo o de mediana severidad, implica la reintegración en el seno de la comunidad y su familia. Si solo existe el hospital como dispositivo asistencial es muy difícil poder lograrlo. Estas son algunas razones de porqué “salud mental comunitaria”.

Todo esto implica una crítica al hospital. Pero esto es así, desafortunadamente el hospital solamente puede dar una respuesta muy limitada, muy estrecha a toda la extensión de necesidades de las poblaciones. 

Y la otra vertiente es la vertiente de los derechos humanos. La convención sobre los derechos de las personas con discapacidad del año 2007 indica que el tratamiento debe ser accesible. Si está centrado en el hospital no es tan accesible; además, debe adaptarse a las características culturales. El hospital mental es muy difícil que tenga una oferta múltiple de atención. En cambio, es posible en la atención en la comunidad. 

Además, cabe admitirlo, es en los grandes hospitales mentales donde se han registrado violaciones de los derechos humanos de las personas con discapacidad mental. Por otra parte, si se quiere evitar las transgresiones por omisión, esto no puede ser logrado sino en comunidad. 

En cuanto a la intervención, el uso completo de los recursos que tiene una comunidad no es fácil de orquestar desde el hospital. Veamos un simple ejemplo: la atención tiene la forma piramidal que comienza con el autocuidado; si yo bebo excesivamente, estoy expuesto a sufrir un accidente. Por medio del auto cuidado aprendo a no conducir si exagero con la bebida. Se puede fomentar el autocuidado dentro de la red de atención si está fuera, en la comunidad. Pero si está dentro del hospital ¿cómo lo puede hacer?
 
Sigamos con el porqué de la atención en comunidad. Veamos, la familia. La familia, por lo general y en muchísimas partes del mundo, está excluida de la atención hospitalaria, lo cual es un absurdo, pero es una realidad.  Ustedes pueden lograr el apoyo familiar si la atención está en la comunidad, porque usted tiene acceso a ellas, y ellas tienen acceso al agente de atención.

Continuemos. Según un modelo de atención, la pirámide (1) a la que aludiera antes, ¿a quién tenemos? Los grupos de apoyo mutuo, están en la comunidad. Claro que el hospital puede tener un grupo, por ejemplo, de mujeres que han sido atendidas por mastectomía con el impacto emocional consiguiente. Se las puede convocar al hospital, pero no todos los grupos pueden operar en el hospital, porque muchos grupos de autoapoyo, de autoayuda, pueden no haber pasado por él.

De acuerdo con la pirámide, ¿quién aparece por arriba de los grupos de apoyo? Los agentes comunitarios. Estos tienen areas de identificación, de apoyo, incluso de intervenciones simples, como por ejemplo las que usa el líder religioso… todo esto está en la comunidad.
 
Y ahora subamos en los estratos de la comunidad, subamos en diferenciación, no en calidad o en cobertura. Si usted quiere colaborar con el médico de atención primaria, él no está dentro del hospital, está en la calle. 

Así que salud mental comunitaria es, por muchos motivos, técnicos y de  derechos humanos, el más apropiado. Y por último, por medio de salud mental comunitaria se puede colaborar para el desarrollo del capital social, de las redes sociales, del fortalecimiento del liderazgo.

Por último, ¿quieren una ilustración interesante reciente? En la Facultad de Derecho, durante la “Jornada Internacional sobre Salud Mental, Familia y Adicciones”1, estaba hablando con una camarista del derecho de la familia. La cámara atiende a una población altamente vulnerable –divorcios, violencia familiar, tenencia, todo lo que ustedes se puedan imaginar que viene a la cámara de la familia. Ella no tiene acceso, así me confío, a una evaluación psicológica o psiquiátrica de su clientela. Es obvio que no puede derivar a los querellantes a un hospital mental para que les hagan un examen. Por lo tanto, la cámara necesita servicios que estén en la comunidad, que le sean accesibles. 

En síntesis, por factores profesionales, de derechos humanos y por razones estratégicas, el locus mas apropiado para la atención es la COMUNIDAD. Eso no significa excluir al hospital general, por supuesto que no; la hospitalización en el hospital general es un componente esencial dentro de una red comunitaria de salud mental.


Entrevistador I: Usted está hablando de distintos sectores de la comunidad, de intervenciones intersectoriales, que comprometen a distintos sectores de salud.

Dr. Levav: También eso, en el sector escolar, niños que tengan trastornos de conducta, con un impacto serio en el funcionamiento escolar, no van a acudir al hospital psiquiátrico sino a un servicio comunitario. Por lo tanto, es menester sostener un enlace estrecho, íntimo, fluido, continuo con el sector educación. Todo esto se hace en la comunidad. 


Entrevistador I: La pregunta es ¿cómo se articulan los sectores? El tema este que usted planteaba recién de una camarista y la posibilidad de brindar una derivación o de una contención, que no existe... un abordaje…


Dr. Levav: (Interrumpe) No una contención, sino un asesoramiento de lo que puede ser, una evaluación. Mire, en el país, afortunadamente, ha sido designado un director de salud mental  que parece estar muñido de las ideas y del conocimiento técnico apropiado. Usted necesita una política de salud que indique: “el país se va a apoyar en la comunidad o va a actuar desde la comunidad en contacto con los distintos sectores, en primer instancia donde están aquellos grupos más vulnerables”. Porque cuando usted tiene una política explícita y consensuada, tiene que decir sin reservas donde está lo prioritario. Usted no puede atender al ciento por ciento de las personas que usted identifica con trastornos o problemas (además, no todas las personas necesitan atención profesional).


Entrevistador II: Si, estaba pensando en la Ley de Salud Mental que está tan...

Dr. Levav: Mire, al respecto yo… salió una nota en los diarios, en Clarín en noviembre, donde sintetizaba mi posición, que yo les podría dar… pero la ley no es completa, pero la ausencia de la ley no es favorable. Es decir, hay que satisfacerse con el proyecto de ley aprobado ya por la Cámara de Diputados. Después, la ley podrá ser completada en lo que se llama reglamentaciones. Pero este proyecto de ley señala una serie de componentes que son importantes, por ejemplo, el abandono del modelo del hospital mental como hegemónico, hegemónico como central, que se lleva todos los presupuestos de salud mental. El proyecto parece haber dividido la opinión en dos grupos, uno que apoya el proyecto de ley, no obstante sus imperfecciones, y uno que lo objeta completamente. El grupo que lo objetaba hacía dos manifestaciones centrales, una de ellas es que la dirección de los servicios de salud mental tenían que estar siempre a cargo de psiquiatras -y eso no tiene asidero en la realidad. Los psiquiatras no pueden jactarse de que sus servicios son tan buenos, la prueba ha mostrado que hay psiquiatras que son buenos como directores y hay psiquiatras que no son buenos como directores. Y si hay un psicólogo/  a, por ejemplo, que tiene formación en administración, gerencia, planificación,  etc., ¿por qué no puede ser esa persona quien ejerce la dirección, apoyada por un responsable del tema médico?. Entonces hay una disputa interprofesional, que pienso que no tiene asidero en la realidad, tiene asidero en la realidad del estatus profesional.

El segundo tema es que tienen temor de que la disminución del lugar del hospital psiquiátrico en la red vaya a tener consecuencias adversas, y no hay demostración de eso. 

Yo espero que la ley se apruebe en el Senado, sin ser perfecta, sin ser completa, yo creo que la critiqué en la Facultad de Derecho. Pero si empezamos todo el proceso de nuevo nos detenemos varios años, y la legislación tiene varios elementos positivos; además, están las Convenciones internacionales y regionales que obligan, de las cuales es la Argentina signataria.


Entrevistador I: Sí, si adhieri si.


Dr. Levav: Veamos, por ejemplo, la Convención de las Personas con Discapacidad, el Protocolo de San Salvador, que es un protocolo firmado por la Argentina en el marco de la Organización de los Derechos Humanos de la OEA; le permite a usted demandar, incluso, que el país desarrolle acciones de prevención primaria, que el proyecto de ley no contempla.


Entrevistador I: Una de las cuestiones que acá se pone en tela de juicio con el tema de la desmanicomialización, la ley, es la no absorción de los pacientes por la comunidad. Entonces se ponen ejemplos como el de Río Negro, donde hay realmente internaciones que son absorbidas por las provincias de alrededor, ésta es una de las críticas que se le hace a la reforma.


Dr. Levav: Pero quien hace esa crítica tendría que mostrar cuál es la proporción de las personas atendidas en hospitalización en los hospitales generales en Río Negro, cuántos van a otras provincias y qué sucede en otras provincias. No creo que eso no suceda, sucede también en Italia no  obstante los tantos años de la ley 180. Pero, en qué proporción, y además qué características tiene, si es que realmente las personas lo necesitan o es que la familia piensa que tiene que irse allá, o hay un pariente que está en Santiago del Estero y dice “vente acá que tenemos un lugar maravilloso”. Yo creo que eso merece ser estudiado por alguien que no tenga prejuicios. Mire, hasta que no tenga datos, no puedo emitir opinión. Opiniones, impresiones deben reemplazarse por datos.


Entrevistador 1: Cuando usted habla de datos incorpora el tema de un buen registro de datos, la investigación en base a esos datos y el poder planificar. 


Dr. Levav: Sí, claro. Yo creo que Río Negro tiene la obligación de hacerlo, y los críticos tienen la obligación de mostrarlo, porque que me digan “hay”, ¿cuántos hay? ¿Qué proporción hay? ¿Qué proporción se ha evitado que vaya a los hospitales mentales y emigre? ¿Cuánto era antes? ¿Cuánto es ahora? ¿Qué tipo de problemas tienen? ¿Son problemas nuevos o son problemas viejos? No, yo creo que así las afirmaciones… usted sabe, a mí no solamente me irritan sino que también las desprecio. Debemos estudiar Río Negro, pero debemos estudiar Buenos Aires, la Ciudad Autónoma y San Luis, y La Pampa. Del microscopio nadie debe escaparse. Afirmar sin estudiar, es eso lo que yo desprecio. 

Entrevistador I: Y qué elementos serían  “más cuestionados”, que serían como latiguillos para cuestionar más. 

Dr. Levav: La gente habla, ¿pero tiene datos? Toda vez que no tiene datos… si no tiene datos, entonces tiene sí el derecho de preguntarle a los directivos de Río Negro: “Díganme: ¿qué proporción de los pacientes de Río Negro, de los residentes de Río Negro, de los residentes de Allen o Gral. Roca se internan en otros lugares? ¿Tienen idea de cuál es el número? ¿De cuál es la proporción? ¿Qué tipo de problemas tienen? Y usted, a esos tipos de problemas, ¿a cuántos le dan satisfacción en su provincia?”. Entonces, supónganse que en Río Negro dan 95% de satisfacción a las necesidades de hospitalización de sus recursos, y en 5% fallaron, pero si usted compara con otra provincia y es a la inversa, sigue siendo un éxito, el 5% no me afecta toda vez que en otra provincia es el 95%. Temo que en cierto aspecto se demoniza a Río Negro. Río Negro es un buen laboratorio para los profesionales argentinos.

Entrevistador II: Pero eso tiene que ver con el ejercicio, el desarrollo de investigación epidemiológica.


Dr. Levav: La investigación epidemiológica tiene que acompañar todo desarrollo de atención psiquiátrica.


Entrevistador I: Esto hace pensar también en la posibilidad de que determinado tipo de abordaje sea el más indicado frente a ciertas patologías.


Dr. Levav: Mire, en tuberculosis se pensaba que la persona que tenía tuberculosis debía guardar cama durante uno o dos años. Ahora no se prescribe la cama, fue un cambio inmenso; ¿por qué se puede lograr cambios en tuberculosis y no se puede lograr cambios en la psicología- psiquiatría merced a nuevos conocimientos producto de investigaciones? 

No creo que haya un solo abordaje, siempre hay una serie de opciones. En octubre de 2010, la OMS va a publicar, para la atención primaria, cuáles son las intervenciones en relación con ocho trastornos. En algunos trastornos hay evidencia científica y en la evidencia se apoyan los módulos. De algunas intervenciones que se hacen y que… yo pensaba que eran exitosas, nueva producción científica no las sostienen. Será una publicación estupenda. Por lo general, hay más de una intervención, no hay un solo paradigma. Además, yo creo que hay un problema en todas partes, y en Argentina en particular, y es la imposición de un modelo superior como si fuera un tratamiento universal, que, además, nunca fue demostrado. La gente tiene que abrirse y ver que hay otras opciones, tiene que leer la literatura… Pero yo no soy un pesimista, yo pienso que si a un terapeuta uno le dice “esto que usted está haciendo tiene un éxito muy reducido, qué le parece si cambiamos…”, yo pienso que si se cambió en tuberculosis, ¿por qué no se va a cambiar en nuestro campo? Yo estuve un año en cama, pensaban que era la manera de tratarme, hoy en día no se pone en cama a un paciente de tuberculosis, y era horrible un año de cama. Así que yo no temo a eso, yo no creo que los profesionales sean tan fundamentalistas, porque eso es fundamentalismo psicológico, “mi saber es el único acertado…”, pruébelo; quizás tenga razón, pero pruébelo. Que me diga mi interlocutor “yo, en mi experiencia”, eso no me sirve. Peor, no sirve.


Entrevistador I: De alguna manera, que lo que digan esté respaldado con una investigación.


Entrevistador IISe supone que un país tiene que tener un buen sistema de investigación para saber qué está pasando con la salud.


Dr. Levav: Por supuesto, es una de las cinco estrategias fundamentales que en octubre de 2009 aprobó la Organización Panamericana de la Salud, con la participación de la Argentina. Argentina endosó una serie de estrategias para promover el progreso en la atención de salud mental. Una de ellas constituye la investigación. La investigación no es secundaria, es primaria. Cuanto menos recursos hay, menos posibilidades hay de hacer actividades que no son… que no sean científicamente probadas, uno no tomaría un fármaco de cualquier tipo si no estuviera probado, ¿usted tomaría? Yo tampoco...  ¿y usted? Porqué si no tomamos una medicación que no tenga efecto o que tenga un efecto adverso no la vamos a tomar, porqué vamos a tomar algo porque viene de la psicología, ¿qué derecho hay de imponer al usuario una intervención que no ha sido probada?. 


Entrevistador I: En nuestro país la investigación en salud mental aparece, en general, como devaluada. 


Dr. Levav: Usted vio el estudio que le enviaron del Global Forum for Health Research…, lo que ha pasado con Argentina, con las dictaduras, y con los gobiernos corruptos, no tuvieron una política activa y con visión de desarrollo tecnológico y científico en la universidad en lo que se refiere a las ciencias de la conducta. Brasil le dio la posibilidad a mucha gente de hacer doctorados en el extranjero, le pagaban sueldos, le pagaban lo que ellos llaman bolsas, es decir la beca, pero este país no, y he aquí los resultados. Pero puede Argentina seguir el camino de Brasil.


Entrevistador I: ¿Usted piensa que con respecto a otros países, incluso con países de Latinoamérica, hay una diferencia?


Dr. Levav: Eso lo hemos cuantificado, hay un estudio publicado respecto de la investigación en América Latina (2). Argentina aparece más aventajada que Honduras, pero estamos lejos de pelear en la copa final del mundial, en investigación. Argentina invierte menos esfuerzos que Brasil, y creo que Chile y que México. 


Entrevistador I: Y en realidad es inversamente proporcional a la cantidad de profesionales de salud mental que hay.


Dr. Levav:  Ud. dirá, en relación con Buenos Aires, porque la distribución de los profesionales de salud mental en este país es altamente no igualitaria. Equitativa olvidémoslo, no igualitaria. Mientras que acá hay un “psi” cada diez metros o cada dos o tres casas, en el interior no es lo mismo. 
Volviendo a la investigación. Defrauda mucho… pero lo puede explicar, la dictadura diezmaba la universidad, odiaba a las ciencias de la conducta, ya que pervertían el alma y todas esas estupideces que decían. 

Entrevistador I: Otro tema, en salud mental la integración con el equipo de la atención de salud primaria está como devaluado acá en general.


Dr. Levav: Le daré casi una pararespuesta: el psicoanálisis, en virtud de que ofrece una capacitación estructurada, le dio al consultorio privado un valor altísimo.


Dr. LevavClaro, además no hay psiquiatras de niños suficientes, por lo tanto va a tener que ser a través de la atención primaria con el apoyo, la supervisión, la consultoría, etc. Pero eso es en todas partes, ¿eh?


Entrevistador II: Bueno, menos acá.


Dr. Levav: No solo acá. Cuando yo estaba en OPS, con el apoyo de Marcos Ferraz, un líder de la psiquiatría brasileña quería tratar de influir… (perdón, OPS no influye, solo propone y los países deciden) sobre las residencias de psiquiatría, les decíamos: “miren la pirámide de la población en Brasil, ustedes tienen que capacitar más psiquiatras de niños, porque con este bajo numero de psiquiatras de niños no se puede avanzar”… Estaban todos en el sur, donde la población infantil era mucho menor que en el nordeste. ¡Absurdo! Pero no solo en nuestra región. Hicimos un estudio en Europa, en varios países El resultado fue que faltaban psiquiatras de niños y había unas desproporciones inmensas entre adultos y niños, incluso en países jóvenes, jóvenes no en cuanto a la historia, jóvenes en cuanto a la constitución demográfica.


Entrevistador IBueno, me abrieron la pregunta, ¿por qué cree que hay tan poco interés en la psiquiatría infantil? Digamos, que faltan psiquiatras. 

Dr. Levav: No lo sé. Creo que es muy difícil aprenderla, es muy difícil practicarla. Yo me acuerdo que hice psiquiatría de niños y los profesores varones decían, “miren es muy difícil sentarse en el piso y jugar con los chicos después de un tiempo”. También había una cultura general de que los chicos no tenían trastornos, que ellos van a crecer… pienso que eso era una falta de comprensión del problema en la sociedad en general, eso puede haber influido incluso en los potenciales profesionales…


Entrevistador IIEn efecto, depresión en los niños, por cuestiones teóricas no existían porque no había desarrollo del superyó…


Dr. Levav:  Mucho de la atención la puede hacer el pediatra y… Ahora, mucho de la atención también la pueden hacer las escuelas. En un estudio que hicimos sobre mil jóvenes de catorce a dieciséis años en Israel, el grueso de la población de madres y chicos consulta, dentro del sector escolar, al maestro, a la consejera, a la enfermera, etc. y no al sistema de salud. Y la población árabeisraelí muchísimo más que la población  judía. Es decir, en este caso, la población árabe-israelí sería también equivalente a las clases menos aventajadas, porque son menos aventajados que la población judía en cuanto al status económico. El acceso prevalece, el chico está en la escuela, consulta ahí; parte de los trastornos se manifiestan en la escuela, los padres consultan en la escuela. Pronto saldrá una editorial en la revista psiquiatrica, donde le decimos a los profesionales: “gente, si no hacemos un enlace íntimo con el sector educación no vamos a poder atender a los chicos”. 

Entrevistador I: Bueno, eso es lo que yo le preguntaba cuando le planteaba lo intersectorial, esta posibilidad de articular los diferentes…


Dr. Levav:  Si no hay intersectorialidad la atención no es posible, no funciona, porque las poblaciones en riesgo están o en las fábricas, o en los barrios, o en las escuelas o en las cárceles. Para volver al tema inicial, ¿por qué salud mental comunitaria?  Porque la organización de la salud basada en el hospital no satisface, aparte de que ha sido violadora de los derechos humanos, que es insuficiente, etc.; todo eso es correcto, pero además porque por su ubicación no puede dar respuesta a la comunidad. 

Entrevistador II: La mitad de los enfermos  no van al hospital, quiere decir que algo está fallando, ¿no? 

Dr. Levav:  El 72% de las personas que tienen problemas severos con el alcohol no son atendidas, y es el problema de salud pública por excelencia; acortan millones de años de vida, millones de problemas agregados, no millones evidentemente… El Dr. Hugo Cohen, de OPS, mostró las estadísticas de cuántas enfermedades, el alcohol tiene asociadas como 60 enfermedades, cuántos años de vida acortan. 

Entrevistador I: Una perlita, nos cuenta las experiencias realizadas en salud mental entre israelíes y palestinos.


Dr. Levav: En salud mental hay muchísima actividad, más antes que ahora porque ahora el gobierno palestino prefiere no tener colaboración bilateral. Mi única actividad de asesoramiento que tengo en este momento, es un psicólogo, al norte de Ramalha, que está haciendo su trabajo de tesis para diplomarse en Salud Mental y Derechos Humanos en Pune en la India, lo hacemos a larga distancia. Pero hay otros proyectos, a ver… por ejemplo, estoy maravillado porque lleva casi ya trece años de colaboración es el Consorcio de Medio Oriente en Cáncer (MECC), que año a año y varias veces al año tiene actividades en dos áreas, en el registro de cáncer y en cuidados paliativos. En MECC participan muchísimos países del Medio Oriente… MECC está liderado por un profesor israelí y participan muchísimos profesionales, y muchos de ellos de países que no tienen relaciones con Israel. Yo estuve en dos reuniones, las reuniones son serias, científicamente buenas; el nivel de colaboración y respeto entre la gente es altísimo. Ahora, no recuerdo otros proyectos profesionales de salud  mental que pueda mencionar… hay varios ensayos. Colaboración la hay en muchas áreas, entre los delincuentes (¡así es!), entre los comerciantes, en el nivel militar y en el nivel de la salud publica… cuando hay epidemias o riesgo de epidemias, el gobierno de Israel y el gobierno palestino se reúnen, no hay problemas. 

Entrevistador I: Hay una revista de salud donde Ud. participó como editor junto con otros dos editores palestinos y uno israelí.  

Dr. Levav: Así es. En mi opinión, excelente revista bimestral, Bridges. Fue cerrada después de cuatro años exitosos, por la OMS. 


Entrevistador I: Ah, ¿fue cerrada?


Dr. Levav: Bajo el pretexto de que no habían fondos. Y como no pudimos conseguir fondos, se cerró. 

Entrevistador II: ¿No le da lástima?


Dr. Levav: Claro que me da lástima, y en Israel, es curioso, ¿no?, ahora soy miembro ad honorem del Ministerio de Salud, pero antes era parte del personal, y el personal colaboraba conmigo. Cosas paradójicas que el mundo no sabe... 

Pero MECC es una… maravilla realmente. MECC es un proyecto que firmaron los ministros de Salud Pública de varios países, Turquía, Egipto, Jordania, la autoridad palestina, Israel, Chipre, EE.UU. Estados Unidos da apoyo financiero, y han surgido muchísimas publicaciones. Como les dijera antes las reuniones son buenísimas. Por ejemplo, la reunión de Estambul, donde estuve recientemente, fue estupenda, muy buena. 


Entrevistador I: ¿Algún comentario o reflexión que desee hacer? 

Dr. Levav: Yo creo que PROSAM cumple una función muy importante, toda actividad que pueda extender a la comunidad debe ser bienvenida, como información, por ejemplo. Ustedes pueden ser ejemplo de una institución de atención directa clínica que también hace seria investigación. Esto puede ser un ejemplo para las demás instituciones clínicas.


1) Levav I (ed.): Temas de salud mental en la comunidad. Serie Paltex. Organizacion Panamericana de la Salud, Washington DC,1992.


(2) Sharan P, Levav I, Olifson S, Francisco A, Saxena S (eds.): Research capacity for mental health in low- and middle-income countries: Results of a mapping project. Geneva, World Health Organization & Global Forum for Health Research, 2007.




##plugins.themes.bootstrap3.article.details##

Sección
Entrevistas

DB Error: Unknown column 'aa.first_name' in 'where clause'