Revisión de Novedades Bibliográficas. Investigación - Psicoanálisis

Contenido principal del artículo

libro.png

Gabriel Pulice
Federico Manson
Oscar Zellis
Editorial Letra Viva, Bs. As., 2000

Pulice, Manson y Zellis se preguntan si es posible sustraerse al tedioso tecnicismo en el que suele caer el desarrollo de la teoría de la investigación, a lo que se responden: “La rigurosidad no está de ninguna manera reñida con la búsqueda de una estética, que haga del trabajo científico algo diferente de un tortuoso calvario”.
Así parece haber ocurrido con Marie Curie, quien, muy cerca del Instituto del Radio donde investigaba, jugaba con su pequeña nieta en los Jardines de Luxemburgo. Esa niña es hoy Helene Jangevin-Joliot, prestigiosa física nuclear e investigadora, quien en su paso por nuestro país opinó: “Es preocupante tener ciencia en todos lados y que la mayoría no lo note. Buscar conocimientos nuevos es apasionante y debería ser patrimonio de todo el mundo”.       
En nuestra revista damos lugar al comentario de libros de investigación.
En esta oportunidad se trata de Investigación. Psicoanálisis. De Sherlock Homes, Pierce y Dupin a la experiencia freudiana.
Los autores son psicoanalistas, con extenso recorrido institucional; investigan en diversas áreas clínicas. Coordinaron el área de investigación de las fusionadas EFIC y CIAPI.
Escribieron, entre otros textos, Investigar la subjetividad.
El libro es un camino a recorrer, en el que quienes lo escriben se proponen interrogar y recrear las coordenadas de la investigación en Psicoanálisis, a la luz de los problemas clínicos en la actualidad.
Al inicio se formulan, entre otras, preguntas tales como:
¿Qué relación se puede establecer entre psicoanálisis e investigación?
¿Puede pensarse la investigación en psicoanálisis en los mismos términos que la investigación científica?
¿Es posible pensar la investigación en psicoanálisis en los mismos términos de las ciencias naturales y las ciencias formales?
Intentan despejar algunas de estas cuestiones, mientras otras, dicen, los acompañarán más allá de esta propuesta.
Lo hacen a través de variados caminos:
- La ciencia de la deducción y el análisis en Sherlock Holmes.
- La lógica en Peirce.
- El raciocinio y el cálculo en Edgar Allan Poe y el Chevallier Dupin, en los capítulos I, II y III.
De estas producciones se trasladan a los conceptos de interpretación y construcciones en análisis, en el capítulo VI.
El personaje Sherlock Holmes es un fenómeno literario, que por sus métodos de análisis y deducción se convirtió en mito en el campo de la investigación criminalística.
Respecto de su creador, Arthur Conan Doyle (1859-1930), describen una extensa biografía, de la cual aquí, a modo de comprensión, haré un breve síntesis: estudió medicina e intentó combinar ciencia y literatura, creó el personaje tomando como modelo a su profesor, el Doctor Joseph Bell. Este poseía la especial habilidad de acertar no sólo en el diagnóstico de sus pacientes, sino también en sus datos personales. De la observación, inferencia y deducción, llegaba a certeros diagnósticos.
En ese sentido, merece leerse, en la página 32, un virtual encuentro de Holmes con Freud, un claro ejemplo de su método.
Los autores rescatan del texto de Doyle El signo de los cuatro las cualidades necesarias del detective ideal: conocimiento, capacidad de observación y razonamiento, de análisis y deducción, y lo llevan al campo de la investigación.
A fin de articular el método Holmes con la experiencia freudiana, quienes escriben introducen el concepto peirceano de abducción como el primer paso del razonamiento científico.
Charles Sanders Peirce (1839-1914), filósofo, profundo conocedor de física, química y matemáticas, iniciador del pragmatismo, comparte con Doyle su atracción por las ciencias literarias.
Según Pierce, la lógica, como rama de la semiótica, es la doctrina formal de los signos.
En el capítulo III, Pulicer, Manson y Zellis abordan el cálculo y la acción de raciocinar propuestos por Poe en su personaje Dupin, como método para resolver los casos policiales.
Citan a este autor equiparando sus acciones al método analítico, para llevar adelante una investigación.
Los que siguen son datos consignados por los autores sobre Edgar Allan Poe (1809-1849).
Familiarizado desde muy pequeño con la literatura, fue hábil lector de documentos criptografiados; su estética y estilo bucearon lo trágico y lo siniestro (lo unheimlich según Freud); éstos fueron espejos de su existencia.
En la trilogía escrita por él entra en escena el personaje Dupin, quien, con destreza deductiva, puede resolver los crímenes, adentrándose en la mente del criminal.
Su método de investigación es un cruce de las matemáticas, la lógica y el cálculo de proposiciones, al que le agrega el componente poético. Investiga sólo para entretenerse, no es un detective profesional.
Establece una diferencia entre calcular y analizar, diferencia en la que el cálculo, aplicado al trabajo de Pearson, no es otra cosa que proposiciones.
Es destacable el anexo, en el que los autores presentan el texto borgiano “La muerte y la brújula”; allí consignan el homenaje que Borges rinde a Poe al hacer, al igual que Dupin, que el cálculo, la lógica de proposiciones y las matemáticas aparezcan en la resolución de los relatos.
En el capítulo IV desarrollan claramente un paradigma de investigación: el paradigma indiciario, en franca oposición a la física galileana.
El modelo inferencial e interrogativo es consignado en el capítulo V.
Citando a Dupin en “El misterio de Marie Roget”, la resolución semiótica a través del cálculo de proposiciones hace referencia a las condiciones necesarias para la producción del conocimiento.
Casi al final del capítulo III se propone una buena articulación entre las formulaciones de Poe, Doyle y Peirce y el descubrimiento freudiano, a través de una metáfora: afirman que si hicieran música, podrían armonizar y armar un delicioso trío, siendo Freud el cuarto que haría posible el anudamiento y la articulación de aquellos.
Investigación y Psicoanálisis es un texto profundo e innovador sobre la ardua tarea de investigar, tarea con la que los autores se apasionan, sin dejar de lado rigurosidad, estética y creatividad.
Es habitual que PROSAM nos convoque a una escucha atenta y respetuosa de las producciones clínicas en la diversidad de nuestras escuelas y formaciones. Este libro no sólo es útil en el campo de la investigación, también creo que lo es en el campo de la clínica misma, porque, a modo de metáfora, más allá de nuestras distintas formas de abordajes, ¿no somos un poco Holmes o Dupin en la comprensión y resolución de los casos que tratamos?
A quienes se interesen por la lectura de esta obra, les deseo, además, que la disfruten; eso a mí también me pasó.

Detalles del artículo

Sección
Articulos Cientificos
Curriculum del autor/a

revistadiagnosis@fundacionprosam.org.ar

Licenciada en Psicología. Formación de post grado: Psicología Clínica, UB. Estudios Psicosociales de Género, UBA. Docente universitaria: UBA y UCES. Psicoterapeuta Fundación PROSAM.